Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Un comienzo sin razon, sólo un comienzo (privado Fantasma)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un comienzo sin razon, sólo un comienzo (privado Fantasma)

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 09, 2012 3:43 am



Spoiler:

De haber sabido todo lo que sé ahora, no hubiese tomado los sendero que seguí.


Había tanta humedad en el aire que la neblina se asentaba como velo ante los ojos de los seres urbanos que caminaban por los adoquines húmedos y desvencijados. La perspectiva se fundía y desaparecía en un gris azulado, producto de la fuerza procreadora de la Luna. La humedad corroía la resequedad débil y anciana de mi cabello liso y lo oscurecía en varias tonalidades distintas, todas podía verlas a través de las luces que pasaban en él. Alcé la vista para ver qué me deparaba ese pequeño tramo entre la vegetación híbrida y las luces algo apartadas del suelo y de mi cabeza, dándome cuenta de que debería atravesar una zona poco frecuentada por mi, una zona neutral, una zona llena de paz y fantasmas de la gente que iba allí a depositar parte de su esencia.


De haber sabido todo lo que aconteció en mi vida, le hubiese dicho que no.


Eran voces de aquel lugar o era mi propia mente que jugaba a poner mi conciencia a prueba? La crisis sensorial del espíritu que reclama por lo que hiere?. Podría jurar que podía ver mis ojos azules alrededor de mi al moverme, como si yo mismo estuviese sumido en la incertidumbre de caminar sin rumbo fijo, de ir hacia una dirección que no podía pensar, que sólo podía sentir. Me miraba a mí mismo porque, seguramente, lo que sea que encontrara al final de aquella oscura senda no era algo que acostumbrara, por que mi mente que se antepone a todo precepto de la naturaleza y la vida cree controlarlo todo. Cometí el error de subestimar al espíritu, y casi pierdo la locura, cometí el pecado de no obedecer a mi mente, y conocía “la persona especial”, qué pasaría si cometía el error ahora? Qué me esperaría o.. quién me esperaría?.

De haber sabido lo increíblemente perro que iba a sentirme durante tantos años, hubiese seguido otro camino y hubiese renunciado al buen pasar, a las riquezas y a los lujos. Hubiese rechazado el perder una virginidad adolescente aquella vez y por su puesto, le habría dicho que no al demonio, lo hubiese sacrificado en nombre de quienes amé y a quienes perdí.
Pero de haberlo hecho…

Perdí de todas formas a los que amé, una vez por ser débil e ignorante, una vez por ser arrogante y confiado, una vez por ser soberbio y temeroso. Perdí todo cuanto me sostenía y cuando creí que me devoraría la oscuridad, cuando creí que todo estaba perdido y me dejé caer a los brazos de mis propios monstruos, la vida vino a mi con la prueba de fuego mas grande que el miedo: el amor. En todas sus formas y colores, amo lo que hago, amo a quien comparte mi cama, amo al que lleva la máscara de mi pasado y cuyo corazón desconozco, amo la vida y amo quien soy ahora, fortalecido, curtido por haber dicho que si, por haber seguido el camino que elegí.
De haber sabido lo que me deparaba el futuro, hubiese dicho que no, pero mi futuro hubiese sido distinto, y hubiese vivido la vida encerrado en el no, viendo la vida pasar desde el hueco de mi estúpida moralidad.

Cuando había perdido fe en lo místico, lo divino volvió a mi ser en forma de una señal, punzante y certera, como aquellos ojos dispares y defectuosos, como aquella mirada gélida de un verde opaco y triste. Casi pareció que un halo me guió hasta allí. Era hora de encontrarme con alguien.
Con quien? Decía mi mente siempre en funcionamiento, organizando sus datos y mirándome inquisidoramente tras mi afirmación monologa.

No podía responder, por que no lo sabia. Quien me guiaba hacia esa dirección era un ente sin carne que llenaba mi corazón de cálidas sensaciones, era quien me abrazaba desde el limbo, quien me guiaba hacia algo que debía hacer, quien se hacia cándidamente presente cuando tenia una duda, un miedo. Él estaba allí, en el aire y en la humedad, en la salud y en la enfermedad, estaba allí y no estaba, era el nexo con las personas que debían cruzarse en mi camino, cómo no seguir su delicada estela?. No sabia qué iba a decir, no sabia si seria un hombre, una mujer, un niño, un perro un gato… Pero eso no me impedía avanzar con seguridad al caminar, aunque flamearan las telas de mi negro abrigo, aunque mis ojos se ocultaran bajo un cabello tímido y pensativo.

No conocía a aquel hombre, pero me alivió saber que al final de ese denso y oscuro trayecto había una persona. Por qué mi querido fantasma? Por qué debía cruzarme con ésta persona en mitad de una fría noche sin mas excusa aparente que la de preguntar la hora? ¿ Qué guardaba este hombre decente para mí?. ¿ Te habrá conocido en alguna vida? ¿ Lo habré conocido yo?. Su solo semblante allí me producía una gran ansiedad y una angustia… pero ya de seguro había notado mi presencia, debía entablar la conversación, sin embargo me quedé allí parado, mirándolo, tratando de entender, por qué ésta persona debía estar en mi camino.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un comienzo sin razon, sólo un comienzo (privado Fantasma)

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 21, 2012 12:17 pm

Trágica noche era aquella para ponerse a pensar.
Trágicos eran también esos ojos oscuros.

Empañados por una nebulosa etílica debido a aquella copa de whisky de más, que ahora pesaba en su cuerpo adormeciéndole lentamente los músculos mientras un hormigueo se extendía por cada poro de su piel. Tenía la extraña sensación que no era dueño de su propio cuerpo, este parecía haber sido robado por algún ente oscuro que guiaba sus pasos por las calles mientras él se perdía en los caminos de la inconsciencia. Detestaba no tener el control, sobretodo sobre sí mismo, pero el demonio le había desorientado en las callejuelas rotas de su laberíntica mente y era incapaz de luchar para sobreponerse.

Trágica noche era aquella para ponerse a pensar.

En ese día se cumplían 25 años de la muerte de sus padres y, exactamente esa misma fecha 15 años atrás, fue cuando se cobró su venganza personal. No era momento para ponerse a recordar y vagar por el pasado, tenía cosas más importantes entre manos a las que no podía darles la espalda ni un fugaz instante, pero su cabeza se negaba a concentrarse y terminó perdiéndose en el laberinto de su mente. Se estaba convirtiendo en una mágica noche en la que todos sus demonios y fantasmas venían a hacerle compañía, rodeándole y hablándole al oído con voces suaves y etéreas que le llevaban a la palidez extrema. Mas no había remordimiento alguno, había tomado el control de su propio karma y les hizo pagar a aquellos que osaron arrancarle la vida una vez, acabando con cualquier futura esperanza de sueños y proyectos.

No. Más bien era el peso de una vida vacía de sentido lo que le atenazaba aquella trágica noche.

Recordaba a aquel que guió sus pasos en una ocasión. De no haber sido por él, ¿qué habría sido del pequeño ladronzuelo? Aquel que sacaba la navaja a la mínima señal de perder el control de la situación. Ahora era sólo un recuerdo muy lejano, igual que todo lo demás en su pasado. Todo era diferente, no sentía que tuviera una vida, más bien oscilaba en el vertiginoso vaivén de una cuerda que separaba la vida de la muerte. ¿Qué le quedaba por hacer en este mundo que no podía irse todavía?

Noches en vela de silencios y soledades, ausencia de besos bajo las sábanas, cigarros eternos reposando en unos labios agrietados. Recuerdo de un perfume nunca conocido, de unos ojos que no existen y unas manos que nunca rozaron nada. Humo extendiéndose hacia la luz, creando sombras acechadoras, ondulando hacia arriba para hacerle observar aquel oscuro cielo que le recibía nublado, tal como estaba su mente. Traía sueños al atardecer, anhelando probar otra vez. Una ciudad en silencio ruega por algo de amor. Almas perdidas vagabundeando por sus calles mojadas, escondiéndose por miedo en la oscuridad de la noche. Callejones que conocen secretos sólo guardados en corazones ahora solitarios. Una sirena de alarma rompiendo el aire en busca de otro cuerpo marchito. Nadie duerme en la ciudad sin nombre.

Era aquello lo que parecía necesitar, alguien que diera sentido a una vida que por ahora creía perdida. El trabajo ocupaba todo su tiempo, se entregaba servicialmente al cien por cien creyendo que con ello tenía suficiente, o tal vez escapando del miserable niño que fue una vez.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.