Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Primeras Muestras de Libertad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 18, 2012 4:23 am

Al verse reflejado en el espejo, Eithan por unos segundos se sintió ridículo y propenso ante la burla cuando contempló claramente aquel traje de camarero que vestía. Levantó una ceja lentamente, imaginándose de mil maneras menos de ésa. Mierda. Pero la realidad era que necesitaba algunas cuántas monedas y el dinero que ganaba en ése lugar le bastaba para sobrevivir. Bueno, cuando menos de hambre no se moría y eso en esos precisos momentos le era suficiente.

Al acomodarse el cuello blanco de la camisa, descubrió que éste no lograba cubrir totalmente su tatuaje que lo marcaba eternamente como un Dog, sin embargo su cabello rojo al igual que la tinta de la marca hecha en prisión, combinaba muy bien y camuflaba de alguna manera aquello: No era que le incomodara, más bien se trataba de que la gente solía ser realmente recia con personas como él, y al menos en esos momentos no necesitaba eso.

Se miró una vez más en el espejo. Tenía que reconocer que si bien no era su ropa favorita del mundo, se veía bastante bien; sí, Eithan estaba bien bueno y como quería, con su cuerpo esculpido que ni las ropas lograban ocultar del todo.

Observó a su alrededor y a sus oídos llegaron murmullos de otras personas a las que no pudo darles nombre, particularmente porque su memoria era frágil para recordar palabras, aunque por el contrario, recordar rostros se le daba bastante bien. Sintió una extraña y casi olvidada tranquilidad. Su vida hasta ahora había sido sumamente agitada, por lo que aquello casi le causa un intenso momento de desconcierto que fue hondando en su ser, más antes de que llegase a convertirse en otra cosa, Eithan levantó el rostro al oír el ruido de una puerta siendo abierta: salió del vestidor, encontrándose con el Restaurante Karso's curiosamente solitario, aunque por otra parte era de tarde.

Aun así, aquella calma siguió dándole un picoteo: ¿Calma en una ciudad así? Dicen que esto es lo que precisamente precede a la tormenta. Eithan cuidadosamente soltó un resoplido y se apoyó en la barra, mirando las mesas solitarias y la puerta, como si con tan solo mirarla pudiera hacer que alguien entrara.

Bueno, podría ser peor… ―meditó para sí mismo en alta voz
.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 18, 2012 5:35 pm

Spoiler:
Permiso ><

Era la primera vez que quedaba con alguien, y aunque solo se tratara de asuntos de negocios, se sentía bien sociabilizar finalmente con alguien después de todo ese tiempo moviéndose en solitario. La gente parecía muy lejana aunque tal vez sólo era él quien se alejaba de los demás, prefiriendo la soledad donde no sufría por pérdidas innecesarias o dramas agobiantes. Los lobos de la soledad le rodeaban todas las noches y sus ojos hambrientos clamaban por comida; cada día tenía más claro que el banquete sería servido en bandeja por él mismo.

Vestido con sus ropas normales de ir por la calle, bajó al frío asfalto abrochándose el abrigo hasta arriba, buscando un calor que en aquellas tierras europeas aún no había encontrado. Si echaba algo de menos de su tierra natal era precisamente el calor, la sensación de que el sol siempre calentaba su cuerpo, pues desde que había llegado a Alemania que todos sus músculos parecían haberse quedado tensos para siempre.

Encendiendo un cigarrillo fue al lugar de la cita, por llamarlo de algún modo, cerca de donde estaba su apartamento. Su compañero de aquella noche era otro miembro del clan, debían hablar sobre cierta misión que les habían encomendado a ambos y que Johnna veía demasiado cercana. Hacía apenas una semana recibió un navajazo de un blade y todavía no estaba recuperado. La herida, poco más abajo de las costillas, seguía doliendo aunque empezaba a cicatrizar lentamente, impidiéndole hacer movimientos bruscos y afectando a su resistencia. Nada nuevo, en verdad.

Llegó a Karso's diez minutos tarde y se apresuró para no hacer esperar más al otro. Sin embargo, no había nadie allí cuando entró. Confuso, creyendo que se tardaría un poco solo, esperó a que le atendieran para darle una mesa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 18, 2012 7:26 pm

Spoiler:
Adelante, gracias nwn!

Bueno, al parecer su mirada inquisidora había dado frutos ya después de unos minutos, notó cómo la puerta se abría, dejando pasar a uno de los primeros clientes que sin duda tendría el Karso's. Eithan abrió apenas sus labios para dejar escapar una muda exclamación de sorpresa cuando vio entrar aceleradamente a un chico demasiado pequeño para su percepción, aunque, ¿quién sabe? Sin duda en prisión había visto cosas más curiosas y esa experiencia de vida quizás había afectado de sobre manera su rango de calcular las cosas de las demás personas.

Se apoyó cuidadosamente en la barra para luego incorporarse y caminar, dirigiéndose silenciosamente al cliente. No sonreía, pero a cambio de ello, su presencia no era precisamente una que gritase “Aléjate” sino que parecía decir de un tono más amable que él sería quien lo atendería esta tarde. Je.

Al acercarse, le fue inevitable mirar con mayor atención los rasgos propios del chico, percatándose más que nada en el color de ojos de éste. Luego de aquel escrutinio que duró solamente en lo que se acercaba, se detuvo frente a él, moviendo su cabeza en un leve asentimiento, en señal de que primero le daba la bienvenida de esa forma.

Bienvenido al Restaurante Karso's ―musitó una voz ronca y masculina, que salía de sus labios como una leve muestra de seducción―. ¿Hay algún lugar en especial donde le gustaría estar? ―preguntó, y dado que estaba relativamente vacio, este cliente podía darse el lujo de escoger donde podría sentarse.

Eithan esperó a que el muchacho hablara para comenzar a caminar y dirigirlo a la mesa. Mientras el cliente decidía, el pelirrojo estaba ensayando mentalmente lo que debía hacer para atenderlo decentemente… bueno, más bien para que el cliente no se sintiera intimidado con él, qué era lo que normalmente ocurría. Pero si este chico era perteneciente a una banda en especial, bueno, ya no habría tantos problemas respecto a ello.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Invitado el Dom Feb 19, 2012 6:42 am

Tras barrer el sitio con la mirada, preguntándose cuánto tardaría su cita, se fijó en el camarero que se acercaba a él, clavando la mirada sin mucho interés al principio, pues el encontrarse con el sitio completamente vacío y tener que esperar a solas le ponía algo nervioso. De acuerdo que él no era muy puntual en algunas ocasiones, pero odiaba esperar a los demás, así que tenía fe que su compañero tuviera una buena excusa por hacerle pasar aquel momento incómodo. Aunque mucho peor sería si le dejaba plantado... iría a por él y lo mataría. De acuerdo, no lo haría, pero estaría muy cabreado. Sintió la imperiosa necesidad de fumarse un cigarrillo, pero supuso que allí dentro no se podía al tratarse de un restaurante. Mala suerte, tendría que esperar.

Se fijó más en el camarero y no pudo evitar que sus ojos le recorrieran, muy disimuladamente eso sí, de arriba a abajo, desviando enseguida la mirada pues no controló ese acto reflejo y sintió cierto bochorno por haberlo hecho. Necesidad, ¿tal vez? no era eso, por suerte o por desgracia algunos tipos se fijaban en él y podía obtener una satisfacción de vez en cuando. No le llenaban demasiado las cosas esporádicas, pero ayudaban bastante a sentirse un poco mejor cuando la soledad acechaba. Actuó como si hubiera sido un simple reconocimiento analítico para saber quién iba a atenderle, aclarándose la garganta para asentir levemente a su saludo. Vio su tatuaje pero no dijo nada, no le importaba en absoluto ser atendido por lo que vulgarmente llamaban "un dog". Perros... ¿por qué les llamaban así? Lo encontraba de muy mal gusto, sobretodo porque había criminales, aunque fueran pocos, que no merecían ese trato.

Gracias. Esa misma me va bien, en realidad no importa.

Dijo señalando una cercana, desde donde podría ver la puerta para esperar a su compañero y se mantendría menos rodeado de las otras mesas si llegaran a ocuparse durante la noche. No esperó respuesta, ya que le dio a escoger tomó la directa caminando hacia la mesa, quitándose el abrigo para dejarlo colgado en el respaldo, sacándose también los guantes, bufanda y gorro. Todo era poco para sentir menos frío, y de hecho en cuanto se quitó todo aquello le recorrió un leve escalofrío por el contraste de temperatura.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Invitado el Lun Feb 20, 2012 8:42 pm

Inevitablemente, sus ojos siguieron la dirección de los del otro cuando éste señaló la mesa que deseaba ocupar. Eithan no hizo nada más allá que su deber, el cual precisamente era acompañar al chico hasta la mesa, esperando que éste tomase asiento y se acomodara apropiadamente. Era gracioso verlo quitarse con tal naturalidad las prendas que protegían su cuerpo, por una cuestión de comodidad aunque precisamente no fuera mucho el calor que se encontraba haciendo.

Cuando todo el ritual concluyó, Eithan no pudo dejar de ver hacia la puerta más por costumbre que por real necesidad. Al volver hacía su cliente, una tenue sonrisa apareció en sus labios cuando calmadamente acomodó la tela blanca que traía entre sus manos y extendió la carta al muchacho en cuestión.

¿Está esperando a alguien? ―deseó saber porque, desde luego, tenía que estar preparado por si alguien más llegaba repentinamente o solamente debía centrar su atención en el único cliente.

Después de unos minutos, donde su cabello largo y rojo cayó hacia el frente de su cuerpo y Eithan no se tomó la molestia de regresarlo al sitio al que pertenecía, continuó:

¿Desea algo de tomar antes de pedir su orden?

Era un simple acto que le habían enseñado a hacer, las palabras básicas para esto. Sin embargo, a diferencia de otros hombres que sólo miraban su libreta cuando tomaban órdenes, Eithan permanecía con sus ojos miel clavados en las pupilas de sus clientes, algo que constantemente causaba molestias, rubor, aturdimiento y un sinfín de cosas más, aunque el pelirrojo no lo hacía a posta. Sencillamente era una manera de darle a demostrar al otro que realmente lo estaba escuchando, además de que en su tiempo en prisión había aprendido que un descuido, una mirada desviada de con quien hablabas por unos segundos, sólo por ese breve lapso de tiempo, podía ocasionar la muerte.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Invitado el Lun Feb 20, 2012 9:36 pm

No estaba nada acostumbrado a ir a restaurantes, de hecho, en sus 20 y pocos años de vida esta debía ser la tercera ocasión que entraba en uno. No le gustaba mucho comer fuera, prefería la tranquilidad de su casa, fuera la que fuera en determinado momento de su vida, donde comía cuando quería sin tener que esperar. Por supuesto la pereza a la hora de cocinar aparecía en los peores momentos, cuando tenía hambre de verdad, y era por ello que terminaba mal alimentándose la mitad de los días cocinando al microondas. Mejor eso que nada.

Miró el reloj de su muñeca ante la pregunta. - Sí, espero a alguien, aunque ya debería haber llegado... - el comentario fue dicho en un susurro para sí mismo, volviendo a alzar la mirada a la puerta con la esperanza de que llegara ya ese tipo. Obviamente, no tuvo esa suerte.

La mirada fija del pelirrojo al principio le sorprendió un poco, no estaba acostumbrado a que la gente le prestara tanta atención. Normalmente Johnna pasaba desapercibido, y cuando mantenía una conversación con alguien tampoco se convertía en el centro, así que su mirada iba de un sitio a otro. En este caso, pero, le sostuvo la mirada al camarero. Podría haberle puesto nervioso en otra ocasión, pero en esos momentos estaba más pendiente de otras cosas y su mente no se detenía a pensar en que parecía estar expuesto a ese hombre.

Un vaso de agua estará bien por ahora, gracias.

Tras pedir, cruzó los dedos bajo su mentón y se quedó mirando a la puerta, esperando. ¿Había dicho ya que odiaba esperar a la gente? Su cabeza llevaba un buen rato maldiciendo al tipo con el que había quedado, intentando enviarle mensajes mentales -aunque no creyera en eso- para que se apareciera de una buena vez. Bajo la mesa, su pierna se movía a toda velocidad por los nervios; de vez en cuando comprobaba que seguía tan solo en el lugar como al principio, pero en ningún momento perdía de vista la puerta.

Para cuando llevaba más de diez minutos esperando, llegando su compañero con veinte minutos de retraso, Johnna estaba al borde de matar a alguien. Llevar la pistola encima pudiera parecer que era una mala idea, pero mientras no le probocara nadie, Jonás era por general un chico tranquilo. Viviendo en las favelas, su madre le había dicho siempre que "no hay necesidad de muertes innecesarias" y, aunque solo fuera por respetar el recuerdo de la santa mujer, Johnna se controlaba siempre.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Invitado el Vie Feb 24, 2012 4:29 am

No es que Eithan fuese adivino… sencillamente se reducía a una cosa más simple que esa: Era un hombre observador. Mientras regresaba con el vaso de agua, notó aquella impaciencia que cubría a su cliente, aunque en realidad éste lo daba a notar claramente.

No era el momento más indicado, pero aquello le hizo esbozar una sonrisa al pelirrojo, imaginándose en qué momento aquel hombre empezaría a patear mesas y sillas maldiciendo al reloj, a quien esperaba y sobre todo al por qué lo hacían esperar. Cuando dejó el vaso al frente del chico, Eithan sólo negó con la cabeza levemente.

Puedo asegurarte de que por más que mires a la entrada y trates de asesinarla, no va a hacer que tu acompañante llegué más rápido, ni tampoco lograras detener el tiempo si te la pasas contándolo.

Eithan permaneció luego de ello callado, aunque segundos después pensó en algo más que agregar que no tardó en salir de su boca, después de todo, era parte de su trabajo y al mismo tiempo, le ocasionaba una pizca de gracia ver a alguien tan nervioso desbordar su ansiedad.

No es por decir que quizás tu acompañante no llegué, pero tal vez sería buena idea que pidieras algo para comer, después de todo, si ya estás aquí cuando menos deberías disfrutarlo, porque… ―Se detuvo para pensar en alguna buena continuación a su discurso aunque francamente lo que único que logró salir de sus labios fue: ―Porque la comida de aquí en realidad es muy buena.

Luego de aquel monologo improvisado en el que no se dio cuenta de que hablaba de más, sencillamente porque él era un hombre con mucha labia, se sonrió más a si mismo que al otro, pero adquirió un semblante recto, para escuchar la siguiente orden del cliente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeras Muestras de Libertad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.