Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 01, 2013 12:14 am

Estaba limpiando un vaso con suma rapidez, para atender al nuevo cliente que se acababa de sentar en la barra. Me eché el cabello tras la oreja ante que siquiera rozace la superficie de la barra... Serví la bebida, el tipo pagó y se levantó. Otro cliente más y otra bebida más, a todos les sonreía cálidamente, los escuchaba, memorizaba... Pero me aburría un poco, más que por lo que me contaran ellos, era por lo concurrido que estaba el local... no podía parar un segundo y ya empezaba a actuar como un robot, ni siquiera tenía tiempo a prestar atención a alguna buena oferta puesto que estaba demasiado entretenido con atender sirviendo tragos, ya fuera en la misma barra o yendo a dejarlos a los lugares en que estaban comodamente ubicados los clientes...
Volví a la barra y me senté tras ella. Nadie acudió a mí, agradecí al aire con un suspiro mientras me arreglaba el corbatín negro de moño, alisaba un poco la chaquetilla negra sin mangas de mi uniforme y me arreglaba el cabello con los dedos... Observé un momento a los strippers, hasta que entró un nuevo cliente, alto, cabello oscuro y ojos azules. No era un Blade, de esos seguro ¿sería un policía, un ciudadano? Daba igual, debía atenderle de todas formas, así que le observé atentamente mientras recorría el elegante y seductor ambiente del local... aunque no se le veía realmente cómodo entre tantos... placeres...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 01, 2013 1:47 pm

Bien, último día de permiso para aclimatarse al país y a su nuevo apartamento, mañana tendría ya que acudir a la comisaría para conocerla y comenzar su trabajo en Steinburg. No es que tuviera especial ilusión por ello pero tener tanto tiempo libre sabiendo de la situación de aquel lugar ciertamente no lo dejaba disfrutar del todo de su ocio. Así que en parte, esos cinco días libres que tuvo los aprovechó más que nada en conocer la ciudad e informarse lo más que pudo sobre cómo estaban las cosas.

El jet lag no le duró mucho, terminó la mudanza el mismo día que llegó al país a pesar de lo agotador de tantas horas de viaje y al día siguiente se dedicó a caminar, caminar y más caminar a pesar del frío para hacerse una idea de las calles, las zonas y todo lo que encontrar en ellas. Tanto con referencia a locales como a fauna urbana.

Habiendo tenido que conocer la zona norte forzosamente por acceder a la ciudad mediante avión, optó con aventurarse en la zona sur aquel último día libre.

Por supuesto, no era tan idiota como para ir proclamando "soy policía" tan tranquilamente con su aspecto. Afortunadamente parecía más joven de lo que era y dada la indumentaria con la que salió de casa, podría pasar por alguien de 18 o 19 años a simple vista: vaqueros azul marino, botas militares y cazadora con capucha de cuero negro forrada, igual que sus guantes. Iba armado de forma oculta por supuesto, solo que no con sus armas habituales. Hizo bien en comprarse aquellas dos discretas Baby Eagle Semi-Compact hace un par de días.

Mejor así, lo último que necesitaba era ser confundido con un criminal.

No hubo disturbios ni nada demasiado significativo por donde pasaba más que lo normal en un barrio típico ajado por el crimen organizado. El ambiente era distinto, se notaba en cada rincón por el que pasaba sin inmutarse. Pero cuando se quiso dar cuenta, la nieve que había estado cayendo todo el rato empezó a resultar molesta y demasiado abundante a causa del viento, por lo que Fon optó por resguardarse en cuanto dio con uno de los locales considerados más "seguros" de la zona.

Das haus des Faun.

Nada más entrar y ver la decoración, la clientela y el tipo de espectáculos maldijo internamente el uso de eufemismos en las informaciones publicitarias. Con un nombre tan elegante y con referente mitológico asociado al ámbito sexual supuso que habría un poco más de discreción al respecto pero estaba claro que se equivocó.

Agradeció que hubiera mucha gente, sería más fácil no llamar la atención.

Caminó sin prisa pero sin pausa a la barra sin mirar a nadie con las manos en los bolsillos y la capucha puesta. No se la bajó hasta que tomó asiento en el rincón más discreto y apartado de la barra, con los bailarines a la espalda —para no verlos— y con acceso visual de frente a las ventanas desde su posición. En cuanto amainase un poco la nevada, se marcharía de allí.

Centró pues su atención en el camarero que le miraba y se empezó a atusar un poco el flequillo húmedo tras descubrirse la cabeza mientras le decía tranquilo, serio y escueto:

Una cerveza sin alcohol —la marca le era indiferente, por lo que no especificó y lo dejó a la elección del camarero. Pero no dejó de seguirle con la mirada discretamente porque lo que le interesaba era verle abrir la botella delante suyo.

En sus claros ojos azules se notaba que no miraba como un adolescente.


Spoiler:
Éstas son las pistolas que porta Fon, no he especificado dónde exactamente para hacer ver mejor que son en extremo discretas (tampoco es que sea mi intención el que las use, tema de tranquis por el momento, please xD).
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 02, 2013 2:57 am

Me pareció divertido ver como le daba la espalda a los strippers, puesto que eran la atracción principal.
-Bienvenido al Das Haus des Faun- dije justo después de que me hubiera hecho el pedido, pues ni tiempo me dió a decirselo antes, aunque supuse que quien abría la puerta ya se lo habría dicho- de inmediato, Señor.- Busqué una botella de cerveza individual bien fría, un vaso limpio (aunque le volvi a limpiar, nunca se sabe) y lo serví sobre la misma barra... su mirada medio desconfiada no se me pasó por alto, después de todo, aquellas miradas abundan en esta ciudad bañada en crimen y traición.

-Lo que ordenó, espero la disfrute, si desea algo más hágamelo saber- le sonreí cálidamente... de seguro le debí parecer algo tonto o ingenuo, quien sabe; de todas formas es mejor parecer un idiota inocente y distraido que demasiado astuto.

Seguí atendiendo a los demás que llegaban a la barra, pero sin dejar de prestar atención al de orbes azul claro, y cabellos obscuros. Luego de servir vodka a otro cliente me acerqué de nuevo a él, algo intrigado, pues era la primera vez que le veía allí, lo que me hizo sospechar o bien que era nuevo por el sector, o bien podía ser un bullet o un policía encubierto, tramando algo.
-¿Es su primera vez aquí, Señor?- pregunté mientras limpiaba un vaso, mirandole bor el rabillo del ojo, sin dejar de sonreirle suavemente.

El tipo estaba bastante mojado, y su chaqueta se veía lustrosa, por las mismas lágrimas del cielo, por lo que supuse que o bien había andado mucho o bien afuera el tiempo estaba decidido en arruinarle el día a la gente de Steinburg (aunque en lo personal, yo amo la lluvia, la nieve y el frío)
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 02, 2013 8:25 pm

Esa tranquilidad del camarero no era normal en la ciudad. No al menos cuando se tenía relación directa con mafias o una gran habilidad para crear máscaras ante la gente. Y menos cuando estabas rodeado por tíos que Fon podría llevarse detenidos a comisaría por el simple hecho de portar armas de forma visible. Porque estaba claro que toda aquella gente no eran guardias de seguridad del local, que serían los que sí que estarían autorizados a portarlas de aquella forma.

Ese era uno de los motivos por los que el joven policía permanecía con la atención en la persona que rauda se apuró a atenderle cuando llegó e hizo su pedido. Vio la forma en que tomó la botella, limpió el vaso en que le serviría y cómo abría la cerveza frente a sus ojos para luego ver el líquido siendo vertido en el lugar correspondiente. Rápido, eficaz, cortés.

Sus ojos azules miraban todos aquellos gestos de forma tranquila y natural. Se fijaba en más de lo que quería. Por eso lo que no quería ver, simplemente no lo miraba.

Gracias —respondió escueto en un perfecto alemán sin atisbo alguno de acento americano.

Agradeció internamente que el camarero no se quedara a darle charla, Fon se limitó a seguirle de nuevo con la mirada mientras atendía a otros clientes sin parar. Le gustaba cómo lo hacía, le agradaba la gente eficiente en su trabajo.

Y era mejor que los ojos ajenos creyeran que lo miraba demasiado por motivos de atracción sexual que por no estar mirando a todos lados o a la ventana constantemente, delatando así su incomodidad y ganas de irse de allí. Así que no temió parecer indiscreto con su mirada en todo momento tras aquel chico, viéndolo regresar de nuevo a la barra mientras le daba otro trago a la cerveza.

En fin, no se libraría de la charla de rigor...

Así es —musitó natural y tranquilo sin borrar su actitud seria ni apartar la mirada de él, haciendo ver con naturalidad que no rehuía conversación como por dentro quería.

Si el camarero no era tan despistado como para no recordar su cara de haber venido en otra ocasión, le olvidaría tarde o temprano. Si en cambio se hacía el despistado y solo quería ver su reacción para confirmar alguna suposición, Fon debía tener cuidado.Usar mentiras y evasivas solo levantaría sospechas.

¿Tú llevas mucho trabajando aquí? —se interesó, atusándose un poco de forma inconsciente una de las patillas pero estaba húmeda y no alcanzaba a tapar el lunar que tenía junto a su ojo.

No le gustaba que se viera, sentía que le afeminaba el rostro.



avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 02, 2013 11:35 pm

Así que si era nuevo... no me vendría mal recordar su cara...

-Pues yo llevo un tiempo trabajando aquí, aunque no desde el principio- mi sonrisa jamás desapareció- es un buen lugar-
Claro que era un buen lugar... comparado con la parte de la ciudad en que había estado cuando llegué...

Los clientes seguían acercándoseme y no me despegaban la mirada, ya fuera porque esperaban turno, por desconfiados... o porque querían algo más de mí. Hice caso omiso a las últimas miradas, después de todo, ya me eran demasiado familiares... mientras los dueños de ellas no intentaran nada, no me interesaba: que miren lo que quieran, que deseen lo que quieran, sus fantasías no son asunto mío, no esta noche.

Pero una mirada no se me pasó de largo, primero supuse que seguía mis movimientos por la misma razón que los demás... pero luego noté que era demasiado fría para tener intenciones tan encendidas. Sonreí aún más, dándole un vistazo de reojo. Allí seguía, de espaldas al show y bebiendo tranquilamente.

Un cliente se me acercó por encima de la barra justo cuando miraba de reojo, mientras yo limpiaba un vaso.
-Espere por favor ya le atiendo- le dije antes que pudiera decirme nada, sin mirarle ni dejar de sonreir. Sentí que volvía a su lugar y seguí trabajando. Le atendí a aquel grandulón impaciente y luego volví a acercarme al nuevo, mientras preparaba una piña colada para otro cliente.
-Si desea puedo conseguirle una toalla para que se seque el cabello, una limpia y nueva, por supuesto- le sonreí y seguí con el trago, esperando su respuesta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 04, 2013 7:41 pm

Una respuesta bastante imprecisa pero que probablemente decía más que la información dada. Debía de ser más de un año lo que llevaba aquel camarero allí, solo sabiendo el tiempo en que fue abierto el local podría hacer un cálculo más certero. Aunque la ocultación de información ajena a propósito tampoco se le hacía descabellada en sus deducciones a Fon. Si tan agradable era un empleo, uno no solía olvidarse de cada segundo que llevaba estando disfrutándolo.

Agradeció poder ahorrarse la alzada de ceja que deseó hacer y que no se permitió ante semejante comentario mientras volvía a verle de nuevo atender a la clientela. No es que a Fon le pareciera un mal empleo trabajar en un local tipo cabaret, pero sí que no podía ver lo bueno de la zona en que estaba asentado el sitio. Aquel hombre tenía contacto directo con la mafia, solo estaba haciendo propaganda de su local... o había estado en sitios mucho peores como para considerar usar semejante adjetivo al respecto.

Elucubraciones aparte, Fon volvió de nuevo a ojear fugazmente a las ventanas y al ver que seguía nevando copiosamente, regresó la vista al imparable camarero. Se había dado cuenta de que lo miraba, le habían coincidido esos ojos verdes más de una vez pero al policía no le hizo inmutarse o cambiar de objetivo visual.

A juzgar por los cálculos que hizo con respecto a los elementos del espacio que le rodeaban, debía de medir 1,80 al igual que él mismo. Sus rasgos faciales no parecían hacerle mayor de 25 años, las marcaciones de su cuello le decían que posiblemente tenían aproximadamente la misma edad. Tenía el cabello teñido, era lógico que nadie lo tenía morado oscuro. Sin embargo, por el brillo de la tonalidad que dejaba ver la iluminación del local en sus ebras y el comprobar al menos de forma visible que no estaba tan castigado como muchos otros cabellos tintados y previamente decolorados, Fon supuso que su color natural debía de ser bastante claro. Pelirrojo clarito o rubio.

Siguió aquel largo de su pelo con la mirada y se lo imaginó con ambos tonos en conjunto con su tono de piel y el de sus ojos. Ambos eran posibles, pero se decantaba más por el rubio, ¿por qué se lo habría teñido?

Solo desvió la mirada cuando un tipo impaciente parecía no recordar que las personas solo tenían dos manos y dos piernas para atender. Lo siguió fugazmente con la mirada no obstante cuando regresó a su lugar, desviando de nuevo los ojos al camarero al escuchar que le hablaba otra vez.

No, gracias, no es necesario, no se moleste —rechazó la propuesta de la toalla con educación, quitándole importancia y dejando de sobarse la patilla con discreción al darse cuenta de su gesto.

Iba a preguntarle algo para darle un poco de conversación cuando su atención se fue de nuevo a un lado, al sentir que alguien no muy sobrio se acercaba haciendo eses hacia la barra y una jarra de cerveza resonaba en la superficie de ésta al depositarla a medio vaciar en ella de forma enérgica.

Todo fue muy rápido, Fon actuó de forma casi sin pensar.

En el momento en que vio que el ebrio alzaba el brazo hacia el camarero para llamar su atención del modo que no debía —agarrándole para que le hiciera caso, ya que éste estaba con el pedido de otro cliente—, el joven detective se inclinó a uno de los lados del asiento como si se fuera a recolocar algo de las botas... y empujó sutilmente la jarra del tipo con la mano de forma sutil mientras hacía aquel movmiento, de modo que ésta se volcó y derramó sobre la barra.

El tipo de inmediato detuvo su brazo sin llegar a tocar al camarero, bajando la vista y profiriendo una maldición entre dientes pensando que había sido él mismo con su torpeza por el alcohol el que la hubo volcado al alzar el brazo, ya que el movimiento había sido prácticamente a la vez. Fon por su parte permaneció sentado e inclinado aún, recolocándose los cordones de una de las botas como si aquello no fuera con él.

El ebrio no se dio cuenta de lo que había hecho. Pero el camarero estaba frente a ellos, así que si hubo mirado en ese momento sí que podría haber alcanzado a ver el sutil y fugaz gesto enmascarado de Fon...

Mejor hacerle limpiar que tener que reñir con un cliente borracho, ¿no?



avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 05, 2013 1:03 am

Su mirada sobre mí en todo momento, me hacía sospechar (casi con ciencia cierta) que me analizaba, ya sea mis movimientos, mi aspecto tal vez, pero por sobre todo mis respuestas y mis preguntas.

Aquel tipo era singular... era como si quisiera comprobar si yo era un pillo o un idiota, y si, por cierto, me daba cuenta de sus teorías... vaya individuo. El que le interesara mi persona de esa forma solo demostraba que era alguien que debía temer por su vida, o tal vez demasiado desconfiado... pero el que si respondiera mis dudas me indicaba lo primero.

La muerte ronda en cada recodo de esta ciudad, y tras cada máscara llamada rostro, de forma más intensa que en cualquier otro lado, y yo mismo he tenido el horror de comprobarlo, aunque de eso ya un tiempo; pero eso no significaba que cualquiera fuese asesinado porque si, no al menos regularmente, lo cual un civil comun y corriente y encima recién llegado no debía estar tan preocupado de que alguien le deseara mal, aunque la violencia de las calles le hubiese impresionado, si no tenía nada oculto, no debería temer la muerte de manos de un simple camarero y menos a plena vista de un montón de gente, mafiosa, pero ojos espectantes al fin...

Es, entonces, éste un alguien con algo por qué procuparse. ¿Sería de la mafia? a simple vista, comprobé que un Blade no era, puesto que no cargaba con espada alguna, y pues si era nuevo, aún menos lo sería, puesto que ninguna mafia aceptaría a alguien tan rápido... ¿pero y si lo era? eso le convertiría automáticamente en un Bullet... pero ninguno de ellos era tan estúpido como para meterse solo en un recinto que no solo estaba lleno de Blades, sino que cuyo dueño era protegido por ellos... ¿acaso sería un...?

-Está bien, pero si llegase a cambiar de opinión, avíseme, por favor- dije al declinar él mi oferta, tras esto entregué el trago y atendí a otro cliente, preguntandole por su pedido, solo vi un movimiento borroso, seguramente alguien que venía o borracho o era un bruto, así que giré solo un poco mi rostro, parea ver que iba a ser... todo pasó rápidamente, el tipo parecía que quería algo conmigo, cuando el pelinegro ojiazul derribo sutilmente un jarro de cerveza en la mesa y luego desapareció de mi vista, al otro lado de la barra.
Me giré completamente, ignorando a quien atendía para ver al borracho con cara de pocos amigos, seguramente convencido de haber derramado por su propia mano la cerveza.

Si aquel desconocido le había frenado de aquella forma, protegiéndome... Tomé un trapo y limpié la cerveza de encima, el borracho me tomó del brazo, cuando me inclinaba sobre la barra, alcancé a ver al ojiazul inclinado, arreglandose un cordón o algo, al tiempo que mecánicamente sacaba una daga oculta dentro de mi chaquetilla... era fina pero mortífera. Se la puse discretamente contra el cuello, a lo que el tipo se paralizó.
-Haga el favor de comportarse o no saldrá bien parado de aquí- susurré a su oido apenas moviendo los labios. El tipo obedeció y guardé la daga disimuladamente.- Inmediatamente le atiendo, espere un momento.

Gracias al ojiazul no me pescaron desprevenido, y tampoco temía por represalias, pues el tipo dudo que recordara el incidente, y si lo hacía dudo que creyera que un tipo tan "indefenso" como yo osara ser tan estúpido como para amenazarle.
Atendí al que había dejado, como si nada, y luego, pasando del borracho puse una botella de cerveza individual sin destapar junto al vaso del ojiazul.
-Me avisa para abrir su pedido, cuando desee beber más- una ayuda no la dejo sin pagar mientras esté en mi mano... además con lo torpe que era el borracho, no solo causaría un alboroto, sino que facilmente podía partirme algo sin esfuerzo. Esperé a ver su reacción.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 06, 2013 6:16 pm

Su simple y discreto había conseguido el efecto que esperaba, pero no por ello dejó de disimular arreglándose el cordón de la bota de modo que podía ladear un poco la cabeza para apenas atisbar de reojo lo que se producía más arriba. No sabía si el camarero se había dado cuenta o no y tampoco lo importaba, no lo había hecho con afán alguno de heroísmo ni nada por el estilo. Simplemente porque debía hacerlo, era su deber como policía y como ciudadano, ¿qué maneras eran esas de pedir algo? Cierto que un ebrio eso no iba a tenerlo en cuenta pero su estado no iba a justificar tal comportamiento.

Su ojo se abrió no obstante en el momento en que un arma de filo hizo su aparición en escena cuando el borracho volvía a intentar molestar al camarero. Pero tal como apareció, se fue mientras Fon se volvía a incorporar como si nada, sin quitarle ojo al dueño de dicha arma que volvió a su lugar en la chaquetilla ajena. Volviendo a apartar la mirada a su vaso de cerveza para fingir que no había visto nada de lo ocurrido. No es que esperase que el camarero fuera una criatura frágil incapaz de defenderse, pero cierto que no imaginaba ver un arma tan relativamente rápido en un local de la ciudad. Supuso que era normal dada la situación de la zona.

Fon bebía tranquilamente un nuevo trago e iba a dirigir su vista a la ventana cuando se encontró con algo que ciertamente sí que no esperaba.

Sus ojos azules bajaron hasta la botella que ahora descansaba junto a su vaso, abriendo levemente los ojos por la sorpresa que apenas mostró unos segundos al objeto de cristal y luego, al camarero que se la había colocado allí con aquellas palabras que le hicieron volver a retomar su actitud seria y natural. Debía disimular igual que el otro.

Gracias —musitó formal como si nada, como si realmente le hubiera pedido aquello, tomando de nuevo el vaso para beber un poco más y dejar que el camarero atendiese al ebrio pesado y otros clientes que parecían esperar también.

Volvió la vista a la ventana. Había dejado de nevar.

Pero no se movió de donde estaba.

Su vista volvió de nuevo a los movimientos del camarero, observándole el silencio mientras se acababa la cerveza. Se relamió los labios para limpiárselos fugazmente y apoyó la mejilla en su mano. Bajó la vista y observó la botella. Luego, miró nuevamente al joven que atendía a la barra. Agudizaba el oído inconscientemente para escuchar si alguien le llamaba por su nombre, él no se lo iba a preguntar ni el otro iba a decírselo a un cliente así por las buenas como si nada supuso.

Miró otra vez de reojo a la ventana.

Cuando pueda, por favor, no hay prisa —le dijo al camarero virando los ojos hacia él cuando lo volvió a ver cerca, dándole toquecitos con el índice de su mano libre al tapón de la botella junto a su vaso vacío en señal de que podía abrirlo cuando tuviera un momento libre.


"Espero no arrepentirme de lo que estoy haciendo..."


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 06, 2013 11:26 pm

Sonreí al borde de reirme cuando vi su sorepresa, aunque al segundo esta me pareció un espejismo, puesto que de sorprendido paso a tranquilo en milesimas de segundo y sus ojos de la botella a mi.
Mis sospechas se habían hecho más sólidas tras su ayuda, pues lo normal allí hubiese sido que dejasen hacer al borracho o bien si querían detenerle, lo hubiesen hecho de forma directa.

Cuando me agradeció, volví a atender a los demás, incluido el borracho, a ver si dejaba de joder un rato. La barra se desocupo un poco, al menos lo suficiente para ir a atender a los clientes que miraban el show. Anoté pedidos y me dispuse a volver a la barra, mas cuando estaba cerca, uno de los clientes que esperaban en la barra me tomó de la muñeca, no con fuerza, muy por el contrario su agarre era casi gentil pero demandante.

Me giré y descubrí a uno de los clientes frecuentes. El tipo media un par de centímetros más que yo, vestía camisa roja, sin corbata, y pantalones obscuros, aunque no me fije bien que color. A su costado llevaba una bella katana.
-¿Qué desea?- le sonreí sin atreverme a tirar de mi mano. Sus ojos grises se posaron en los mios, verdes. Su cabello negro estaba peinado hacia atrás ordenadamente aunque le caian unos mechones desordenados sobre la frente, obviamente dejados ahí no por descuido.
-¿A qué hora quedas libre esta noche?- su voz era tranquila, sin mancha de ebriedad.
Mirándole bien... claro, en una ocasión ya le había prestado "ciertos servicios", de lo cual no me arrepentía ni avergonzaba se supiera entre los clientes, pero que tampoco me enorgullecía, por lo que lo hacía muy selectivamente y de forma alejada lo más posible un encuentro de otro.
-Lo siento, hoy no puedo- fui cortés. Si bien el tipo me parecía bastante atractivo, aquella noche no me interesaba mucho, puesto que mi interés, mejor dicho, mi curiosidad estaba centrada en el nuevo cliente, el tipo de ojos azules y cabellos negros como el ébano, por cierto, tan o más atractivo que quien solicitaba mi presencia post trabajo. Aunque mi interés se iba más por el camino de su identidad
que de su cuerpo.

-Vamos, Joker, sé que puedes hacer un espacio para mí esta noche- no me hablaba a gritos, pero si alguien estaba lo suficientemente cerca de la barra, lo oiría. Me miraba como si realmente necesitara de mí, aunque su voz sonaba tranquila, su mirada no lo era ¿acaso había llegado a encariñarse conmigo?
-Lo siento, es en serio, hoy no puedo- intenté hacer que me soltara, pero al contrario de dejar mi muñeca, me tomó con más firmeza -Por favor, déjeme ir-
Dejé de sonreirle, me empezaba a molestar.
-Te pagaré el doble, el triple, lo que sea- había bajado un poco el volumen y su voz se había vuelto suplicante.

Casi hizo que me pensara la respuesta, después de todo, la suma habitual de por sí era alta.
-Mi respuesta sigue siendo la misma, lo siento- tiré de mi mano- por favor suélteme o no volverá a tener nada conmigo.
-Joker... - suspiró pesado y me soltó- sírveme un vaso alto de vodka.
Dicho esto se fue a sentar a la barra, haciendose lugar a fuerza de sacar a un borracho.
También suspire, luego volví a dejar la sonrisa en los labios, no era momento de demostrar seriedad ni nada.

Volví tras la barra a preparar tragos, cuando el ojiazul pelinegro volvió a hablarme, al estar yo cerca suyo. Le sonreí por toda respuesta.

Apenas hube desocupado mis manos, volví a acercarme a él y destapé la botella, sirviéndole la cerveza en el vaso, y quedandome ahí mismo, secando un vaso.

"Espero no tener que arrepentirme de haber rechazado al otro" pensé
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 09, 2013 9:23 pm

Cuando se quiso dar cuenta, los dedos de Fon tamborileaban en la superficie de la barra al ritmo de la música que tras él sonaba para que los streapers bailasen. No es que tuviese gran amor por la música pero tenía un buen sentido del ritmo y le agradaba bailar... aunque no en el caño de un local de streaptease, claro. Lo cual no significaba que no se le pudiera dar bien, pero desde luego no estaba por la labor de ponerse a mirar para aprender. Siempre le parecieron mucho más sexys las chicas streapers que los chicos, al menos más que esos hombres grandes y fornidos haciendo como ellas. Los chicos ambiguos eran —para él— más atrayentes que los más masculinos bailando en una barra o desnudándose, al menos cuando no se movían como las chicas.

Un hombre debía moverse de forma acorde a como era para resaltar sus propios encantos, en su opinión.

Pero sus pensamientos se vieron interrumpidos al tiempo en que sus dedos se detenían, desviando de golpe con discreción la mirada hacia el tipo visiblemente armado que acababa de sujetar al camarero.

No intervino en momento alguno en acto o palabra pero sí que permaneció atento con disimulo a su interacción, intentando oír y observar con cuidado por si había que intervenir. Aunque sabiendo que el chico de pelo largo también iba armado y parecía saber lidiar bien con los clientes problemáticos no se tensó lo más mínimo. Entrometerse innecesariamente habría sido un error.

Así que agradeció por dentro que la situación se hubiera solucionado al menos de forma aparente y volvió a seguir con la mirada en silencio al joven que atendía la barra. Fijándose en su actitud. ¿Prostitución además de tragos y espectáculo? Porque "Joker" estaba claro que no era su nombre real, no al menos si sus padres no eran adictos al juego o unos auténticos frikis de los villanos de Batman...

Ah, qué recuerdos, no pudo evitar acordarse de su camiseta —que aún conservaba y se ponía— con el característico logo simbólico de Batman en el pecho, era uno de sus superhéroes favoritos, de no ser porque no era lo suyo lo de ponerse mallas y slips por encima de ellas habría hecho cosplay de él en alguna de las convenciones de cómics a las que acudió en los inicios de su adolescencia. Pero era mejor pintarse el cabello y la cara disfrazado de el Joker, su archienemigo, que aunque era uno de los malos, también era genial.

Recuerdos aparte, le indicó al tal Joker sobre la apertura de su botella tranquilamente cuando bien dispusiera y su silenciosa respuesta en forma de simple sonrisa le hizo maldecirse internamente por desviar la mirada a un lado. Alzándosele una ceja al encontrarse con que ahora era el tipo que hacía un momento molestaba como acosador al camarero el que le estaba mirando como si estuviese ligando con su chico o algo por el estilo.

Eso podía ser problemático, mejor le quitaba esos pensamientos de la cabeza a aquel sujeto pero ¿cómo poder intentar hablar con el camarero sin que el otro no se montase películas que no eran ni acabar armando un jaleo?

¿Tiene hora, caballero? —le preguntó al tipo como si nada, con su gesto serio y estoico de siempre.

El hombre le miró como si le hubiera preguntado la cosa más extraña del universo, frunciendo el ceño casi ofendido mientras que Fon permanecía impasible con los ojos azules clavados en él sin el más mínimo atisbo de alteración. Oyó que el camarero retiraba el tapón de la cerveza y le servía, pero no le dirigió la mirada, aún fija en el tío de la katana.

¿Qué pasa, tu papá te reñirá si llegas tarde a casa? —le respondió el otro con una sonrisa ladeada y burlona.

Clara provocación, estaba visto que el sujeto quería hacerle quedar como un niño y no como un hombre delante del camarero para hacerle perder atractivo debido a sus claros celos. Fon simplemente entornó los ojos y volteó la cabeza, tomando el vaso nuevamente lleno mientras le respondía:

Perdone, siento haberle molestado —seco y educado como si nada, sus ojos se fueron ahora al chico de la barra de inmediado para preguntarle a él antes de darle un trago al vaso—. Disculpe, ¿puede decirme la hora cuando pueda, por favor?

Así al menos haría ver que estaba esperando a alguien —aunque fuera mentira— interesándose tanto por la hora y el de la katana podría dejarlo tranquilo un rato. Pero estaba visto que iba a ser que no...

Eh, mocoso, te he hecho una pregunta —le espetó el tipo con acritud. Al parecer se había sentido ignorado, celoso por volver a poner la atención en el camarero o simplemente la frustración le tenía con ganas de molestar a alguien.

Y Fon tenía muy claro que ese alguien no iba a ser él, antes se marcharía del local si hacía falta, no aguantaría tonterías de nadie aun si se jodía su plan de seguir allí tranquilo un poco más.

Ni se inmutó, ni le miró ni le dijo nada porque estaba ocupado bebiendo y esperando que el tal Joker le respondiera a su anterior pregunta, lo cual no quería decir que no estuviera pendiente de lo que el pesado de al lado hiciera o dijese.


"Tsk, ¿los de seguridad aquí son parte de la decoración o qué?"



avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 25, 2013 7:12 am

El de ojos de mar parecía no quitarle atención a nada, como si en realidad todo a su alrededor pudiese mutar y volverse en su contra.

Sinceramente me sorprendió el ver que interactuaba con el cliente que hasta hace poco me estaba causando molestias, pero el comportamiento de este último lejos de sorprenderme, me molestó... actuar como si fuera mi dueño o mi perro guardián, porque era obvio que lo que buscaba era "ganarse" mi atención.
Y por esta misma molestia, respondí, tal vez infantilmente, la pregunta del que encerraba el mar en sus ojos.

-Es cerca de la medianoche- le sonreí deteniendo lo que hacía (servir el vodka), solo para responder su pregunta.

No soy de aquellos que les guste iniciar peleas... pero tampoco soy de aquellos que les guste parecer propiedad ajena ante nadie, ser un ave encerrada... ya lo fui demasiado tiempo... además, no es tan malo el ser infaltil de vez en cuando.

Con respecto a la hora, ni siquiera debía mirar un reloj, pues hace uno par de dias que los streapers mantenian el mismo ciclo de música y aquella canción que bailaban ahora, y que por ende sonaba de fondo, era puesta pasada la medianoche.

Tras responder, continué con lo que hacía, sin borrar la sonrisa, ahora más acentuada y que a ojos ajenos pareciera de ensoñación en parte. Sabía que todo aquello estría mal si provocase una pelea, pero la noche se había vuelto muy monotona hasta hace poco, y una pequeña discusión no le hace mal a nadie... además, aunque parecieran de adorno, los guardias aún están ahí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tarde de copas [Priv. con Lei Fon Lattener]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.