Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Run baby...run

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Run baby...run

Mensaje por Invitado el Miér Feb 15, 2012 12:10 am

Ese día la noche parecía estar mas tranquila que de costumbre. La vigilancia de la policía mantenía lejos a los criminales y a raya a todo aquel que quisiera hacer algún disturbio. Nada parecía fuera de lugar y la poca gente que caminaba por los callejones paseaba desinteresada en cualquier cosa que no fuera sus propios asuntos.
A lo lejos, podía verse la figura de un hombre, que entre las sombras se escabullía a paso rápido, como si fuera un animal que escapa de su depredador, el moreno cruzaba estrechos pasajes y malolientes callejones con una agilidad digna de un felino.
-Mierda…- Maldijo por lo bajo luego de darse cuenta que los hombres que habían estado siguiendo sus pasos aun parecían perseguirle… resulta extraño que el guardaespaldas del Alcalde, la persona mas poderosa de la ciudad, esté huyendo como un vulgar ampón?, pues para la mayoría, si; pero un hombre como Adam, rebelde y con hambre de comerse el mundo el meterse en líos era rutina diaria.

Había entrado en una tienda donde el trafico de armas era disfrazado tras una pobre fachada de librería. Sin muchos problemas burló la básica seguridad e ingresó llevándose consigo una buena mercancía; lo que él no sabía era que estaba siendo vigilado por un par de vigilantes, los cuales en cuanto vieron salir al joven comenzaron a perseguirle, gritando y amenazando a todo pulmón mientras él los dejaba atrás corriendo a toda prisa.
Estaba ya casi exhausto y se paró en una oscura esquina, jadeando y sintiendo que ya casi no podía mas cuando unos pesados pasos comenzaron a acercarse.
-maldición… ahora si que me he jodido.-
Susurró cabreado tratando de ocultarse entre las sombras, esperando que el dueño de los pasos que oía no fuera uno de los guardianes que iban tras él.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Invitado el Miér Feb 15, 2012 2:12 am

Las noches solitarias en alemania le traían las oscuras pesadillas de Brasil, arrastrando un pasado que se hacía cuesta arriba en días fríos como ese cuando, su cuerpo que todavía no se había acostumbrado a las temperaturas europeas, sufría el temblor gélido del aire pasar por su nuca. Entonces se despedía del sofá con resignación, echando de menos el calor de las mantas, pero incapaz de permanecer más tiempo tumbado dando vueltas de forma agobiante. Por muy cansado que se sintiera, su cabeza trabajaba rápidamente y era incapaz de volver a pegar ojo en muchas horas, sufriendo un insomnio que le mantenía demasiado alterado el resto del día. Cogía el abrigo, cubriéndose hasta debajo de la nariz, y salía a la calle para despejarse la mente.

Los paseos por aquella zona eran tranquilos, rara vez veía problemas más allá de alguna pelea entre compañeros, pero en todo caso terminaban invitándose mutuamente a una copa. Jonás les miraba de lejos, fumando un cigarrillo y pensando en que por mucho que cambiara de escenario, su rutina social era la misma: ninguna. En Las Favelas aprendió que no se podía confiar en nadie.

Sus piernas le llevaron por callejuelas oscuras y silenciosas, donde solo se escuchaban sus pasos resonando contra las paredes, produciendo un eco muy dramático, de película de suspense muy previsible. Su pistola permanecía bien pegada a su cuerpo; aunque fuera zona del mismo clan, no se fiaba ni de su propia sombra.

Siguió avanzando, creyendo haber visto algo entre las sombras, pero pasando lentamente como si no quisiera llamar demasiado la atención. ¿Sería su imaginación y allá solo encontraría un gato callejero?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Invitado el Miér Feb 15, 2012 2:33 am

Las sombras eran las mejores amigas de quien buscaba pasar inadvertido y sabía como hacerlo. El cuerpo del moreno se pegaba con fuerza contra una de las frías paredes y a pesar de la adrenalina obvia del momento y lo agitado que estaba por tanto correr su corazón estaba tranquilo, al igual que todo su cuerpo, como si estuviese disfrutando de una de las noches mas pacificas de su vida.

Los pasos que se hacían cada vez mas cercanos daban algunas señales de su dueño. No eran muy pesados, por lo que seguramente quien rondaba por aquel callejón no era demasiado corpulento, lo que inmediatamente descartó al par de matones que iban tras él, lo que despertó su curiosidad… quién sería el valiente que había decidió adentrarse en semejante callejuela oscura y aparentemente solitaria?
La figura de un hombre apareció iluminada por el halo plateado de la luna y los marrones orbes del moreno se posaron sobre él como dos cuchillos afilados; estaba alerta, pues sabía que en esa ciudad no podías fiarte ni de tu propia sombra.
Lentamente comenzó a moverse (siempre entre las sombras), buscando mas cercanía, de manera que pudiera tener bien vigilado al extraño sin que este lo detectara.
Un ruido metálico rompió el ya sepulcral silencio y seguido de ello una ronca voz que maldijo en inglés.
-Ohh fuck!-
Una lata, una mugre lata de dios sabe que bebida había chocado contra el pesado zapato de cuero del guardaespaldas, quien ya no pudo seguir escondido y seguro, como siempre, se enfrentó al extraño desde las sombras.
-Quién eres?- Preguntó desde atrás, empuñando su vieja navaja, la cual no usaba muy a menudo pero era mas fiable que sus puños si es que su enemigo cargaba algún arma.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Invitado el Miér Feb 15, 2012 2:56 am

No apresuró los pasos ni dio señal de estar paranoico por la oscuridad, solo avanzó mirando al frente con una mano en el bolsillo y la otra sosteniendo el cigarrillo. No solía perder los nervios en ese tipo de situaciones, por mucho que sintiera la punzada gélida del temor subiéndole los pelitos de la nuca, mantenía el autocontrol y la frialdad necesarias para no caer en los juegos visuales de la noche.

Sin embargo aquel estallido metálico a su espalda le alertó demasiado, evidenciando que sus sospechas se habían vuelto certeras y alguien más se encontraba escondido en las sombras. - Joder - masculló entre dientes en latino. Dudaba que fuera alguien del clan enemigo, no podría haberse escondido por mucho sin recibir un balazo, pero el tener que esconderse no sería necesario de tratarse de un compañero. Solo quedaba alguien ajeno a ambos bandos, y aquello no le ayudaba a descubrir si se trataba de una amenaza o no.

Lo primero que vio fue la navaja y enseguida se tensó, con las manos alejadas de sus caderas pero tensas, esperando al mínimo descuido del otro para coger su arma y apuntarle entre ceja y ceja sin remordimientos. La ley del asfalto lo dejaba muy claro: matar o morir. - ¿Y me lo pregunta alguien escondido en un callejón? Si lo que quieres es mi cartera puedes perderte, ese cuchillo no te va a ayudar mucho. - Su voz salió firme y fría, aunque sus ojos no perdían de vista en ningún momento a su posible asaltante, estaba al acecho de cualquier posibilidad de movimiento que el otro tuviera intención de hacer. Era más alto y algo más robusto que él, pero no podría causarle mucho problema, ¿no?

Tal vez estaba siendo demasiado confiado consigo mismo, de ahí el leve temblor de su mano enguantada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Invitado el Miér Feb 15, 2012 3:14 am

Seguro de si mismo y con la firme convicción de estar haciendo lo correcto no dio chance alguno para que el extraño pudiera desenvainar el arma que ya había notado en su cinto, lo que significaba que estaba en frente de un tipo rudo; quizás miembro de algún grupo organizado, tal vez solo un demente solitario que gustaba de cargar plomo, de cualquier forma, la existencia de esa arma hacía que las cosas se pusieran aun mas peligrosas.
-No quiero tu puto dinero niñita.- Su voz se oía ronca, segura y fría. La mano que sostenía el arma estaba tan firme que un golpe no podría haberla movido. Los ojos del moreno estaban alerta ante cualquier estupidez que pudiera hacer el otro y el vapor de su aliento chocaba contra la nuca del que mantenía amenazado.
-Preguntaré una vez mas…- Mientras hablaba hundía un poco mas el filo de la navaja contra el cuello del mas bajo, logrando que una pequeña y alargada herida se formara, pues había tenido la delicadeza de colar la hoja entre las abultadas y abrigadoras ropas de este.
-Quién eres!- Su voz, igual de firme que siempre, ahora se había vuelto mas grave, mas dominante y seca, como si fuera un general quien ordena frente a su pelotón esperando obediencia ciega.

El callejón lentamente quedó en la mas absoluta penumbra, pues un montón de nubes cubrieron la poca luz que la luna en el alto cielo ocasionaba.
Los ojos del guardaespaldas se afilaron y su mano, aun agarrada a la navaja se tensó un poco…si el otro pretendía hacer algo, ese era el momento justo para ello.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Invitado el Miér Feb 15, 2012 3:34 am

La situación se estaba volviendo más complicada conforme sentía la punzada sobre su piel. No tenía mucho margen de movimiento, debajo del afilado acero se encontraba su artería principal, un simple movimiento y se desangraría en cero coma. Así que se mantuvo completamente quieto mientras pensaba en algo, aunque fuera una distracción, que le diera más ventaja sobre el otro. El apodo, "niñita", no le gustó, sonaba tan humillante como cuando le llamaban hispano; achicó los ojos y le miró de reojo.

Su parte joven le decía que soltara algún comentario por la ofensa de su tosquedad, pero más bien se guiaba por la lógica fría de la supervivencia y terminó por mirar al frente, a la oscuridad de la calle, y mantenerse bien quieto. - Soy Johnna. ¿Para qué quieres saberlo? - Cuestionó, intrigado por la insistencia de saber quién era. Nunca le había visto antes, y Johnna no estaba en tan alto cargo dentro del clan como para conocer las grandes enemistades de este o sus superiores. - Si no quieres robarme, ¿para qué la hostilidad? - Seguía manteniendo la calma, pero siempre tenso para que al otro no se le fuera la mano y probocara alguna escena propia de una película gore de serie B.

Le recordaba a más de una situación en Las Favelas, cuando buscaban robarle o le cogían creyendo que se trataba del hijo de algún narco importante, queriendo pedir rescate por él. Aquí nadie le conocía lo suficiente para saber ni su verdadero nombre y ya empezaba a tener problemas. Maldito karma, en alguna otra vida debió haber sido muy hijo de puta. - Cálmate, ¿quieres? No busco problemas, dime lo que quieres o me largo de aquí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Invitado el Jue Feb 16, 2012 3:15 am

Johnna… Johnna… Johnna… No le sonaba de ninguna parte, y ya desde hacía bastante se había dado cuenta que ese chico no era ni la sombra de los mandriles que lo perseguían así es que estaba dispuesto a dejarlo en paz, pero, una cosa que dijo le picó el orgullo y hizo que cambiara de idea…
La sola mención de la palabra “robar” hizo que le hirviera la sangre, pues para él no había peor ofensa que esa y todo su resentimiento hacia aquellos que lo discriminaban por llevar la “marca de la prisión” se vio desembocada en aquel muchacho.
-Así es que tu crees que voy a robarte?-
Sus ojos se afilaron y la navaja que no se desprendía ni un milímetro de la arteria vital del joven se hundió cada vez mas amenazante.
-Mira, niñita, no tengo necesidad de robarte tus porquerías así es que ahórrate ese maldito prejuicio.- Dicho esto aflojó un tanto el agarre, pero aun permanecía demasiado bien ubicado y alerta como para dejar que el otro reaccionara sin responderle.

Ahora le amenazaba?, qué se creía ese chiquillo para usar tamañaza frasecita y creer que no provocaría nada? “dime lo que quieres o me largo de aquí”, en serio estaba tan seguro de que lo dejaría ir tan fácilmente? Ohh.. no baby.. ahora aquel extraño se había convertido en la nueva obsesión del moreno, quien despreocupándose por un rato de sus persecutores decidió enseñarle un poco de “buenos modales” al que mantenía tras la navaja.
-Vaya…vaya… así es que si no te digo lo que quiero, te vas a ir?.- Rió por lo bajo, con bastante gracia.
-Qué te hace pensar que yo voy a dejar que te vayas de aquí, eh?- Mientras hablaba se le acercó un poco mas y le olisqueó el cabello…olía de una forma agradable, seguramente era un pobre pijo que se había extraviado y como tenía mala suerte, se topó con él, quien descargaría toda su ira acumulada sobre su pequeño cuerpecito.
[color=red]-Pensándolo bien si quiero que me des tus cosas…-[/color La sonrisa que antes había adornado su cara se esfumó por completo, dejando en su lugar una retorcida mueca perversa.
-Así es que quítate de una buena vez esos harapos que traes encima y muéstrame que tan bueno esta tu culo.- Estaba siendo demasiado hostil?, quizás muy agresivo? Que importaba, ahora mismo solo buscaba divertirse a costillas de aquel extraño, quien si se quitaba la ropa, como esperaba seguramente acabaría congelado en una acerca solitaria.-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Invitado el Jue Feb 16, 2012 4:04 am

Johnna no había visto en ningún momento el tatuaje en el cuello del otro, de hecho ni tan solo le había dado mucho tiempo a poder analizarle debidamente más allá de coger al vuelo cuatro detalles: era más alto que él, moreno y extranjero. Además, apenas si hacía unas semanas que entendía el significado de esa marca en el cuello, que muchas veces había visto pero nadie le había explicado la historia, por lo que no hubo prejuicio real, solo lógica fría.

Estás atacándome en un callejón oscuro a mano armada... no creí que vinieras a contarme un cuento, precisamente.

Mostró valor respondiendo con la voz cargada de sarcasmo, pero pensaba que debería morderse la lengua a menudo. Su propio cuerpo siguió manteniéndose tranquilo, notando que la rigidez y la tensión del momento hacían que la temperatura corporal de su cuerpo descendiera, provocándole frío a alguien que estaba acostumbrado a temperaturas superiores.

Pero todo temblor desapareció ante aquella orden. Sus ojos se abrieron, tal vez solo de sorpresa, pero no se esperaba de ningún modo encontrarse con un violador aquella noche. Aquella ni ninguna, claro. Fue entonces cuando se empezó a tomar la situación en serio, notando que su respiración se agitaba un poco. De haber habido una charla previa, tal vez una presentación debida o simplemente un encuentro en un bar, Johnna no habría despreciado el buscar compañía fugaz para la soledad de la noche; pero bajo aquella situación sus alarmas se activaron.

Llevó las manos a su abrigo y empezó a desabrochar los botones lentamente, sin perder de vista la mano que blandía la navaja. Procuró que sus movimientos no fueran bruscos ni rápidos para no alertarle, y tuvo que quitarse los guantes primero para poder manipular mejor los broches. El abrigo cayó al suelo provocándole un fuerte escalofrío cuando el gélido viento dio directo contra la fina tela de algodón de la camiseta.

Podrías... soltarme.

No fue un ruego, tampoco una orden, más bien un deseo disfrazado de consejo para poder pensar, pues en aquella situación y posición era difícil hacerlo de forma lógica.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Run baby...run

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.