Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Breaking Bad II [PRIVADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 24, 2012 8:14 pm

Cuando llegué a la cárcel ya lo tenía largo, creo que lo llevo así desde hace mucho tiempo.” pues si aquello era cierto entonces no tenía ningún motivo para dudar de que lo pudiera estar confundiendo con alguien. Le siguió con la mirada hasta que ya no pudo hacer y le escucho subir a su cama y desvió el rostro de inmediato, al pabellón. El cuerpo inclinado hacia el frente, un poco más relajado que cuando hubiera entrado pero negándose a mostrarse más pesimista de lo que había aflorado su cabeza hasta hace un momento. Este mundo no perdonaba y si bajaba la cabeza se vería devorado por los prisioneros. — Tu rostro de plano me suena. Ya recordare de donde… — Por algún motivo le pareció oportuno mencionarlo, lo creyó importante.

Hablar sobre sus compañeros le hizo recordarlos por un momento, aquellos últimos días de convivencia antes del terrible final. ¿Cuántos de sus compañeros habrán muerto para este día? Era afortunado pues seguía vivo, pero no se sentía como tal. Separo la vista de la pared y agradeciendo por el cigarro lo tomo entre sus dedos, esperando por el mechero prestado para encenderlo y darle una calada. El olor a nicotina no le trajo ningún recuerdo peor el sentir el pitillo presionando en su pulgar e índice, como si fuera droga, le hizo recordar su preciado cannabis. Se sentiría mejor si en este lugar encontraba un poco de marihuana para hacerse su porro. Un sonido desconocido le hizo devolver la vista a la reja y se puso de pie detrás de Thirteen, apoyándose en la litera. Escucho patio…


La idea de salir le pareció deliciosa. Las celdas eran frías y a pesar de traer el uniforme completamente cerrado y debajo su playera de manga larga, sentía frio aun. No quería pensar lo que le ocurriría en la noche. La puerta se abrió y el kurdo para evitar perderse siguió a su compañero de celda bien de cerca, caminando a veces al a par sin notarlo pues trabaja en grabarse bien el camino para no perderse de ahora en adelante. Al inicio, el camino de regreso fue similar al que recorrió para llegar a su celda, pasillo, escaleras, otro pasillo y más escaleras. Pero de repente se modificó y al fondo de un pabellón se descubrió una puerta abierta que llevaba, según su lógica, al patio. El camino no era difícil y averiguar sobre la poca libertad que tenían en estos horarios le interesaba un poco dejo los cuestionamientos para después.

El sol estaba en lo alto y había pocas nubes en el cielo. Fue la delicia pura. Nada como un poco de sol para un hombre que está capacitado a soportar más de 45° centígrados allá en su tierra. Sonrió ligeramente y avanzó, mirando las canchas de básquet para hacer un poco de ejercicio y la extensión cuadradas con unas pocas bancas empolvadas. No había rastro de sombra por ningún lado y aquello se sintió muy bien. Kahrzen avanzó, orillándose un poco para alejarse del tumulto que no dejaba de verlo al ser la nueva atracción del lugar ¿o quizás fuera porque Thirteen aparecía “acompañado”? como su nuevo compañero le dijo, trato de identificar a los tipos del pabellón A de los del B, pero no pudo hacerlo. No eran tan vistosos como los grupos que se reunieron de inmediato. Reconoció a los nazis pero solo a estos. Más allá había más gente pero no se molestó en identificarlos aun, aunque tenía la interrogación escrita en todo el rostro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 01, 2012 6:28 pm

Nada más salir de la celda y meterse en las zonas concurridas por otros presos, la mirada de todos estos se posó en Trece y su nuevo acompañante. Todos parecían sorprendidos y no era para menos, desde que llegó a la cárcel de Steinburg, Thirteen no había sido visto con nadie en años, ni siquiera le duraban los compañeros de celda y todo el mundo sabía eso. Era el lobo solitario que se movía agresivo entre la gente dispuesto a morder a cualquiera que intentara cruzar su espacio personal. Pero allí estaba, mostrándole las instalaciones comunes a un tipo que, por demás, no encajaba en nada con lo que todos esperaban de ese americano amnésico. Él no hacía caso alguno a los rumores que pudieran surgir sobre aquello, mientras no se acercaran con intención de tocarle las pelotas no habría problema alguno en ello.

-Llevo casi cinco años sin recordar nada, así que no te fuerces. Estoy acostumbrado a ser un lienzo en blanco. - Comentó a sus palabras, escondiendo la imperiosa necesidad de saber por qué mierdas su cara le sonaba tanto al kurdo. Había estado en su región sin duda, y no solo de vacaciones, conocía el idioma. Si el kurdo era, como decía, un miembro de clan guerrillero, sin duda alguna solo había dos motivos para que pudiera sonarle su cara: o Trece era un soldado enviado a la guerra o algo así como un transportista de armamento. Pero nada encajaba. Si hubiera sido soldado, lo cual sería más lógico por el entrenamiento y costumbres militares que parecía tener, no hubiera llevado el cabello tan largo. No estaba permitido, todos iban rapados. Por otro lado, ser un transportista carecía por completo de sentido, ¿para qué saber todas esas tácticas de defensa y ataque solo para llevar material?

No quiso darle más vueltas por ahora, ya tendría tiempo por la noche para poner en orden las nuevas piezas del rompecabezas. - Esto es la zona común, el comedor. Por aquel pasillo se va a la biblioteca, es un sitio tranquilo y nadie entra a dar problemas. Ese mismo corredor lleva hasta la enfermería, pero solo se puede ir si te lleva algún vigilante o celador, no se puede entrar por propio pie, necesitas la acreditación. - Señaló las zonas que estaba comentando, avanzando para salir del comedor y dirigirse al patio, donde aún tenían tiempo para estar un rato en el exterior. El sol les recibió cálido, aunque había algunas nubes lejanas que amenazaban con una tormenta para esa noche. Nada extraño en el clima alemán.

-Y aquí está el patio, centro de intercambios, peleas, negocios y demás ilegalidades. Las peleas aquí suelen ser pocas, hay demasiados vigilantes. - Dijo señalando hacia las torres de vigilancia donde varios hombres armados tomaban guardia. - Pero hace falta muy poco para encender la mecha y provocar una. Este sitio más bien sirve para conseguir información. - Buscó con la mirada su rincón de siempre y sonrió por dentro al ver que lo seguían dejando libre. Después de una pelea hacía unos meses, nadie se sentaba ya allí. Le guió hacia una mesa de madera con banco anclado a esta, como de esas de picnic en los parques, y tomó asiento, sacando un cigarrillo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 05, 2012 7:47 pm

No le gustaba recibir miradas ajenas, le ponían nervioso, ofuscado, le hacían gruñir como el animal que guardaba dentro, justo como iba haciendo ahora puesto que no conocía el motivo real de las miradas. Lo peor que le podía pasar en un sitio, ser el nuevo, era un asco. Con el cigarro entre los labios lo fue siguiendo, caminado al lado mientras miraba de aquí para allá. — No, no. Lo recordare en algún momento. — Kahrzen tenía buena memoria, solo debía de alimentarla apropiadamente. Eso y poder hablar perfectamente manteniendo un cigarro o un porro en los labios sin soporte adicional, era otra de sus cualidades. Así como su nuevo compañero de celda, él decidió también dejar el tema por ahora, esperando por una serenidad que quizás consiguiera en la noche. No lo parecía por sus gestos agresivos, pero era bueno en tácticas de guerra, muy bueno y eso requería concentración. Eso le serviría.

Observo el comedor y dado que no esperaba nada llamativo no se sorprendió ni decepciono de lo que encontró allí. Las mesas en orden, las sillas tipo banca, al fondo una mesa amplia con bandejas paltos y cubiertos y ala izquierda hacía el fondo, el área de autoservicio con la mediocre comida que toda prisión debe de llevar para mantener su estándar. Sintió un arrebato de ir a la biblioteca pero su barrera de idioma le dejo claro que por ahora no tendría ningún sentido por ahora. — En pocas palabras, allí menos que uno de esos que vigilan me vena moribundo o logre convencer a uno que me siento mal, no tendré acceso a la enfermería. — Lo comento para sí mismo, sin necesitar que le respondiera nada. Gracias a la buena guía de Thirteen, Kahrzen jamás mostraría signos de extravió o de meterse por puertas equivocadas.

El sol en su piel morena fue un alivio, una sensación de estar vivo, pese a todo lo que había pasado en las últimas horas, le invadió apenas el sol cayó sobre su piel. Levanto la vista, sin mirar al astro directamente, solo concentrándose en lo azul del cielo, mirando con rencor hacía las molestas nubes que jugaban en su contra. Al volver la atención a su acompañante denegó cualquier distracción, escuchándole atentamente. Miro las torres de vigilancia cuando las señalo, identificándolas rápidamente. — ¿Y nunca has conseguido ninguna información sobre ti en este lugar? — pregunto, mirando por el rabillo del ojo a un celador que apenas a unos cinco metros los observaba, frunciendo el ceño, preocupado quizás de no poderlos entender. “Jódete. Yo tampoco quiero estar aquí”. Lo siguió a la banca y se sentó enfrente de él, mirándole mientras sacaba el cigarro para entonces si mirar bien hacía la extensión que formaba el patio. — Quiero aprender alemán. Hablarlo para empezar. — Comento sin dejar de pasar su vista por su alrededor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 09, 2012 12:21 pm

Sentado con una pierna a cada lado del banco de madera, no prestaba ninguna atención a los vigilantes ni a los demás presos. Thirteen siempre tuvo la fama de vivir en su propio mundo, y así era, evitaba cualquier contacto con los demás presos y más aún con los alguaciles, lo suyo no era hacer amistades y menos en un lugar donde cualquiera te podía apuñalar por la espalda. Que estuviera siendo tan "amable" con Kahrzen en esos momentos solo era porque sería su nuevo compañero de celda y, ante todo, él no le cerraba puertas a nadie que todavía no conociera. Solo el tiempo y los actos del kurdo determinarían si acabarían formando algo así como una amistad, o relación de respeto, o acabarían cambiándolo de celda como muchos otros habían hecho antes de él.

-He coneguido información, pero siempre he acabado descubriendo que es falsa. Soy amnésico, cualquiera podría inventar algo sobre mí y yo creérmelo... Pero no soy tan estúpido. No es solo que pueda reconocer cuando me mienten, sino que nunca me muestran pruebas suficientes para creer en sus palabras. Supongo que lo único que buscan es que les deba un favor. - Se medio encogió de hombros, calando lentamente el cigarro mientras bajaba un poco la cremallera de su uniforme, cerrando los ojos y alzando el rostro hacia el calorcito del sol.

-Puedo enseñarte, si quieres. La composición no es muy distinta del inglés, solo que por como suena parecen completamente diferentes. Lo más fácil es hablarlo, estando aquí dentro no tendrás otro remedio así que aprenderás a la fuerza, es la parte buena de esto. Escribirlo ya putea más. - Apoyó un codo en la mesa y le miró, con ese gesto de aburrimiento por tener que estar en una cárcel. - Suelo ir a la biblioteca a leer todos los días, puedes acompañarme y te doy clases rápidas. Eso sí... quiero algo a cambio. - Trece no hacía las cosas de gratis, y menos si todavía no había la confianza suficiente para decir que eran amigos. - Quiero un paquete de cigarrillos por semana. Así puedes practicar lo que vayas aprendiendo. - Ladeó una sonrisa fugazmente, sacando el humo de la última calada y volviendo a cerrar los ojos al sol.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 11, 2012 9:18 pm

Se cruzó de brazos lentamente, manteniendo su espalda erguida mientras dirigía miradas estrechas a la gente a su alrededor, a los presos de más allá, a los celadores y los vigilantes. Estaba empezando a observar y había dejado de ver desde que entraron al patio. No le interesaba, por ahora, mezclarse con ninguno de estos sujetos pero tampoco había ninguna razón en especial para no hacerlo. En su espalda tenía el alambre de restricción, una bonita red que rodeaba el patio de manera cuadrada y en cada poste venia un anuncio de peligro no especificado… ¿Era por los presos? ¿O había algo más? No estaba electrificada –había visto ya a varios reos recargarse contra esta- pero los alambres de púas de hasta arriba seguro le encogían los huevos a unos cuantos.

Aparto la vista del enrejado de malla y la poso en el cielo antes de bajarla a Thirteen, frunciendo ligeramente el ceño. Levanto el cigarro que estaba siendo desperdiciado en sus dedos y lo llevo a sus labios para después soltarlo y darle una calada. Desvió la vista al cielo nuevamente y poso ambas manos en la tabla que formaba la mesa, apoyándolas estiradas sobre la superficie caliente. Nada mal. — Entonces, si yo recuerdo algo y te lo digo… ¿No me lo creerías? — Después de escucharle, dudaba de poder convencerlo solo con su palabra. — En lo personal, no veo que pueda obtener mintiéndote. Mentir es una pérdida de tiempo… — Da otra calada a su cigarro, regresando la vista a los presos. Podía expresarse perfectamente bien aun con el cigarrillo en los labios.

Sus palabras eran verídicas el noventa y ocho por ciento de las veces que hablaba, inclusive el juicio por el cual lo habían encerrado, admitió lo que hizo con la frente en alto, orgulloso de poder servir su país y a su gente. Era sincero cuando criticaba, cuando se enfadaba, inclusive al pelear era completamente sincero. Las ataduras le molestaban por eso es que la prisión lo hacía sentir inquieto. Siendo siempre un hombre libre, esto irritaba mucho.

Recogió las manos para cruzarse de brazos una vez más, enarcando una ceja con obviedad cando le pidió algo a cambio. Depende de otro tampoco le gustaba, era, por decirlo de algún modo, un lobo solitario. — Serás un profesor muy rígido… — Gruño, ladeando la cabeza en una mueca de resignación. No hablando alemán, sin saber quién le podría conseguir los cigarros. Por un segundo miro a Thirteen, pensando en si le daría o no ayuda para conseguir al comprador, pero se negó de inmediato. Esto lo podía hacer solo. — Tenemos un trato entonces… — Ladeo una sonrisa algo salvaje, dedicando de nuevo su mirada a los demás tipejos. — Eso sí, cuando este en aislamiento no me cuentes esos días por favor… — Se le fue la voz un poco dramática, pero estaba bromeando. Sentía venir las peleas, eso le entusiasmaba bastante, lo cual mejoraba su ácido humor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 20, 2012 5:40 pm

Nada más entrar en el patio muchos se les quedaron viendo, no solo porque Kahrzen fuera el nuevo y todos sintieran interés por él, sino porque era extraño, mucho en realidad, ver a Trece acompañado por alguien y siendo tan amable como para enseñarle cómo iban las cosas dentro de la cárcel de Steinburg. Por lo normal, en este punto Thirteen ya se había aburrido de su nuevo compañero de celda y los abandonaba en el patio a su aire, pero con Kahrzen fue distinto por primera vez, tal vez porque tenía el presentimiento de que no era como los demás y podrían llegar a llevarse bien. Quién sabe, aún había mucho por conocer de él.

Abrió los ojos, que los había cerrado para disfrutar del calorcito del sol, para clavarlos de nuevo sobre el kurdo, sin ninguna expresión en el rostro, estaba relajado. - Te escucharía, pero necesitaría un tiempo para hacer encajar esa información con la que ya tengo. Vería si es posible que fuera verídica, sospesaría todo... - Caló el cigarrillo, negando con la cabeza como restándole importancia al hecho de que era un desconfiado por naturaleza, pero que allí dentro se había vuelto mucho peor. - Por ahora no te conozco mucho, sería difícil que confiara en ti. Pero siempre escucharé cualquier cosa que tengas que decir.

Alzó la cabeza con orgullo cuando dijo que sería un profesor exigente. - Si hago algo, lo hago bien. Para hacer las cosas mal no vale la pena. Así que ten por seguro que a mi ritmo, sabrás suficiente alemán en una semana para conseguir pagarte esas primeras clases. - Bromeó, con media sonrisa, aunque era cierto, podía enseñarle fácilmente alemán, al parecer se le daba tan bien el aprendizaje como la enseñanza.

Caló de nuevo el cigarrillo, mirando de reojo a los demás presos por si estaban tramando algo, pero al parecer fuera lo que fuera que tuvieran entre manos no iba para ellos. Ya suponía que, si querían atacar o hablar con Kahrzen, no lo harían mientras él estuviera delante, ya se había ganado la fama suficiente para que todos allí dentro supieran que meterse con él significaba pasarlo muy mal durante meses.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 26, 2012 5:46 am

Tenía que admitirlo, el sol sobe su cuerpo estaba logrando caldearlo un poco y hacerle olvidar a momentos, la frialdad del lugar que llevaba cubriéndolo durante varios días ya, impidiéndole, entre otras cosas, descansar plácidamente. En su piel morena se ocultaba con acierto el color oscuro de las ojeras, firme y notable muestra de las terribles noches que había estado pasando desde que fuera detenido. Esperaba esta noche no hacer un escándalo como cuando estaba detenido, en el que creyeron que con golpes se cansaría lo suficiente para quedarse dormido. Pero el kurdo reflexionaba, había algo en su estado que no era común, nunca antes tuvo pesadillas tan intensas como esa.

Se dio cuenta de que suspiro algo sonoramente, expulsando el humo del cigarro que había inhalado en la profunda respiración. Se lo quito de los labios nuevamente y lo examino con una mirada crítica. No estaba nada mal, el sabor era apreciable y le ayudaba a matar los nervios pero… pero no era lo que quería. — Creo que es la primera vez que doy con un tipo que se reserva el derecho de juzgarme para conocerme primero. — Ladeo una ligera sonrisa mientras seguía observando el cigarrillo, al que le quedaba muy poco ya. Se lo llevo a los labios de nuevo y le dio una calada más, aspirando a profundidad aquel fuerte sabor que uno siente conforme va llegando al filtro. Pero espero hasta llegar al borde justo para tirarlo y apagarlo.

¿En una semana? Vaya… — murmura medio sorprendió, devolviéndole la sonrisa, la suya un poco ansiosa, con el hambre del conocimiento brillando en sus ojos. Cierto era que Kahrzen no conocía su potencial en cuanto a rapidez de aprendizaje pero cuando se trataba de usar un arma nueva o estudiar una táctica, no presentaba problema alguno de memorización, sorprendiendo incluso a hombres mucho mayores que él. Era una habilidad nata en él, como la de poder hablar claramente manteniendo el cigarrillo en la boca. — Llevo razón al pensar que no serán clases de tiempo limitado ¿Correcto? — Pregunto por si acaso.

Por fin ocurrió, su cigarrillo se acabó y con un gesto de asco lo lanzo al piso y lo aplasto cruelmente con su sandalia. Se le paso por un segundo y termino inhalando un poco del filtro. Asco. Podría bien no estar atento a su alrededor, pero aún tenía el factor sorpresa de no ser conocido en el lugar y pensaba mantenerlo lo más posible. — ¿Me obsequias otro cigarrillo? — Tanteo su suerte,, mirándole con un anhelo escondido. El cigarrillo servía, pero lo que ansiaba era su porro, su cannabis, su mota.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 05, 2012 7:16 pm

Todos allí sabían que Trece no era un tipo que hablara demasiado, ni siquiera con aquellos que medianamente podía llevarse bien. O al menos tolerarse. Así que no contestó a sus palabras, porque ya era evidente que no iba a juzgarle. ¿Qué derecho tenía de juzgar a alguien cuando él mismo no podía hacérselo a sí mismo? - Una semana es el tiempo mínimo para comprobar si soy bueno enseñando y tú aprendiendo. - Habló tranquilo, manteniendo siempre esa extraña serenidad. Extraña porque igualmente parecía tenso, atento a todo lo que ocurría a su alrededor como una bestia enjaulada.

Sacó la cajetilla de tabaco para tenderle un cigarro con calma, apagando tras ello el suyo propio que ya había llegado a la parte anaranjada del filtro. Sacó también el mechero y lo dejó en el centro de la mesa, apoyando un codo con aparente aburrimiento. - Las clases durarán lo que tengan que durar. El alemán no es difícil, a comparación del kurdi, así que no creo que te cueste demasiado. - Se medio encogió de hombros. Ante todo, Trece parecía el tipo de hombre que no aguarda esperanzas en nada, si algo tiene que ocurrir que ocurra, lo tomará como sea.

En ese momento uno de los celadores se acercó y le puso una mano en el hombro, apretando los dedos sobre su hueso para hacerse notar, aunque más bien creía que era para demostrar quién mandaba. Thirteen alzó lentamente la mirada, viéndole de reojo molesto por la interrupción, pero esperando qué era lo que había venido a hacer. - Dow, el dr. Kauffman te está esperando. Es la hora de tu terapia. - Dijo demostrando ese asco que parecían tener todos los celadores hacia los presos. Trece gruñó molesto, pero se alzó sin pelea. - Tengo que irme, ya nos veremos en la celda.

Le dejó el mechero para que se sirviera y salió del patio acompañado por el celador. Le venía bien que por ahora su nuevo compañero no supiera alemán, no quería que se hiciera extrañas ideas de por qué tenía que acudir a terapia. Cierto que le había hablado de su amnesia, pero no quería caer en la absurdidad de tener que contar qué tipo de terapias llevaba a cabo con el "perfecto" dr. Kauffman.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 09, 2012 7:49 pm

Poco a poco, pero haciendo de cuenta que no se enteraba, Kahrzen notaba como el sol se iba retirando del cielo, opacado por las gruesas nubes oscuras que no auguraban ningún tipo de clima cálido. Con un suspiro bajo y pasando su lengua por el labio inferior reseco, el kurdo se resigno para vivir lo que seguramente sería otro día normal en la prisión de Steinburg en Alemania. Aparto la vista del cielo, receloso a momentos y la mantuvo en su nuevo compañero, observándole fijamente. Debajo de todo eso, parecía haber un aburrimiento completo de la vida. No le parecía así. Por su parte, siempre encontraba algo para pasar el rato de buen o mal modo según le sintiera.

No, eso quizás lo averiguaremos desde el primer día. ─ Se encogió de hombros, sin sacar a relucir su opinión al respecto sobre su buena cabeza para las matemáticas. Quizás aprender un idioma nuevo no fuera muy diferente y podía demostrarlo, pero ser petulante con un compañero de celda era una idea estúpida. ─ Gracias… ─ replico, tomando el cigarrillo que se le tendía y tomando después el mechero. Encendió el cigarro y tras darle una calada lo dejo reposando en sus labios y entrego el mechero. ─ Así que, “eres de los aburridos” ─ rezo como en aquella canción, ladeado una sonrisa un poco más mordaz que las otras. No sono ofensivo y -curiosamente-, el pedazo que entono, estaba en español. Sería muy interesante descubrir como era en realidad su compañero de celda.

Antes de que llegara el celador a la mesa donde se encontraban, el kurdo pudo escucharle claramente y volteo a verlo, frunciendo el entrecejo. No tenía un odio hacia ellos, eran hombres que hacían su trabajo y nada más, así como él había hecho el suyo antes de terminar tras las rejas. Lo que sea que le hubiera dicho, llego a su cabeza con la claridad de que aquí se terminaba la visita guiada y la platica con su nuevo compañero. El mismo Thirteen se lo confirmo momentos después.

Adiós entonces… ─ la frase que solo comprendió el preso, salido ronca, como un gruñido nada resignado de la situación. No se aburriría, muchos tipejos llevaban rato observándole. Tan alto como los negros pero de tez más clara, Kahrzen permaneció sentado mientras el celador escoltaba al preso y las miradas caían en él, ahora solo. Levanto el mechero de la mesa, lo encendió una sola vez y lo guardo en el pantalón del mono. Era hora de ponerse a hacer la tarea. Se levanto y empezó a caminar hacía los demás que le esperaban ansiosos. Esta noche sería la primera que el kurdo se mancharía con la sangre de otros presos y que posiblemente terminaría en la celda de aislamiento.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Breaking Bad II [PRIVADO]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.