Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 22, 2013 7:19 pm

Las cosas se veían ahora un poco distintas desde que Dee, Yuu y Kei se alojaban en su apartamento como tres pequeños príncipes peludos y maulladores que no habían tardado demasiado en acomodarse a su nuevo hogar con él. Ya los había llevado al veterninario —y le habían dejado claro que no querían volver—, tenían todas las cosas que necesitaban para su comodidad y subsistencia en casa y, en definitiva, Fon podía considerar que su familia había crecido antes y más de lo que había pensado en principio cuando llegó a Steinburg.

Y como buen "hermano mayor" en el que se acababa de convertir al acoger a esos tres pequeños gatitos callejeros, ahora le tocaba al joven detective ir a hacer la compra con el condenado frío de mediados de enero que hacía afuera mientras los felinos se quedaban tan ricamente hechos bolitas calentitas en su cama... porque ellos tenían las suyas propias, pero estaba seguro de que aprovecharían su ausencia para ser traviesos y no hacer caso de sus reprimenda cuando se subían en ella.

Al menos afuera no estaba nevando y el supermercado no le pillaba demasiado lejos, así que se enfundó sus vaqueros, sus botas militares y envolvió su jersey con una cazadora negra con capucha que se colocó al salir y volvió a bajarse al entrar en el local para comprar. Tomó entonces un carrito porque ya aprovecharía y no solo les compraría comida y leche especial para gatitos, miraría qué alimentos había más que pudiera utilizar para irlos acostumbrando a la comida casera de vez en cuando así como algunas cosas también para su propia supervivencia.

Iba marcando distraídamente el ritmo del hilo musical monótono de fondo con los dedos en el asidor del carrito, pensando en el primer día que había tenido en la nueva comisaría a la que le habían transferido —llevaba apenas una semana en el país— cuando de pronto, algo llamó su atención.

Sus cejas y labios se fruncieron mientras sus ojos azules miraron incrédulo los productos que estaban ofertando en uno de los estantes de comidas parcialmente preparadas.

Lo raro no era que fueran comidas propias de regiones asiáticas sino que algunos platos ciertamente le parecía increíble que los vendieran de aquella manera. ¿Cómo demonios iba a saber bien una brocheta de dango medio hecha en una caja de cartón? Fon se detuvo y parpadeó un par de veces incrédulo, tomando uno de los paquetes en su mano y lo observó estupefacto, como si su sola presencia le ofendiera.

¡Por todos los dioses! ¿No era mejor molestarse en buscar los ingredientes y cocinar como se debía para hacer unos dangos realmente con sabor a dango bien ricos?

Incluso en algún restaurante debían de estar más buenos, tsk...

Dejó de nuevo el paquete en el estante algo indignado con las empresas alimenticias por envenenar la salud y el paladar de los consumidores de esa manera y al empujar el carrito de nuevo no se dio cuenta de que éste empujó a un joven que estaba justo al lado, haciendo que algo de cartón se le cayera y sonase en el suelo.

Fon entonces se detuvo en seco, mostrando su sorpresa ante el golpe inesperado y de inmediato bordeó el carrito y se acercó a la persona que había embestido —afortunadamente sin demasiada fuerza— para ayudarle, diciendo:

Lo siento, perdóneme, no le había visto, ¿se encuentra bien? —le preguntó con educación en un perfecto alemán sin atisbo alguno de acento estadounidense, agachándose a recoger lo que se le había caído para devolvérselo y auxiliarle de ser necesario— Aquí tiene, siento mucho mi distracción.

Hizo por inercia una inclinación de cabeza fugaz y respetuosa fruto de la costumbre al volverse a disculpar, observando al hombre para ver si realmente estaba o no bien.




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 23, 2013 5:34 pm

Por fin, después de tanto esperar, había escuchado que en el centro comercial habían llegado un cargamento especial de nada mas y nada menos que dango!!... En Steinburg no había ni un restaurante japonés que vendiese ese platillo y conseguir los ingredientes individuales para después hacerlo como bien sabe hacer, le suponía mucho tiempo que últimamente no había tenido, ni siquiera en fines de semana pues es cuando descansaba e incluso trabajaba algunas horas extra. No, no tenía mucho tiempo tiempo de poder cocinar debidamente y mucho menos algo que le dedicaba mucho detalle como unos dangos.... pero ahora estaban en el mercado! ... si si, empaquetados y probablemente no el mismo sabor de unos recién hechos pero no tenía razones suficientes para no darles una oportunidad.

Así pues, tomó su chaqueta algo pegada al cuerpo, una color vino de una imitación de cuero. Pantalones oscuros y unos zapatos bastante cómodos, incluso una pequeña bufanda pues notó que estaba haciendo demasiado frío y había posibilidades de que nevara. Caminó haciendo un poco de vaho mientras respiraba hasta llegar al centro comercial, sonriente pues lo único que tenía en mente por ahora es comprar esas deliciosas bolitas de colores. Caminó rápido buscando sólo eso, ni siquiera optó por llevar un carrito, sólo se dedicó a buscar la nueva mercancía que por suerte había uno que otro letrero que le ayudaba.

Tras haberlo encontrado, tomó una de esas cajitas y caminó lentamente mirando la caja, leyendo todo lo que en ella decía e incluso mirando las letras japonesas que no entendía del todo, por suerte había una traducción alemana justo al lado. En eso, sintió que algo se acercaba. Sus buenos reflejos hicieron que se girara con cierta brusquedad y colocara las manos deteniendo, en este caso, un carrito que estaba a punto de golpearle. Sin embargo el acto hizo que la caja que sostenía antes cayese directamente al suelo.

Kai por un momento miró sus dangos con casi tristeza, como si hubiese un cachorrito herido justo en ese lugar, mas al escuchar que un hombre le hablaba, parpadeó unos momentos volviendo en sí y dirigió su vista a este hombre que se disculpaba y recogía la mercancía - Oh no, no se preocupe, no me ha sucedido nada - Toma los dangos y le sonríe al hombre - Para nada, es mi culpa por caminar tan lento en un centro comercial transcurrido - Le mira directamente a los ojos con una sonrisa confiable - ¿Va a llevar uno de estos también? Le sugiero sean los tradicionales si no los ha probado antes - No pudo evitar comentar con la intensión de que todo mundo pudiese saborear tan rico manjar que eran esos dangos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 27, 2013 9:59 pm

Para fortuna de ambos todo pareció quedar en un susto, Fon no le había embestido con demasiada fuerza y el otro hombre tuvo reflejos suficientes para parar un poco el impacto con sus manos al girarse a tiempo. Aun así, el estadounidense no pudo evitar dejar el carro y acercarse a confirmar que realmente no se hubiese hecho daño, recogiendo lo que se le había caído. ¡AGH! ¡Los dangos esos precocinados del mal! ¿Es que tanto le costaba a la gente gastar una sola hora de su vida en la cocina por su salud y su paladar?

Por la cara que hubo puesto el otro al ver la caja en el suelo diría que era un plato que ya había comido anteriormente o que llevaba tiempo deseando probar... y que no sabía demasiado sobre cocina como para disponerse a comprar aquello.

Ya veo, disculpe por las molestias —volvió a disculparse una vez más, agradeciendo internamente haber dado con una persona discreta y razonable que conservase la educación en un momento así. Fon odiaba los numeritos y más los innecesarios.

Era mayor que él a pesar de que su expresión fuera más juvenil y su estatura fuera menor —Fon podría besarle la nariz sin agacharse, había unos 8 centímetros de diferencia—, así como debía de tener el cabello más largo de lo que parecía por la dirección tirante de los lados de su pelo. Fon no había podido verlo de espaldas y lógicamente por ello no pudo ser consciente de la larga coleta que lucía detrás. Y practicaba artes marciales, aquel movimiento había sido demasiado certero y preciso como para provenir solo de autodefensa...

Sus ojos no obstante volvieron a bajar al infame paquete de comida ante la pregunta de su interlocutor, lo cual hizo que las cejas de Fon se fruncieran graciosamente y mirase los dangos precocinados como si su sola existencia le ofendiera.

Me temo que no, creo poder encontrar mochiko, agua caliente y una hora libre en la cocina fácilmente en este país a pesar de mi escaso tiempo libre —le respondió con serenidad, levantando de nuevo la vista al otro joven. Estaba claro que en una ciudad como Steinburg era imposible no conseguir ingredientes importados de otros países. Alzó una ceja con algo de duda al escuchar su recomendación. ¿A qué se referiría con "los tradicionales"?—. ¿Se refiere al mitarashi dango? He probado varios tipos, el hanami dango de hecho es uno de los más fáciles y rápidos de hacer ya que no necesitan horneado para dorarse, solo hacen falta unos buenos brazos para mezclar el colorante y el polvo de matcha con la masa —explicó, dando una fugaz ojeada a los brazos ajenos, en señal silenciosa de que él mismo podría hacerlos bastante bien con su condición física.

Fon no era muy dado a hablar con desconocidos de aquella manera pero la cocina y la gastronomía en general le gustaba, más aún cuando se trataba de cocina asiática, por lo que todo aquello se le hizo algo natural y hasta ameno. Tanto, que no se dio cuenta ni siquiera del momento en que empezó a tutearle.

El mochiko no se conserva demasiado tiempo una vez cocinado, razón por la que requiere una gran cantidad de aditivos alimentarios para hacer eso —señaló el paquete que tenía el joven en su mano mientras él recuperaba el carrito—. Dichos añadidos no solo alteran el sabor sino que perjudican la salud, no te recomiendo comerlos y menos a menudo —le aconsejó, pues si además era un chico que debía preocuparse por su físico o era deportista debía de cuidar su salud más aún que una persona normal—. ¿No sabes cómo se hacen?



Spoiler:
Mochiko: Harina de arroz
Mitarashi dango: Tipo de dango más tradicional, bañado en una salsa de soja dulce
Hanami dango: Tipo de dango de 3 colores (rosa, blanco y verde) típicos de la festividad japonesa del Hanami (floración de los cerezos)
Matcha: Té verde molido

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 1:02 am

- Ah! entonces si los ha probado.. y también veo que sabe de su preparación ¿Le gustan? Yo los adoro, no puedo evitar preparar todo un banquete cada vez que me da tiempo de cocinar - Sonríe al hombre contento de haber encontrado a alguien que haya probado ya antes su platillo favorito y que además supiese el cómo prepararlos como sugerían sus palabras - Me refería a los hanami dango los cuales ciertamente son los más fáciles, pero si usted ya los ha probado con matcha podría probar un día de estos usar otros ingredientes como espinaca. Su sabor no cambia demasiado pero si la un ligero toque distintivo - Comentó con entusiasmo, casi con sus ojos avellana brillando a lo que más podían brillar sin prestar demasiada atención hacia dónde se dirigía la mirada del pelinegro.

Para Kai el hanami dango le consideraba "tradicional" mas que nada porque era el que su padre le hacía con mayor frecuencia en aquellos tiempos de relativa paz. Precisamente por ahora la guerra que recién hubo y todo el caos que originó, es porque no se había dado el tiempo de volver a preparar su 'festín' de bolitas.

Se movió a un lado para dejar pasar el carrito, casi en un "firmes" de perfil con los talones juntos y la espalda erguida pero su mirada iba directamente a la cajita de dangos mientras escuchaba aquello que el joven decía. Su rostro no mostraba ningún arrepentimiento o reflejo de querer cambiar de opinión. Kai se llevaría esos dangos si o si - Comprendo lo que dice Herr, sin embargo, quería darle una oportunidad aunque sean empaquetados, verá, no puedo resistirme a este platillo y tenía ya un tiempo que no había podido comerlos. - Le mira de frente con una sonrisa - No señor, no estoy completamente informado de los procedimientos de elaboración de estos productos, pero no pueden ser demasiado dañinos gracias al control de calidad del supermercado y de los productos que entran directamente en Steinburg. Respeto y comprendo que no le vea con buenos ojos pero siempre busco darle oportunidad a algo antes de rechazarla - Por supuesto no le iba a pedir que considerara de nuevo llevarse un paquetito de dulzura ya que en verdad respetaba su pensamiento ante dicho producto - De cualquier forma es muy grato conocer a alguien que conoce de este tipo de productos. Mi nombre es Kai, Kai Reinhardt. Un gusto Herr.. - Le extiende la mano al hombre mientras se presenta debidamente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 27, 2013 12:41 am

No me disgustan, aunque he de admitir que con respecto a postres japoneses prefiero el manju o el taiyaki —respondió a su pregunta de forma natural, apoyando una mano en el lado del carrito—. Pero para ocasiones especiales o momentos sin mucho tiempo para cocinar ni para comer, el dango es vistoso y cómodo para consumir en cualquier lado —¿en qué momento había empezado a hablar tanto?—. Y es un dulce ideal para celiacos al no contener gluten...

Oh, vaya, primera vez que oía a alguien referirse al hanami dango como el "tradicional", quizás fuera la influencia de los dibujos animados o algo por el estilo. Sin embargo, no dijo nada al respecto porque la sugerencia del otro sobre la forma de conseguir el dango verde le hizo cruzarse de brazos y llevarse una de las manos al mentón para mesárselo pensativo, escuchándole con atención e interés.

Todo lo que fuera intercambiar recetas y consejos de cocina siempre atrapaba su curiosidad inconscientemente.

¿Con espinaca? Vaya, no se me había ocurrido antes, siempre los he preparado con la receta tradicional, mmm... —desvió la mirada pensativo, intentando imaginar si sería una buena combinación aquella para probar. Aunque viendo la expresión de entusiasmo en el rostro ajeno diría que igual tan mala no debía de estar— Bueno, quizás pruebe a hacerlos esta noche a ver qué tal están.

Afirmó con la cabeza y una pequeña sonrisa, signo sutil de agradecimiento inconsciente por su sugerencia mientras volvía a recoger el carrito y no le pasaba por alto la forma en que el otro hombre se apartaba. Mas simplemente lo movió y se puso a ojear la estantería de al lado, aconsejándole sobre el cuidado que debía tener con ciertos alimentos empaquetados.

Pero estaba visto que cada uno se mataba como quería, a él no le hacía falta probar algunas cosas para saber que no debía tomarlas sabiendo de sus efectos a corto o largo plazo (el caso de las drogas por ejemplo, él se lo tomaba todo al pie de la letra). Fon era muy paranoico con la alimentación, sus abuelos maternos tenían un restaurante y desde que retiraron a tiempo unas conservas que habían pasado ese supuesto control de calidad infalible de los supermercados y que no estaban tan saludables como debían, el joven policía leía y releía etiquetas de prácticamente todo lo que compraba para comer y cocinar.

No iba a arruinar la reputación de ningún restaurante pero prefería conservar la salud más años de lo que le duraría a los demás.

Hmm, controles de calidad... —murmuró para sí intentando que sus comisuras no se alzasen, terminando de leer la etiqueta de una bolsa de mochiko que acabó en su carrito. Entonces su vista volvió a alzarse a su improvisado acompañante y vio su mano extendida al escuchar su nombre— Lo mismo digo —comentó con sinceridad, mostrando una leve sonrisa mientras estrechaba su mano de forma firme pero sin presionar en extremo—. Fon —se presentó—. Lei Fon Lattener, un placer, Kai —no le gustaba demasiado dar su nombre completo fuera del trabajo y menos aún en aquella ciudad pero ya que Kai se lo había dicho, decidió corresponderle volviendo a soltar su mano—. Pero solo Fon está bien, tutéame si no es inconveniente, por favor.

Le pidió con amabilidad, pues aunque no era dado a tomarse confianzas con la gente demasiado rápido —de hecho, era complicado que alguna vez lo hiciera—, Kai le había caído bien y así le hubo empezado a tutear casi sin darse cuenta.

¿Cómo es que conoces el dango, Kai? ¿Te gusta la gastronomía japonesa? —le preguntó con curiosidad antes de recorrer con la vista una balda llena de salsas de origen extranjero.


Spoiler:
Manju: Bollo japonés hecho de pasta de arroz con rellenos de varios tipos
Taiyaki: Dulce japonés de masa de gofre con forma de pez y rellenos diversos



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 30, 2013 9:20 pm

- Claro! espero le agraden tanto como a mi - Comentó con una sonrisa mas pronunciada cuando el otro dijo que haría aquellos dangos que le había sugerido.

Tras la breve plática del control de calidad Kai se había mantenido en firmes mirando al otro hasta que también se presentó - El placer es todo mio, Herr Fon... realmente prefiero seguirle hablando de usted, lo siento, es una costumbre que tengo. Ah pero usted puede hablarme como más le prefiera - Estrechó fuertemente su mano y volvió a sonreirle. En verdad no podía evitar el hablar de usted a todos, incluso a su propio padre. Sólo en caso de que la otra persona en verdad insistiese en que le tuteara entonces le hablaría de esa forma... pero casi nunca nadie insistía.

Escuchó la pregunta y negó suavemente - Por mi padre, a él le gustaba prepararme especialmente ese platillo. No estoy seguro si era amante de la gastronomía japonesa pero al menos si somos amantes de los dangos - Sonrió aún más y sus ojos brillaron como siempre hacían cada vez que hablaba de su padre - La verdad es que no se mucho de ese tipo de recetas, aunque a usted parece que si le agrada... ¿Como dijo antes? Manju y taiyaki ? ... Nunca los he probado. Si tiene usted un poco de tiempo ¿Podría decirme cómo son o cómo se preparan? Tal vez podría hacer alguno y conseguir los ingredientes ya que estamos aqui. - Miró un poco al estante de en frente pensando en re-acomodar su agenda del día de hoy ya que él sólo había venido por el dango... pero sí, no había ningún problema con quedarse un tiempo más. Además, siempre era agradable conocer gente nueva que no te mira mal desde la primera vista como muchos hacían en Steinburg.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hell's Kitchen [Priv. Kai Reinhardt]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:45 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.