Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Expiación, Deseo y Pecado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Jue Oct 13, 2011 6:51 am

Se había despertado con una maldita resaca de muerte, tenia el cerebro por completo deshidratado, se levanto y se dio cuenta que estaba desnudo, hacia mucho que ya no dormía como dios lo trajo al mundo, se tocó y contemplo su cuerpo durante una brevedad de tiempo. La figura reflejada en el espejo estaba integra sin ningún rastro de agresión, ninguna marca que le dijera o le ayudara a intuir lo que había pasado, por que estaba más que seguro que toda esa situación que no lograba recordar tenia algo que ver con ese extraño hombre que tan “amablemente” le había invitado una copa en aquel bar.

Odiaba no saber ni siquiera recordar lo que había sucedido, enfundo su cuerpo en el pantalón del pijama y se encamino hacia la blanca cocina, sacó una botella de agua del refrigerador e ingirió casi todo su contenido. Sus ojos se abrieron en todo su esplendor, casi se le dilataron las pupilas cuando se fijo en un sello que parecía ser antiguo en su muñeca izquierda “pero que demonios!” se había dicho así mismo en un susurro, en la soledad de su casa; bruni le rozo las piernas con su suave lomo y algunas ráfagas de recuerdos vinieron a su memoria.

Una platica con el hombre de ojos misteriosos, cuerpos desnudos, choque de copas, besos furtivos, risas embriagadas de alcohol, sexo desenfrenado, perdida del conocimiento, juguetes sexuales, hombres vestidos de cuero, llevando collares, siendo sometidos a latigazos, su cuerpo ardiendo en deseo, cámaras de sufrimiento, su cuerpo siendo mimado por un fute de suave plumaje, cuerpos amordazados, él montándose a un sumiso hombre que tenia una mordaza que le impedía hablar pero que no evitaba que gimiera, él implementándole un sufrimiento que mezclaba con el placer.

Pasó el día y julius trataba de recordar como había acabado en el lugar de sus recuerdos, era fin de semana así que no trabajaba, trataba de concentrarse en la lectura de su libro cuando el timbre sonó y al abrir no encontró a nadie mas que una mascara y un pequeño sobre que abrió llevándose una gran sorpresa, el encabezado de la hoja tenia rotulado aquel signo en su brazo. Era extraño, aquella tarjeta llevaba escrita en una letra manuscrita y elegante, dirección y hora.

“¿y ahora que harás mi querido Julius?” dijo una vocecilla en su cabeza.

A la medianoche, un hombre sobriamente vestido y enmascarado se presenta en la dirección antes indicada, se encuentra ante un edificio antiguo que en la sola fachada se nota abandonado pero que al entrar se ve más habitado que ningún otro sitio.

Al ingresar se quedó realmente sorprendido y comprendió que el diagrama tatuado en su muñeca era emblema de una especie de sociedad secreta donde practicaban el BDSM cuyos miembros eran escogidos al azar o al menos asi lo creía por que él nunca antes había practicado ese “estilo de vida” pero que le lleno de intriga. Camino por un oscuro pasillo que solamente se iluminaba por la luz de velas, el ambiente emanaba misterio, sensualidad, excitación, expectación, deseo, pecado. Tuvo que guiarse tocando las paredes del pasillo por que su falta de iluminación afectaba su visibilidad.

Llego al salón principal con un poco mas de luz y contemplo la diversidad de hombres que fungían de esclavos totalmente expuestos para el placer pero que si bien no se permitía tocarlos, se les animaba a observarlos, ya que eran considerados arte viviente; hermosos y dignos de admiración. Un camarero vestido absolutamente con una capucha negra y antifaz le mostró una bandeja e plata en la cual descansaba un sobre “adelante” murmuro el hombre y después de haberla tomado, el sujeto desapareció.

Bienvenido al club Mr. Eisenberg, un club donde gozara practicando sus más bajos instintos pero sobre todo sus más bajas pasiones y deseos.

P.D. Espero se divierta como aquella noche, solo que en ésta ocasión no fue necesario drogarle… y si sigue caminando se sorprenderá de lo que hay al final del camino.


como autómata, julius siguió las instrucciones y si que se sorprendió al ver a alguien sumamente conocido para él y aunque igualmente llevase un antifaz, le reconocería por el exótico color de su cabellera y su inigualable anatomía masculina.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Jue Oct 13, 2011 6:51 pm

Vaya si Julius habia llegado muy lejos en su búsqueda de la verdad sobre mí. Nos encontrabamos nuevamente bajo los albores de la oscuridad sexual y repulsiva, empezando de cero en una etapa que no nos conocíamos, allí separados por máscaras, elegancia y una impunidad tan ofensiva como atractiva.

Llevaba puesto un pantalón de vestir apenas sostenido por una faja hindú, el torso al descubierto y el antifaz en mi cara, todo bajo un manto del elegante negro.Me acerqué a él porque lo veia perdido en si mismo, sacando conclusiones acerca del sello en su mano y sobre su relacion con el lugar, para colocar mi mano en su carnoso bulto y apretarlo de manera pervertida. Quisiera poder hacer que Julius disfrutara este lado sucio y grotesco d ela vida tanto como yo...


-Bienvenido Señor Eisenberg...esta noche...yó seré su esclavo.-

Le susurré con la voz gruesa mas sumisa que se me conocía, masajeando su entrepierna, comprobando su tacto.

-..Qué desea probar primero?.-


Le comenté, soltándolo y comenzando a adentrarme en los profundos pasillos de ese lugar, en donde mi "amo" podria elegir los juguetes que le gustaria usar conmigo. Julius llevaba mucho tiempo queriendo hacerme un pasivo, esta me parecio la ocasion mas adecuada servil para satisfacer las necesiades de ambos, la suya de dominarme y la mia de ser violentamente dominado, apaciguado mi ser y mis monstruos por la llama purificadora de mi amante.

- Puede elegir entre látigos, amarres, cadenas, los demás instrumentos estan a la vista... en aquella sala.-

Le susurré, esperandolo en la puerta de la habitacion, rebozante de ideas y con una calentura tal que el pene armaba una carpa en mis pantalones.

-Puedo desnudarme y cooperar...si asi lo prefiere...todo lo que mi Señor desee, yo lo haré...-

Sonreí lascivo, mriando al suelo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Vie Oct 14, 2011 5:05 am

Después de pasar aquella puerta final que era amplia y lujosa, su pasión se encendió tanto que sus llamas le quemaron el cuerpo y la piel, le vio allí con el torso desnudo con aquello ojos que refulgían en aquella oscuridad, con esa sonrisa lasciva y peligrosa. Su respiración se acelero en cuanto Annen se acerco seguro de si mismo como siempre solía hacer, con esa elegancia al caminar como un felino al acecho de su presa; su corazón martillo fuertemente dentro de su coraza en cuanto le sintió demasiado cerca y empezar con ese juego de seducción sadomasoquista.

Jadeó excitado ante la intima caricia que le proporciono, cerró los ojos al escuchar la suave y sumisa voz, Julius no pudo esperar más y le rodeo posesivamente por la cintura pero su “esclavo” fue más rápido y escurridizo por que al segundo siguiente le había arrastrado hasta una habitación donde la mayor parte del lugar era rojo y negro, pudo visualizar una plataforma al fondo de la habitación. Había ganchos para asegurar cadenas en el techo, paredes y el piso, y el amoblado incluía sillones, sillas y bancas de tortura.

La habitación tenía una enorme cama de hierro forjado de dosel y había juguetes colocados prácticamente sobre todas las superficies posibles. En las mesas más insulsas habían botellas de lubricante saborizado, lubricantes que se entibiaban, lubricantes aromatizados, lubricantes orgánicos, silicona y lubricantes a base de agua, aceite para masajes, cremas para retrasar el orgasmo y cremas para aumentar la libido.

Había vibradores para el punto “P”, Vibradores sutiles, vibradores con luz, vibradores anales, vibradores de huevo, patitos de goma vibradores (vestidos con ropa de bondage), vibradores de gelatina, vibradores para usar en los dedos, anillos vibradores para el pene, bolitas anales y bolas chinas.
Hasta ese momento él no había dicho ni una sola palabra, estaba maravillado y extasiado ante el comportamiento de su amante-esclavo, que su vena sadomasoquista se encendió al mil… sonrió malditamente sensual y se encamino para rodearle y mirarle con ojos impúdicos.

-No estas mal pero podrías estar mejor- no aguanto y le agarro por los largos cabellos rojos tirando de ellos para exponer su rostro y besarlo con pasión, recordó que debía controlarse, esa noche era su noche, una noche en la que se divertiría.

-Hoy haz sido muy osado por andar exhibiéndote por allí sin que yo te lo permitiera- mordió su garganta –vas a tener que recompensarme por ello-

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Vie Oct 14, 2011 5:54 am

Me mantuve en la posicion tanto como pude, proyectando en mi, una intensa calma para ser la esencia sumisa y servicial que mi querido Señor necesitaba. Mis ojos se abrieron sorprendidos cuando él jaló de mis cabellos de fuego, llenandome de adrenalina y ansiedad las venas, las cuales se contrayeron al ser marcada la blanca piel, bajo el yugo de sus fuertes dientes dejandome sello.

Apenas si dejé escapar un suave gemido, uno cais mudo, entregado a la serenidad de mi carácter displiciente, mientras me arrodillaba ante él y acariciaba su bulto con mi lengua. Nunca mirar a la cara, era el primer mandamiento que el dominatrix debia hacer respetar. Mantuve mis manos hacia atrás y dejé todo mi cabello atrás, para que tuviera una buena panorámica de mi torso encorvado y mi pene sobresaliendo por la fuerte ereccion.

-Lo siento mucho Amo...qué puedo hacer para recompensarlo, qué puedo hacer...por su perdón...-

Susurré desde mi posicion, moviendo la cabeza circularmente y los homoplatos, descontracturandome, como si en mi sangre estuviese ebullendo la metamorfosis de algún ser, un tercer ente?...no...Anschwitzen...
Mis pupials dilatadas y oscuras lo miraron a los labios y en un fugaz intento, a los ojos, entrelazando mis manos tras mi espalda como si estuviese esposado.
-.. Perdóneme Amo...-

Susurré con la voz mas débil y tierna que pudo salir de mi garganta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Vie Oct 14, 2011 7:13 am

-Eres demasiado osado, no te he permitido o te he dicho que pudieras tocarme- su voz se volvió baja y áspera, casi como un gruñido, cuando le hablo al oído para “regañarle” –eso va a costarte muy caro, perra-

La actitud sumisa que enseguida adopto el pelirrojo hizo que casi se corriera, cuantas veces no había fantaseado tener a Annen en ese estado de dulce sumisión y obediencia, al fin había descubierto una nueva faceta en sus vidas, una que le daría satisfacción y que tal vez les llevaría a un paso mas en su relación, ahora iba a demostrarle que él también podía montárselo y otorgarle mas placer del que le daba cuando hacían el amor… y no es que necesitara demostrar algo, simplemente era algo nuevo por hacer.

-Hoy no tendré compasión contigo y te juro que vas a pagar el haberme desobedecido- se alejo de él unos cuantos pasos y con la punta de sus zapatos machaco el miembro erecto y atrapado dentro de ese pantalón, disfruto con el rostro lleno de placer el dulce dolor que le provoco, él mas que nadie sabia como dolía una erección en un espacio apretado y reducido.

Volvió a retroceder y camino en círculos en aquella habitación, explorándola, contemplando y probando los juguetes, regresó y observó a su sub –en primera, no hables cuando no lo tienes permitido- le dio un pequeño y suave golpe en una de sus mejillas con un fuete de suave plumaje –en segunda no tienes permitido tocarte ni mucho menos mirarme a los ojos- volvió a tomar un mechón de su cabello y tiro de el -y en tercera, no puedes correrte a menos de que yo te lo permita pero si cuando llegue el momento, me ruegas, puede que haga una pequeña excepción- le coloco un collar en el cuello y se dio la vuelta dejándole allí solo.

-Ahora quiero que te desnudes y te presentes ante mi- ordeno desde un sillón de cuero rojo que se encontraba en la esquina, una vez que vio cumplida sus ordenes volvió a pedir que se acercara y coloco un anillo en el pene, de sacado rápido. Annen se veía hermosamente bello con tan solo ese collar de cuero con una argolla de plata en el centro y el anillo que él le había puesto.

- Comienza por mostrarme para que sirve esa boquita tuya-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 15, 2011 2:27 am

Como si no fuera suficiente con haberme despojado de toda mi ropa y mi "dignidad" de caballero, me despojó tambien de mis "derechos" como persona al volverme absoluta y totalmente objeto de su pasión y de su deseo sexual.
Observé con intriga y mordiendome el labio, el anillo que ahora abrazaba mi ereccion, aún adolorida por haber sido dulcemente machacada bajo el pie de Julius, hinchada, roja, cargada de semen y de venas.


Me acerqué a él y me arrodillé ante su impoennte presencia, abriendole el cierre con los dientes, rebuscando entre los pliegues de la ropa su erección. No era tán habilidoso como para sacárselo afuera asi que debía chuparlo desde allí, para instarlo a que él mismo me mostrara que tan erguido estaba. Una provocacion peligrosa siendo yo el esclavo...pero es que...hacía tanto que no tenia un amo, que simplemente me habia oxidado.

Mordisqueaba su erección, jalaba de su ropa interior para que el pene se saliera de su prisión de tela. Cuando lo logré, me la metí completa a la boca, haciendo un gracioso sonido entre saliva y cavidad bucal, comencé a succionar con fuerza, moviendo mi cabeza, mis cabellos, los musculos de mi cuello y espalda, mientras el brillo plateado de la argolla en mi cuello tintineaba silenciosa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 15, 2011 3:44 am

Estaba plenamente complacido por como se estaban dando las cosas, se comió ese cuerpo con la mirada, detallando cada línea, cada musculo pero sobre todo ese miembro por completo erecto y atrapado en “su jaula”. Julius se apoyó contra el sofá mirándolo con una lascivia y pasión desbordante, dejó que su esclavo lo complaciera, disfruto de las dificultades que el pelirrojo tuvo, tenia prohibido tocarle eso era obvio pero después de batallar y excitarlo en el proceso poniéndolo completamente erecto, Annen casi consiguió hacerse de su pene que casi lloraba de necesidad y deseo.

No pudo contener los suaves gemidos que escaparon de sus labios, movió sus caderas ligeramente, frotando su miembro aun atrapado entre la tela, contra el cuello de su amante que soltaba suaves sonidos que casi sonaban como maullidos. Por un momento se había abandonado al placer, disfrutando las atenciones pero al instante en que los abrió, pudo descifrar las intenciones de su esclavo así que con algo de molestia le empujó la cabeza hacia abajo, alineando la boca de su sumiso contra su miembro envuelto todavía en ropa. Annen fue forzado a permanecer quieto mientras Julius empujaba sus caderas contra su boca y mentón.

En cuanto su virilidad fue liberada, se elevo cual largo era, exhibiéndose con doloroso orgullo e inmediatamente fue engullido por la mediana boca de su amante quien hizo zumbar su garganta contra la hinchada erección, enviando profundas vibraciones contra el miembro de Julius y envolviéndolo con su calor. Reconoció que le estaban dando una buena mamada pero no estaba interesado en correrse por aquel método, le pondría un alto en esos momentos le tomó nuevamente por sus riendas favoritas, esos cabellos de fuego.

-No creerás que voy a correrme por una simple mamada- bebió y comió de su boca, probando su propio sabor natural, le mordió los labios, acaricio su lengua, exploro su cavidad oral; todo eso contenido en un torbellino de insulsa lujuria –pienso correrme en esté culo que por derecho me pertenece- le dio una fuerte nalgada y metió su dedo índice en la argolla de su collar y le hizo que le siguiera, lo ató con los grilletes que colgaban del techo y después le colocó una especie de venda en los ojos.

-si te comportas, al final obtendrás tu recompensa- susurro a su oído mientras frotaba su glande contra la apertura entre sus glúteos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Lun Oct 17, 2011 7:16 am

Fui salvajemente besado como sólo un demonio pdoria besarme, apoderandose de mi lengua y de mi aliento, extasiado me dejé llevar por la fuerza de su agarre, mientras maltrataba mi punto sensible a gusto y piacere.
Mis ojos trataban d eno mirarle, se dilataban en la oscuridad que marcada por el ritmo en mis venas , se inyectaba en cada fibra d emi ser, con lujuria y morboso deseo. Fui privado de la vista cuando fui colgado de grilletes reales, fui abrodado por la oscuridad al completo mientra slos últimos resquicios de caballerosidad y cordura me abandonaban, se filtraban por entre mis labios y mis dedos.
Era yo yno era yo, era él y era yo, no lo era, ya no lo sé, el corazón latía tan vivo e intenso que sentia que florecería un nuevo ser en mi. Alcé el rostro gimiente cuando su glande se frotó entre mis nalgas, haciendo que mi erecicon vibrara al punto de expuslar mas fluidos preseminales.




Me mordí la lengua con fuerza para no hablar, para no cortar el ambiente con mis sucias palabras, mientra smi cuello tronaba y mi espalda desplegaba relajacion. Moví mis caderas lejos de su miembro, sonriendo de manera retorcida y perversa, sonriendo como sólo mi alter ego podría, haciendo sonar las cadenas y girándo la cabeza hacia atrás, sólo para escuchar la respiracion de Julius, para sentir con orgullo sus pulsaciones aceleradas por la calentura.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Mar Oct 18, 2011 4:27 am

El orgullo se le hincho pero también otra cosa al escucharle gemir con esa voz casi ahogada -¿Quieres más?- murmuró mordisqueando detrás de su oído -¿Quieres que te la meta, eh perrita?- besó y mordisqueó el cuello, los hombros y jugó con sus tetillas retorciéndolas en el acto; siempre manteniendo su cuerpo presionado fuertemente contra su amante.

Al sentir el intento de alejamiento, simplemente sonrió y lo dejó de lado, caminó por la habitación en busca de su próximo juguetito el cual encontró. Cogió un látigo de tiras negro y rojo de cuero de ciervo, lo sacudió lentamente en el aire, muy cerca de Annen para que sintiera el primer golpe romper el silencio. Le rodeó, al contemplar aquella extraña sonrisa en su rostro, le demostró que no solo tenia entre sus manos a su “criaturo” también le tenia a él, la adrenalina serpenteo por todo su cuerpo al saberlo.

El cuero impacto contra la piel nívea de sus glúteos creando una suave sensación de caricia en lugar de un dolor punzante, continuó golpeando con el látigo a su esclavo, cada golpe un poco más fuerte que el anterior. Era tan excitante ver como el placer del pelirrojo aumentaba junto con su dolor, amaba tomarle por los cabellos y hacerlo jadear, asi que prosiguió con aquel movimiento.

-Que valor el tuyo al desafiarme- otro latigazo cayó sobre la pierna izquierda de Annen y las tiras de cuero se enrollaron alrededor de su piel suavemente, su miembro estaba que explotaba, tan erecto que le dolia, pero eso le alentaba para cuando se lo follara.

Contemplo gustoso esa piel roja y brillante, había marcas entrecruzadas por toda su espalda, su glande babeó de deseo soltando las primeras gotas de liquido pre-seminal, el cual recogió con el dedo medio que introdujo en el rosetón apretado de su compañero. Decidiendo que ya era momento de pasar al siguiente juego llevó una mano hasta la entrepierna de Annen y giró sus testículos en su mano.

-Te amo- susurró antes de clavarse tan profundamente en sus entrañas y comenzar a follarselo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Vie Oct 21, 2011 2:34 am

Un alarido de dolor abandonó mi gargante, echando la cabeza hacia atrás cuando el fuerte agarre de sus dedos se enredó en mis cabellos, haciendome sufrir más si era posible. Allí retenido contra mi voluntad, doblegando mi dignidad y pisoteado mi orgullo, refulgia, brotaba en mis venas y mi piel, el delicioso aleteo de la morfina corpórea, el placebo a mi dolor, a mis terminales nerviosas.

Comencé a sentir claramente cada estocada y la profundidad que lograba alcanzar su glande en mí, martillandome, llenándome como pocos podrian haberlo hecho. Solté un suspiro de placer, solté mi esencia al mismo tiempo para que cayera al suelo pero aún así me resistí a cerrar mis nalgas para acabar con el momento, deseaba que me partiera por la mitad con su pasion y que gozara de ver como mi culo hambriento devoraba su pieza.


-hhmmmmmmmm.......-


Me quejaba moviendo la cabeza, el torso, pero tratando de dejar mis caderas quietas
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Dom Oct 23, 2011 12:04 pm

¡Oh que hermosa e indomable criatura! Es ese ser que le hace perderse en el laberinto profundo de los celos, que le provoca querer dominarlo, envolverlo en un capullo cual gusano, para que nadie excepto él; contemple lo maravilloso de su despertar. ¡Oh su bello adonis de fuego! Ese que lo convierte en un adefesio de deseo, ese que le hace tener los pensamientos mas impuros y las más locas ideas, ese al que engulliría cual serpiente para mantenerse contento ¡Oh su idolatrado amante! Unos de sus más bellos placeres carnales, ese que representa todo el amor y la felicidad que un hombre puede sentir. Ese, cuyos rugidos de su caverna amorosa lo lleva a rozar los espasmos y jadeos delirantes que sin piedad claman por su aliento descompasado y arrítmico.

Sabe que su infame esclavo le ha desobedecido, ha eyaculado contrayendo los gemidos de la bestia herida, le sostiene por las caderas, de aquellas, sus redondas nalgas de fuego blanco a las que causa unos grandes hematomas por el ritmo acelerado, se sale hasta que sólo la cabeza de su miembro permanece hundida en su cuerpo y luego vuelve a embestir dentro del cálido canal que lo arropa con su piel interna, con sus paredes suaves y extenuantes.


Retiro el anillo, liberando de esa forma el miembro casi purpureo de Annen, permitiendo que terminara de correrse simplemente para él, su amo, su amante y señor; el juego hasta esos momentos se ha terminado con la culminación de ambos orgasmos, con aquella mezcla de voces insultantes y jadeantes, con esa mezcla sudorosa de sus transpiraciones, con esa mezcla que crea una embriagante sensación de euforia por haber experimentado la más gratificantes de las experiencias.

Cuando acabó, salió de su interior y se frotó a sí mismo para acabar pintando el culo y la espalda de su pareja con su semen, sostuvo su lánguido cuerpo, despojo del nirvana reciente, llevando una de sus manos hacia arriba para liberar sus muñecas, lo deposito en el piso alfombrado y le quitó la venda.

Le contemplo exhausto y con una mirada que rayaba en la locura, le besó con pasión y ternura, le besó como un maniatico que reclama lo que le pertenece, pero a pesar de todo, lo besó como un hombre estupidamente enamorado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Lun Oct 24, 2011 5:54 am

Fui llenado hasta lo irrisorio por su semilla, lleno de moretone sy senderos de marcas cuya estampa era la piel de Julius. En mi mente los espejos se fragmentaron y no podia afirmar en donde terminaba yo y comenzaba mi Demonio...era como si el profund y loco amor de Julius hubiese encontrado la manera de fusionarnos, de volvernos un solo ser, dominados, subyugados, atados y locamente enamorados de su ser.

Allí estaba yo en el suelo, mareado por todo tipo de extrañas sensasiones, de pies a cabeza, desde mis cabellos hasta mis uñas, era el momento en el que todas las dudas y grietas entre mi mente y el mundo se llenaban, sanaban producto de la devocion de mi amante.

Lo recibí intenso allí como estaba, lo recibí y él me recibió, bajo la luz fría e impersonal de aquel antro de la perdicion, nuestros besos fueron tan dolorosamente profundos que yo no podia escuchar nada más. No habia musica en el aire, no habia rememoraciones, recuerdos, no habia nada más allí que nosotros y de la fuerte emocion de sentirse fusionados.
Nos revolcamos en aquel tapete como si fueramos la metamorfosis de algun ser que gestaba su existencia, como si estuviesemos a un atisbo de encontrar la paz entre nuestros corazones.

Alcé sus piernas semidesnudas mientras devoraba sus labios, mientras bebía de él todo aquel amor que me entregaba, que me hacía sentir la persona mas poderosa del mundo. Entré en él totalmente húmedo y con un profundo deseo de sentir su interior. Fueron emebstidas brutales pero al poco tiempo me vine, sin poder reprimir aquella felicidad por poseerlo, demostrarle en un arrebato grotesco, cuán adentro habia calado en mi. Besé su pechoy su cuello, derritiendome en caricias para su piel, volviendo a mi papel ansioso y sumiso , espectante porque deseaba que siguiera experimentando con mi cuerpo hasta el final, Yo, Anschwitzen, quien quiera que fuese ahora, deseabamos más de nuestro misericordioso y poderoso Julius, el amo...el Señor de nuestro corazón, el dueño de nuestros pesares, torturador, castigador de nuestros pecados.... esencia de nuestra vida.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Mar Oct 25, 2011 9:12 am

Se unieron en la obscenidad del sentimiento saciado como un instinto en acción y no como un instinto en alerta, ambos bebieron del vaho de sus alientos, del grato sudor de sus pieles, de la cálida esencia de sus cuerpos.

Y ahí estaba con los ojos cejados por el dulce orgasmo, entregándose hasta con el alma, con cada célula, con cada terminación nerviosa; ansiaba y quería fundirse en uno solo con él, llevar su aroma tatuado, mantener ese fuego que Annen siempre lograba encender con tan solo una mirada de sus profundos y atormentados ojos… y con todo eso llego al segundo clímax de la noche.

Julius le amaba tanto que hasta le dolía, un exquisito dolor que le martirizaba hasta la extenuación de la felicidad. Ambos cuerpos retozaron las delicias del segundo nirvana de la noche entre ríos de aquella explosión blanquecina, el trigueño fue y busco una toalla húmeda que humedeció con agua caliente y con devoción limpió el cuerpo de su amante para luego limpiar el suyo, tiró la toalla aun lado y le ordeno levantarse.

-súbete y quédate quieto- exclamo con tono autoritario una vez que vislumbro una banca hecha de metal con acolchado y correa de cuero, banca que simulaba la figura de una persona con la piernas flexionadas y abiertas así como los brazos extendidos.

Una vez que le contemplo con verdadera satisfacción obedecerle, ató las correas alrededor de sus piernas, muslos, torso, brazos y manos. Colocó una mordaza de pelota en su boca y una especie de capucha pero que le dejaba solo respirar por que quería ver la ansiedad en su cuerpo al utilizar los juguetes. Julius sonrió para si mismo cuando observó su “obra maestra”, sacó su celular y comenzó a fotografiarlo, el sonido del obturador se escuchaba en la silenciosa habitación.

Dejó aun lado el teléfono para apoderarse de un pinwheel que al momento de probarlo el mismo en su muslo, le pinchó y causó un poco de cosquillas al mismo tiempo. Con la respiración algo ya errática por la excitación, se acerco y paso el instrumento irónicamente médico, sobre el cuello, pectoral y tetillas de su esclavo, simulando asi una autopsia humana. ¿Quien podría decirle que un instrumento médico le serviría no solo para probar la sensibilización de sus nervios al deslizarlo sobre su piel, si no que también le serviría para causar expectación y el aumento del deseo y la libido en su amante?

Sin duda alguna, ya no volvería a mirar con los mismos “ojos” aquel aparatillo de uso neurológico.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 29, 2011 1:12 am

Me vi de nuevo, subyugado por el arrogante poder de su voz, allí confinadoa aquella solitaria silla que encueró mi espalda y retuvo mis miembros con gran firmeza. Fueron mis provocadores labios amordazados con el poder extenuante de Julius al ponerme un juguete en la boca mientras todo mi ser sólido se mimetizaba poco a poco con la camilla, adaptandome, haciendome extremadamente sensitivo a aquella textura.

De pronto sentí un ligero cosquilleo, un scozor gracioso que viajó por mi piel y me hizo removerme inquieto ante la dulce y aguda molestia. Mis pezones se pusieron duros y la piel de gallina, sabía qué era y sentí una potente revolución en mi pecho y en mi sangre, una mezcla entre morbo, miedo y excitacion pura. Fantaseé en algun momento con que Julius me heriría de tal forma que me provocaría una muerte dolorosa, y queria hacechar en el umbral de la cordura, hasta dónde era capaz mi queridísimo de controlar sus impulsos.

Leobsequié un juvenil gemido bajo la mordaza, sólo para poner mis oidos espectantes de la percepcion de su aliento, de sus latidos, si casi podia sentir su lujuriosa mirada sobre mi, podia sentir hasta que mi pene se erguía como llamando a su "compañero"...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Miér Nov 02, 2011 10:30 am

El cuerpo de annen respondió hermosamente honesto, soltando todo su jugoso placer y Julius miro con sus ojos de platino y oro como esa piel suave y blanca casi lechosa, era marcada una vez mas, llenándole de una inmensa satisfacción tanto que nuevamente estaba plenamente erecto. Mientras restregaba su hombría por la hendidura de sus montañas de carne, el instrumento descendió por el abdomen de su amante, haciendo mas presión hasta que no solo causo cosquilleo, debió causarle dolor pues un ínfimo hilillo carmesí se pinto entre sus crestas iliacas.

Jadeo excitado y luego lamio lentamente la herida de aquel “animal herido” -¿te gusta, no?- el pinwhel siguió su camino hasta la dura polla y los testículos del pelirrojo pero de una manera suave para que solo pudiese transmitir un leve cosquilleo pues no era su intención lastimar lo que mas ansiaba -¿quieres mas de esto?- Sonrió macabramente complacido al escuchar el coro que eran los gemidos salientes de aquellos labios de flor venenosa que se sumaban al inevitable instinto de tironear del “amarre”.

Siguió probando y evaluando la sensibilidad, ahora la pequeña ruedilla puntiaguda, rozaba el perineo, ese pequeño y sensitivo espacio entre los testículos y el ano –¿anda, dime… quieres que vuelva a metértela, aquí?- susurró con lascivia a su oído mientras que recorría la forma de su entrada con el pequeño aparatillo, jadeo nuevamente embargado de lujuria cuando su propio glande circuncidado fue rozado por el metal de acero.

Mordió su cuello, bajo por su clavícula, succionó ambas tetillas hasta que volvió a pasar su lengua por la imperceptible cortada, besó delicadamente la zona herida. Julius estaba en su punto! Su polla tenia la cabeza totalmente lubricada por el presemen que se lucia altanero, tenia tan hinchado el miembro que le dolía por la desesperación por enterrarse tan profundo en ese dulce culo, pero seria paciente, necesitaba oírle rogar antes de ceder.

-¿Qué dijiste, esclavo?... no pude oírte- le retiro la capucha y la mordaza, tomándole de los rojos cabellos fue cuando pudo observar los dos luceros que ardían de deseo en la oscuridad de la habitación
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Dom Nov 06, 2011 1:05 am

Mis ojos fueron despojados de su oscura prisión, dolientes y parpadeando frenéticamente hasta recuperar, en un suspiro, el poder visual de mi ser. Todo se hacia confuso mientras la sangre ebullía y mi erección dolorosa y recta goteaba hinchada y pulposa.
Abrí mis labios, perturbado, por si debía recibirle o dejarme degustar con sumisión, más solo vino la brutal liberación, la cúspide del romanticismo en mi cuerpo, el latir renacentista de mi galopante ser. Con la cabeza en el suelo me giré a un costado y lo miré desde esa posición, moviendole mis caderas, sonriendo de manera siniestra.

-Hmm...lo quiero todo adentro....por favor amo...lléname de ti....-


Susurré, retorciendo mi cuerpo, haciendo crugir cada contractura, para liberar mi carne de cualquier resquicio de stress, de limitacion corporal. Era el fuego en una botella, era la serpiente enrrollada en la cadena, era la bestia de Gevaudan dentro de una jaula.

A cada parpadeo las cosas se hacian rojas y volvian a su claroscuro, sin divisar el límite entre lo real y lo que ocurria en mi surrealista mente. Inclinaba mi cabeza ahcia atrás, arqueandome y dando vuelta mis ojos, apretando mis manos y estirando mis dedos, como sie stuviese por entregarme a la posesión absoluta, la lujuria descontrolada y volátil de mi ser.
De pronto mi cuello dio un giró tan brusco para vovler a mi amo, a mi Señor, que los cabellos cubrieron algo de mi boca y un ojo.

-Vamos!.... Quiero sentir sus pelotas golpeando mi trasero,hágame trizas! Ho gran Señor de la Oscuridad! Que estoy tan hu~medo~....haaa....-


Gemí dulcemente, cona voz tan joven e impropia de mi. Ha...me sentía revitalizado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Jue Nov 10, 2011 9:37 pm

-Aun no comas ansias mi hermoso dragón rojo- acarició su espalda descendiendo los sutiles dedos hasta el orificio de la gloria eterna, del mas puro cielo, en donde hurgó sin contemplaciones hasta estimular la glándula prostática -claro que voy a follarte como a la mas vil de las putas, eres mío y de nadie mas- murmuro con aquella pasión que lo caracterizaba, con aquella necesidad de posesión que lo consumía y a como su perra se lo rogara, julius se enfundo a pelo suelto en aquel ojete aun dilatado y preñado con su antiguo orgasmo.

Le dio por culo tan fuerte como sus habilidades sexuales se lo permitieron, se lo follo una y mil veces más hasta que sintió como los cojones se le congestionaban de puro placer y los descargo intempestivamente en el orto de su perra, de su puta, de su esclavo, de su amado. El galénico hombre iba descubriendo un nuevo camino perfumado por fluidos sexuales, un mundo donde el único lenguaje elegante eran palabras obscenas, una maldita utopía donde solo existían comportamientos de machos dominantes, de hombres sumisos, de zurras bien dadas que castigaban la insolencia de los esclavos, de juguetes sexuales que bien podrían infligir dolor pero a su vez el mayor de los placeres.

Se había develado ante él una nueva y hermosa faceta en sus vidas por que amaba a ese hombre, a su Annen, a su amado, a su sumiso, a su esclavo, a su gata que mas bien parecía una perra en celo cuando le permitía tomar el mando de la situación, una perra que esperaba ser duramente jodida por su polla y ser preñada con su semen hasta llenarle el estomago.

Martirizo al pelirrojo impidiéndole correrse apretándole los huevos para que vaciara la leche que no tenia permitido derramar y contemplo gustoso el color morado del glande que babeaba lagrimas blanquecinas casi transparentes, aquella verga que se congestionaba violentamente llenándose de venas que parecían reventar. Después de unos cuantos culetazos mas, Julius se corrió tanto en su boca como dentro de su cueva preferida y le ordeno y dejo que el otro terminase a la par que él, le desato y beso hasta que cayó en la extenuación de sus fuerzas.

-Siempre voy a recordar esta noche como una de las mejores de mi vida- susurro –me encanta tu culo de puta barata- se rió y volvió a comerle la boca hasta que ya no pudo respirar más.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Dom Nov 13, 2011 1:34 am

Mi cuerpo se dejó arrastrar por la fuerza destructora de los placeres carnales. Mi corazón rebozó de sensaciones encontradas entre la salvaje lujuria y el profundo amor. La cordura cae, lentamente. Sin ton ni son, sin miramentos, la oscuridad que nos separaba se cierne sobre nosotros, haciendonos testigos de nuestras mas retorcidas fantasias, de extraños deseos morbosos que subsanan heridas del pasado, de inseguridades y de abandono.
Tengo su corazón, porque él tiene mi corazón, porque en mi sangre fluyen sus besos y en su sangre irradia estragoloso el firmamento de mis ojos. Se entrega a lo físico y a lo terrenal que ofrce mi cuerpo para alcanzarme, deslizando su amor por su sexo, para sembrarlo en mí, para derramar cual cascada su semilla y su miedo a quedarse sin mi sombra.


Las gotas de transpiracion nos abundan y son el bálsamo para nuestras cansadas anatomías, en mi voz ronca y agotada que yace hacia un costado, mientras intento sentir su cercanía en mi cabellera.
Cerré los ojos para descansar en su calor y en la luz de su piel. Cerré los ojos porque me sentía en paz y porque no habia perturbacion que me hablara del momento, como si todos mis fantasmas se hubiesen fusionado en uno solo con mi psiquis, como si con sus besos y con su perseverante soberbia hubiese logrado unirme a lo que me hacia una buena persona.

- Ich Liebe Dich....-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Invitado el Lun Nov 21, 2011 6:58 am

Su cuerpo rodo hasta atraer su calor, respiro su transpiración post sexual, le abrazo con brazos y pies pegándose a su espalda como una mísera sanguijuela queriendo extraer de él toda sangre, toda energía, que más no era posible pensó con ironía.

Besó la piel de su hombro y de su cuello respondiendo a la voz cargada y soñolienta de afecto, le susurró palabras cargadas de amor, pasión y devoción al oído, antes de que su hombre se quedara dormido y cambiara sus brazos para ir inconscientemente en busca de Morfeo, al que sin deberla ni temerla por que es solo una existencia inexistente, odió con toda su alma. Y bueno no es que lo culpara por que de igual forma él mismo se abandono a la deriva pero soñando y sintiendo a su bello esclavo de cabellos de fuego.

Sin duda alguna regresarían simultáneamente a los recónditos lugares de aquel caserón que fungía como club privado para gente que gustaba vivir mas allá de los extremos…

CERRADO
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Expiación, Deseo y Pecado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.