Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Visitando al hospital (libre)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 5:15 am

Spoiler:
Con cristalina y pulcra claridad se podia escuchar a la perfeccion, a Carusso ejecutando con su voz, una pieza del "Pagliaci". La más conocida quizás, de todos los fragmentos de aquella pieza perdida, cuando el noble tenor mira hacia un publico redundante, haciendo vibrar su garganta con una lastimera desesperacion. Un momento sublime mientras rie enfermizamente, al tiempo que la orquesta le sigue en mares de violonchellos.
Mis ojos se cerraron cuando Carusso exclamó aquello con tanta desesperacion."Ríe , payaso! de tu amor destrozado!" y se ríe el maldito infeliz, amargamente, sintiendo envenenado su corazón.

-Ridi...Pagliacci~-
Entonaba yo con grave musicalidad, sin muchas ganas, pero almenos prolijamente, no fuese a ser cosa que el angustioso Carusso me jalara de los pies durante la noche.
De cualquier manera, mientras reia el triste payaso, observaba alternativamente los archivos en las carpetas, en el asiento del acompañante, tratando de mantener la atencion al volante alternativamente, pues desde que llegué a la ciudad tuve la desdicha de haber atropellado algunos perritos, ha! y algun que otro animal tambien.

Impecables como me las habian entregado, debia de devolverlas a la Administracion del hospital.
No habia sido en calidad de prestamo ilegal, si no mas bien un favor. Estaba haciendo una investigacion sobre los antecedentes psiquiatricos de los internos y sobre la disponibilidad de algunos medicamentos en el Hospital, pues no todos eran de fácil acceso,y me gustaria saber bien con qué drogas podia contar y con cuales no.
Aún así, no podia abusar de la confianza ingenua de las enfermeras y las asistentes, asi que en cuanto terminé los tramites y limpié la sangre de mi mesa de trabajo, me duché y me preparé para devovler el material. Pensé sangre? No, en realidad solo era un líquido sospechoso que cayó de alguien, que a su vez cayó sobre mi mesa. No fue culpa mia, es que algo hay que hacer con los perros de la calle, uno no puede dejarlos allí tirados nada más, si uno los deja allí atropellados despues andan escupiendo el parabrisas y diciendo cosas feas de los despistados extranjeros.
En que estaba...ha si, devolver los archivos. Estacioné el silencioso y cómodo Picasso negro en el lugar que me era permitido, me bajé y me adentré en el hospital, desprendiendo los dos primeros botones de mi largo abrigo. Me gustan las prendas muy reservadas, hacen que aflore la perversilla imaginacion de cualquiera.

La suela dura de la punta de mi bota me engañó y quedó entre dos cerámicos mal pegados, provocando que mi atencion se desviara a mis pies, y que no pudiera advertir la presencia de alguien más frente a mi, a quien seguro me llevaria por delante. Mi cuerpo además de grande y cariñoso, era poco ágil y algo bruto, nada que mi boca no pudiera subsanar después.




Última edición por Annen el Lun Jun 20, 2011 2:13 am, editado 2 veces
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 6:21 pm

Bien, la última vez que entró en el hospital a hurtadillas para robar drogas no tuvo mucha suerte, aquel encuentro le había causado muchos problemas, pero por suerte conocía a cierto policía que consiguió salvarle el culo y que saliera con haber pasado solamente una noche en la celda. La verdad es que a veces le daba la sensación que tenía un ángel de la guarda o algo así. O eso, o había nacido con una flor en el culo y una suerte que no se la creía ni él, porque con la vida que llevaba y las acciones que improvisaba, era cuestión de tiempo que terminara en la cárcel siendo sodomizado por algún gordo cabronazo con aires de grandeza.

Pero como siempre, Brian seguía tentando a su suerte. No es que fuera realmente un inconsciente, aunque en verdad sí lo era, pero si no conseguía las drogas que le habían pedido su negocio y clientes fijos se echarían a perder y no tendría de qué vivir. Así que siguiendo su ritual de siempre en su faceta de ladrón, se infiltró en el hospital sin ser visto, recorriendo mentalmente el camino que debía de seguir para encontrar el almacén donde guardaban las pastillas. Desgraciadamente no era de noche aún, cuando solía entrar aprovechando que quedaba poca gente en el recinto, sino que era de día y dificultaría el largarse con el material sin ser visto. Pero tenía que hacerlo, se había quedado sin reservas y aquella noche había una gran fiesta, su negocio necesitaba encontrarse allí.

Tan ofuscado estaba preocupándose de lo que debería hacer, que no le dio tiempo ni atención a lo que se le venía encima. Y de repente alguien chocó con él, provocando que Brian diera contra la pared por haber estado andando distraído, y sintiera como si de repente la policía estuviera rodeándole. Alzó rápidamente la vista, mirando a lado y lado, suspirando aliviado al no ver a nadie. Solo entonces prestó atención al tipo con el que chocó, recorriéndole un escalofrío la columna vertebral, pues los ojos de aquel tipo le inquietaban bastante.

-Esto... perdona, iba sin mirar. Pero yo me aparto y te dejo salir, que seguro todos tenemos cosas que hacer, eh? jejej..je... - con rictus de querer salir de allí, y enviando reojos a todos lados, hizo ademán de querer salir corriendo. La culpabilidad reflejada en su rostro. Una cosa era vender drogas y la ota robar, la segunda le preocupaba mientras la primera era negocio.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 7:26 pm

Siempre me pregunté qué habría inspirado a Wagner a escribir sobre el romance entre Sigfrido y Brunilda. Ese primer avistamiento através del fuego, al cual el valeroso semidios no temía.
Probablemente estuvo epnsando en una bella musa que nunca pudo tener entre sus brazos, acaramelados cabellos que jamás se deslizaron por entre sus dedos.
Wagner, te compadezco.
Aquel muchacho rubio que olía a piel de poco vello, acabó contrala pared por la propia fuerza inconciente de mi carne, sangre de mi sangre, porte de mi gran porte, y sus ojos de pupilas levemente dilatadas(como quien dice aspira hierbas alucinógenas), aquel chico que miraba hacia todos lados mientras los musculos de su cuello se tensaban ante la paranoia posible y latente de saber que estaba haciendo algo incorrecto y que podrian atraparlo, vino hacia mi entonces, este chico, como el ultimo pétalo de la magnolia, cuando sus ramas quedan desiertas y nadie espera mas de ella.
Sus parpados estaban levemente rosados en la parte que se apoyaba contra el globo ocular. No estaba drogado, de hecho el color de su piel era perfecto y la vitalidad de su cabello estaba en lo mejor. Pero no podria negar el joven cervatillo que alguna vez habia aspirado o fumado, cualquier cosa que irritara levemente sus fosas nasales y sus parpados humedos y de pocas pestañas.

Tomé su muñeca para que no escapara, inmediatamente pensando que ese bestial gesto no ayudaría a una disculpa pacífica, pero no me interpuse rapidamente en su camino, sólo, acomodé mejor su ropa, doblegué el cuello y subí el cierre de su campera, sacudiendo los brazos.

-Pero qué torpeza la mia! Por andar pendiente de lo banal casi le provoco un golpe! Sepa disculparme hermosa criatura, por haber arremetido contra su espalda con tamaña violencia. Le aseguro no fue mi intencion.-

Me retiré unos pasos y le hice una leve reverencia.

- Le ruego me disculpe de nuevo por haber interrumpido sus ocupaciones, las mias no son tan urgentes pero seguro las suyas si, está angustiado o ansioso, acaso el servicio del hospital no le han dado lo que requeria ? Porque ya mismo puedo ir a ver que pasa.-

Efecto Red de Araña, analiza mientras teje. Qué buscabas pequeño drogadicto en el hospital? Estas muy bien cuidado, no...tu no te drogas realmente...solo la vendes. Eres inteligente.

- Bueno, quizas no pueda quejarme tanto, vengo a devolver cosas que tecnicamente me prestaron. Tu tambien vienes en esa calidad?...te ruego no me delates...-

Y miré hacia los lares apretando mi carpeta, estoy a tu merced, no ejerza sobre mi su gran poder, ho hermosa criatura de los vicios, soy un viejo indefenso, uno muy lindo e indefenso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 7:58 pm

Se tenía por un Petter Pan sin futuro ni pasado, sin nada que le impidiera volar donde quisiera y vivir en una eterna juventud mental mientras su cuerpo sufría los estragos del paso del tiempo. Un adolescente perpetuo que hacía lo que quería, cuando quería y como quería, sin nadie que pudiera decirle lo contrario o ponerle barreras en sus objetivos. Sin embargo, cuando sus ojos se encontraron con los de aquel desconocido, tuvo la desagradable sensación de que algo se tejía a su alrededor impidiéndole movimiento alguno, bloqueando sus sistemas y manteniéndolo estático donde estaba.

Era una extraña fuerza que desprendía aquel hombre y con la que Brian jamás se había encontrado, algo que le inquietaba y le hacía desear huir como perro asustado. Pero no podía, sus pies no respondían y su mente parecía haber sido sometida por el influjo de aquel extraño ser.

Todo su cuerpo se tensó cuando percibió el agarre, dirigiendo allí los ojos y mandándole a su cuerpo que hiciera algo, pero este no respondía. Le oyó, pero no le escuchó realmente, era como si aquellas frases fueran dichas en otro idioma y le costara discernir su sentido, hasta que finalmente, gracias a la separación de sus cuerpos, pudo volver en sí y sonreír nerviosamente, dando él también unos pasos hacia atrás sin perderle de vista.

También le puso nervioso que aquel hombre fuera tan observador, descubriendo al instante que la presencia de Brian en el hospital no era una simple visita o cita médica. Se puso las manos en los bolsillos de la chaqueta, buscando demostrar una tranquilidad que no sentía. - Oiga, no se preocupe, son cosas que pasan. - Sonrió de manera algo forzada, de veras no tuvo más importancia es choque. - Mi visita es más bien... de mantenimiento. Vine a buscar unas medicinas que me recetaron, pero perdí la receta así que debo irme... - dijo apresurado, mirando al fondo del pasillo como si fuera su objetivo, pero sin perder de vista al extraño.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 10:19 pm

El corazón le latía tan rapido que podia ver la sangre en la aorta, fluir como una autopista oriental. Peroo eso no disminuia ni un ápice lo increiblemente sensual que se veia, casi parecía que iba a sudar sangre.
Y entonces de su hermosa boca salieron las palabras mas mágicas y estúpidamente casuales que podria haber imaginado. Tuve que hacer un gran esfuerzo para no sonreir...

-Una receta?...-

Dije inclinando suavemente la cabeza, mirando ahcia los lados muy suavemente y luego volviendo mi vista a él, apaciguando mis parpados y suspirando con ternura.
-Pobre muchacho, tan tarde, frío y oscuro, de seguro hizo un gran viaje hasta aquí y ahora se irá sin nada por tan pequeño descuido...-


Dejaron fluir mis labios, pero entonces levanté un dedo, como si una gran idea hubiera asaltado mi cabeza, y de la zolapa de mi abrigo saqué una pequeña libreta negra y bolígrafo diminuto.
-Déjeme hacerle un favor. Por haberlo golpeado sin querer y haberlo asustado.-
Dije sacando de mi otro bolsillo, mis lentes de baja graduacion y alistandome para escribir.

-Qué medicamentos le han recetado? Así no tiene que hacer otra vez todo el papelerío por una simple receta. O mejor deje, que yo tambien tengo prisa. Le dejaré esta receta firmada, y usted luego pondrá el nombre de los medicamentos, aqui me conocen y nadie dirá nada, pero dejeme advertirle joven que está llendo por el camino equivocado.-

Objeté, entregandole el ridículo papel en sus manos,y alzando mi brazo para señalar el ala desierta de momento.
-Debe seguir ahcia la derecha, después de traumatología, allí esta el area de psiquiatría, al final a la izquierda hay un pequeño botiquin con el inventario de medicamentos, allí le tomarán mas rapido el pedido. Dese prisa, la enfermera se va a fumar un cigarrillo en 5 minutos, si no, no va ahaber nadie allí que le ayude...-

Dije guardando mis cosas y reacomodando los papeles bajo mi brazo.
-Que tenga una buena noche, joven.-
Terminé pues la ansiedad ahora me estaba matando a mi. Iría a devovler las carpetas, y de paso le diría a la enfermera que me dejara la llave de esa área, puede que mas tarde tuviera que retirar algun medicamento...No tendria inconvenientes, ene se botiquin estaba todo lo que ambos necesitabamos, vaselina, vendajes, coagulantes, sedantes, estimulantes, etc...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 10:35 pm

Desde que estaba en esa ciudad había conocido a tipos realmente extraños y peligrosos, teniendo en cuenta que Steinbug estaba tomada por la mafia no era de extrañar, pero aquel hombre seguía pareciéndole de otra atmósfera, como si no perteneciera realmente allí. No parecía una persona normal, con su cuerpo físico y su mente laberíntica de pensamientos y sentimientos, no; aquel tipo más bien parecía que tuviera una barrera a su alrededor y solo sus ojos reflejaran lo que tenía dentro.

Y no le daba nada de tranquilidad lo que veía en sus orbes.

Esa voz susurrante, esas palabras dichas de forma siseante, como si fuera una canción para hacerle caer. ¿Pero a dónde? Estaba claro que no era policía, eso lo tenía seguro porque podía olerlos a distancia, así que supuso que realmente no le estaba engañando haciéndose pasar por médico del hospital. Aún así, mantuvo la guardia bien alta y atento a cualquier nuevo acercamiento.

Miró lo que se sacaba del bolsillo, temiéndose lo peor, pero se calmó brevemente al ver solamente una libreta de recetas. La miró, conteniéndose de arquear una ceja. No sabía cuales eran sus intenciones, pero cualquier otro se habría dado cuenta que Brian mentía, que no estaba allí por buscar una receta.

Cogió el papel sin rozar la mano de aquel tipo, con dos dedos, guardándoselo en el bolsillo trasero del pantalón. - Esto... supongo que gracias, aunque no era necesario. - Encogió sutilmente los hombros. - No hay camino equivocado, señor, solo obstáculos en él. - Sonrió fugazmente, mirando hacia donde le señalaba con curiosidad. Psiquiatría... bueno, siempre pensó que los loqueros, si es que ese tipo era uno, debían terminar influenciados por los traumas de sus pacientes, así que no le extrañó tanto que aquel tipo le causara tanta intranquilidad.

-Gracias de nuevo y... eh, suerte con lo suyo. - Se despidió rápidamente con la mano y se puso a andar hacia donde le dijo, pero no fue de inmediato, en cuanto supo que estaba a solas se escondió tras una columna, esperando que, tal como le dijo el hombre, la enfermera saliera a fumar. ¿Para qué quería a alguien que le ayudara? Más bien quería todo el contrario, que no hubiera nadie.

Se infiltró en la zona cuidando que nadie le viera y encontró el botiquín. Desgraciadamente, este estaba cerrado. - Maldita sea... - masculló, mirando a todos lados en busca de cualquier llave que pudiera ser la que abriera. Tendría que volver a esconderse y esperar que llegara la enfermera, que alguien pidiera algún medicamento y saber dónde guardaba la llave. Solo así conseguiría hacerse con lo que había ido a buscar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 10:58 pm

En cuestion de minutos, la enfermera en efecto debió de haber vuelto, pues yo mismo la intercepté en el camino para pedirle que me trajera algo del botiquin. Al parecer un pobre desquiciado se resistía a la sedacion.
La buena mujer volvio al botiquin y me volvió sólo con el medicamento. Que buena e ingenua muchacha, habia dejado las llaves en el botiquin. Le dije que no se preocupara, que yo lo cerraría, y la dejé irse con la tranquilidad de un trabajo bien hecho.

Pero no fui hasta el area de psiquiatría, no.
Tenia que darle tiempo a mis impulsos y poner los engranajes de mi cabeza a trabajar de manera minuciosa, mientras iba hacia la sala central y le decia a las asistentes que iba esa noche, a quedarme hasta tarde. Con más de mi voz y alguna que otra mano escurridiza logré que me dejaran aquella área, y entonces partí con las llaves y el mundo en el bolsillo.

Una por una, cerré las puertas divisorias del pasillo de los internos, una por una las salidas se cortarony las luces se apagaron. Y allí vi la espalda del ratoncito que seguro habria aprovechado el botiquin abierto de par en par.
Con suma cautela entré y cerré la única puerta que podria darle la libertad.
Hice sonar el llavero para delatar mi presencia.
Solos los dos, en el final de un pasillo, a metros de mi consultorio que aún tenia las luces prendidas. Sólos los dos a un kilómetro de los demás...ingenuos ellos al epnsar que solo oirían ruidos de un interno desquiciado, que no se dejaba tratar.

-Encontró lo que buscaba?.-


Pregunté socarrón, mientras seguia apoyado en la puerta. Debia de pesar aproximadamente 57 kilos, no, se veia fibroso,tal vez 62. No era un chico dificil de reducir, ha...pero detesto la violencia...saca lo peor de mi, trataría de hacer esto...suave, dulce y pacifico. Saqué el emdicamento de mi bolsillo y apoyado en la pared, comencé a atravesar el fino papel de su sello con la jeringa. 100 mm de valeriana serían suficientes.
-Lamento la irrupcion, pero es que un paciente está con un ataque de pánico,y he tenido que cerrar todo...usted sabe...para evitar destrozos...-

Dije encogiendome de hombros, mirandolo por primera vez a la cara. La cadera mia rozó sin querer la llave con tanta fuerza, que esta se quebró. Tan pequeña, ya no las hacen como antes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 11:12 pm

No tuvo que esperar demasiado hasta que la enfermera cometió el error de dejarse el botiquín abierto. Brian no pensaba desaprovechar aquella ocasión, así que cuidando sus pasos se apresuró hacia su objetivo y empezó a leer las cajetillas y tubos hasta dar con los que quería, metiéndoselos rápidamente en los bolsillos de su ancha chaqueta deportiva, cerrándola para que no se notara tanto el relleno. Corrió de nuevo a su escondite por si volvía la enfermera, pero entonces todo se apagó, las luces, las voces. La zona se quedó en completo silencio y Brian se sintió como un ratoncillo en una trampa: estático y atento.

Se frotó los ojos con las manos para acostumbrarlos a la repentina oscuridad, no logrando ver más allá de la ténue luz de las bombillas de emergencia que iluminaban de forma tétrica y lúgubre la zona en tono rojizo. Mierda, no era un cobarde, pero aquello estaba empezando a asustarle. Era tal como en los videojuegos de terror con los que se pasaba las horas, Resident Evil... Silent Hill... miles de paranoias asaltaron su cabeza donde aparecían zombies y fantasmas deformes dispuestos a arrancarle el corazón con los dientes.

Se obligó a calmarse, y entonces escuchó el sonido de algo metálico. Unas llaves, al parecer. Volteó hacia donde creía que provenía, pero el lugar vacío hacía resonar el sonido, dificultándole saber de dónde provenía. La voz finalmente delató la presencia de su propietario y Brian volteó rápidamente, encarándole con el ceño fruncido.

-¿Qué está pasando? ¿Por qué está todo a oscuras? - Preguntó queriendo esconder su nerviosismo. No podía ver bien qué estaba haciendo el mayor puesto que la luz rojiza era demasiado ténue, así que su intranquilidad crecía, provocada también por ese tono de voz que no auguraba nada bueno. - ¿Un paciente? - Preguntó, estrechando los ojos en el momento que se cruzaron con los del otro. Solo la cabeza del tipo se veía iluminada. - Entonces será mejor que me vaya, ya he conseguido lo que buscaba y aquí la gente tendrá trabajo... - se le acercó, pues aquella era la única puerta que conocía que daba a la salida, pero entonces sus dedos chocaron con la llave rota dentro de la cerradura. - ¡¿Pero qué...?!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 11:50 pm

La aguja penetró su blanquecino y terso cuello hasta descargar en su torrente sanguínedo todo el medicamento.
Apoyé mi cuerpo contra el suyo para poder sentirlo y aprisionarlo contra aquella puerta implacable, aspirando el aroma de sus cabellos, la textura de su piel, besando suavemente el lobulo de su oreja que no me costaria nada, pues sus manos quedaron apretadas entre su fina silueta y la puerta.


-La Valeriana es una planta realmente dócily mágica. Sus propeidades de sedacion la ahcian el emdicamento ideal en las epocas coloniales, para los tuberculosos, aliviandolos del terrible dolor que sufrían...-

Recité mientras sacaba con cudiado la aguja y la desechaba en un tacho de basura a mi lado. Mis manos viajaron por su cuerpoy reacomodaron sus cabellos, para dejarme ver mejor su blando cuello.

-Tiene fama de actuar en 30 minutos, peus su efecto es muy fuerte, pero en tu peso, estatura y a juzgar por lo rápido que late tu corazon...en segundos comenzarás a sentirte débil. No tengas miedo, solo sentirás que tu cuerpo no responde, pero aunque no puedas hablar...si podrás mantenerte fresco como la lechuga, y mientras mato el tiempo hablandote seductor, seguramente la valeriana ya lelgo a tu bulbo raquídeo.
Te sentirás débil...permíteme ayudarte...-


Dije apartandome para dejar caer esas flojas piernas, flojos brazos y floja tension en el cuello, ha, por suerte no me habia pasado de miligramos.
Lo alcé cual doncella en mis brazos y lo llevé a mi consultorio.
Las luces eran una señal, una clara señal que inundaba mis pensamientos de rojo. Dios era muy bondadoso conmigo, me castiga con la soledad mas miserable en la semana y al final del dia me sirve en dulce bandeja a un especimen de perro nunca antes visto.
Lo deposité con cuidado sobre la camilla, para que no se golpeara, y con mis ágiles y acostumbradas manos lo desprendí de su festiva, grotesca y alegre ropa. La doblé prolijamenter a un costado hasta que solo quedó en ropa interior.
Sus débiles manos, las até firmemente a cierta altura de la camilla.
Sólo entonces me permití prepararme un café, mientras lo oía balbucear. Seguramente él creia que estaba hablandome claramente, pero solo salian de su boca balbuceos. Era normal, hay una disociacion entre las señales del cerebro, el hemisferio derecho y la ejecucion del lenguaje. Nosotros escuchamos claramente lo que hablamos, sólo que...es un engaño del hemisferio cerebral.

-Tranquilo ratoncito...en unos 15 minutos el habla habrá vuelto contigo, estas tane xaltado...que tus células trabajan rápidamente para eliminarla toxina...-
Susurré, permitiendome recorrer su piel, la piel de sus tobillos temblorosos, de sus fuertes muslos, la de su vientre que se contraia ami roce. Mis yemas pasaron por sus pezoncillos rosados y por sus labios, volviendo a su ombligo.
-Dios mio...porqué me provocas así...-

Susurre, pidiendole compasiona este ratoncillo de pupilas dilatadas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 12:10 am

No lo vio venir aunque todos sus sentidos estaban en alarma.

Sintió aquel pinchazo en su cuello, punzante, traspasando piel y carne violando su cuerpo. Se sostuvo de la puerta aunque sabía que no lograría salir, y empezó a maldecir mentalmente por haber caído en aquella trampa. - Hijo de... puta... - dijo agitado, apretando los dientes, sintiendo sus manos tocándole y el aliento chocar contra su oreja, provocándole escalofríos por toda la espina dorsal.

Ciertamente, su cuerpo se estaba debilitando rápidamente, haciendo que sus piernas temblaran y no tuviera más remedio que sostenerse en aquel tipo, sintiendo todos sus músculos relajarse a medida que pasaban los minutos. - ¿Vas a... matarme? - Preguntó asustado. No quería morir, por nada del mundo quería perderse la vida que llevaba, y por un error parecía haber caído en las garras de un sádico sin remordimientos.

Sus ojos, lo único que podía mover con libertad y sin esfuerzo alguno, se agitaban de un lado a otro buscando una salida, cualquier cosa que le liberara de aquel ser. Quiso moverse para caer de sus brazos, pero por muy fuerte que mandara órdenes desde su cerebro, su cuerpo se negaba a moverse ni un milímetro. Se mantuvo atento a la dirección que tomaban, temiéndose lo peor y, de haber sido cristiano, habría estado rezando mentalmente el padre nuestro incontables veces en busca de un milagro que le sacara de allí.

Pero los milagros no existen y Brian terminó desnudo sobre aquella camilla, pidiéndole a Buda, Alá o quien fuera que estuviera allá arriba que le ayudara a salir de allí. - Suéltame... cabrón... Mierda, esto es una locura... - no estaba muy seguro de si era eso realmente lo que salía de sus labios o eran simples balbuceos, pero seguía soltando palabras en busca de una libertad que estaba seguro no llegaría, y menos cuando sus manos fueron atadas.

Estaba a completa disposición de aquel tipo.

Todo su cuerpo temblaba, intentaba hacer reaccionar sus músculos pero era imposible. Sus ojos miraron aquella mano recorrerle y fue tensándose más conforme subía, agradeciendo que no llegara a tocarle demasiado. Ahora ya sabía cuales eran las intenciones del tipo, quería violarle! Mierda, encima era virgen, hasta esas alturas solo había sido activo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 12:46 am

Y allí estaba mi joven musa, mi hermosa Brunilda. No...mas bien, el joven einmaduro Sigfrido cuyo corazon bombeaba sangre tan rapidamente, al haberse hecho conocedor del miedo. Cada poro de aquella exquisita anatomia estaba respirando adrenalina y panico, cada firba optica estaba al limite de su funcionalidad, captando cada matiz que le permitiera salir de allí.
Ho...el pánico y el terro aveces son engañosos, generalmente son el principio de la jornada, esperaba algun dia poder provocar su disolucion y no tener que beber tanto dolor de un desconocido.
Incliné mi rostro a su cuerpo, ebsando su cuello, sintiendo entre mi boca, la textura de sus musculos, de los latidos de su corazon, de su hermosa clavícula. Descendi hacia sus pezones nuevamente, lamiendolos y besandolos para que se endurecieran, para poder atraparlos entre mis labios y jalarlos con suavidad.

Mis viles manos pasearon por sus caderas y piernas, posicionando mi torso entre ellas y así poder disfrutar de él. Un par de dedos apretaron el tierno bulto bajo la unica prenda, pudiendo sentir con excitante claridad, la bolsa de sus testículos, su pene, la hipersensible zona genital.
-Siente como tu piel se eriza a mi tacto, mi bello paciente...me deseas tanto como yo a ti...-
Susurré dejando al lubriado pezon para ir hacia el otro, lamiendo y chupando, colando esta vez mi mano bajo su ropa interior, suspirando con una gran sonrisa.

-Pero qué tenemos aquí?...Una pubertad sin terminar?....-

Bromeé a su aún adolescente cuerpo, arrancandole de cuajo la prenda, provocando alguna que otra laceracion en su piel. Nada que mis dulces besos no pudieran sanar después.
-Quizás mi saliva entre tus nalgas pueda hacer que tus hormonas se pongana trabajar..y te conviertan en adulto...no lo crees?...-


Le sugerí siguiendo con mi labor, estimulando sus sensibles zonas, subiendo cada tanto a su cuello y su oreja, dejandole sentir mi creciente ereccion.
- A puesto a que te gusta tierno y dulce...hm... y por como tiemblan tus piernas...por como armatiza tu ano...apuesto a que es una zona aún sacra.
Pero descuida, poco a poco recuperarás el habla..y. me podrás decir cómo y cuánto te gusta...-

Le susurré besando cariñosamente su frente y descendiendo a su miembro, aspirando su aroma y pasandole la lengua, mientras mis manos rozaban y torturaban sus botoncitos rosados.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 1:01 am

Quiso apartarse cuando le vio acercarse tanto, pero su cuerpo seguía inmóbil y lo único que podía hacer era tensarse y soltar gemidos de impotencia por una liberación que no llegaba. El corazón le latía rápidamente por el miedo a lo que estaba e iba a ocurrir, y su mente le jugaba malas pasadas anticipándose a lo que sucedería en breve, recordándole una y otra vez que no podría escapar de aquella situación, y que tal vez era el karma que le devolvía el daño que él había hecho con su turbio negocio de venta de drogas.

Estar a completa merced de aquel sádico ser le tenía atacado. No lloraría, pues por mucho miedo que sintiera Brian raramente lloraba, ni cuando creía que terminaría directo en la cárcel, donde probablemente terminarían ocurriéndole cosas como la que estaba sufriendo y viviendo en ese mismo instante.

Sí, su piel se erizaba a cada roce de las yemas de aquel tipo, a cada beso que sus pezones recibían. ¿Era producto de la medicación que le inyectó? ¿O es que su cuerpo y su mente estaban separados y este respondía al contacto por cuenta propia, sin respetar el miedo que su cerebro sentía? Sea como fuere todo su bello, el poco que tenía, se erizaba recorriendo su espina dorsal con calambres placenteros, sintiendo cómo su anatomía despertaba a las atenciones expertas del desconocido asaltante.

Un gemido más fuerte escapó de su garganta por el tirón de la ropa, pues sintió cómo la goma de sus boxers le sollaba la fina piel de la cadera, lacerándola levemente y enrogeciéndola. El contraste de dolor y placer, junto con el miedo, le hicieron tensarse más, buscando la mirada de aquel tipo para pedirle en silencio que terminara con aquella locura de tortura, que sí, que era virgen analmente y no quería perderla de aquel modo, en una dura camilla en manos de un psicópata.

-Aaahh... - gimió largo y suave, por muy triste que sonara, era de las pocas veces que alguien le hacía una mamada. En el mundo de las drogas no conseguía tanto sexo como se esperaba, no era de follar por negocio, y normalmente nadie le buscaba para nada más que no fueran unas dosis de algún nuevo producto que hiciera volar al que lo tomara.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 1:31 am

Su ridículo pene comenzó a erguirse, una vez que la sangre comenzó a concentrarse en él. Poco a poco aquel músculo sobresalia de vasos capilares, y sus testiculos comenzaban a acumular calor, preparando el semen.
Mi lengua en su longitud pasó a lo largo del falo, una vez que escuché aquel delicioso alarido, y mi boca cubrió totalmente su brillante glande para comenzar a succionar, a esculpir con mi lengua, labios y suaves dientes, su rojiza genitalidad.

Tenia que admitir que su sabor era impensado, aún conservaba gusto a cuerpo propio, a cantidad de secreciones ansiosas por salir. Quizás no usaba demasiado su sistema reproductor, o estaba algo inhibido por las drogas. Qué desperdicio, por eso detesto a la gente que se droga, es como freir un cerebro en una sartén y luego querer usarlo para analizar un cálculo matemático. Puaj.
Mi cabeza se movia conforme lograba sacar algo de aquel pene, adquiriendo un ritmo fugaz una vez que estuvo duro. Lamí mis dedos varios y los llevé poco a poco entre sus piernas, tanteando su agujerito y comenzando a introducir uno por uno, moviendolos circularmente.

-Hmm...que apretadito....vamos a tener mucho trabajo aqui. Yo no soy precisamente pequeño que digamos...-

Advertí el panorama, deleitandome y relamiendome los labios cuando palpé sus anilladas paredes estrechas y ardientes en el recto. Yo seguí succionando, haber si podia hacer que eyaculara una primera vez, no fuese a ser que se desmayara o le diera un paro cuando se la metiera. Lo preferia un poco mas relajado.

- Mueve las caderas mi pequeño ratón...vamos...yo sé que puedes. Avisame si duele.-

Bromeé sin poder evitar sonreir al chuparle el pene.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 1:41 am

Un cabrón. Aquel tipo era un cabronazo en toda regla, se deleitaba torturándole y burlándose de él, aprovechándose de su inmovilidad, mientras él lo único que podía hacer era derretirse en patéticos gemidos incontrolables y leves espasmos musculares conforme la medicación inyectaba empezaba a perder efecto. Su cuerpo no estaba acostumbrado a ningún tipo de droga más allá de la marihuana; una cosa era venderla, era su negocio, y otra consumirla. Todo el mundo sabía que el mejor camello era aquel que no se drogaba, porque así no perdía los estribos y terminaba con todo el negocio. Así que su cuerpo se veía afectado bajo aquella sustancia médica que el sádico había usado para sus propios fines.

Un espasmo nuevo tomó control de su cadera y provocó que la subiera de repente, solo una embestida, justo cuando la boca del mayor estaba ocupada con su miembro, provocando que la metiera más adentro y sentir mucha más excitación. Odiaba a su propio cuerpo por responder tan rápido a ese tipo de provocaciones, quería obligarse a pensar en cosas que le dejaran flácido, pero ya fuera por las hormonas adolescentes o la mente nublada, era incapaz de reaccionar de otro modo.

Se tensó nuevamente, apretando todos los músculos de su cuerpo, cuando aquellos dedos tocaron una zona nunca antes explorada por nadie que no fuera él mismo. Sí, se masturbaba, todo joven lo hacía, y sí, se metía los dedos cuando la excitación era máxima. Y tal vez de haber estado en otra situación no le hubiera importado que le tocaran allí, al contrario, le habría excitado, pero estando bajo un acto de violación lo único que quería era que se apartara de su cuerpo.

-Bas...ta... no toques... ahí, hijo de la grandí.. .aahh... puta... - de su boca escapaban nuevamente balbuceos maldiciéndole de todas las formas posibles, pero empezaba a notar que su cuerpo volvía a tener movilidad, muy reducida, pero aquello le daba esperanzas de poder tomar completo control de su cuerpo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 1:54 am

Feas cosas llegaron a mis oidos mientras se la mamaba. Era como si estuvieran desentonados unos violines mientras me llevaba el bocado a la boca, tan desagradable...pero tan adorable a su vez.
Subí por su cuerpo hasta su boca, o almenos eso intenté, pues no me extrañaría que me la negara,y volvi a apoyar mi bulto contra el suyo.
- Mi pequeño ratón. No me gusta que insulten a mi madre. Estoy tratando de ser dulce y paciente contigo. Por favor, si no quieres que te la meta ahora mismo y sin vaselina, será mejor que me digas cosas lindas. De acuerdo?...a ver... a ver que dice esa linda boquita?..-


Pregunté besando su mento y arrastrando mi lengua por su piel, llenando su pecho de besos y deslizando mi lengua hacia la cara interna de las nalgas. Fui lamiendo poco a poco hasta comenzar a profundizar y poder meterla en su dilatado hoyito, atravesandolo con ella para que se acostumbrara a la sensasion, masajeando sus nalgas y sus genitales erectos, moviendo mi cabeza para dilatarlo más y más.
Confié en él y usé una mano para desabrocharme el pantalón, esperando oir de sus labios algo que me pusiera mas "tierno" si era posible.
Ha...mi ereccion estaba como un volcán, no podia esperar a atravesarlo con ella, pero debia contenerme, por Dios! Era una persona la que tenia alli! No un animal.
Donde quedó el compañerismo en el sexo? Masajeé con mi mano y despues mi boca subió a seguir la fuerte mamada, peus ansiaba probar el sabor de su semen, el aroma de su orgasmo.

-Vamos...disfrutalo aunque se aun poco..hmm...como lo disfruta tu cuerpo..-

Chupaba sin parar, llevandome su glande hasta la garganta, llenandome poco a poco de sus fluidos preseminales. Algo que habia pasado por alto era un cierto gusto metalico en la boca, como algun vestigio de algun accesorio.
Algo brillaba en la cabeza de su joven pene y en un pezon. Claro, aretes!...vaya...eso le quitaba sensualidad al acto.
Una piel natural, dorada y sana se veia ahora interrumpida por perforaciones metálicas que acarreaban metástasis futuras y nodulos con aspiraciona cáncer.
Tambien noté tatuajes en las extremidades...ho...no...mejor cierro los ojos y se la sigo mamando hasta que explote.
-Portate bien...o este hermoso arete quedará entre mis dientes....-

Le advertí mientras le chupaba el glande.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 2:06 am

Si le había respondido es que empezaba a tener facultades que el medicamento le quitó, por lo que reunió todas sus fuerzas para mover las manos y, sorprendentemente, estas le hicieron caso. Solo un poco, pero lo suficiente para darse cuenta que estaban bien atadas y no conseguiría desatarse por cuenta propia. Aquello le hizo querer soltar otra maldición, pero se mordió la lengua sabiendo que el tipo cumpliría con su amenaza y, aunque hiriera su orgullo, prefería perder el orgullo que no poder sentarse en semanas.

Era incapaz de decirle nada agradable al tipo, así que prefirió morderse la lengua y callar, apretando los labios para no volver a soltar sonidos que delataran su estado de excitación. Porque así era, se sentía caliente, como si toda su piel estuviera ardiendo, y su cuero era sacudido por oleadas de placer por culpa de aquella maldita lengua experta que sabía exactamente qué hacer y cuándo para enloquecerle aún más.

Aunque fuera una violación y se sintiera impotente, muy en el fondo admitía que era la mejor sesión de sexo que jamás había tenido. Nada de folladas rápidas y sin sustancia, nada de torpezas. El sádico era un experto y lo estaba demostrando. Y su cuerpo le respondía.

La punta de su miembro soltaba ya gotas de pre-semen anunciando lo que estaba por llegar aunque él quisiera evitarlo. En un momento de blancura mental, sus piernas se abrieron un poco para dejarle más espacio y que la lengua profundizara más. Estaba perdiendo la dignidad pero empezaba a perder importancia. - Aahh... ba-basta... - gimoteó, echando la cabeza hacia atrás exponiendo su cuello, arqueando levemente la espalda.

Y fue en ese momento, cuando el tipo volvió a meter la lengua y apretarle el miembro, que descargó todo lo contenido en días corriéndose de forma ruidosa, gimiendo en alto sin poder llegar a tiempo a morderse la lengua. Sus músculos se tensaron, sus pies se contrajeron y su entrada se apretó contra esa lengua para luego perder toda esa fuerza cuando el orgasmo pasó, quedándose laxo sobre la camilla y con la respiración agitada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 2:23 am

Su semen llegó a mi boca como un torrente de cristalino manantial, llenandome de su sabor y del sudor que perlaba su fino cuerpo. Casi podia ver gotitas del mismo desprenderse de aquel cuerpo, cual brillantes residuales de algun collar roto.

Me llenó de semen y yo cerré los ojos complacido, estirando la lengua para tragarlo todo y limpiar con rapidez aquella sona. Mi lengua barrió con cada gota de la blanca semilla hasta que solo quedó mi saliva sobre él, y limpié la comisura de mis labios para retirarme un poco y destapar la vaselina. Me froté el miembro un par de veces para mantenerlo tranquilo y lo embadurné del escurridizo lubricante, llendo de vuelta al encuentro de sus débiles piernas.

Las acaricié con suavidad, dejando que mi ereccion las acariciara tambien, y las abrí como él las habia abierto cuando se corrió, comprobando con dedos adentro, como latía aquel agujero.
Sonreí lascivo y lo miré con atencion, jadeando, cansado, agitado, excitado. Mi mano cubrió su pene nuevamente y comencé a masajearlo, jalando suavemente de él, acariciando su húmedo ando con la cabeza de mi pene, pasandole el glande por todo el rugoso anillo.

- Hm...vaya...hay tanto lubricante allí...que ni lo vas a notar...-


Le susurré comenzando a meterla de a poco, comprobando que, despeus de todo, seguia siendo estrecho. Entreabrí los labios y cerré los ojos mientras le abria el trasero, incrédulo de sensasiones, sujetando su joven pene.

-Ha-a...encanto...estas...ardiendo...-
Le susurré, para ese entonces, con la mitad de la cosa adentro.
Por momentos me nublaba el juicio y podia sentir cada anillo rectal abrazandome hasta la locura, ha...solo esperaba que no se desgarrara en el mejor momento.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 2:35 am

Un sonrojo se había instalado en sus mejillas producto tanto de la vergüenza por haberse corrido aún estando bajo una violación, como por el calor sofocante que sentía desde hacía minutos. Se sorprendió de que se bebiera su semen, preguntándose si no le daba miedo coger alguna enfermedad ya que seguían siendo desconocidos. Incluso él en su negocio regalaba las agujas junto con las dosis que las precisaban, pues nunca se perdonaría que alguno de sus clientes terminara teniendo el Sida aunque directamente no fuera su culpa.

Pero estaba demasiado agotado para decir o hacer nada, ni siquiera puso obstáculo cuando vio lo que pretendía hacer, de todos modos sus ojos no estaban abiertos y sólo sentía caricias suaves entre sus piernas, alargando sutilmente el orgasmo y provocándole un cosquilleo en toda esa zona, manteniéndola despierta.

Y fue cuando sintió la punta rojiza y dura de aquel pene, que por otro lado se le antojó demasiado grande, que volvió en sí y se removió inquieto. - No, para... para, por favor... Así no... - gimoteó intentando cerrar las piernas, moviendo el trasero para que no entrara. - Ponte... ponte condón, por favor... - No era un inconsciente en aquel tema, era demasiado joven para coger una enfermedad tan mortal. Había visto caer a amigos suyos por cosas así.

Apretó los dientes con fuerza, pues aunque el sádico médico se esforzaba en hacer que no sintiera dolor, aquella polla dura parecía estar partiéndole en dos, resbalando hacia su interior mientras él no se sentía más que una espesa masa de carne y vísceras, llena de sangre que seguía concentrándose en su baja cintura. - Detente... por favor... Ha...Haré lo que quieras... pero ponte condón...

El orgullo había quedado reducido a la nada, y su voz se derretía en súplicas banales que de nada servían ahora que ya había sido prácticamente penetrado del todo. Sus músculos actuaban por cuenta propia y se apretaban contra aquella masa dura perforándole, y sus dientes se aferraron al labio, hiriéndolo en el proceso de hacerlos resbalar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 2:48 am

Su petición desesperada me hizo pensar en algo que habia olvidado. No podia saber si este pequeño estaba 100% libre de enfermedades venéreas, apenas si habia podido sacar conclusiones de su aspecto y de su cuerpo.
Estando seguro de que era un hombre totalmente sano me habia adentrado en él, pero en sus lastimosas súplicas se me vino una rrebato de reflexion. Dejarle aa quel chiquillo la marca de mi semen ardiendo dentro de su recto herido, para que me recordara por siempre...o usar condón y no dejar pruebas feacientes de mi encuentro con él, reduciendo casi completamente su credibilidad, en caso de querer acusarme por "excesivamente cariñoso".

La saqué del interior, notando que por suerte no habia comenzado a derrochar presemen, y busqué en mis bolsillos un condón.

-Tienes suerte, siempre uso la mejor marca. Qué desconsiderado soy, gracias por recordármelo encanto...-
Me disculpé con él acariciandole la pierna y limpiandome con mi bata descartable el miembro, para que el condón no se deslizara accidentalmente.
Una vez pegado al falo y seguro de que no quedaban burbujas de aire, lo lubriqué un poco y volví a penetrarlo, sosteniendo sus piernas bien abiertas y acomodandome en su interior.
-Siempre fui muy sano y fuerte, quizas estar entre tanta droga loca me hizo alguna especie de...super inmunólogo, jaja...pero bueno, ansiaba más...hmmm...probar tu semilla que...evitar riesgos...-

Lo masturbaba sin peidad y frenaba en mi mente los impulsos por acabar sobre él, ya que no queria agobiarlo con tanto peso. Mi ereccion ahora con preservativo entraba y salia de entre sus nalgas, a las cuales mantenia firmes como a sus piernas, regocijandome con el sonido del coito.

-Esta posicion te gusta?...o prefieres que te penetre...sentado sobre mi?...-
Me gustaba que mis compañeros sexuales me dijeran como les gustaba, quizas tocaba fibras sensibles que de otra manera no podría.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 3:01 am

Soltó el aire contenido en un suspiro de alivio cuando vio que atendía sus súplicas y se ponía el condón, sonriendo durante un instante fugaz al saber que no cogería cualquier mierda tras aquella experiencia que, de un modo u otro, debía ser desagradable. El que no hubiera tenido que pelear por conseguir aquella protección hizo que se resistiera menos, dejándose manipular por el otro y aceptándole en su interior un poco más relajado que antes.

El tacto del condón ayudó a que no sintiera su ano arder por el calor de aquel miembro como roca, que se clavaba en él sin misericordia provocando un sonido rudo al chocar sus cuerpos. Un sonido que se clavaba en su mente y le hacía saber que nunca podría olvidarlo. - Que te asegura...aah...que no soy yo...el que aahh... está infectado...? - Preguntó entreabriendo los ojos y mirándole fijamente, notando una gota de sudor que resbalaba por su sien, descendiendo por el cuello y provocándole un nuevo escalofrío que hizo que apretara más sus entrañas, sintiendo más fuerte la presión de las embestidas.

Volvía a estar erecto, beneficios de tener un cuerpo joven inagotable, lo cual ayudaba a que no sintiera tanto dolor, sino más bien placer. Perder la virginidad no dolió tanto como esperaba; sí que lo era, sin duda era como si le estuvieran partiendo en dos y, cada vez que el miembro salía, sus entrañas le siguieran hacia afuera. Pero todo ello estaba mezclado por el placer del orgasmo anterior y de las nuevas atenciones, que nublaban su mente manteniéndole en un estado parecido a la intoxicación por drogas.

Ante la pregunta desvió la mirada hacia un lado, mordiéndose el labio y, sabiendo que la amenaza anterior ya no surgiría efecto, esta vez no se mordió la lengua a la hora de hablar. - Maldito... bastardo... no te burles de mí... - No quería rebajarse más todavía y admitir que sí, que aunque fuera una tremenda locura, aquello le estaba gustando. Que nunca se lo habían follado de aquella manera y que, aunque al día siguiente se arrepentiría, lo estaba gozando y era lo que valía ahora.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 3:16 am

Buen punto. No podia asegurar de que no estuviese infectado, pero si he de morir , podia decir que tuve una linda vida. Preferia una bala en la sien a una vida con una fea enfermedad.
Estiré mi mano hacia las gomillas que mantenian prisionera sus manos, y acerqué mis labios a su cuello, lamiendo aquella salada gota de sudor hasta sus labios.

- Portate bien, nuevamente, mi joven ratoncito...-

Le pedí dejando libres sus extremidades, porque ahora habia volteado su cuerpo unos 90 grados y alcé una de sus piernas cual dorada tijera, para que mi extension llegara a mas distancia dentro de él.Mi mano masajeaba su carne que poco a poco se endurecia, y mis caderas golpeaban con cada vez mas impetú sus gluteos, dejandoles suaves moretones, moretones de primerizo.
Unos minutos despues atraje la silla que estaba a un costado y me senté en ella, arrastrando al lánguido cuerpo del muchacho conmigo, haciendo que nuestros rostros estuvieran de frente, que sus brazos envolvieran mis hombros y mis manos sostuvieran esas dulces caderas que buscaba deslizar sobre mi pene. Mis brazos podian hacer el esfuerzo necesario para subirlo y bajarlo, pero si su cadera respondia, queria decir que al fin estaba aceptando que le gustaba. Quizas debí probar esa posicion al principio...na...demasiada consideracion.
Pude captar sus extraños ojos de color terranos y verdosos indefinidos, y el aroma a cabello desteñido de su cabeza. Aspiré su aroma mientras llevaba una mano d e nuevo a masturbarlo.

-Cual es tu verdadero... color de cabello?...-

Pregunté realmente curioso. El rubio desoxigenado en su cabeza era casi tan artificial comoe se verde, aunque debia reconcoer que las raices estaban bien teñidas. No así sus perfectas pero perforadas cejas. Su aliento me golpeaba la cara como lo ahcian algunos de mis rebeldes cabellos rojizos, mientras una mano trémula viajó por su espalda.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 3:29 am

De sus labios ya era imposible contener los gemidos que escapaban, algunos entrecortados, otros asfixiados, y muchos de ellos soltados a pleno pulmón. Cuando sus manos fueron liberadas corrieron a aferrarse a los brazos del pelirrojo, buscando algo a lo que asirse porque tenía la sensación que estaba cayendo a un vacío sin fin donde se perdería en la infinita oscuridad de la locura. Ni aunque tuviera las fuerzas necesarias para hacer algo, no escaparía ya de aquella dulce condena, pues el buen trato que el desconocido sádico le ofrecía era lo que ayudaba a que no se sintiera tan culpable consigo mismo al aceptar aquel sino.

Su cuerpo se mecía al ritmo de los embestidos, y a cada choque de nalgas soltaba un nuevo gemido, apretando sus entrañas cuando la próstata era golpeada de aquella exquisita forma. Sus escasos escarceos nocturnos le habían enseñado que aquel era el toque mágico, pero hasta ese momento no había conocido en sus carnes cuán placentero podía ser.

Dejó caer su cuerpo sobre el del mayor cuando le hizo mover cual muñeco con hilos, provocando que las embestidas fueran mucho más profundas y, sí, dolorosas, pero los golpes a su próstata compensaban aquel dolor que iba mitigándose. Sus brazos le rodearon el cuello lánguidamente, así como las rodillas buscaron apoyo para ayudarse a impulsarse y que las embestidas fueran más rápidas, pues su miembro volvía a estar como piedra y, aunque sabía que el orgasmo tardaría más al ser el segundo round, su cuerpo le pedía aquella necesidad imperosa de correrse.

La pregunta le tomó por sorpresa, abriendo los ojos y mirándole, desviando enseguida los ojos hacia otro lado al darse cuenta de la cercanía. No quería que le hiciera preguntas porque aquello le devolvía la razón. - Soy...ahh... mmmmoreno... - respondió. - Y tú... eres demasiado... observador... - agregó, dejando caer la cabeza hacia atrás.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 3:44 am

Tomé con fuerza sus caderas y las sostuve a una altura que sus rodillas pudiesen aguantar, almenos unos minutos. Ya podia sentir en mi mano, los fluidos nuevamente.
Moví entonces mi cadera para enterrarle el miembro con mi propia fuerza, manteniendo su culito en el lugar, masajeando su pene, jalando de él.
Me movía para sacarsela casi toda y vovler a metersela hasta que sus nalgas chocaran contra mis testículos, notando que ya no habia reticencia en su interior, que su carne habia sedido.

-Qué hermoso te verias...al natural...-


Le susurré acariciando sus cabellos, alzandolo para llevarlo nuevamente a la camilla y enjaularlo entre mis brazos, que mis rojos cabellos nos rodearan formando una bizarra jaula erótica, que mi aliento golpeara su frente en besos mientras lo embestia cada vez con más necesidad. Dios...que recto mas delicioso, que interior más acojedor y ardiente.

- Hm...encantador...exquisito...paradisíaco...-

Susurré entre sus cabellos, sintiendo que el condon aprisionaba mi presemen. Si...aquel crío estaba logrando que me acercara al orgasmo. Intentaba volver a un ritmo menos violento, y tratarlo de manera mucho mas suave pero intensa. Le habia prometido que se lo haria dulce, asi que debia cumplir, sino, qué clase de amante seria?.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 10:05 pm

Para ser su primera vez estaba siendo demasiado salvaje, no había suavidad alguna más que alguna sutileza del sádico pelirrojo. Tampoco podía esperar mucho teniendo en cuenta que se trataba de una violación, pero mientras su cuerpo era sacudido con fuerza arriba y abajo, un momento fugaz de lucidez le hizo creer que no estaba nada mal... se lo estaba pasando bien, muy en el fondo, aunque no fuera a admitirlo.

De sus labios escapaban jadeos a cada caída hacia ese miembro que se abría paso entre sus entrañas, llevándose con él todo vestigio de virginidad que pudiera quedarle. - La naturalidad... no va conmigo... - respondió entre gemidos, agarrándose con fuerza a los hombros del mayor para no perder el ritmo, ayudándose con las rodillas a seguir lo que marcaba el otro.

Abrió los ojos cuando volvió a ser movido, quedándose hipnotizado por aquella cortina roja que había aparecido de repente. Sus dedos, curiosos, se alzaron temblorosos para tomar uno de los mechones y llevárselo a los labios, oliéndolo y suspirando mezcla de jadeo. - Lo tienes... muy largo... - murmuró de forma inconsciente, sin darse cuenta que poco a poco la impotencia y el odio se evaporaban a cada embestida que su cuerpo recibía.

Se dio cuenta que su amante se estaba conteniendo, que no estaba usando la fuerza que parecía querer llevar a cabo, y decidió que quería comprobarla, ponerle a prueba, saber hasta dónde era capaz de llegar si él le daba más vía libre. - Ha...hazlo más fuerte... más... - gimoteó echando la cabeza hacia atrás. Una de sus manos voló junto la que le masturbaba, uniéndose a esos dedos para marcar un ritmo más intenso. Estaba al borde del orgasmo, lo sentía llegar, quería abandonarse a él y volver a perder el sentido momentáneamente como minutos antes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Invitado el Mar Jun 21, 2011 12:01 am

Esperaban mis certezas mas narcisistas aquella afirmacion de sus labios, como el etereotipo hablado de la violación perfecta, como la ilustracion mas icónica del sublime rapto de pasion desvocada.

Mis manos se aferraron a sus piernas y las alzaron desde la tierna carne mas anatomicamente curva, para hacer la cabeza hacia atrás y despeja rmi rostro de cabellos, animado mi pecho por el leve roce de mi cabello.
Lo embestí como si tuviese una espada entre mis piernas y su pequeño agujero fuese mi flanco predilecto. Arremetí contra su carne como si aquella fibra sansible fuera la fuente de la vida que me salvara de la muerte inminente.

Mis carnes golpearon las suyas hasta que pude sentir mis huesos sacudidos en la presion y los hematomas salir al descubierto.
Queria al animal en mi?...entonces lo tendría.

-Tier.....meine kleiner engel....ich tier....-


Siseé mostrando al blancura de mis dientes, el ceño arrugado quizas en una vision demoniacamente azul añejo. Rayado mi rostro por algun que otro mechon suelto. Su carne me devoró y se enrojeció por los golpes, su carne me succionó hasta que no pudo resistirse a mi, en ese desesperado arrebato de pasion brutal.
La camilla agonizaba bajo mi empuje y mis dedos se marcaban en su piel hasta molestar a algun que otro vaso sanguíneo, dejando en evidencia mis huellas sobre la piel.

-Así te gusta?... así redimes la pateticidad de tu bajo perfil?...mi pequeño y sucio ratón?...-

Si le hubiera pillado sin preparacion, probablemente no me hubiera dado tanta rienda suelta. Un desgarro podria matarlo, más por la infeccion que por el daño. Ha....mi querido Redentor ...porqué proocasa mi Tier de ese modo?...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Visitando al hospital (libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.