Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Hollow Bastion [Niall]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hollow Bastion [Niall]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 05, 2012 12:39 am

El nunca se relacionaba con (casi) nadie de la familia, salvo el jefe y el otro jefe de sección, que aún así era raro que sucediera. Alguien que no acataba ordenes, que no escuchaba a los demás, y hasta que podría parecer algo insolente en su relación con su superior, parecía difícil mantener su posición. Por esa razón no veía tanto a Adler, de por si, rara vez era capas de verlo, y sus reuniones nunca eran más de 15 minutos, pues lo que había que decir se decía, y asunto cerrado. Y alguna que otra vez, duraba más. Un whisky, unas risas. Raramente él sonreía, y más raro era verlo reír. Se podría decir que Adler fue el único en verlo reír.

Sin embargo, por primera vez llevaría a alguien a su discreta mansión, en los lugares más alejados del centro del territorio Bullet, donde los terrenos eran mas extensos, donde las casas tal vez ocupaban toda una manzana. Discreta, por ser discretos. Era realmente gigante, uno no sabría cuantos metros cuadrados tendría realmente. Aunque claro, nunca superaría la mansión del jefe supremo, por así decirlo. Muchas mucamas, muchos mayordomos. Muchos sin vidas viviendo para aquella bestia, que el peor momento para estar a su lado, era cuando se despertaba.

El coche que estaba en la puerta del casino de la familia, con un buen conductor que tenía una buena paciencia para trabajar para Renzo, fue llevándolos a aquel lugar donde esa bestia disfrutaba día tras día, y rara vez se dedicaba a salir. Tenía todos los lujos que necesitaba, sin privarse de nada. El auto freno un poco, para que el portón se abriera, entraron y había un buen camino hasta llegar a la casa. Árboles, flores, y unas mucamas esperando en las escaleras para llegar hacia la puerta principal. Era innecesario todo aquello, Renzo era consiente, pero estaba bien alejado de todo el mundo que lo rodeaba. No necesitaba más que eso.

Así fueron dejados en la puerta, en todo el camino Renzo no dijo una palabra. Ni miro al cachorro que había tirado dentro del auto a puro gusto. No debía tratarlo suave, no por el momento, sino se acostumbraría y no provocarían aquel sentimiento de odio que estaba buscando. Al bajar del auto, tomo a Niall de la muñeca para sacarlo por su lado, y a penas puso un pie en el suelo, comenzó a arrastrarlo subiendo las escaleras. Un murmullo entre las mucamas se formo, y una mirada de Renzo fulmino y callo todo parloteo. Hermoso era tener ese control sobre la vida de las personas, saber que viven por uno, que lo desean y le temen, que es intocable.

-Bienvenido Renzo.

Dijeron todas, y sólo las ignoro y siguió su camino. Pasando por el hall, era gigante, tanto espacio desperdiciado, al igual que aquel piso reluciente de mármol. Pensar que eso era una casa antes abandonada, con terrenos baldíos a sus costados, y él la había restaurado completamente a su gusto. Tal vez esa era la razón por al cual la bestia estaba cómoda, estaba echa a su medida y a su gusto. Su mano apretó más la muñeca ajena, mientras sus pasos firmes marcaban la dirección a su estudio. Donde comenzaría el juego.

Así llego hacia aquel lugar donde él se relajaba, disfrutaba buenos cigarros, algún whisky caro, y rara vez le servía a alguien. Lo llevaba ahí, porque no lo iba a llevar de una a su habitación. Tenía ganas de jugar con el cachorro, y eso harían. Sólo lo volvió a arrojar sobre un sillón mientras se acercaba a aquel ventanal, donde estaba la hermosa luz de la luna, no había prendido ninguna luz, sino aquello no se podría observar ni apreciar, abrió aquella ventana. Era una ventana vieja restaurada, era hermosa en todos sus detalles. Así la figura de Renzo, el tirano, se enmarcaba en una linea de luz en los bordes, un cabello que se movia por las brisas, y toda aquella espalda oscura como un pasado. Miro un poco sobre su hombro, torciendo un poco su cuerpo.



No había nada que decir.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hollow Bastion [Niall]

Mensaje por Niall el Jue Ene 05, 2012 6:54 pm

Mierda... le estaba poniendo nervioso si se acercaba así. Se tensó ante sus caricias como un gato dispuesto a saltar y arañar, pero no lo hizo aunque un confuso disgusto se reflejaba en su cara con claridad absoluta. Que molesto era aquel hombre... por una parte apenas podía aguantar las ganas de atizarle un codazo para quitárselo de encima y sin embargo no lo hacía por que ... joder. Resultaría tan fácil simplemente dejarse llevar. Crispó sus manos sobre el respaldo del asiento cada vez más fuerte.¿Qué coño hacía quedándose ahí quieto? Dejó que le mordiese de aquella forma delicada durante un momento pero luego apartó el rostro con brusquedad solo para volver a ser acariciado por aquella húmeda lengua y ese penetrante tono de voz. ¿A el que coño le importaban ahora los lobos, los chucho y cualquier animalejo de cuatro patas? Lo único que necesitaba era dejar de estar ahí plantado a merced de aquel imperialista toca pelotas.

-Suéltame._Frunció el ceño molesto por tener aún aquella mano en su cara, demasiado personal, demasiado cerca maldita sea. Perdió el agarre del sillón al ser volteado pudiendo encarar así al fin a aquella especie de captor... aún no tenía claro si seria un captor ya que ... quizá podría librarse de el a fuerza bruta... no. Qué estupidez el tipo era enorme, si se ponía pesado no podría hacer nada. No iba a disparar a alguien de la familia maldita sea. Aún así colocó las manos contra su pecho para intentar alejarlo en vano, notando la musculatura bajo la ropa pero sin cejar en su empeño, devolviendole una mirada decidida pero aún manchada con el confuso enfado que experimentaba. ¿Qué cojones hacía mirándole con semejantes ojos? No le había hecho nada para que le mirase con aquella vista roja que parecía hervir de odio.-Para maldita sea._No tenía muy claro si le pedía aquello respecto a la cercanía o sus ojos, sin embargo pareció parar por un momento. Le soltó, y su ojo se abrió algo sorprendido por aquella aparente victoria antes de que su angulo de visión se invirtiese al quedar colgado del hombro de Renzo.

-¿¡Pero que cojones hacer!?¿¡Te crees un puto vikingo o que!? ¡Suéltame puñetas!_Golpeó un par de veces la dura carne del otro sin obtener resultado, no pataleando pues aquello sería muy poco digno pero obviamente enfadado por el hecho de ser tratado de semejante forma. En algún punto del trayecto hacia el coche empezó a murmurar contrariadas maldiciones en su lengua materna, con un cerrado acento que lo hacían prácticamente imposible de entender a cualquiera que no fuese irlandés. ¿Por que tenía que pasarle esto? Solo quería relajarse un rato después de un día de mierda ... Solo echar unos tragos y jugar a las cartas. Pero noooo, tenía que encontrarse con uno de los peces gordos y tiránicos de la familia, tenía que convertirse en el jodido pasatiempo de aquel tipo con el que parecía tan difícil razonar. En algún momento se cansó de no obtener el resultado buscado y simplemente dejó de golpear inútilmente.-No deberías llevar a la gente como si fuesen bolsas de patatas ..._Se revolvió al ser soltado en el coche, lanzando una mirada iracunda al moreno que después de aquello no se digno a lanzarle ni una mirada ni una simple palabra. Mejor, no le gustaba hablar en el coche ... ¿Y por que coño iba a querer hablar con semejante ser irracional? Gruñó molesto cruzando las piernas y apoyando el codo en la ventanilla para reposar su gesto vuelto al exterior, viendo pasar las luces, las gentes y los árboles mientras se dirigían a un territorio de su dominio pero alejado de la ``plebe´´ Bufó al ver semejante enormidad de casa. Lo reconocía no le gustaban los lugares tan grandes, el era feliz con su pequeño y acogedor pisito. En un sitio tan grande siempre te encontrabas solo, no le veía la puñetera gracia a ello.

En cuanto salió del coche lanzó una vista a la casa antes de ser agarrado de la mano y prácticamente arrastrado tras la figura de aquel hombre tan alto, obligado a caminar rápido tras el si no quería caer al suelo. Lo que posiblemente no importaría mucho al mayor que simplemente seguiría tirando como un burro. No como un burro... los burros son adorables. Frunció visiblemente el ceño al ver semejante cantidad de gente ¡Para que coño quería alguien tanta gente alrededor sirviendole? Subió las escaleras tras él tirando a veces de la mano para intentar soltarse ya cansado y vencida la sorpresa del principio.-Suelta..._Al contrario que en la sala VIP del casino ahora hablaba más bajo. La razón era simple, allí estaban casi solos y ahora estaban prácticamente rodeados de gente, al menos a sus ojos.

Las mujeres parlotearon un poco, que molesto, ¿que coño decían? No llegaba a oír pero seguro que no era bueno. Las mujeres eran así, cotillas por naturaleza. Un leve enrojecimiento se cernió sobre su rostro al escuchar un comentario especialmente perverso.¿¡Serían zorras!? Sin embargo de pronto se hizo un silencio sepulcral con una fiera mirada de Renzo. Vaya, estaba claro que tenía a la servidumbre dominada, después de lo que había visto en el casino no quería pensar que es lo que era capaz de hacer a quien metiese la pata estando bajo su servicio. Frunció un poco el ceño conteniendo una pequeña exclamación de dolor que casi se le escapa ante el aumento de la presión en su muñeca. Peor no dijo nada, simplemente siguió andando tras el, generando un sonido de apurados pasos que replicaban sobre el suelo del lugar. Así al fin llegaron a lo que parecía ser un estudio.

Apenas le dio tiempo a apreciar los detalles a pesar de que era rápido en su observación antes de ser de nuevo casi lanzado sobre un sillón. Con un fastidiado gesto de cabeza y un soplido quitó un mechón de pelo que le hacía cosquillas sobre su pálida y delicada piel, mirando de reojo al hombre asomado a la ventana cuya figura se recortaba en sombras. Siendo sinceros y amantes de la verdad había que reconocer que aquel tipo no carecía de cierta belleza indómita pero ello sin duda era eclipsado por el fastidio que generaban sus actos. Sus ojos se conectaron en la penumbra de la habitación. El moreno no decía nada y Niall no sabía bien que comentar.-¿Qué coño pretendes? ¿Tantas ganas tenias de enseñarle tu casa a alguien?_Satirizó con gran cinismo sin apartar la vista ni un momento.


CERRADO
avatar
Niall
Encargado Fronteras
Encargado Fronteras


Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t260-ficha-niall-bullet

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.