Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

En camino (privado Ian)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 06, 2011 1:32 am

Ese día se podía decir que ya había terminado completamente para él, estaban por dar las seis de la tarde o algo parecido pues el sol comenzaba a ocultarse y las largas sombras de los objetos en la calle comenzaban a oscurecer los alrededores, pero en esos instantes ya poco le interesaba la hora que fuera o la oscuridad que parecía comerse todo, sólo tenía en mente ir a relajarse unas horas antes de tener su reunión con el jefe de la sección este sobre los asuntos pendientes, así como la razón de su ausencia y el resultado de aquello.

Se encontraba caminando por la calle con dirección a su casa, dandole vueltas a una de sus dagas inconcientemente pero su caminar era diferente a los demás días. A pesar de tener el mismo porte y hacerlo con la misma pasimonia, seguía siendo diferente aunque estaba seguro de que sólo aquellos que fueran muy cercanos a él o que le conocieran lo suficiente se darían cuenta de aquello. Pero no podia evitarlo, las piernas las sentía pesadas y cada paso que daba era como si no recorriera nada. Por eso odiaba las misiones en donde debía de estar corriendo por mucho tiempo. Frunció un poco el ceño, pensando en los días pasados por unos minutos pero pronto su mente lo dirigio a su cansancio físico, deseaba tanto un baño largo, de esos en los que te quedabas dentro del agua, disfrutando de la sensación de tranquilidad y comodidad que aquello te permitía pero que él no frecuentaba, deseo tener un chocolate caliente esperandolo en su cuarto y mentalmente busco algún libro que pudiera servirle como distractor para ese día y para aquella ocasión.

-Maldición- murmuró bajito mientras detenia su caminata en medio de la calle. Detuvo también el movimiento que había estado haciendo con la mano y reviso la cortada que se habia provocado en la palma de la mano. Eso le daría unos problemas si debía de salir a matar a alguien.


Última edición por Roth el Dom Jun 26, 2011 8:30 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 11, 2011 6:31 pm

Las tardes significaban, solvencia, una lista de casos resueltos y, lo mejor de todo, descanso y convivencia con su hija. Cianna poseía una energía abrumadora estos días. Ni su niñero personal o su guardia podían con ella cuando se empeñaba en corretear, en jugar o en esconderse. Pero si de papá se trataba, ella cambiaba y siempre se mostraba a la altura de la situación. Una de las reglas que Ian había implementado era la valoración, cuidado y respeto hacía su hija como si se tratase de sí mismo. Pero en la tarde, si el Capo lo creía conveniente, la protección se reducía un poco y era capaz de caminar en paz con su hija, acompañado de los guardaespaldas necesarios y del constante y melódico tintineo e sus dos Meitos y de la Kusanagi... Iba armado, siempre.

Aquella tarde iba de camino a su oficina desde el otro lado del territorio. Una buena y gran mercancía había arriba desde el puerto aquella mañana y aquello hubo supuesto unas buenas horas de control. Ahora que todo había acabado, Mirko se paseaba lenta y tranquilamente por las Calles Residenciales, encontrándose con alguno que otro compañero del sitio, llevando aquel paso premeditadamente puesto que Cianna iba firmemente agarrada a la tela de su pantalón de vestir, esforzándose por seguir el “rápido” paso de su padre. Ian le daba la mano con frecuencia pero la nena se veía mucho más tierna si la llevaba así y aquello le encantaba a él también. Regodeándose en aquellos pensamientos y de la suerte que tenía de estar donde estaba, ser quien era y tener la hija que le había tocado, pese a aquella distracción soñada se percató de inmediato que no estaba solo en aquel pabellón, encontrando a aquel rubio que detenía el movimiento de sus dagas y notando, inmediatamente después, el inconfundible olor a sangre. Aquello lo enfureció.

Rimani lì, Cianna. — indico a su hija que de inmediato se soltó y se quedó quieta, de pie, hasta que un guardaespaldas acogió bajo su sombra. Ian llegó hasta el tipo rubio, joven y algo inexperto para su posición pero hábil y cauteloso. No como ahora, que estaba mostrándole su estupidez. De un movimiento le despojo de la daga, sosteniéndola con la mano izquierda y tomando con la derecha la mano del joven, misma donde estaba el corte y tiro hacia atrás, forzándola a que se abriera y saliera más sangre. — Está prohibido blandir espadas en los pasillos y cualquier lugar inapropiado, para eso están los dojos y las salas de entrenamiento. — Soltó su mano y le observo con expresión irritada, apretando el mango de la daga que seguía en su mano izquierda—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 12, 2011 1:26 am

Alzo la vista con algo de sorpresa al sentir el repentino arrebato de su daga, así como el agarre en su mano. No se había percatado de que había alguien más en esos momentos caminando por ahí, y mucho menos espero que fuera el jefe del clan. Pero al sentir que la herida era abierta de nueva cuenta por el mayor sus ojos se dirigieron a esa parte, observando con atención la sangre fluir de su interior hasta cubrir gran parte de su palma. Eso le pareció algo molesto pues ahora había más posibilidad de que se manchara su ropa y quitar las manchas de su ropa le fastidiaba, era por eso que por lo general la botaba, pero la que traía puesta le gustaba demasiado como para botarla o dejar que se manchara.

Sus ojos se despegaron de su sangre y fueron a posarse en la mano izquierda del mayor, viendo por unos segundos su daga ahí para después ver a los ojos del otro en cuanto le escucho hablar. Ahora estaba seguro de que tendría doble regaño en cuanto llegara con el jefe de sección y todo porque el jefe lo había encontrado en ese preciso momento y porque no podía mentirle al jefe de sección. Menudo lio en el que se había metido, tres regaños en un día era un record para él.

-Técnicamente las dagas no son espadas- dijo en su defensa, más que nada porque siempre respondía a todo lo que alguien le decía. Había veces en las que sabía que lo mejor era quedarse callado y no lo hacía, como en ese momento que todo su interior le decía que se mordiera la lengua pero no le prestaba atención a la advertencia.-Pero todo se trató de un pequeño descuido, no volverá a pasar- comento mientras le daba una pequeña sonrisa que cargaba con algo de travesura y burla, combinada con dulzura. Un momento después llevo su mano a su boca, lamiendo un poco la sangre, viendo por unos segundos de nuevo su daga en mano del mayor y tomando un pañuelo que traía en su bolsillo para usarlo como venda provisional, así por lo menos evitaría alguna posible mancha o algún rastro indeseado.

Posteriormente su mirada se dirigió hacia las otras personas que estaban detrás del jefe y fue ahí que sonrió completamente cariñoso, había escuchado muchos rumores sobre la niña pero ahora que la veía le parecía completamente bella. Muy internamente había deseado tener una hermana menor pero ese deseo nunca le llego y ver a la pequeña, era como ver a la hermanita que siempre quiso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 8:52 pm

Mirko llamo su atención al notar que esta se desviaba hacia su daga, si, debía de ter una buena idea de lo que sucedería con esta a partir de este momento. Observo la dirección y los posibles lugares que el chico podría visitar desde el corredor. Conocía a este chico de vista, sabía que estaba entre una línea muy fina entre el interior y el exterior pero también estaba seguro de que reconocería la capo de The Blades apenas apareciera frente a sus ojos. No demandaría, mejor le preguntaría. Bajo la mano a la herida que acababa de soltar, sin preocuparle en lo mínimo que estuviera abierta o no. Lo que no quería era que la sangre manchara el piso.

Especificare para la próxima que me refería a cualquier tipo de arma blanca. — Frunció el ceño, molesto porque se atreviera a responderle pero no lo suficiente como para armar una escena en este momento. Ian no devolvió la sonrisa solo retrocedió la mano y entrego la daga al guardaespaldas que no cuidaba a su hija. Sin necesidad de palabras, era una orden de retención la que llevaba a cabo. Tomo a buen punto que se cubriera la herida, prestando especial atención al amarre que se hacía. Le detuvo y el mismo hizo la atadura pues siempre eran mejor dos manos que una. — Me imagino a donde te diriges en este momento, pero, me gustaría mucho si me lo dijeras ¿De acuerdo? Voy a acompañarte.

No era una pregunta ni una propuesta. Cerro el vendaje con un nudo suave pero firme y en aquel instante se dio cuenta de que se estaba fijando en su hija. Poso su mano en su hombro, distrayéndolo, o más bien, regresando a su atención al asunto. Le empujo suavemente y entonces aparto la mano indicándole que le seguiría y que siguiera su camino pues ahora tenía un deseo de ver a su jefe para poder comentarle lo sucedido. ¿La daga? Si, claro, que no se preocupara, estaría bien cuidada en sus manos hasta nuevo aviso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 12:30 am

Volvió la mirada en cuanto sintió que la otra mano se posaba sobre su hombro. La observo rápidamente y después alzo la mirada, pegando sus ojos a los ojos del mayor, había escuchado y prestado atención a todo lo que el otro había estado diciéndole hasta el momento. También se dio cuenta de lo que el otro había hecho y sintió un gran enojo en cuanto vio que su daga era entregada al otro guardaespaldas. Eso era fastidioso, tendría que cambiar de armas completamente ahora porque el juego que llevaba en ese momento estaba incompleto por lo que acababa de pasar. Sí, era muy estricto al momento de escoger sus armas y no podía complementar aquella que le habían quitado con cualquier otra que tuviera en su posición, no serviría de nada. Todo necesitaba un orden.

-No sabría por qué usted quisiera acompañarme a mi casa- respondió mientras alzaba una ceja y comenzaba a caminar. Pero aun así por las palabras que el otro usaba le indicaba que el lugar al cual tenía planeado ir no era exactamente al mismo que él tenía planeado visitar desde un principio.-Pero puedo acompañarlo hasta donde está el jefe de sección Este, en algún momento iba a tener que visitarlo. Así que imagino que resultara beneficioso…de alguna forma- murmuró frunciendo el ceño, al parecer todo lo que había estado planeando hacer tendría que ser pospuesto hasta nuevo aviso y pensando en que todo lo que estaba sucediendo no estaba tomando un buen rumbo. A menos que su jefe lo mandara a limpiarse la herida, podía que de esa forma tuviera un poco más de tiempo y la oportunidad de escaparse para darse una ducha por lo menos.

Pero a pesar de todo lo que estaba pensando en aquellos momentos y de todos sus deseos por irse de ahí lo antes posible, lo más probable era que eso se llevara muchas horas. Lo que sí sabía y de lo que estaba cien por ciento seguro, era cuando estuviera solo con su jefe no se libraría tan fácilmente de todo eso. Parecía que la mejor opción en esos instantes era desaparecer pero no veía la forma en que esa posibilidad se pudiera llevar a cabo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 4:47 am

Entendió esa mirada rápidamente, si, la conocía bien. La necesidad de recuperar algo sin lo cual uno se sentía medio desnudo, incompleto. Su prepotencia estaba empezando a irritarle pero seguía en la firme decisión de no armas jaleo en frente de su hijo. Se puso a caminar, apretando el hombro de Johann mientras lo incitaba a caminar a su lado. Sus pesadas botas sonaban ya cansadas contra el suelo pero su porte no cambiaba para nada.

No me interesa para nada ir a tu pocilga, joven. No veo utilidad en ir allí. — No era su vocabulario habitual ni su comportamiento normal para sus subordinados, pero si se irritaba, cambiaba casi por completo todo su tipo y odiaba que un subordinado, fuera de la sección que fuera, actuara como si no supiera a quien tenía enfrente, respondón, grosero y a la defensiva. — Por supuesto que vendrás, así mato dos pájaros de un tiro. Quiero que veas como le parto la cara al jefe por tu mal comportamiento. — le empujo para que le adelantara unos pasos. — Camina delante de mi… — Parecido recordar algo—. Ha, y no te preocupes, tu daga te será devuelta, cuando lo disponga correcto.

Continúo su avance, forzando al chico rubio a que fuera por delante siempre y a que volteara lo mínimo hacia atrás. Las Meito y la Kusanagi de Ian tintineaban dentro de su funda ante cada paso que el peli plata daba. Era rítmico y a él, el solo hecho de escucharlo parecía relajarle. Las hizo tintinear, también para marcar más su presencia porque así como era un sonido melódico y suave, podía significar reprimenda, peligro y hasta muerte.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Jue Jun 16, 2011 5:01 am

Sintió la presión aun mayor contra su hombro mientras iban caminando, aquello no podía ser algo bueno ni indicar alguna mejora pero a pesar de todo no pudo evitar sacar el comentario que su boca dejo salir. No era que quisiera hacerlo pero tampoco era como si pudiera evitarlo, reconocía al otro y sabía que era su superior, pero él pensaba que el respeto se lo ganaban demostrando muchas cosas, y aunque le respetaba por ser el jefe no era suficiente para que él simplemente diera a torcer el brazo.

-Por eso decía que para qué ir a la mía si tiene la suya-

Después simplemente se quedó callado, viendo hacia el frente y que estaban próximos a llegar a su paradero pero antes de que cualquier otra cosa pudiera pasar le dijo lo de su jefe. Se detuvo unos segundos pero no se pudo estar así por mucho más tiempo pues el otro volvió a obligarlo a caminar. Gracias a que se encontraba frente al jefe pudo morderse el labio con fuerza, pero esa no había sido la única reacción. Sus puños se cerraron con fuerza, y aunque sintió el dolor en la mano siguió con aquello, presionando con tanta fuerza que las uñas se le marcaron a la piel de la mano izquierda y la mano derecha, en donde tenía la herida, empezó a llenar la venda improvisada de rojo. Eso no iría bien, eso no estaba siendo nada bueno.

Relajo las manos en cuanto fue consciente de la presión que estaba usando contra sus manos e hizo lo mismo con el labio, dándose cuenta de que estaban ya en la casa. Se detuvo en cuanto llegaron a la puerta y sin tocarla, abrió viendo a todos lados.

-Joven Johann, ha llegado antes de tiempo y veo que viene con compañía- dijo mientras le hacía una reverencia a Ian.

El rubio saludo a la chica y en cuanto la otra le señalo una mesita él simplemente camino a ese lugar, quitándose la chaqueta y dejando al descubierto dos dagas amarradas perfectamente bien en su espalda y un cinturón lleno de diferentes tipos de dagas, dejando a la vista un hueco en donde debía de estar aquella que le habían quitado.

-¿En qué puedo ayudarlo Jefe?- preguntó la chica, volviendo a ver a Ian y esperando sus órdenes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 18, 2011 6:38 pm

Los deseos de golpearle crecieron en cuando aquellas palabras, a su parecer groseras o prepotentes, salieron a la luz de nuevo. Era un joven súper irritante y se controló solo para no romper su propia palabra. Fue satisfactoriamente consiente del enfado que sus palabras provocaron en el rubio, bueno, no pudo hacerlo físicamente, pero la apuñalada mental que acababa de echarle compenso un poco su frustración. Por supuesto le bloqueo cualquier acto al darle un nuevo y un poco violento empujón. Al llegar al lugar indicado dejo de hostigar a Johann y se cruzó de brazos en actitud firme pero relajada. Sonrió en cuanto la voz de la secretaria llego a sus oídos. A Cianna le agradaba esta mujer, una de las pocas que existía dentro de “The Blades” y que sabía cómo funcionaban las cosas.

Buenas tardes Claire, vengo a dejar una queja con el Jefe de la Sección, sobre su “chico”. — Sonó algo irritado y frunció levemente el ceño. Tendría que enseñarle a ese chico el reglamento de la familia de nuevo. ¿Qué demonios hacía sentándose antes que el jefe. Incluso la secretaria estaba de pie ante él. Se dirigió a él, ignorando por unos segundos a la mujer, ya que no quería hacerla presa de su mal humor. — ¡Ponte de pie de una maldita vez, Johann! ¡¿Qué demonios te pasa?! — por fin exploto, sintiéndose enfadado por ese escuincle. Masajeo sus sienes y se obligó a clamarse. — Comunícame con él, Claire, por favor… — gruño, posando sus manos en la mesa, inclinándose hacia adelante en actitud mandona. Miraba constantemente a ese chico que era una masa de carne irritante para él. ¿En qué momento se le ocurrió permitir que entrara? Ha, pero acababa de ocurrírsele una buena forma para adiestrarlo—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 7:03 am

Johann se levantó con rapidez al escuchar que el otro comenzaba a gritarle, pero no fue en intención de hacerle caso sino en atacarlo. La muestra estaba en la daga que había agarrado en el proceso de levantarse pero antes de que pudiera decir o hacer algo Claire lo había agarrado de la muñeca, obligándolo a sentarse de nuevo y haciéndole una pequeña reverencia a Ian.

-Mis más humildes disculpas Jefe Ian- dijo soltando al rubio y susurrándole algo rápidamente.-El joven Johann no lo ha hecho para faltarle al respeto ni nada parecido. Pero viene de una misión y siempre está muy armado, por todos lados tiene cargando dagas. El jefe le puso como regla que siempre que entre a esta casa debe de quitarse todas las armas y dejarlas en esta mesa, de esa forma nosotros tenemos un control sobre las mismas, pero como trae en las piernas debe de sentarse a quitarlas, para mejor comidad y más rapidez- explico mientras mostraba las dagas que comenzaba a dejar Johann sobre la mesa, viendo con el ceño fruncido hacia Ian.-Pero una vez que acabe se levantara, así que no es necesario molestarse más con él- pidió volteando a ver a Johann para llamarle la atención en cuanto se dio cuenta de su ceño y la mirada que le daba al otro.-Permítanme un segundo- pidió mientras comenzaba a caminar por la casa.

Johann observo a Claire alejarse y una vez que se quitó todas las dagas que traía en los compartimientos de su pantalón se levantó de la silla, acomodando sus dagas para después ver al jefe sin decirle ni una sola palabra. Estaba seguro de que si habría la boca por cualquier cosa acabaría diciéndole algo al otro y eso sólo perjudicaría más a su jefe.

-Joven Johann, sabe que no debe de lastimarse- regaño Claire mientras regresaba con una bandeja. Tomo la mano del rubio y la metió en una pequeño platillo con agua y después regreso a ver al jefe.-Lo lamento Jefe Ian pero el Jefe no se encuentra en estos momentos. Ha tenido que salir y su regreso no está a nuestra disposición. Pero sabía del regreso del joven Johann y por eso hará una llamada en uno rato, estoy segura de que no debe de tardarse pero si así lo desea también podemos márcale al teléfono de emergencia - informo mientras le sonreía y después volvía a tomar la mano de Johann, sacándola del agua para ponerle un paño limpio.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 19, 2011 7:37 pm

Si no te callas Claire, será la segunda a la que despida.— Paso de ella campalmente preguntándose si se creía la niñera de Johann o algo parecido; dejando de lado su orden para atender a un imbécil que no necesitaba ningún cuidado. Se acercó a las dagas y tomo una, empezando a jugar con ella. No tenía mucho uso en dagas, pero vaya que sabía lo útil. Después de todo, el líder debía de tener un conocimiento de todas las armas. Se quedó con una y la sostuvo en la mano mientras con la izquierda agarraba una al azar. Camino hasta donde estaban ellos dos y tiro la bandeja completa al suelo. — No recuerdo haber dicho que podías atender tu herida. Hazte a un lado mujer, o te cortare a ti también. — lanzo la daga a los pies de Johann y se dio la vuelta, saliendo al pequeño patiecillo, aun con la daga en su mano—. No necesito niños llorones en mis filas; ven a demostrarme el puto orgullo que te cargas…

Le miro desde ahí abajo, en medio del patio, con los ojos furibundos y la paciencia agotándosele. Dependiendo de lo que pasara en el duelo el joven continuaría o seria echado de la familia. Observó a Claire y le dio la firme orden de que se quedara allí, como testigo y no se atreviera a moverse. Y también llamó a uno de sus guardaespaldas, dándole las mismas ordenes, el hombre dudo unos segundos pero conocía la mirada de su jefe cuando la determinación llegaba a su rostro. Ahora, venían las reglas y las condiciones.

Adelante, Johann, quiero probar tu valía. Si me rozas al menos un cabello, te daré una oportunidad más, tú decides que es lo que vas a hacer. Te doy la ventaja de usar tu arma favorita, por mí no habrá problema con eso… — entorno los ojos, esperándole pacientemente, lo que haría y lo que no. Su guardaespaldas se alejó, llevándose sus tres espadas para hacerle más ligero aunque según Ian, eso no era necesario—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2011 7:41 am

Alejo con un movimiento rápido su pies en cuanto se dio cuenta de las intenciones del otro con sus dagas y después la miro en el suelo, ahí clavada en donde debían de estar sus pies. Sonrió un poco por aquello, le era tan divertido que eso sucediera y era un reto que se podía decir que con gusto aceptaría. Le escuchó con atención y después le observo salirse de la casa para ir a aquel lugar. Después simplemente tomo una de las dagas que había estado en su espalda y salió siguiéndolo, observo como uno de los guardaespaldas llegaba hasta donde se encontraban y seguidamente se posiciono delante de aquel de cabellos largos.

Lo observo detenidamente fijándose en cada una de las expresiones y rasgos del otro, jugo un poco con la daga que estaba en su mano sana moviéndola lentamente, sintiéndola. Después cambio el arma a la que tenía herida mientras sentía que el paño caía al suelo, si bien podía estar lastimado de ese lugar prefería usar ese brazo, si iba a salir lastimado de aquello prefería que fuera el que le causaba más molestias que aquel que era el que siempre usaba, y seguidamente de aquello lanzó la daga contra el suelo, dejándola clavada en una parte que tenía el suelo blando y donde sabía que sería sencillo de retirar si es que lo ameritaba la situación.

-No tengo la intención de luchar dentro del territorio, a pesar de que sea muy atractiva la invitación, y menos tengo la intención de luchar contra alguien de mi mismo clan- informo mientras se cruzaba de brazos, siguiendo con su mirada sobre el otro, esperando cualquier movimiento del Jefe. Si bien acababa de decir que no pelearía, eso no significaba que no se defendería si era necesario.-Puede decir o intentar lo que sea pero, aunque no lo crea, sí sé cuándo debo de retirarme. Y no me llames niño llorón, si me conocieras sabrías que soy de los que menos se quejan y de los que más saben sobre acatar ordenes- dijo mientras movía un poco los pies, acomodándose mientras esperaba la reacción del otro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Jue Jun 23, 2011 1:04 am

Ian permaneció allí en medio del patio, escuchando al chico, observando la daga enterrada. Quizás fuera lo primero que decía que se consideraba realmente pensado y maduro. Lo poco que le había faltado para hacer algo irremediable que le costara la mano quizás. Pero ahí estaba, mostrando se y diciendo algo que Ian deseaba escuchar. Suspiro y de un movimiento rápido y preciso encajo la daga en el suelo duro sobre el que se había parado. Hecho a andar y se paró frente al joven, tocando sus cabellos, mirándole atentamente, sin resentir lo desdeñoso de su comentario de nuevo. La educación se te daba en casa, no había nada que hacer pero no le juzgaría por eso.

Bien dicho chico, no es con exactitud lo que deberías de decir, pero se acerca mucho. Has tenido suerte, para ser un escuincle. — Le paso por algo que se dirigiera a él hablándole de “tu” en lugar de “usted” y aparándose un paso se giró y regreso al pasillo, sentándose sobre el escritorio y cruzando la pierna. — Acércate muchacho, te coceré esa herida. — No era ninguna propuesta o petición, era una orden en voz calmada. “No más discusiones”, se lo dejo claro en el último movimiento. Apenas le escucho, la mujer preparo lo necesario sin decir pio, complaciendo el silencio que le ordeno Ian hace un momento. — Que no se te olvide que puedo decirte como yo quiera, si te lo mereces y que si fuera cierto lo que dices, no habríamos llegado a esto. — Recalco con obviedad. — Ahora, guarda silencio y ven aquí de manera obediente, como dices que sabes hacer.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 25, 2011 5:40 am

Sus ojos se quedaron pegados a la daga enterrada en el suelo, eran dos pensamientos los que principalmente pasaban por su cabeza. El primero, y el más importante, era que ahora tendría que hacer algo con aquella daga, la que él había enterrado estaba seguro no tenía mayores problemas pero aquella seguro estaba mal. Y tenía que ser precisamente su juego favorito. El segundo pensamiento había sido que el jefe anterior no se había equivocado en elegir a este como el nuevo. Si bien tenía sus cosas esa fuerza que había demostrado al enterrar el arma era algo por lo cual tenerle miedo. Para mala suerte del jefe eso no había provocado miedo en Johann, sino fascinación.

Su mirada se alzó cuando sintió el toque en su cabello pero pronto la mirada paso de nuevo a la daga. Las palabras que le fueron dirigidas después de aquello simplemente las escucho a medias, viéndose la mano en cuanto menciono que se la cocería. En ese momento toda su atención volvió al jefe y todo porque no le gustaba que le tocaran las heridas, prefería que sanara solita y que se tardara el tiempo que debía de tardarse pero tener que ver cómo le atravesaban la herida con una aguja e hilo no le parecía nada divertido ni interesante.

-Gracias- murmuro bajito mientras caminaba de regreso, caminando con lentitud mientras su vista estaba pegada a su mano llena de sangre de nuevo. De verdad que en aquel momento prefería que le llamara como le llamara, que le dijera lo que le dijera pero que no le pasara la aguja por la mano. Sí, odiaba todo tipo de curación y especialmente cuando se trataba de una herida tan grande. Pero simplemente se detuvo en cuanto llego a donde se encontraba el jefe y estiro la mano, volteando la vista por fin a otro punto lejos de aquella herida e intentando pensar en otra cosa que no fuera su piel siendo atravesada por una aguja y después unida por un hilo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Dom Jun 26, 2011 5:36 pm

Deben de creer que esto fue premeditado. Que el jefe sabía que si hacia esto haría sufrir a Johann y que estaba al tanto de lo que significaba para el ser cocido de la piel de manera burda, tosca, sin anestesia o en un lugar apropiado. Bien, pues se equivocan. Lo único que buscaba Ian era como cerrarle la herida para evitar una inminente infección y para protegerla del ambiente externo. Esterilizo la aguja hundiéndola en alcohol y dejándola allí un momento. El hilo a usar era quirúrgico y estaba bien guardado en una bolsa de plástico con auto cierre, le dejo allí mientras tomaba la mano de Johann, observando la herida sin tocarla.

Lavajo a su regazo, permitiendo que permaneciera abierta y sin preocuparse por la posibilidad de ser manchado por esta. Destapo el bote de alcohol y volvió a cargar con la mano, sosteniéndola entre sus piernas y a buena altura. En el instante en que cayó un poco de alcohol a la herida su mano apretó la muñeca de la ora, evitando que se moviera para nada. La giraba para que escurriera al suelo y al enderezarla vertía otro poco. Repitió varias veces y luego empezó a pasar una gasa limpia, llevándose consigo el resto de sangre para poder ver la herida. Otro poco de alcohol y un pase más de la gasa; la herida quedo visible y la sangre se detuvo lo necesario. Hecho un poco más de alcohol y lo dejo allí.

Le soltó la mano y vertió alcohol en las propias, limpiándolas y desinfectándolas de esta manera. Entonces extrajo la aguja y sin secarla manualmente saco un poco de hilo y lo paso por el ojillo de la aguja. Repararle no le tomo demasiado tiempo y volvió a tomar la mano con la herida abierta, acomodándola y manteniéndola firme. Entro la aguja y dejo que pasara el hilo casi por completo, luego anudo y atoro bien con el mismo hilo, sin forzar la piel y continúo; no necesitaba más de unas cinco puntadas y luego una venda y la herida cerraría limpiamente. En pocos días le podría quitar el hilo. Mirko trabajaba en absoluto silencio, como si aquello fuera fácil aunque siempre temía meter la pata y herirle más de lo que lo curaba. Pero aquello fue infundado, su mano se movía con naturalidad y estaba haciendo un trabajo que cualquier doctor encontraría apropiado.


Última edición por Ian Mirko Doglio el Miér Jun 29, 2011 9:16 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Mar Jun 28, 2011 2:33 am

Sintió el primer agarre de su mano y su mirada se dirigió hacia esa dirección pero no duro más que unos segundos puesta en ese punto pues después volvió a ver a otro lado, esperando a que comenzara con la curación pero con la esperanza de que el otro decidiera decirle que no le iba a hacer nada mejor. De volver a pensar en aquello su piel se erizo, teniendo también un escalofrió recorrerle toda la espalda. Ni siquiera estaba seguro de por qué odiaba tanto que le hicieran curaciones pero definitivamente, fuera lo que fuera, nunca le había gustado la idea de que una aguja pasara por su piel para unirla con un hilo que podría romperse fácilmente.

Siguió en la misma posición, esperando el momento en que la primera punzada de dolor le llegara pero nunca espero sentir el ardor que su mano sentía al momento de que el alcohol le tocaba todos los alrededores así como la herida misma. Su primera reacción fue cerrar el puño y alejar la mano de ese líquido, intentando protegerse de aquel ardor parecido al de la mano acercarse al fuego, pero en cuanto sintió la presión en su muñeca no tuvo más opción que morderse el labio inferior con fuerza, cerrando la otra mano para soportar aquel dolor. Estaba muy seguro sobre el dicho que alguna vez le dijeron sobre que un dolor quitaba otro dolor, era muy cierto.

Después de un rato de estar sintiendo el líquido escocerle la herida cerro los ojos, comenzando a pensar en que ahora definitivamente deseaba tener aquel chocolate caliente, así como el baño largo en su tina. Cómo deseaba realmente estar en cualquier otro lado que ahí, sintiendo toda su piel palpitar ante el dolor. Cuando sintió que le soltaba, relajo un poco todo su cuerpo, especialmente la presión que había en su mano sana y dejo salir un suspiro. Sabía que apenas comenzaba toda esa situación sobre la curación pero estar un poco relajado antes de que todo volviera a comenzar.

Pero en cuanto sintió que de nuevo le tomaba la mano, su mano sana regreso de nuevo a la posición pasada, procurándole de alguna forma un consuelo ante las primeras sensaciones de dolor que le causaba el entrar y salir de la aguja. Después de unos segundos se relajó por completo, sin ser consciente ya del dolor que aquello le estaba causando pero ahora estaba tan perdido en sus recuerdos y en sus deseos que sólo podía estar pensando en eso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 29, 2011 9:32 pm

Despacio, medido y con mucho cuidado, Mirko le coció la mano a Johann, pasando la aguja en los puntos exactos, apretando la mano para que la herida se uniera, revisando que todo quedara parejo y bien alineado. Era un alivio que el rubio no supiera que esta era, en sí, la segunda vez que hacía esto. No tenía experiencia cociendo heridas más que una vez en la que se atendió a sí mismo y se sorprendió de haberlo hecho tan bien. Ahora le pasaba lo mismo, su meticulosidad y su precaución en el movimiento de su muñeca, además de mantener la mano correctamente quieta para evitar un accidente, dejaron una sutura limpia y lista para ser vendada.

Dio la última puntada, tirando con suavidad de la carne para cerrar la costura con unos bonitos dos nudos. Soltó por fin la herida y cargo con la mano, sosteniéndola de nuevo entre sus piernas para echarle más alcohol, acción que repitió dos veces. De nuevo soltó la mano, pero ahora descansándola contra su muslo. Estiro la mano al algodón y saco un pedazo de buen tamaño, empapándolo de alcohol y dejándolo a un lado en su pantalón tomo la venda y la atrajo. De nuevo limpio la herida con el algodón y la alzo. Era hora de vendarle para evitar cualquier tipo de infección. Alzó la herida y por fin miro a Johann, que, por desgracia, se veía pálido.

Voy a vendarte, ya acabamos. — comento, bajando la vista a la herida que ya no sangraba desde hace un rato. Comenzó a poner la venda por el dorso de la mano para que la primera cubierta fuera completamente lisa y así continuar con las vueltas. Le dio alrededor de tres vueltas y hasta que la zona quedo bien cubierta y asegurada del polvo pero dejándole respirar, — una particularidad solo de las vendas —, solo entonces cortó la venda y la aseguro con firmeza a lo demás, usando los ganchitos también elásticos. Observo su trabajo y satisfecho con este devolvió la mano herida a su dueño, observándole de frente un momento para ponerse a recoger, sin dejar que la mujer lo hiciera—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Vie Jul 01, 2011 7:36 pm

En cuanto sintió que su mano era movida después de mucho tiempo de estar en la misma posición fue que regreso en sí y volteo la mirada, viendo la herida en su palma completamente unida por aquel hilo y por esos nudos. Debía admitir que aquello parecía ser un el trabajo de un profesional y supuso que el otro estaba acostumbrado a hacer ese tipo de curaciones pero dejo de pensar en eso cuando sintió de nuevo el algodón pasar sobre su mano, si bien ya había olvidado el dolor que le producían las punzadas, el ardor que sintió le hizo recordar todo, sintiendo su mano muy adolorida y su vista nublarse un poco.

Asintió simplemente cuando le escucho decir eso y siguió con su mirada pegada a la herida. Si se la cuidaba bien entonces estaría completamente sana en poco tiempo y no tendría mayor problema. Eso parecía ser una muy buena ventaja pero él no era muy capaz de verlo en ese instante. Pero a pesar de cómo se sentía y de su condición se quedó viendo su mano ser vendada con cuidado por el mayor y sin mover ni un solo dedo para que el otro no se molestara. Pocos segundos después el jefe ya había terminado y estaba soltando su mano, en ese momento poco le importo con quién y en dónde estaba y se sentó en el suelo, respirando un poco agitadamente mientras con su mano sana buscaba entre sus ropas algo.

-Gracias- murmuró después de un rato mientras se metía el dulce que había encontrado a la boca, saboreando aquella sensación de bienestar y satisfacción que se lograba sólo con el azúcar en los momentos más necesitados.-Quiero mi chocolate caliente- susurro para sí mismo, tomando otro dulce y metiéndoselo a la boca. Ahora agradecía esa costumbre de agarrar dulces siempre antes de irse de su casa pues aunque no comiera tantos, nunca se sabía cuándo podrías usarlos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2011 2:47 am

Le siguió con la mirada mientras se agachaba, esperando por unos momentos que se mareara o algo, pero el joven pudo ayudarse a sí mismo y le hizo sonreír al escuchar su palabra de gratitud; si, el comportamiento era mucho mejor y si es que hablaba en serio, le conseguiría un chocolate caliente para la próxima vez. Guardo la venda, bien enrollada y asegurada, dentro del botiquín y le siguió el alcohol junto con el algodón no usado que volvió a meter en la bolsa, después de eso lo entrego a la chica Claire, con la indirecta de que les dejara solos un momento. Su guardaespaldas la escolto, por si “se perdía por ahí”.

De un salto simple bajo el desnivel y camino por el patio con soltura; su cabello largo y suelto que brillaba a los últimos rayos de sol; la mano en el bolsillo de su pañalón puesta ahí cómodamente. Observo el chistecito que hubo hecho con la daga en la ropa y se hinco, dejándola entre sus piernas. Solo la tomo con su mano derecha y tiro, sacándola fácilmente; era un arma corta que no servía para la lucha cuerpo a cuerpo y la daga, o el juego de estas, estaba bien labrado y cuidado. Eran una artesanía hermosa. Mientras regresaba probo su peso y la paso de una mano a otra, viéndose como un experto en el uso; tenia de donde sacarlo, su primera arma fue un cuchillo largo, que se asemejaba mucho al peso y forma de la daga.

Así que… eres un espadachín de media distancia… Creo que eres el único en este nivel… — murmuraba, en parte para sí y en parte para Johann. Suspiro y volvió a la mesa donde estaban las demás dagas, dejando a la compañera con las demás. Pareciera que su enfado con él hubiera sido hace mucho tiempo, cuando tenía menos de media hora; pero ya no quedaba resquicio de esto por más que pensara en ello. — Un buen estilo… — entonces se acordó de la otra, la que yacía en poder de su guardaespaldas, la que mantenía el juego incompleto. — La otra daga, te la entregare cuando vayas por ella, después de haber pensado un poco las cosas que te dije. — Se sentó en la misma sillas y apoyo su pierna sobre la otra, poniéndose cómodo—.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Mar Jul 12, 2011 12:18 am

Escucho que el otro comenzaba a dar pasos para después salir y su cabeza se movió con lentitud, siguiendo los movimientos del mayor hasta donde le daba la posibilidad pues estando en ese lugar y en esa posición su vista se veía reducida. Aun así logro captar al otro hasta que se hinco, poco después lo vio de nuevo levantado, teniendo la daga en su mano y, lo que parecía ser, estudiándola. Después de unos segundos se levanto, sintiéndose un poco mejor pero aun cansado, sin pensarlo se metió otro dulce a la boca guardando la envoltura en su ropa y viendo al Jefe regresar a donde él se encontraba. Le escucho con atención, sin decir ni una palabra mientras sus ojos iban de la daga al hombre que la tenía, hasta que menciono la daga que le había sido confiscada. Simplemente asintió sobre ese tema, no se iba a arriesgas a perder las demás que estaban sobre la mesa.

-Depende mucho de la misión en la que me encuentre pero sí, se podría decir que soy un espadachín de media distancia y hasta donde sé sí soy el único de este nivel, los demás tienen espadas largas- dijo mientras fruncía un poco el ceño intentando recordar a todos los del clan con sus armas.-Aunque también estoy seguro de que hay alguien con navajas pero no lo recuerdo- comentó mientras se encogía de hombros, tampoco era como si le importara mucho ser el único con dagas o que hubieran más personas. Y no le importaba porque sabía que era el único que tenía diferentes juegos con diferentes dagas, así como sus dos ninjatos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2011 7:55 pm

Ian acababa de quedar en mal respecto a esto… ¿De verdad había alguien que usara navajas? Bueno, de ir a ese tema, si, los había, el mismo estaba incluido en ese aspecto ya que usaba las navajas con cotidianeidad, pero si se refería a estas como arma principal de un espadachín, los casos eran prácticamente nulos. En concordancia con sus pensamientos se cruzo de brazos también y termino por resolver hacer lo mismo que Roth, dejar de lado el asunto… No, no podía hacer eso, era demasiado curioso para eso. De una forma u otra terminaría encontrándole, aunque la idea de que sabía más o menos quien era, al igual que lo sabía Johann, era por mucho, muy certera.

¿Acudes a los entrenamientos? — pregunto de repente, saltándose cualquier comentario dado anteriormente, negándose a sus prisas, a sus averiguaciones y a sus conjeturas para tomar un rumbo completamente diferente del de segundos antes. Se inclino, bajando su pierna y estirando la pierna derecha; flexionando la otra pierna la subió a la silla y sus dedos se toaron la tarea de desatar la agujeta para ajustarla y volver a atarla de manera justa. El haber terminado una jornada con buen tiempo libre, no quería decir que tuviera que descuidar su apariencia ni mucho menos flojear. Cuando termino con la primera bota alzo la vista y volvió a fijarlas en el rubio rebelde. — En el próximo, quiero verte. Estaré allí, — ahora no le movía más que el interés. ¿Cómo es que no había caído antes en cuenta de las aptitudes y el potencial de este joven? ¡Claro que quería verlo en acción! Aunque solo fuera un mero entrenamiento—.

Entonces hizo el cambio de bota, bajando con un golpe seco su pierna, haciendo un mínimo eco en el suelo. Sus pies dolidos y cansados clamaban con las pantuflas de la casa, por el mullido sillón donde se tendía a ver las noticias locales y mundiales y por su ortopédico colchón de cama para dormir. Pero aun tenía paciencia y terminado este asunto se despediría de todos por un día; llegaría la hora de descansar.


Spoiler:
++Post No. 100... Gracias nena x3 ¡Te requero!++
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Mar Ago 16, 2011 5:32 pm

Se había quedado callado, medio metido en sus pensamientos y viendo con atención al otro. Si bien lo había visto unas cuantas veces en todo el tiempo que llevaba siendo parte de esa familia, nunca lo había visto de tan cerca, se podía decir que esa oportunidad no se había presentado hasta ese instante y por lo que veía, también por lo que había sucedido minutos antes, se daba cuenta de que el jefe de su familia parecía ser alguien muy serio y recto, pero entendía que fuera así. No debía de ser sencillo dirigir a un montón de personas, conocerlas por lo menos de vista y estar al pendiente de que no sucediera nada malo. Mucha presión, demasiada para su gusto.

Pero sus pensamientos se vieron cortados cuando el otro le hizo aquella pregunta. Ladeo un poco la cabeza, intentando hacer memoria del día de los entrenamientos, al parecer ya se le habían olvidado por completo qué días eran, no iba no sólo porque no quería, sino que a veces salía del país o andaba en otras cosas que le impedían acudir, pero suponía que eso no debía de ser revelado a menos que quisiera volver a provocar al otro. Estaba seguro de que si se enteraba de que a veces se las saltaba con el pretexto de tener algo que hacer le reñiría y no estaba para otra. Menso no era. Además podría preguntarle a alguien más cuándo eran los días de entrenamiento oficial, así se libraría de cualquier cosa que pudiera pasar si se lo preguntaba al Jefe de la familia. Una pequeña sonrisa se formo en sus labios pero cuando escucho la afirmación del mayor se puso completamente serio.

-Esta bien, estaré en el siguiente entrenamiento- dijo asintiendo pero de pronto cayo en la cuenta de que si eso era en fechas próximas no podría hacer demasiado. Su vista se poso sobre la venda que cubría la herida autoprovocada y haciendo cuentas se dijo que sería imposible usar esa mano en el siguiente entrenamiento, no tenía planeado arriesgarse a que la herida se abriera y que tuvieran que volver a picarlo de esa forma.
Spoiler:
*O*!!! no había visto que este era el 100 aah y ahora debes de tener muchos más x_x.... te requero!!!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Invitado el Jue Ago 18, 2011 7:46 pm

Al parecer el tema ha quedado concluido después de esta pequeña respuesta e Ian, que estuviese enojado hasta hace un momento, se siente de mucho mejor humor ahora con lo poco logrado. Sus dedos toman con seguridad la cuerda de las botas y las afirma para hacer nudo y luego el lazo. Sabe que el chico estará en el entrenamiento como lo ha dicho, pero no por que desee acudir a este sino porque temerá un castigo si no lo hace. Le basta con eso por ahora, pese a que su deseo no es mandarle de esta forma sino que coopere por deseo propio. Sus pies tocan el suelo de nuevo y se pone de pie y con solo eso da la acción de que se va a retirar por hoy.

Bien, allí te veré. — Le recuerda, tal vez sin necesidad y entonces se da la vuelta y avanza unos pasos, despidiéndose del chico antes de abandonar el lugar; se vuelve hacia su guardaespaldas que lleva consigo la daga que le ha sido castigada al joven rubio. Por muy bien que hubiesen acabado en este momento no significa que olvidara la ofensa vivida anteriormente, Johann aún debe de luchar por recuperar el objeto arrebato y su jefe le dará la oportunidad en el entrenamiento que se llevara a cabo dentro de tres días, quizás tiempo suficiente para que su herida cicatrice aunque no esté curada aun. No le ha dicho al chico que participara y puede que sea mejor que no lo sepa por ahora, aunque sea común su presencia. Así mismo, Ian sabe que Johann no acostumbra ir a los entrenamientos pues no suele verlo peor tampoco le dice eso—.

Su hija esta con el otro guardaespaldas, justo donde los ha dejado hace un rato; se acerca a ella y la sostiene en brazos y Cianna le abraza sin reclamos ni lloriqueos. En italiano le dice algunas cosillas y vuelve a echar a andar por el largo pasillo; es hora de ir a casa y de descansar por el resto del día. El carro los está esperando y lo abordan todos, sentándose estratégicamente y cerrando el carro por dentro, con la seguridad de que es blindado en toda su estructura y que su conductor es muy hábil. El hogar está cerca y bien resguardado, pero no se nota ninguna diferencia desde el exterior. Ya no hay trabajo por ahora e incluso los guardaespaldas se sienten más relajados a estas horas, sabiendo que el jefe no es el único que descansara.

Spoiler:
¡¡130!!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En camino (privado Ian)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.