Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Vie Jul 01, 2011 12:09 am

Pasan de las doce de la noche, no hay nada que contar; un día más de trabajo dentro de la turbulenta ciudad que pareciera que estuviera estancada, esperando la explosión de la guerra inminente. Otra cita más que paso de su horario de trabajo, otro trato que se cierra y una cena fría y formal en la que todos acabaron contentos. Mirko se despide y toma la calle que tiene enfrente, caminar estaba bien, era una buena noche y estaba cansado, necesitaba despejarse y relajarse un rato. El cigarrillo de clavo no falta, pero maldice a Blake quien le devolvió el vicio en una cortesía que bien pudo no permitirse. No había nada que hacer, siempre había sido un fumador.

El parque estaba enfrente y cruzó la calle para entrar a este, con las manos dentro de los bolsillos, el cigarro descansando en sus labios y el saco debajo del brazo, sin cuidado en el acomodo. Tomo cualquier camino, avanzo a lo largo con los arbole enmarcando los caminos de adoquín rojo. Muy europeo. A la izquierda halló un camino y por mera inercia lo siguió y dio con aquel camino donde antes hubiera pasado, hace algún tiempo. Se dejó caer en la banca, poniéndose cómodo pese al metal duro y frio. Tomo el cigarrillo y lo bajo a su regazo. Escuchando.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Vie Jul 01, 2011 10:49 pm

Le gustaba la noche, ese momento del día en el que todo parecía tranquilo. Pero era solo la mentira que la gente se creía, pues en realidad en el momento que se alzaba la noche era cuando empezaba la verdadera actividad. Sobretodo para él. Aunque aquel día no iría al Bebop a vender, le habían llegado rumores que la policía haría una redada así que la mejor opción era mantenerse lo más lejos posible del sitio. Suficientes antecedentes estaba reuniendo ya, a este paso le encerraban seguro.

Iba camino a casa, sin atención alguna y la atención puesta en el cielo estrellado. En su espalda colgaba la mochila donde guardaba todo y, atado a esta, el skate que usaba para ir de un sitio a otro, pero cuando iba por zonas en silencio lo guardaba, no fuera que el ruido alertara a cualquier tipo con ganas de pelea.

Yendo por la plaza no atajaba mucho, pero había más luz y era más seguro. Quería regresar a casa y saber si su nuevo compañero de piso, Blake, estaba allí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 02, 2011 1:10 am

Recargo su cuero contra la dura y fría banca y pese a todo, se sintió cómodo cuando sus ojos se posaron en las estrellas y el silencio volvió a caer sobre el lugar. Fumando ahí, sin ningún destino en concreto, al menos por unos minutos, le hizo sentir como un vagabundo libre que marcha a la siguiente esquina y no se pregunta a donde va, solo cruza la calle y ya. Sin rumbo fijo… ¿No había una canción que rezaba aquella frase? No podía recordarla y eso le hizo fruncir un poco el ceño, enderezándose y subiendo su mano para llevar el cigarrillo a su boca. Pero se detuvo al mirarlo.

Se consumió con el viento, que diablos. Derrotado ¿He? Cierto era que la victoria era buena, daba puntos y presencia, pero Ian no la valoraba mucho, prefería el aprendizaje que se conseguía en esta o con la derrota; aunque pocos lo vieran de esa forma, su líder solo aprendía de las experiencias, sin lamentaciones. Como el vagabundo… termino de apagar el cigarrillo con la suela de su zapato y se puso de pie, cruzando el camino de piedra para tirar la colilla en el basurero. Al girarse lo vio, aquel mechón de pelo rubio con zonas verdes. Lo recordaba del Bebop, le miro, paseando por allí. Le llamo sin encontrar aun la verdadera intensión de esto. Quizás, quería una charla con un desconocido que sabía, era solo un ciudadano más de la ciudad.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2011 10:05 pm

Iba silbando entre dientes una canción por demás escandalosa, con las manos sujetando los tirantes de la mochila, aunque más bien era para mantenerlas ocupadas en algún lado. Se sentía algo derrotado, pues aquella noche el negocio no fue tan bien como se esperaba al no poder ir al Bebop. Vender en las calles era muy difícil, la gente no se detenía a preguntar y él sospechaba de todo el mundo creyendo que eran policías de la secreta, así que apenas había sacado unos sesenta euros aquel día, poco para mantener su estatus de vida, pero lo suficiente para pasar aquel día y esperar que el siguiente fuera más beneficioso.

Cuando escuchó su nombre se volteó para ver de dónde provenía la voz, encontrándose con una figura que todo el mundo conocía. Era el líder de The Blades, un tal Doglio si no recordaba mal, aunque era bastante malo en los nombres extranjeros. Se preguntó qué querría aquel mafioso de él, y por un instante se sintió algo amenazado, mirando a todos lados antes de acercarse a él. Siempre había pensado que no acceder al llamado de un mafioso, fueras o no del clan, era sinónimo de meterte en problemas, por lo que a contra corazón se dirigió hacia él, plantándose delante. - ¿Qué hay? - Preguntó con ese aire post-infantil que le caracterizaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Vie Jul 08, 2011 2:55 am

Si, estaba claro que era él y eso que apenas lo había visto un par de veces antes de escaparse del tumulto y subir a la azotea de contrabando. El licor le llego como lluvia esa noche y no se emborracho sino que termino relajado, observando los autos pasar antes de decidir que era hora de volver a casa. El joven respondió luego, luego, y con ello Ian le tomo un poco mas de valoración. Apenas acababa de terminar un cigarro pero su deseo de fumar un segundo fue mucho más grande. Lo extrajo y lo acomodo entre sus labios, guardando la cajetilla para extraer su zippo. Prendió el cigarro y repitió el proceso, volviendo a mirar al joven.

Siéntate, —inquirió con un movimiento de la cabeza, “invitándole” a que le acompañara en el espacio libre de la banca. Se fijo en sus rasgos, en el perfil de su cuerpo completo y en la mochila que llevaba. Le resultaba difícil calcular su edad con exactitud ¿Por qué llevaba esas greñas y el pelo pintado? Quiso preguntar pero era demasiado pronto para hacerlo. Sabía lo que hacía y lo vendía. — ¿Qué haces por aquí, chico? — quiso saber, sin darle ningún sentido extra a su pregunta; el aburrimiento podía ser salvado por una mera casualidad como esta—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Vie Jul 08, 2011 9:49 pm

Como joven inconsciente que era, sabía que una parte de él desconfiaba del tipo de pelo blanco, pero aún así se mostraba con la mirada perdida, como si estuviera permanentemente colocado con alguna droga. Siempre había creído eso de "si te infravaloran, tienes un as en la manga", así que cuando creían que era un despistado que no sabía defenderse, sacaba las garras de gato y actuaba. No es que fuera muy bueno, todo hay que decirlo, pero se hacía lo que se podía. Sonrió amigable, aunque lo último que quería era tener relación alguna con mafias.

-Estaba dando un paseo, regresando del "trabajo". Nada provechoso esta noche, todo hay que decirlo. - Dijo risueño, sentándose a su lado con las piernas abiertas y las manos entre estas, inclinado hacia delante, como un niño esperando arrancar a correr. - ¿Qué hay de ti? - Preguntó mirándole con la cabeza ladeada. Se quitó la mochila dejándola a sus pies, así podía tenerla más controlada. Sus ojos, debido a la hiperactividad, miraban a todos lados imposible de quedarse quietos, así como sus manos, que jugaban sin cesar con una de las cuerdas de colores que colgaba de la cremallera.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2011 7:57 pm

Atendiendo a la primera voz. Le impresiono un poco. ¡Este joven era más dócil que el cabrón de Johann! Le observo moverse con la ceja enarcada, sin atender mucho a sus rasgos del rostro, pero poniéndole atención al corporal, este solía decir algo más de lo que se intentaba o no decir con el rostro. Bien, adelante, siéntate. << Actuemos un rato ¿De acuerdo? Saldrás vivo, lo prometo, también yo me he escapado.>> TFue inevitable el sonreír cuando se puso a hablarle de aquella manera y de nuevo le intrigo. Ian no podía, nunca, aceptar las cosas como venia, debía, todo el “ello”, ser analizado y revisado desde varios ángulos.

Si claro, lo comprendo…. No estarías aquí tan temprano si el “trabajo” hubiese ido bien. — si, Ian comprendía demasiadas cosas para su edad. Por eso se sentía un viejo siendo tan joven aun. No hizo hincapié alguno en sus movimientos ni se molesto en mirar una sola vez la mochila. Su interés estaba en el joven de greñas rubias y verdes. De verdad que no encontraba ninguna intensión de escaparse o de pedir tregua. — ¿De mi? Me he escapado. — dice sincero, encogiéndose de hombros, lamiendo el filtro de su cigarro con distracción. — No puedo con los viejos y ya que el negocio ha quedado bien… ¿Para qué aguantarlos más? — Nunca antes había hablado así de aquellos señores que a veces lo enloquecían. Admitió, solo dentro de sí, que no dejaba de ser satisfactorio—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Vie Jul 29, 2011 6:11 pm

Le miró con vaga sorpresa. - Vaya, ¿sabes de qué trabajo? Claro, claro... las voces hablan y tú eres importante. Es normal que lo sepas... - Parecía que hablara consigo mismo, pues ni siquiera le miraba a los ojos cuando lo hacía. En ningún momento se sintió observado, no estaba prestando tal vez la atención que debiera, si incluso se había puesto a mordisquear el cordón que colgaba de la sudadera.

-¿Escapar? - Esta vez sí le miró, dejando caer la cabeza a un lado. - Así que los adultos también escapan de sus obligaciones... Yo tampoco puedo con los ancianos. - Frunció el ceño. - Se creen que por haber vivido mucho tienen el derecho de decirte qué debes hacer. Pero ¡ah! yo dejé de hacerles caso, solo son viejas momias que gritan pidiendo algo de atención, pero el mundo les aparta con crueldad. La vida es para los jóvenes.

Tras soltar su perorata, de la que muchas veces ni siquiera era consciente de la mitad de palabras que decía, producto de una mente hiperactiva y un cuerpo habituado a las drogas, le dedicó una sonrisa infantil que aniñaba aún más sus rasgos, aunque seguía teniendo el cuerpo de un post-adolescente crecidito que debería empezar a sentar la cabeza.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Jue Ago 04, 2011 11:20 pm

No, no es por ello… — Se le fue el tono de la voz, intentando no reírse ante lo dicho. No sabía si se encontraría medio dopado o era parte de su personalidad pero no parecía alguien que se detuviera a pensar lo que tenía que decir antes de soltarlo. Tampoco es que lo viera tan joven como decía ser y fue por eso y por sus modos, que decidió preguntarle sobre ese pequeño punto. — ¿Cuál es tu edad, chico? — no puede aguantarse pues ya que es de esos sujetos en el que es imposible calcular la edad adecuadamente—. Bueno, los viejos no son tan aburridos o son como momias — le costó no reírse de nuevo—, como tú crees.

De repente noto que se encontraba dentro de un ritmo que no era capaz de dominar y mucho menos de seguir. Respiro hondo y extrajo otro cigarro del bolsillo de su gabardina. Lo prendió lentamente, saboreando la nicotina que corrió dentro en su garganta antes de exhalar el humo lentamente.la noche comenzaba a acentuar el frio natural y una ligera brisa gélida recorría los caminos del parque para hacer cantar los arboles al pasar entre sus ramas. ¿Cómo se llamaba el chico? Estaba casi seguro de que lo escucho aquella noche, pero ahora, no daba con eso. Dentro de su cabeza, cansada por el arduo trabajo, se rinde de pensar demasiado. Hecha su cuerpo hacia atrás y se pone lo más cómodo posible en aquella banca de metal mal pintado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 6:53 pm

Se puso a remover su mochila, abriéndola por uno de los tantos bolsillos para sacar una cajetilla aparentemente de tabaco normal. Dentro, pero, había cigarros liados llenos de marihuana y, sin vergüenza ni reparos, encendió uno expandiendo ese olor a hierba por su alrededor, soltando el humo de la primera calada hacia el cielo, como si el solo hecho de encenderlo ya le relajara completamente.

Ladeó nuevamente el rostro para verle, siempre con aquella mirada de gato ausente. - Tengo 23 años, estoy en la flor de la vida, aunque creo, y muchos lo dicen, que me quedé perpétuamente estancado en la tierna y adolescente edad de 17 años. Suficientemente inocente para parecer siempre joven y suficientemente avispado para ser un pícaro de cuidado. - Amplió una sonrisa, había escuchado aquellas palabras en incontables ocasiones. Y aunque la mayoría de veces sonaban más como un defecto o un insulto, él se las tomaba como alagos, pues era un Petter Pan que escogió ese camino.

-¿Por qué te escondiste en este lugar? No parece que sea tu sitio predilecto, pues paso muchas noches por aquí y jamás antes te vi. Me acordaría. - Comentó airoso, sonriendo, mirándole con una expresión que bailaba entre la inocencia y la travesura.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Invitado el Vie Ago 12, 2011 3:25 am

Percibió el aroma de la marihuana, considerada la droga para los sanos. Puras babosadas. Ian no fumaba hierba, en ese aspecto podía considerar completamente sano y con un conocimiento nulo en el tema. Ha, pero su amigo sí que sabía sobre eso aunque aun le miraba de esa forma, como si no le viese realmente, era confuso pese a que parecía estar aquí y, además, concentrado. No pudo evitar enarcar una ceja cuando le dio su edad. Creía que era más joven aun, ¿Y qué pasaba con que la droga te envejecía? Este chico rompía el tabú por completo. Dio una calada más a su cigarro y lo descanso en sus dedos, posando la mano en su rodilla.

No me imagino porque te lo dirán… — sentencio con sarcasmo pero sin ser grosero, al menos no con intención. — Al parecer tu cuerpo tiene la particularidad de no contar los años con la misma rapidez que los demás. O ¿Es que tu actitud no cuadra? — se pregunto a sí mismo y se encogió de hombros al no desear recibir respuesta de eso. Se enderezó y volvió a echar la mirada al cielo, con un suspiro al sentir su teléfono vibrar y enseguida sonar en el bolsillo derecho de la chaqueta. Que se jodan, aun no era tiempo de volver, se dijo inmaduramente. — Es verdad, supongo que lo escogí por que estaba cerca del lugar de donde vengo. Empero, no parecen capaces de localizarme aun… — aquello le cayó bien, necesitaban ejercicio y él se encontraba a gusto donde estaba—. Pero eso me dice que esta es tu zona… Creo que el entrometido soy yo… — comento, riéndose pausadamente—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: 3.75 grs. (Privado con Brian Kingsley)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.