Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Causa perdida? (PRIVADO)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Causa perdida? (PRIVADO)

Mensaje por Invitado el Jue Feb 09, 2012 9:19 pm

Herman había notificado acerca del pensamiento de abandono de uno de los miembros, precisamente aquel por el cual trabajaba Johnna. Renzo, su superior. En sus nueve meses dentro del clan se había dedicado más al aprendizaje y superación de sí mismo que en sociabilizar con los demás, por lo que apenas si había tenido contacto con el hombre, y el saber de su partida le hacía sentir la necesidad, o más bien la obligación, de hablar con él. No quería que se marchara, si se estaba esforzando tanto era precisamente para que Renzo pudiera confiar en él.

Preguntó por él y le buscó por todas partes, recorriéndose todo el edificio central del clan para dar con él. La última vez que le vieron estaba dirigiéndose hacia uno de los bares propiedad del clan, por lo que no dudó ni un momento en ir tras el hombre. Johnna no bebía, el alcohol anulaba los reflejos y la puntería, pero no tenía ningún problema en entrar en un bar. Sin embargo nunca lo hacía, sentirse rodeado de gente no era uno de sus gustos, más bien le agobiaba; para él, que ha crecido en relativa soledad, el ser humano era algo desconocido para su persona.

Entró y justo en ese momento se dio cuenta qué no sabía qué decirle o cómo hacerlo. Tal vez su aparición solo fuera una molestia para el hombre, pero Johnna nunca se detenía ante causas por muy perdidas que parecieran estar, y si realmente le importaba encontraría las palabras adecuadas. Barrió con la mirada el local hasta verle de lejos, a solas, y quitándose los guantes y la chaqueta fue acercándose a él, intentando con su saludo no importunar demasiado la tranquilidad del hombre.

Discúlpeme, señor Renzo... quería hablar con usted, si no es molestia en este momento.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Causa perdida? (PRIVADO)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 14, 2012 10:27 pm

Tantas cosas estaban ocurriendo en aquellos días. Movidas por lo bajo que a él lo enfermaban. Que lo hacían tener las ganas más oscuras de terminar con cada vida que se le cruzase por enfrente, torturarlas psicológica y físicamente, experimentando con cada vida para la satisfacción propia. Ver a un humano llorar y rogar por su vida, ser humillado de la peor forma, como un “alma” se desgarraba y quedaba traumada para necesitar un psiquiatra de por vida y tomar pastillas que jamás harían efectos, un hombre terrorífico. Tan cruel, nadie más hijo de puta que él en este mundo. La época donde el hombre más macabro, más aterrador para miles de pueblos, razas y ser existente, quedaba siendo la nada ante esa mente. Que era asegurada con grandes cadenas, y hasta ahí su control, si se llegaba a liberar. ¿Quién sabe el desastre pudiese hacer?

Los rumores del posible abandono de aquel jefe de sección se habían esparcido, tan rápido llegaron a los oídos de los de menor rango, y todos comenzaban a esforzarse para poder cumplir con aquel puesto, que según ellos lo veían como dar ordenes y ver proveedores e informar a los superiores. Era ten simple aspirar al puesto bien merecido de aquel chico que más o menos nació en el ambiente. O por lo menos sabe mejor que nadie, que es pasar de lo más bajo a aquel puesto que bien merecido se lo tenía. Arduos años de trabajo, matando sin piedad. Toda inocencia robada, viendo la crueldad del mundo a penas nació. Todos hablaban y nadie sabía porque tenía que irse, nadie podía confirmar si era verdad. Como cualquier hombre tenía obligaciones, y en lo más profundo de su ser la preocupación más grande. Excepto el gran Jefe, nadie más sabía de su vida. Solo lo que se dispersaban sobre la historia de alguien tan especial como él eran puras mentiras que nadie podía confirmar. Así como todo lo que se tratase de él.

Una mujer a muchos kilómetros de donde él residía, había sufrido mucho más que él, pero era la única que había podido acariciar a Renzo sin que la gran bestia mordiera. En un departamento con atención personalizada, las veinticuatro horas del día. Le cocinaban, limpiaban, atendían, bañaban, la ayudaban en todo momento. Pero había enfermado, y eso rápidamente llego a manos del que daba sus fondos para que esa mujer tuviese todos los lujos. Esa mañana había recibido que la famosa mujer dentro de los secretos del Jefe de Sección Este tenía un tumor cerebral en grado dos, que estaba a punto de subir de nivel, si llegaba al cuatro podía ser crítico. Sin embargo tenía que irse a Italia a firmar los papeles que se hacía responsable y claramente debía dejar su puesto por un tiempo. ¿Dónde esta la famosa renuncia? Pavadas que hablan los soldaditos desechables. No quería ir, porque seguramente tendría que ver llorar a la persona que lo crío con amor aun en la miseria, pero el tiempo hizo que se convirtiera en un tirano. Su madre si supiera… lloraría más.

Ese día no solo ante ese llamado de madrugada que lo había levantado y puesto de mal humor, de un humor que toda mucama de la casa estuvo aterrada, sino también que hasta la gran bestia que estaba en un cuarto encerrada para protegerla del exterior tuvo miedo en la visita de Renzo por aquel cuarto. Nadie más que él tendría una bestia así guardada y que obedeciera. La siguiente llamada fue a mitad del día con el tirano aun somnoliento que hizo que se vistiera como correspondía y fuese a la reunión. Tenía muchos más aires que el propio Jefe de toda la familia.

La reunión termino tarde, sin embargo la gente comenzaba a irse. Él no tenía ganas ni de moverse. Su humor estaba fatal, todo un día así… solo el era capas de romper aquel record. Las botellas de toda bebida con fuertes graduaciones alcohólicas estaban en la mesa, totalmente vacías. Ni siquiera puedo que numero era, pero un cuerpo lleno de cicatrices, de una espalda tan ancha que de día eclipsaba el sol y que nadie había probado, pero ni siquiera el sabía si era calida o fría, aunque a su paso la única sensación que dejaba era la del miedo absoluto. Un fuerte suspiro salio de su boca, y ante escuchar un parloteo dirigido hacia él bufó con gran fuerza. Más asimilado al rugido de un León. Miro sobre su hombro y vio a su “Mano Derecha”. Persona que gracias cada muerte de obispo veía.


Si vienes a darme un sermón, retirate.

Cortante y frío. Se retiraba del lugar. Se puso de pie y un poco tambaleo, pero estaba bien como para llegar al auto que debía esperarlo afuera. Que él tuviese un arma en ese momento cerca era completamente peligroso. Miro al muchacho desde arriba, ojos rojos como la sangre, ente ese rostro lleno de cicatrices miraron sin piedad al pequeñazo. Tenía cara de muñeca y eso le enfermaba.

¿Cuándo esta familia comenzo a aceptar pendejitos como vos?


Renzo User:

Me disculpo por la tardanza en contestar.
Código:
[b][color=#590000] RENZO [/color][/b]
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Causa perdida? (PRIVADO)

Mensaje por Invitado el Dom Feb 19, 2012 7:26 am

Si se paraba a pensar no conocía nada de su superior más allá de lo que había aprendido observándole. Tenía un carácter muy difícil, no lo pensaba solo él, de hecho había escuchado ya muchos rumores y anécdotas acerca de su jefe que por ahora no los daba por verídicos... la gente solía hablar a veces de más y él tenía experiencia en lo de ser prejuzgado. También se le veía tan solitario como lo era el mismo Johnna, tal vez más, rara vez le veía con alguien o le escuchaba hablar de alguien. Desconocía si tenía a alguien importante en su vida, no era de juzgar a la gente pero por su manera de actuar parecía que no. ¿Sería así? A veces le gustaría saber un poco más de su vida, no para entrometerse en ella por supuesto, sino porque ya que debían tenerse mútua confianza por el puesto que ocupaban ambos, saber un poco más uno del otro no sería malo. Al contrario, puede que les ayudara a solidificar un poco la relación superior-segunda mano que tenían, eso haría que Johnna pudiera prever sus movimientos y anticiparse a sus peticiones. Era eso lo que tenía que hacer la mano derecha de alguien, ¿no?

Lo primero en lo que se fijó fue en todas esas botellas acumuladas sobre la mesa. ¿Se las había bebido todas él? Johnna, que apenas bebía alcohol porque no lo toleraba demasiado, se quedó casi boquiabierto imaginando en qué estado debía estar su jefe en esos momentos. Sabía de sobras que la mezcla no era buena, no solo por la futura resaca, sino porque el alcohol en grandes dosis y encima mezclado provocaba cambios de humor y aumentaba el temperamento. Si Renzo ya de por sí era duro, en ese estado debía dar casi respeto -en el sentido de sutil miedo- así que empezaba a preguntarse si sería adecuado mantener una conversación con él en ese estado.

Se afirmó aquel pensamiento cuando recibió respuesta de Renzo. No podía tenerle miedo porque Johnna no solía sentir esa emoción hacia la gente. Podían darle miedo cosas como la muerte, tal vez, pero no las personas. Y menos si se trataba de alguien de su mismo clan. Pero la forma en cómo le habló y el tono que usó frunció el ceño, batallando en su interior entre cabrearse con él y mandarle a la mierda por faltarle el respeto, cuando sólo estaba preocupándose por él, o reafirmar esa preocupación por verle tambaleándose levemente producto de la dosis de alcohol que había ingerido. Renzo tenía chófer y era mayorcito para arreglárselas solo, pero aún así le preocupaba que en ese estado pudiera hacer algo de lo que alguien se arrepintiera. Tal vez él mismo.

Pudo haberle respondido de muchos modos distintos, pero no lo hizo. No quería provocarle más y recibir su ira, fuera lo que fuera que le hubiera ocurrido. Simplemente siguió como si no hubiera escuchado nada, mordiéndose la lengua.

Venía a hablar contigo... pero ya veo que no estás en condiciones de hacerlo.

Vio también que cargaba el arma encima, lo cual no era extraño. Todos en aquella ciudad lo hacían, sería de locos ser de uno de los dos clanes e ir desnudo en armas, nunca se sabía en qué esquina te podías encontrar a un hijo de puta de cables cruzados que vendría con ganas de guerra. Pero en aquellos momentos, que Renzo llevara la pistola encima no era más que una señal de peligro para posibles malas consecuencias.

Me gustaría aconsejarte que tuvieras cuidado al regresar... pero sé que no vas a hacerme ni caso. A fin de cuentas, ¿para qué importar nada lo que diga el "pendejito este"?

Spoiler:
Disculpa de veras mi tardanza! Renzo es un pj difícil y quiero convencerte bien jaja sorry!!!!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Causa perdida? (PRIVADO)

Mensaje por Invitado el Dom Mar 18, 2012 1:49 pm

Una de las “buenas” cualidades de Renzo a pesar del alcohol, es que no dejaba de ser muy diferente a lo que él era en realidad. Las palabras en ese pequeño tono de superioridad, golpe bajo, degradante a cualquiera. Buscando que todo el mundo huya, para que lo dejaran donde estaba él. Lo hacía sentir satisfacción, de ser tan hijo de puta, de ver como todo el mundo se atajaba de sus comentarios. “Sin huevos” –Pensó- Mostrando una mueca de desagrado, completamente ido en el pensamiento de que si realmente lo que tenía delante era un hombre. Esas facciones femeninas lo enfermaban, y solo se enderezo, con sus orbes rojos, sangre… fuego, que cualquiera evitaba. Aún cuando le gustaba ver como corrían como ratas, la diversión estaba en el desafío.

El siempre estaba en condiciones, aún ebrio. Lo estaba subestimando, por lo cual se sentó otra vez, y llevo sus pies pesados, con esas botas que por el ruido que hicieron al impactar la mesa, y con la fuerte caída que tuvieron, fue increíble que la mesa no se hubiese partido en dos, miraba hacia el lugar de adelante. No quería un sermón, lo que tuviera que decir que lo digiera, que se largara. No estaba para soportar a ningún mocoso, no ahora. Su rostro serio y frívolo, con una mueca de desagrado total.

Primero: No me rompas las bolas a cualquier hora,
Segundo: Así como no te aparezcas por mi casa, sin autorización,
Tercero: Cualquier cosa que tengas que decir, la dices.


Con sus dedos marcaba cada número, con su mano derecha. Sabía el porque tener una mano derecha, sin embargo no le interesaba. Hasta el momento había estado solo, y a pesar de todos los beneficios que traía el acompañante, el era alguien solitario. Que todos los caminos de su vida le indicaron que llegara a ese punto sin retorno. Sus ojos se guiaron a donde estaba su molestia, y gruño un poco, para luego mirar al camarero y ordenarle otra cosa más. ¿Cuánto había gastado esa noche? Cuanto más alcohol soportaría su sangre sin llegar a un vuelco. Mientras esperaba…

Tengo que irme de viaje, me tomará un buen tiempo.

Esa era la respuesta a la conversación que quería evitar. Que lo tomara o lo dejara, no iba a revelar otra cosa, en un lugar ajeno a su casa, no era algo que quería que el mundo supiera. Bajo sus piernas y tomo el whisky de un golpe, apoyo sus codos en la mesa y se apoyo en sus manos un momento, se tiro hacia atrás.

Tendré que mostrarte algo, es algo primordial que tendrás ocuparte…


[No pude terminarlo, pero a partir de esa semana a penas voy a tener tiempo para respirar, por ende... prefiero algo corto y asi poder tener más facil para contestar. Lamento la poca calidad que tiene, pero el colegio me esta saturando, intentaré contestar los fines de semana... en la semana se me hace imposible]
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Causa perdida? (PRIVADO)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.