Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Relight my Fire [Priv. Khotso]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Relight my Fire [Priv. Khotso]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 17, 2013 2:00 pm

Las noches de improvisación en el Blue Door solían ser bastante provechosas para Didi. No solo se la pasaba bien tocando con otros músicos, ya fueran amigos o completos desconocidos que como él también quisieran tocar un poco y hacer partícipe al público de su entretenimiento. Sino que también le valía alguna invitación por parte de alguna —o más de una— mujer atractiva con la que podía acabar tan apasionadamente satisfecho la noche como aquella misma.

Era extranjera, empleada de no sé qué empresa de no se qué negocio que había venido a un congreso de no se qué cosa, Didi no era alguien con una gran memoria al respecto sobre esos detalles. La recordaba más bien por sus preciosos y misteriosos ojos negros como la noche en contraste con su platino cabello rubio natural, un labial rojo intenso y unos muslos fuertes que se aferraban como tenazas a su cintura cuanto más adentro de ella navegaba en busca de algo que jamás encontraba en ninguna por mucho que las recorriese y explorase hasta el fondo.

Se llamaba Olya. Y se apagó igual que una vela al momento de cubrir su llama.

No le permitió quedarse a dormir con ella en la habitación, por lo que el bombero tuvo que vestirse de nuevo con el traje de chaqueta y la camisa por fuera con solo tres botones abrochados, saliendo a continuación al pasillo con el saxofón en la mano y la típica cara de idiota sonriente que acaba de echarse un buen polvo. Y aunque no hubiese mostrado ese gesto, algunos chupetones en su cuello y parte de su pecho daban fe de que debía de habérselo pasado bien...

El Kempelnest no es que fuese un laberinto pero Didi andaba medio perdido y moría por salir al menos a cielo abierto para fumarse un cigarro después del revolcón. Al menos hasta que sus ojos se iluminaron al ver al final de uno de los pasillos las puertas transparentes que daban a una enorme balconada y allí que fue directo mientras se sobaba los bolsillos en busca del tabaco.

El aire fresco de la noche le golpeó en la cara, moviendo sus ondas rubias y quitándole gran parte del calor corporal por ir tan poco abrigado. Pero no le importó lo más mínimo, una sonrisa se dibujó en su cara y caminó hacia la barandilla, poniéndose el cigarrillo en los labios mientras volvía a sobarse los bolsillos en busca del encendedor.

¡Ah, qué vistas más bonitas de la plaza Real! Las luces de la fuente lo dejaron como atontado un momento, al menos hasta que se dio cuenta de que estaba parado como un pasmarote sin moverse y volvió a buscarse en los bolsillos. Nada, probaría a cambiarse el saxofón de mano y buscar con la otra en el lado contrario de su anatomía. Nada tampoco. ¿Se le habría caído? Igual estaría en la habitación de Olya pero a ver cómo llegaba hasta allí ahora con lo que le hubo costado salir del pasillo...

¡Oh, humo!

Su vocación de bombero siempre presente las 24 horas le hizo darse cuenta apenas con la escasa iluminación de la luna sobre su cabeza del sinuoso bailoteo de un reguero de humo en el aire, por lo que sus ojos azules lo siguieron curiosos y comprobaron que provenían de un hombre a varios metros de él, también en la balconada y ¡fumando! ¡Seguro que él tenía un encendedor!

Así pues, Didi no dudó en acercarse a aquel hombre y tomando el cigarro de sus labios para poder hablar, le dijo sonriente al detenerse a su lado sin invadir su espacio personal:

Hola, ¿tienes fuego? —preguntó, señalado el cigarro con la vista— Se ve bonita, ¿verdad? —le hizo un gesto con la mirada en dirección a la fuente de la plaza Real para hacerle ver que se refería a eso, sin borrar su sonrisa antes de volver de nuevo sus ojos a los ajenos— Nunca la había visto antes desde aquí, jeje.

Cualquier excusa era buena para entablar una conversación con un desconocido, ¿cierto?




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Relight my Fire [Priv. Khotso]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 18, 2013 12:20 am

Había sido un día si no complicado, exhaustivo. Recién había llegado a esa ciudad ese mismo día, había buscado un buen hotel y luego, algún que otro prospecto de futuro departamento, había buscado también autos para comprar, pero solo había ido a ver uno de ellos sin quedar del todo satisfecho. El día se había oscurecido pronto, dando paso a una fresca y helada noche. Pero él estaba completamente sudado, cansado, necesitaba bañarse y eso hizo.

En cuanto hubo organizado sus cosas, las de su maleta, y las que iban enviándole, se sacó esa ropa y esos zapatos que portaba desde la madrugada en otra ciudad, se dio un regaderazo rápido pero bastante satisfactorio y a sabiendas que era de noche, se puso un pantalón simple color café y sin camisa, solo se puso un enorme abrigo negro que amarró a su cintura sin mucho ánimo, pero sí con esa deliciosa sensación de gusto por el hotel, salió a caminar por el hotel, (llevaba un arma claro), trató de memorizar las características del mismo y luego de comprobar que era una hora de la noche más avanzada, decidió asomarse por la terraza del hotel, una parte muy alta y amplia con un suelo de lozas bastante agradables y a doc’ con el estilo de ese lugar.

Se acercó más a la balaustrada al ver el extenso e iluminado panorama que se ofrecía radiante desde ese lugar, solo para él. No había absolutamente nadie más en ese lugar, por lo que sus ojos de ‘gato’ como antaño le decían unas personas conocidas por él, no dudaron en pasarse a placer por ese horizonte nocturno.

Pero, de pronto, ya no estaba solo, fijó la mirada en un hombre que se acercaba y luego le habló. Antoon no le respondió lo del fuego, solo se limitó a sacar su encendedor y activarlo para que el otro hombre se acercara y pudiera encender su cigarro. A lo otro sí respondió. Estaba tan tranquilo y sereno, que esperaba que aquel rubio varón, no enturbiara su calma.

Observó de nuevo la hermosa vista de la ciudad, cuando los ojos azules del otro le guiaron a ello- Yo jamás le había visto –Confesó hablando muy grave, pero porque así era su voz, pero tal vez sonó mas ronca por el hecho de no estar hablando tan fuerte, sino en un tono as bajo por la ligera cercanía.

-¿Es usted residente de ésta ciudad? Suena como si lo fuera o como si la visitase seguido- Declaró y siguió fumando con suma calma. Luego sus ojos volvieron a los otros- Antoon Brahimi , un placer.- se presentó y estiró su mano.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Relight my Fire [Priv. Khotso]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 19, 2013 1:03 am

Los ojos de Didi bajaron inconscientemente a lo que hacía aquel silencioso hombre que parecía de cera de lo imperturbable que parecía hasta para sacar un encendedor, alzándose sus rubias cejas en señal de agrado al comprobar que el otro parecía que iba a ayudarle.

Uh, gracias, jeje —agradeció sonriente, haciendo ademán de acercarse a la llama con el cigarro en la boca pero sabiendo que habría de necesitar ambas manos para que la brisa le dejase prenderlo, miró el saxofón que llevaba en las manos y no le quedó otra que sujetarlo entre sus dos gemelos. Ahora sí, mantuvo cercano el rostro al fuego hasta que el cigarro quedó encendido y pudo dar la primera calada, incorporándose tras recuperar el instrumento ahora bajo su brazo mientras dejaba salir el humo hacia arriba con gusto—. Oh, ya veo, extranjero —indagó sin perder su ánimo. Ni idea de si hablaba de él o de las vistas pero de Steinburg aquel tipo no debía de ser por eso mismo. ¿No tendría frío descamisado con aquel tiempo?—. Así es, en Steinburg 28 años —admitió con una sonrisa amigable, volteando de nuevo la mirada hacia las vistas de la plaza— y aún así hay muchas cosas todavía que ver en ella después de tanto tiempo...

Entornó la mirada gustoso de sentir que aún podía maravillarse con cosas tan simples y que nunca había visto de su ciudad a pesar de la situación de la misma. Dio una nueva calada y ladeó los labios para dejar escapar el humo lejos de su improvisado acompañante cuando volvió a girar la cabeza hacia él cuando le oyó presentarse.

Didi, un gusto, Antoon —comentó animado con el cigarro entre los labios sonrientes para poder tener una mano libre con la que estrechar la que le era ofrecida, haciéndolo de forma firme y fuerte por pura inercia.

Tampoco es que pensara que debiera reducir su fuerza con un tipo que se veía también grande y fornido como él así que simplemente no lo hizo. Volvió a tomar el cigarro entre sus dedos al soltársela.

Y ¿qué te ha traído a Steinburg, Antoon? ¿Trabajo, vacaciones, amor? Jejeje —bromeó un poco aunque realmente se le haría lindo que un hombre tan aparentemente serio e inmutable como aquel hubiese venido a la ciudad por una mujer. Dando otra calada, le miró sin saber muy bien de qué procedencia ubicar sus rasgos físicos y le preguntó con curiosidad— ¿De dónde eres por cierto?



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Relight my Fire [Priv. Khotso]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 21, 2013 6:40 pm

El abrigo de ancho grosor y deliciosamente afelpados interiores no permitía que el viento se colara, por lo que estaba de lo más cómodo, sintiendo directamente en su torso, la suave textura del mismo, aún más cuando recién se ha bañado, pues como se sabe, es una sensación deliciosa.

Había acertado, aunque no estaba seguro si aquel hombre tenía 28 años, o solo era el tiempo que había estado en aquel lugar. No se veía para nada que fuera un jovencito, pero tampoco se veía de mas de 38. -¿Nació aquí entonces?-Indagó, pues le chocaba quedarse con dudas, sobre todo de esas que pueden satisfacerse d una manera tan sencilla.

-Si, nunca se conocen todos los rincones de un lugar grande, como lo es siempre una ciudad. –Un placer Didi..-Dijo su nombre terminando con un bajón de voz, pues le sonaba algo, infantil ese nombre, tal vez fuera un mote. Teminó de estrechar su mano, bien, le gustaba ese tipo de gente que andaba sin titubeos y que hasta en el saludo eran firmes.

Le escuchó, siempre observándole, ya recargado de espaldas a la majestuosa ciudad, cruzado de brazos. – Trabajo y porqué no, algo de aventura- Por sin sonrió, aunque muy poco, de lado, pues la verdad esa palabra ‘aventura’ abarcaba muchos aspectos. Luego de aquello, él mismo se puso a estudiar la anatomía y facciones ajenas sin ser muy evidente ni descarado. Eso era normal, pues apenas se conocían. Aquel tipo vestía de manera tan desarreglada, que daba la imagen de haber salido de prisa de algún lugar, un muy buen lugar, por cierto, ya que no pasó por alto unas barcas evidentes de pasión reciente.

-Mi procedencia es africana, ahí pase lo mejor de mi niñez –Declaro luego de sentir una gélida brisa que llegó en ascenso desde la ciudad. – Sin embargo, después, me terminé de criar en Holanda. ¿Porqué? Mi padre es africano y mi madre holandesa. –Comentó para seguir la plática, la verdad comenzaba a hacer más frío en aquella terraza y sus ideas estaban rozando un vino tinto con algo de cena. Antoon era un hombre grande, es decir, muy alto y fuerte, necesitaba comer algo y en buena cantidad. Ah.. ahí esta de nuevo el hambre en los pensamientos.

Notó en el otro un jovial carácter, una animosidad bastante agradable y algo ‘ebria’, bueno es un decir, le resultaba a primera impresión una persona realmente relajada, vaga y agraciada, un hombre con despreocupación de la vida. Pero eso era la primera impresión, aún no se conocían, mas que de nombre y tal vez de procedencia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Relight my Fire [Priv. Khotso]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 28, 2013 7:58 pm

Didi afirmó con la cabeza sonriente a la pregunta ajena mientras daba una calada a su cigarro. Realmente no tenía muy claro si en verdad nació en Steinburg o en otra parte pero por lo que le había contado su difunto padre, dudaba que se hubieran tomado la molestia de abandonarle recién nacido en un contenedor de basura lejos de donde llegó al mundo.

Toda la vida aquí podría decirse —admitió feliz, dejando escapar el humo hacia la ciudad.

Quizás Antoon tenía razón en eso de que una ciudad era difícil de conocer por completo dada su extensión y sus diferencias sociales no siempre al alcance de todos pero Didi no sentía en absoluto que hubiera algún rincón que desconociera, hubiera tenido o no la oportunidad de pisarlo. Si querías saber dónde ir y dónde no, era una buena persona para preguntarle...

Jajaja, no creas, 28 años dan para mucho, jeje —rió bromeando divertido—. Será que soy muy inquieto, no sé, no puedo decirle "no" a mis amigos cuando me arrastran a cada sitio que me acaba haciendo preguntarme "¿qué hago aquí?" Jajajaja.

Ajeno a la sutil incomodidad ajena por el hipocorístico de su nombre —porque no era un mote, era su nombre—, totalmente común en el país entre los hombres adultos tanto de habla francesa como alemana por provenir de "Dieter" o "Didier" como era su caso y por ello ni se planteó que en otros idiomas resultase infantil o incluso femenino, Didi escuchó con el interés y la curiosidad de un niño pequeño sobre sus razones para estar allí.

Oh, entonces te vas a quedar en la ciudad, ¡bienvenido a Steinburg pues! —exclamó con entusiasmo y sinceridad, sin mentar pregunta alguna sobre su empleo. Algo un poco tabú de preguntar a algunas personas en su ciudad...— Si necesitas un guía turístico o saber algo de la ciudad, ya sabes, ¡presente! —alzó la mano en la que sostenía el saxofón para hacerle ver que se ofrecía a ayudarle gustoso si requería algo para adaptarse—. Jeje, bueno, siempre que no me pilles de servicio, claro, jajaja.

Era lo que tenía ser bombero, cuatro días a la semana por completo libres pero tres 24 horas en el cuartel trabajando...

Pero la curiosidad pareció relucirle en los ojos ante los orígenes que Antoon le explicó que tenía. Quizás su parte holandesa no le llamó en demasía la atención por eso de que se imaginaba tulipanes, molinos y zuecos de madera cuando pensaba en ese país pero África... imaginaba tribus de gente negra, desierto ¡y animales salvajes!

Wuooo, ¿África? —dejó escapar asombrado, cerrándose un poco la camisa con una mano ante la brisa repentina que le sacudió los cabellos— ¿Y cómo es? ¿Vivías en una tribu de esas que bailan dando saltos? ¿Veías monos y leones?

Podría parecer un tanto infantil con semejantes preguntas llenas de incultura pero que no fuera muy listo o su educación escolar dejase mucho que desear no quería decir que a Didi no le gustara saber y se interesase por cosas que desconocía. ¿Cómo sabría relacionarse con una persona si no sabía sus costumbres o simplemente como era y pensaba?


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Relight my Fire [Priv. Khotso]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.