Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Oslok, el cuervo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oslok, el cuervo

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 07, 2012 6:17 pm

Era sábado por la mañana, aproximadamente las seis y media, los primeros rayos de sol ya se hacían presentes en el grisáceo cielo alemán. ¡Qué diferente al cielo mexicano!, pensó Xorge con Oslok, un hermosos cuervo negro de plumas brillantes, reposado sobre su hombro. Sonrió avergonzado a un par de muchachos que trotaban y se quedaron viéndolo al pasar, era inevitable parecía un personaje muy irreal, es decir, no cualquiera camina por la ciudad con una playera violeta pegada al cuerpo, unos shorts negros, zapatillas deportivas, un arco colgado del torso y un carcaj de cuero colgando de su cintura y un cuervo en el hombro…en definitiva demasiado vistoso.

-Vamos flojo, vuela- empujo al cuervo fuera de su hombro para incentivarlo a empezar su vuelo. Pues dentro de una hora iría al campo de tiro con arco a la universidad para entrenar y siempre tenía pendiente respecto a la seguridad de su cuervo, en más de una ocasión algunos alumnos de la universidad habían intentado derribar al ave. Como solía suceder el ave el obedeció, pero en lugar de emprender el vuelo hacia el cielo o un árbol lejano, se dirigió como una saeta contra un hombre sentado en una banca del parque.

-¡Oslok!- Grito preocupado, siguió al ave y la ahuyentó con sus manos- ¡Largo!, ¡largo! No molestes a la gente!- reprendió, para volver hacia el sujeto -¿Estás bien?-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Oslok, el cuervo

Mensaje por Invitado el Mar Jun 19, 2012 5:55 am

Sábado por la mañana, a penas el reloj del móvil marcaba las seis y media, si debía de ser sinceros había sido una de las peores noches que había pasado, quizás debería dejar el consumo exagerado de café por algunos días, pero sólo al imaginarse lejos de su mágica poción se sentía enfermo, descartó la idea mientras se calzaba los tenis y peinaba sus castaños cabellos rebeldes con sus dedos, caminaría, daría un paseo cerca de su apartamento, tal vez correría un poco si los ánimos mejoraban e iría por algunas cosas para llenar la alacena, que cubierta por capas de polvo le recordaban el régimen alimenticio que llevaba últimamente haciendo costumbre, tampoco es que fuera un az en la cocina, pero al menos lograba no carbonizar lo que llevaba a su boca cada vez que prendía la cocina.

Tomó algo de aire, estirándose como cual gato, apenas llevaba unas cuadras ya fuera de la casa y el dolor en su nuca se hacía cada vez más insoportable, malhumorado gruñó bajo, si no detestase tanto los medicamentos hubiese intentado tomar algún calmante; tal vez potenciar su efecto mediante una botella de alcohol, no estaba divagando, sacudió su cabeza hacia los lados, decidió caminar un poco en el parque. Personalmente, daba pena mirarse al espejo el día de hoy, tras los lentes de aviador ahumados sus ojos se hallaban un tanto inyectados por el poco descanso que había estado fomentando hace semanas por el trabajo, no es que se quejase de eso, o algo parecido ya que de por sí era un adicto a su labor, empero no tenía el mismo impulso para seguir con aquella rutina…

Guardó las manos en los jeans gastados, sonriendo levemente al ver unos jóvenes pasar a su costado trotando, deseando ser un vampiro por escasos segundos para “embeberse de tal vitalidad”, inspiró un poco, tratando de aguantar las ganas de bostezar al cerrar la boca con algo de fuerza, observó a su alrededor dando con una figura extraña de un joven con un arco tras la espalda y un cuervo, curiosa imagen que parecía haber sido sacada de fábula, por lo poco común que se mostraba. Desvió sus pasos hacia una banca, apoyando sus brazos en sus piernas mirando el gras con sumo interés, percibiendo como cada segundo sus sesos estaban a puto de hacer “¡pop!” como cual canchita americana.

A penas pudo reaccionar cuando sintió el ave sobre sí, picoteándole con saña, asustado, dio un respingo, tratando de ahuyentarla, más sintió la voz del que parecía ser el dueño de tal criatura demoniaca que había remetido contra él- ¡Joder! ¡¿qué fue eso?!-preguntó alterado, encarando al joven, percatándose que era el chico extraño que había vislumbrado hace breves instantes a lo lejos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Oslok, el cuervo

Mensaje por Invitado el Miér Jun 20, 2012 8:59 am

-¡Perdón!, ¡perdóno!- dijo tres veces más al ver la reacción aterrada del hombre. Pobre se veía que no se encontraba nada bien, seguramente iba de regreso a casa después de pasar toda la noche de fiesta y se sentó en la banca a descansar cuando Oslok lo ataco-. No era mi intención, ni tampoco la de Oslok, el es por lo general más calmado- se disculpaba apresuradamente en nombre del animal-. En verdad él nunca hace eso, el es un cuervo muy tranquilo. No sé que le ha pasado- insistió

Busco al ave con la mirada pero este se había alejado, volando a la copa de un frondoso cedro para vigilar a los hombres desde una distancia segura. Como previendo alguna clase de represaría en su contra por su mal comportamiento, pero eso si granaba de forma retadora a su amo. Saco una toalla que usaba comúnmente para enjuagarse el sudor mientras entrabada, por supuesto a esa hora estaba limpia, y atendió una herida que sangraba lentamente en una de sus manos-. En verdad, lo siento mucho- volvió a decir sin atreverse a ver al extraño a los ojos
.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Oslok, el cuervo

Mensaje por Invitado el Lun Jul 30, 2012 7:36 am


A penas sus esmeraldas pudieron enfocar aquella mancha negra que antes no había podido identificar con claridad que se trataba de un cuervo, confuso parpadeó unas cuantas veces más para cerciorarse mientras a su vez el ave desplegaba sus alas agitándolas para redireccionar su huida. ¿Quién diablos se le ocurre tener una mascota como esa? ¡Que le cayese un rayo!, sus labios se tensaron con mayor fuerza, indignado, buscaba hallar algo de paz y el destino se empecinaba en sacarle de quicio, menuda manera de empezar un sábado. Hastiado y malhumorado bufó, observando al chico quién se había acercado farfarrullando disculpas por el animal.

Su corazón aún vibraba del susto y el correr de la adrenalina y demás sustancias fisiológicas en sangre seguían en curso. En Angier irradiaba cierta aura asesina que deseaba ahorcar al dueño, si bien no tenía la culpa de la imprudencia de ¿Oslok?; sus manos se deslizaron sobre sus cabellos, acomodándolos de mala manera, dejando sus manos de nuevo sobre su regazo apretando su carne, debía de calmarse o lo terminaría por ahorcar al dueño y desplumar al pajarraco que le observaba altivo desde lejos, vigilando sus actos.

Mierda-masculló, percatándose de las pequeñas laceraciones, estaba tan colérico que si quiera se había percatado del suave gotear rojizo, aunque tampoco era algo que lo exaltara en sí, pero en aquellos momentos como en este, donde su paciencia y buen humor estaban alterados en demasía por la cefalea y cansancio, bastaba a penas el rozar del polvo contra su rostro, por ligeras ventiscas, para que se hallase como una furia.

Deja eso-ordenó en un tono más parco del que normalmente utilizaba, juraría que si no tuviese los lentes oscuros, sentiría sus corneas desgarrándose por la luz que filtraba de las nubes y el cielo grisáceo y el color de la polera del muchacho. Apretando la herida con a toalla del pelinegro, irritado consigo y con el mundo, aprovechó la actitud un tanto sumisa del chico, sus labios a penas se curvaron en una sonrisa torcida, donde las comisuras de un lado a penas se ladeaba hacia arriba; había hallado una manera de calmar su rabia y tomaría provecho de esta, ya sea luego esta pretexto de liberar un poco la tensión que iba anidándose rumbo a sus hombros.

Tomó la muñeca con fuerza en un movimiento rápido, provocando que aquel desconocido cayese sobre sus piernas, pasando un brazo por debajo del brazo de este cruzando el pecho para dejarlo descansar en el hombro del lado contrario, abrió sus labios que antes habían estado casi herméticamente cerrados, cual caja fuerte de banco, atrajo más su espalda a su pecho, tratando de que el arco no estorbase ni le hiciese daño, para así propinarle aquel mordisco con el que había fantaseado minutos antes, ensañado, en la curvatura que unía al cuello con el tronco. Su otro brazo abrazaba los brazos de este como podía, evitando tal vez el hecho de que le golpeé o aleje de forma brusca sin antes no poder defenderse.

De por sí, el castaño, detestaba el contacto físico; sin embargo, rarísimas veces como estás se permitía el lujo de romper el espacio personal que mantenía con uñas y dientes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Oslok, el cuervo

Mensaje por Invitado el Vie Ago 10, 2012 9:48 am

-…perdón- dijo apenado, se alejo un poco del malhumorado hombre para darle espacio y dejarle maldecir en paz. Apretó la mandíbula y miro de forma acusadora al ave, reprochándole en silencio por su comportamiento. Esta era su primera ida al campo de tiro con arco desde que paso “aquello”, el primer día en que su depresión cedió y le dejo levantarse de la cama con la intención de hacer algo más que sufrir por lo perdido…el primer día en que intentaba vivir otra vez. Tan perdido estaba en su pequeña depresión que no se percato de las intenciones del hombre hasta que le tomo de la muñeca.

-Ya le dije que perdón…- se resisto pero se había dado cuenta muy tarde como para hacer algo para evitar lo que pasaría-. ¡Ah!- grito del susto y la impresión por el mordisco-. ¡Suéltame remedo de vampiro!- sentencio furioso golpeando con toda su fuerza la cara de angier, para después separarse violentamente, posar una mano sobre el mordisco e interrogarlo con la mirada por sus acciones-. ahg…¿Qué chingados te pasa?- grito molesto, conteniéndose de golpearlo solo porque se sentía culpable del ataque del cuervo sobre el moreno.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Oslok, el cuervo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.