Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Abstracto.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Abstracto.

Mensaje por Invitado el Jue Ago 11, 2011 3:48 am

La noche era inmensamente fría y la luna de una blancura inmensa que iluminaba las calles aun sin farolas, la venida del invierno se sentía en el aire y se notaba en las ramas de los arboles que se quedaban con las ramas secas.

Alguna vez alguien le dijo que los sentimientos son expresados y mejor plasmados con mayor ímpetu en telas al óleo, frescos sobre muros, pinturas sobre madera, acuarelas, témperas y aguadas, un cuadro, una imagen, una escultura, en el arte. Esa noche exhibían en la galería "Genios del arte clásico" así llevaban por nombre las múltiples obras de los diversos pintores.

Llevaba un folleto en sus manos mientras contemplaba con verdadero interés varios cuadros y se preguntaba como era posible tanta sensibilidad en una sola obra de arte, los autores de los lienzos dejaban plasmada su vocación sublime, cada uno de esos pioneros manejó el tiempo a su antojo, lo detuvo para siempre, dentro de los confines de su obra.

Sus ojos estaban puestos y perdidos en uno de los muchos cuadros, no se dio cuenta que le hablaban hasta que esa voz llamo insistente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 13, 2011 4:52 am

Había una gran propaganda por las calles, volantes, afiches y hasta pasacalles de una especial muestra de arte en la ciudad, al parecer era de alguien con bastante trayectoria y experiencia en el ámbito correspondiente. No tenía el suficiente afán e interés hacia aquella forma de expresión tan peculiar, pero la forma en la cual se expresaban emociones, acciones y cosas de la vida se plasmaban en simples telas en óleo y demás formas de arte; sencillamente sentía una especie de admiración hacia aquellos que canalizaban sus pensamientos o lo que su mente dictaminaba en aquellas formas tan extrañas a su parecer.
Un ligero y oculto interés despertó en el albino conocer aquellas formas de expresión ajenas a su sabiduría. Fue por ello que cogió uno de los volantes que yacía sobre la acera cerca de una de las cuantiosas calles, lo hizo una maraña de bollo y lo lanzó nuevamente a la calle.

Fue por ello que comenzó a caminar así por las calles, era de noche y un trémolo frío surcaba todo su cuerpo como gélida brisa queriéndose impregnar en su dermis, aunque su piel era pálida aún así aquel frío quería invadirlo sin tener mera impunidad al respecto. Aún así aquello no era impedimento alguno como para perderse de algo que, tal vez, podría resultar de absoluto interés.
Su caminata era lenta y calma, sus pasos eran más lentos que su marcha, su serenidad y sosiego hacían que el trayecto se hiciera silencioso, sombrío y gélido como su carácter y personalidad. El lugar donde se mencionaba en el papel no parecía quedar a inconmesurable distancia, pero su caminata y vacilo hacían que ésta fuera eterna hasta llegar al lugar donde en el aviso se mencionaba.

Cuando llegó al lugar parecía una especie de edificio de la época barroca, aquella fachada caracterizada por poseer semejante cantidad de formas y marcas tan extrañas que adornaban sus aberturas, gran cantidad de luces apuntaban hacia aquella fachada que parecía abandonada en el tiempo que sin importar eso, un evento como una exposición de arte parecía no tener prejuicio alguno.
Sin preámbulo alguno, entró al recinto. Cuando pasó adentro, una gran y extensa galería se veía y parecía bifurcarse en gran cantidad de cuartos o habitaciones, en aquel largo pasadizo podían aprecisarse gran cantidad de personas, algunas deliberando entre ellas, otras admirando las grandes piezas de arte que se exhibían en aquel lugar. Pestañeó por segundos, parecía estar entre cosas que parecía no comprender, algo ajeno a su interés, al principio parecía estar dentro de una burbuja, como si se sintiese aislado o algo por el estilo.
Cerró los ojos por un instante, y allí comenzó la marcha hacia adelante, escuchando a las personas hablar unas con otras, aquellas voces que resonaban en semejante y amplio lugar como el eco en el vacío de una caverna, o en la espesura llanura solitaria.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 13, 2011 12:47 pm

Cuando salió de su ensimismamiento y giro su rostro para enfocar su mirada, supo que la voz provenía de un joven camarero el cual ofrecía respetuosamente una copa de vino, era una costumbre casi elitista ofrecer buena bebida en las exposiciones de arte, el ambiente era obvio que también hablaba sobre ese tipo de sociedad a la que pertenecían las grandes personas con un alto rango monetario.

Tomo la copa y agradeció con amabilidad, el lugar estaba casi atestado y podía escucharse música clásica, ideal para la buena meditación del comprador de una de las tantísimas obras. Camino por el gran salón iluminado por luces neones que le daban un aire sofisticado, se adentro entre la gente que se arremolinaba en grupos al encontrarse con algún conocido, otros tantos conversaban animadamente sobre los detalles de las obras ante el pie de éstas.

El teléfono vibro y él simplemente sonrió ante el mensaje que respondió gustoso y enseguida, llevaba las manos y los ojos ocupados que no se dio cuenta del gran hombre que se acercaba e inminente e inevitablemente choco contra él derramando el poco vino que sobraba, sobre la chaqueta, alzo la vista y se encontró con un rostro serio y disgustado, maldición la habia cagado por que el tipo en cuestión se veía molesto y como no? Si le había arruinado la vestimenta.

-oh… lo siento, yo venia distraído… ruego disculpe mi torpeza- sus ojos buscaron con insistencia a algún camarero pero para su mala fortuna no hubo ninguno cerca, saco su pañuelo y dejando la copa en el suelo y su el celular sin un mensaje que terminar, dentro de la bolsa del pantalón; se lo ofreció al sujeto que tenia el semblante sereno en ese rostro impávido.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Dom Ago 14, 2011 5:29 am

Parecía todo bastante anormal, obras de arte por doquier, gente hablar cosas tan enajenadas a lo que a su hábito normal hablara. Se acercó a uno de los cuantiosos óleos que estaban adosados a la pared, colgado a considerable altura, en ella se plasmaba una especie de persona gritando, tomándose de las mejillas como si ésta estuviera en estado de desesperación o algo por el estilo, sin dudas era algo bastante irrisorio.
Se acercó un par de pasos hacia donde el cuadro, alzó la mirada e intentó comprender qué era el mensaje que quería transmitir aquella pieza de arte, fue por ello que llevó las manos hacia su barbilla, rascándose aquella con ligereza, esa duda que se acrecentaba en su mente por la precariedad a la hora de juzgar algo de semejante dimensión como aquella pintura al óleo. Cerró los ojos nuevamente e intentaba descifrar el mensaje oculto tras sublime expresión.

De pronto, y en una fracción de segundos algo lo interrumpió en su vacilo y mar de dudas, algo en su pecho que comenzó a arder luego en su pálida dermis. Abrió los ojos rápidamente y en un intento fracasado de evadir aquel incidente, se hizo hacia atrás y observó primero su traje, una especie de saco tipo hombre de oficina impregnado con aquel líquido violáceo que más tarde comenzaba a levantar el típico hedor a alcohol propio de aquellos brebajes. Llevó sus manos a aquella vestimenta percudida por el vino y luego sus ojos fríos como dagas traspasar la carne blanda se posaron sobre las facciones del joven que distraído, al parecer se había topado con el hombre fornido.

-Deberías mirar por donde caminas chico, ¿acaso estás ciego o qué?.- Espetó con una voz muy fría y sombría, la seriedad con la cual aquellas palabras salían de sus labios expresaban lo molesto que se encontraba y más aún de un momento en el cual se encontraba "Meditando".
-Además, éste no es lugar como para andar enviando mensajitos de texto, ésto es una obra de arte, no un tertulia virtual.-
Cojió el pequeño panuelillo del joven, que parecía buscar la manera de aminorar aquel incidente antes producido. Llevó aquel trozo de trapo a la zona donde había vertido el vino, un color violeta se formaba sobre la prenda, lo que lo obligó a quitarse el abrigo pero aún así el líquido se había impregnado sobre la camisa que estaba justo debajo.
La gente, sin entender lo que acontecía, comenzó a observar a las dos personas que una como la otra se veían afectados por aquello, cuchicheando entre ellos como divinas cotorras, típico de la gran mayoría de la oligarquía adinerada.
Soltó un ligero suspiro, muy disgustado por aquello que lo quitó de sus cabales, aunque así el hombre de níveos cabellos se encontraba, sus expresiones y movimientos parecían demostrar todo lo contrario, como si eso se lo tomase con total naturalidad a excepción de la gran mayoría que hubiera reaccionado de una manera bastante mediática.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Dom Ago 14, 2011 11:47 pm

Irónicamente el tipo tenia razón pero bueno había la suficiente luz como para que el defecto congénito en sus ojos le impidiera andar con fluidez por el lugar. Rio enarcando una ceja, vaya con 33 años y desde hacia mucho tiempo nadie lo confundía con un hombre joven pero su actitud fría y prepotente quitaron esa expresiva sonrisa de su rostro.

-Para ser la primera vez que se encuentra con un desconocido, no cree usted que es de mal gusto tutearlo?... independientemente de las circunstancias, claro está-

El tipo en cuestión le había desagradado, si, admitía que era el culpable de su disgusto pero vamos! No era para tanto; saco su billetera y extendió una tarjeta al fornido hombre –Mándeme la cuenta de la tintorería, de nuevo reitero mis disculpas, ahora si me disculpa me retiro no me gusta ser la comidilla de toda esta gente superficial- barrio con la mirada su alrededor y después de eso lo dejo allí parado como si fuera un tonto.

Termino de enviar el “mensajillo de texto” y continuo mirando la diversidad de obras, con las manos metidas en los bolsillo recordaba el pequeño incidente, sin duda alguna ese hombre era inteligente pues sabia distinguir con claridad la hermosura y la fragilidad de una obra de arte.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Mar Ago 16, 2011 2:12 am

Desvió la mirada hacia un lado con cierto grado de escepticismo por lo anterior que aconteció. Cruzó los brazos y cerró los ojos, escuchando los alegatos y argumentos, no, no era eso, sino una especie de intento de justificicación, algo que era injustificable y mucho menos un acto de torpeza por parte del hombre descuidado.
Un gesto de su boca salió, una especie de "Tsch" como señal de disgusto, sin duda alguna un accidente tan estúpido como aquello realmente no lo tenía ni pensado ni tampoco que eso hubiera ocurrido. Extendió la mano y cogió la tarjeta, abrió nuevamente las cuencas oculares observando de por sí la tarjeta que tenía entre sus largos dedos, que prensaban aquel objeto plástico con nombres y números por doquier, al darse cuenta del oficio de aquel hombre no sabía si reír o dejarse enceguecer por su pequeña ira, no podía ser... el director de un hospital comenter burdo accidente, estúpido y torpe que... ¿fue provocado por un profesional?... no, parecía imposible, sentimientos de gracia y cólera que se entremezclaban en ese preciso instante.

Pestaneó en un breve lapso de segundos para alzar la mirada de manera pesada, pero ya aquel torpe hombre ya se había marchado, es más, ya estaba a gran cantidad de metros de sus narices. Volvió la mirada hacia donde la tarjeta estaba quedándose como atónito por la situación y por quien la había promulgado; movió la cabeza de un lado a otro como si fuera una especie de negación, era algo increíble, algo inaudito que un profesional de alta categoría como un médico cometiera semejante acto de torpeza, aún así, se encogió de hombros como para hacer caso omiso a sus conjeturas y caminar en sentido contrario a donde pasó el incidente y optó por seguir la inspección de aquellas obras que adornaban el recinto, todas las galerías repletas de óleos, pinturas, murales y vitrós. Marcha lenta iba dando a medida que iba avanzando y a medida que lo iba haciendo, las obras se hacían más complejas pero a su vez tan interesantes, era como si una especie de "Afán" oculta se iba revelando, tal vez una especie de pasión recóndita hacia el arte.

Habían pasado más de 50 minutos desde que había entrado al lugar, y apenas 45 del accidente con una copa de vino. Aquel líquido que se había vertido sobre sus prendas se había impregnado de tal manera en las telas de algodón que conformaban su blanca camiza que ésta se secó y el color característico del vino y el agregado de colorantes para darle el famoso color que la mancha directamente quedó adhosada a las fibras como pintura de muro que era imposible de retirar.
Por ello fue que se detuvo un instante, sentándose en una leñosa banca en una especie de patio interno dentro del museo. Una vez sentado en aquel mueble, deslizó sus largos dedos por la camisa, suaves sus yemas hurguetearon por las telas manchadas para verificar si el colorante podía removerse al menos por medio del rose de la piel, prensó las yemas una contra otra, plegando la ropa hacia arriba y así friccionar las falanges. Lamentablemente aquella prenda se había hechado a perder, lo que provocó que el hombre de larga y prominente cabellera albina riera como para satirizar lo que acoteció casi una hora.

-Dios, si así de torpes son los médicos de éste lugar, me imagino los pobres pacientes como han de sufrir por sus insipiencias.- Refutó con frialdad y sombría, asintiendo ligeramente la cabeza y durante su refutación cruzó las piernas y los brazos, recargando el peso de su espalda contra el respaldar del leñoso mueble.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Mar Ago 16, 2011 3:09 am

Después de un tiempo prudente su vicio por la nicotina le hizo retirarse hacia el área de no fumar, cual va siendo su sorpresa al volverse a encontrarse al mismo hombre. Desde los escasos 2 metros le observo parecía realmente disgustado por que contemplaba una y otra vez la mancha en el imperturbable blanco de la tela, rio por que le causo gracia el sufrimiento ajeno aunque si fuese sido él, seguramente hace mucho que se hubiese retirado a los sanitarios a lavarse con maniática manía.

-Somos humanos y también erramos… no todo el mundo tiende a la perfección pero veo que eso es algo que usted no pretende razonar ni mucho menos aceptar-

Se atrevió a hablarle con un tono de voz relajado pero grave, su rostro serio y el cigarro pendiendo de su boca y sus dedos índice y anular.

-Es más que obvio que en cuestiones mundanas uno puedo equivocarse cuanto quiera pero en el ámbito medico e intrahospitalario, hay un código hipocrático que nos llama a la responsabilidad y a la tenacidad… cuando la vida de cualquier individuo es puesta en nuestras manos, la consideramos tan valiosa para nosotros que agotamos hasta el ultimo recurso terapéutico para salvarlo, así que rogaría por favor que no hable de lo que no tiene ni la mas mínima idea-

Sonrió con hipocresía pues la gente que se creía erudita era la que mas le desagradaba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Miér Ago 17, 2011 2:25 am

Observó hacia a su alrededor la gente pasar de un lado a otro, aquellos pasos que sonaban en su oído como sonido perdido en el vacío y rebotar contra los murales de tal antiguo museo. Sus largas falanges se movían ligeras, impacientes movimientos los que daba, golpeando con las yemas de los dedos contra la superficie de tronca de aquel banco donde se encontraba sentado, con su otra mano, se deslizó los delgados dedos por sus largas hebras platinadas, corriendo de lugar gran cantidad de éstas que ofuscaban su visión.

Casi en el mismo instante que había acomodado su prominente y largo cabello, oyó aquella voz que, anteriormente había escuchado no hace mucho tiempo, lo que lo sacó de su ligera vacilación y sus ojos no tan rápido como abrieron posaron la vista de una manera súbita a aquella persona. Dejó caer con pesadez sus párpados, oyendo todo el acto de monólogo que explicaba el risueño hombre que no estaba a muchos metros de donde el hombre albino se encontraba sentado.
Rió silenciosamente, oculta sonrisa entre las sombras de sus facciones de algunos de sus largos flecos que caían onerosos delante sus narices, fue en ése preciso instante que alzó nuevamente la mirada, juntó las dos manos y comenzó a aplaudir, burlándose de una manera bastante irónica de la moral y ética que el hombre intentaba disciplinarle.


-Bravo, bravo. Es la segunda vez en mi vida que alguien intenta darme clases de moral y ética. Y yo me pregunto, ¿ésta vez un par de argumentos y monólogos acerca de la responsabilidad de los profesionales hará cambiar mi parecer acerca de los matasanos?.- Manifestó con inalterable irrisión, dilema que siempre lo caracterizó al fornido, aquella ímpetu que lo caracterizaba y más aún aquella personalidad del sujeto de gran porte.
-Yo sigo sosteniendo, los matasanos son ineptos, y tú no eres la excepción de uno de ellos.- Apunto con una sonrisa que se dibujaba de un lado a otro de sus facciones pálidas, no era una sonrisa de cortesía, no, peor que eso, una maliciosa y vil sonrisa que sin ningún tipo de impunidad sea quien sea de la persona con la cual tratase y sin importar jerarquía o profesión, no lo cohibía de expresar sus más recónditos pensamientos.
-Tu impertinencia y distracción son la causa de muerte de mucha gente por mala práxis en este país. Cosas tan insignificantes como enviar SMS's sin tener el más mínimo recaudo de quien pase por enfrente de tus narices.-
Cerró los ojos y soltó una risilla, un gesto de absoluta ironía que, se expresaba sin impedimento alguno. Negó reiteradas veces con la cabeza y luego se levantó para así caminar hacia donde el matasanos se encontraba, el recio individuo miró al inepto hombre y en un rápido movimiento de sus manos, ágiles como plumas deslizarse de un lado a otro con sublime rapidez le arrebataron de las extremidades ajenas aquel negro aparato, el cual lo observó por un instante y luego volvió su vista al otro.
-Aparatos como éstos te distraen de lo que sea. Es la segunda causa de accidentes de tránsito en este país luego de la negligencia humana. La cuarta causa en accidentes domésticos y también en el ámbito hospitalario y sanitario.- Se encogió de hombros como si aquellos datos seguramente fueran a entrarle en la mente de su interlocutor, como no era de su mero interés saber si ésto le hacía cambiar de parecer, se encogió de hombros y le devolvió nuevamente aquel aparato con gran cantidad de teclas, como si fuera una especie de computador de bolsillo o un Pad.
-Así que, le aconsejo que sea más precavido, Doc. Éstas cosas se pueden evitar, y no atraerán acarreados problemas, ¿no le parece?.- Habló ésta vez con la caballerosidad con la cual el matasanos demandaba y éso se podía evidenciar muy bien con la persona con la cual estaba platicando, expresiones de disgusto y disconformidad por ser el doctor un profesional; aunque no era él un precursor de la amabilidad y muchos menos llevar a cabo esos actos como tener cortesía y hablar con súbita gentileza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Miér Ago 17, 2011 6:09 am

-Pues es un hecho evidente que de las “clases de moral y ética” usted no ha aprendido absolutamente nada- sus fríos e inexpresivos ojos le contemplaron como si nada, julius no estaba enojado solo ligeramente disgustado por la falta de tacto que tenia aquel hombre desconocido –es mas, pienso que alguien como usted dudo mucho que sepa algo de educación por que como ya le dije con anterioridad, uno no tutea así como si nada a la gente que no conoce y que nunca en su vida ha visto… pero que va a saber usted?- le miro con desdén.

Julius no era alguien que se dejara llevar tan fácilmente al camino de una discusión sin fundamento pero habían tocado su talón de Aquiles y en esos precisos momentos ya se encontraba por demás y completamente disgustado.

Emitió un bufido de incredulidad ante sus respuestas cada vez más prepotentes -¿como se atreve a juzgar a los demás como si fuese un dios?- ya dijimos que julius tiene una cara de total incredulidad? Bueno si pero volveremos a repetirlo.

No cabía tanto reflejo de incredulidad en su rostro, después de meditar el por que de los ataques del otro comenzó a reírse con un sonido fluido y nada exagerado –así que es eso.. debo recordarle que no soy el único que tuvo la culpa… si fuese tan precavido como alardea, bien pudo librar el obstáculo que comprendía un hombre entretenido con “enviar SMS's sin tener el más mínimo recaudo” y eso sin contar mi “impertinencia y distracción”-

Estaba burlándose de él con sus propias palabras, dejo de reír para fumarse con tranquilidad el cigarro y largarse de allí para ya no volver a verle la cara al sujeto que en cuestión solo hablaba por hablar.

-creo que ha hecho una tormenta en un vaso de agua por un simple aparato- suspiro pues no tenia la minima intención de seguir conversando con ese necio ser pero sus ultimas palabras no las paso desapercibida, enarco una ceja –vaya… así que es autodidáctico- de nuevo mofándose del hombre mas grande y mas fornido que su persona.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Vie Ago 19, 2011 2:04 am

Se limitó tan sólo escuchar el sermón del hombre, cerrando los ojos y por cada palabra que de sus cuerdas vocales se gestuaban, él tan sólo se limitaba a sonreír sádicamente, oculta sonrisa entre las sombrías facciones de su gélido rostro. Al escucharle decir todo, casi calcado de lo que él había dicho, hizo que su "sonrisilla" tan sólo fuera más tétrica que al principio; tan diáfano quería ser como si pequeña manera de copiar todo lo que dijo iba a hacer cambiar su filosofía acerca de la vida o del entorno que lo rodeaba.
-Si yo fuera Dios me hubiera deshecho de aquellos que tan sólo están de adorno en este mundo, más conciso no puedo llegar a serte, Julius.-
Apenas viró la mirada hacia un lado, quedándose una fracción de segundos en silencio, sucumbiéndose en su pequeño mar de fluctuaciones. Incertidumbres que tan sólo daban la sensación de ser un sujeto peculiarmente silencioso, aunque a la hora de expresar lo que sentía nadie podía callarlo aunque un bosal tuviera puesto en la boca.

Nuevamente desvió el rostro hacia donde estaba el otro, justo parado enfrente suyo, oyendo con anterioridad sus risueñas carcajadas, risas que no tenían sentido, y eran señal de una sola cosa: que ni estaba prestando atención a lo que el albino le decía y era más, tal vez su filosofía médica no abarcaba aquella conversación; fue en ese preciso instante que se encogió de hombros y como si nada hubiera pasado en aquel entonces posó una mano sobre su hombro y lo observó con aquella característica sonrisilla malicosa y venébola.

-Redondeando esta conversación que no ha alcanzado a entender con mis complejas palabras. Tenga más cuidado Doc., que tratando de evadir el problema sin admitir la causa, tan sólo hará que el embrollo prevalezca en vez de encontrarle la solución, o como se dice en la jerga popular, "no busque la quinta pata al gato".- Inquirió el albino de complexiones recias, volviendo a cerrar los ojos y dándole una fuerte palmada al muchacho al cual tenía que verlo un poco de abajo a causa de la diferencia de altura que le llevaba al muchacho. Cerró los ojos nuevamente, aunque éstos no parecían verse debido a que sus largos flecos silverados ocultaban gran parte de su rostro, que parecía enmantelado con la sombras que sus mismos cabellos proyectaban, su actitud sombría y su lóbrego carácter hacían temblar a más de uno; siendo un sujeto de muy pocas palabras aunque en este caso era algo de omisión, y sin más lo terco que era el médico que no parecía captar su sano juicio y mucho menos su sagacidad a la hora de transmitirle su complejo punto de vista que el matasanos no lograba entender, sabiéndolo por su manera de responder y sus reacciones meramente estúpidas.

Su otra mano se deslizó por uno de los largos bolsillos que tenían su pantalones, revoltijeando dentro de éste en búsqueda de algo, y ése algo era la tarjeta que el mismo profesional le había entregado. Una vez hecho esto, sacó el objeto de plástico que con una especie de acto de cortesía o hipocracia, lo había recibido. Extiende la mano y sin esperar a que el otro la reciba, la deposita en uno de los bolsillos de su pantalón sin importarle en lo más mínimo la reacción que llegara a tener aquel.

-A todo esto, fue una falta de respeto no presentarme, ni tú tampoco al menos cuando te topaste conmigo.- Ya e ese tiempo, aquella sonrisa repleta de alevosía e infame ya había desaparecido, casi al mismo instante un rostro mas "normal" se había formado entre aquellas pálidas facciones de semejante persona y de súbitos carácteres.
-Mi nombre es Michael Andrew, pero soy conocido por aquí como Michael, con el típico acento inglés. "Maiquel". Y usted debe llamarse Julius supongo, ¿o la tarjeta me estaba mintiendo al respecto?.- Su voz también había mutado por completo, su frígida sonata masculina se había disipado al igual que su vil actitud, no parecía lo adecuado mantener semejante postura y mucho menos, ante un profesional hasta aquel entonces.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 20, 2011 3:47 am

Suspiró…

Tenia algún sentido seguir en una conversación en la que al parecer cada quien quería ganar con su ilustre forma de hablar o de pensar? La respuesta mas obvia que todas era, No, no tenia el animo ni la mas mínima intención como para seguir escuchando las necedades de un hombre que al parecer solo quería sacarlo de sus cabales.

-Me pregunto si le gustara que uno le ruegue? Me he disculpado con usted de todas las maneras posibles pero vaya que si es orgulloso..- comento mirando de reojo esa manaza de frio contacto y de la que se deshizo al mover levemente el hombro.

Enarco una ceja ante semejante cambio de actitud, aquel sufría de bipolaridad?... le escucho en total silencio, rodo los ojos al escuchar la explicación sobre la pronunciación de su nombre, ¿acaso le veía la cara de retrasado? Joder!

-Julius Eisenberg y se pronuncia así como se escucha- suprimió la sonrisa sarcástica y tendió su mano de una manera formal para limar “asperezas y malentendidos” –supongo que es un placer conocerle-

Ok, se estaba pasando de irrespetuoso, el tal Michael pareció esconder todo ese carácter de perro rabioso bien educado asi que el también guardaría el suyo.

-Y dígame “Maiquel” que es lo que le trae por aquí… dudo mucho que sea un hombre que le guste venir a este tipo de eventos en donde la gente “estirada” le gusta acudir, aunque la exposición bien vale la pena- Julius tal vez se pasaba de soez pero el albino tenia pinta de matón mas que de individuo decente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Dom Ago 21, 2011 2:57 am

Únicamente se limitó a apenas encogerse de hombros, escuchando cuantiosos calificativos que el hombre le daba, de una u otra manera aquellas palabras le entraban y salían por el otro, como si ésas fueran a surtirle algún tipo de efecto o cambio en su ser.
Extendió el brazo y sus largos dedos prensaron la palma de Julius, estrechando así ambas extremidades en un gesto de absoluta cortesía, meciendo la mano de arriba hacia abajo muy suavemente, luego desestrechó la mano y se llevó éstas a los bolsillos. Apenas viró la mirada hacia un lado, quedando así en calidad de observador, viendo a la gente caminar de un lado a otro y hablando de una manera muy peculiar, riendo y quién sabe qué cosas estaban hablando de quién sabe qué temas estaban deliberando.

-¿Julius Eisenberg?. Vaya, éso suena muy complicado para mi pequeña fonética, tan sólo te llamaré Julius, me es más sencillo y práctico.- Aseguró el albino mientras seguía mirando hacia donde la gente estaba, dio un paso hacia adelante y luego sacó una de sus pesadas manos de donde sus bolsillos y hurgueteó con sus largas y delgadas falanges hacia sus cabellos, acomodándolos ligeramente ya que algunas de sus finas mechas caían por delante de sus facciones, obstruyendo su visión.

-¿Qué es lo que me trae por aquí?.- Volvió a pronunciar la misma pregunta que Julius con anterioridad había dicho. En ese preciso momento cerró los ojos y un pasaje hacia su mente se abrió como queriendo buscar la respuesta más idónea a la pregunta que el hombre le dijo, y casi sin ningún tipo de preámbulo y meditación volvió a mirar hacia el otro.
-¿Has sentido alguna vez el interés o la intriga hacia algo, y dan ganas de socavar aquella incertidumbre?. Bueno fue lo que sentí al ver el volante tirado en la calle y me dije: "Oh, suena bastante interesante eso del arte y ese mundo tan complicado como lo es la pintura y las esculturas".- Manifestó con palabras más o menos su mente le dictaminaba, aunque no encontró respuesta precisa a aquella tan simple pregunta.
Volvió a cerrar los ojos y dio otros dos pasos hacia adelante, respirando profundamente para finalmente volver a abrir las cuencas oculares y mirar las distintas y cuantiosas obras que por aquella galería interna se iban apreciando. Dio un recorrido rápido con su fugaz mirada hacia todo material artístico que se dispersaba por aquel lugar del barroco establecimiento.

-Sé que el tema del arte es algo muy abstracto y muy complejo de describir, pero cuando uno observa las distintas obras ves como si la respuesta estuviera frente a tus ojos. Es como si los artistas expresaran su manera de ver las cosas a través de éstas.- Rió ligeramente, con los ojos cerrados y llevarse una mano hacia su barbilla, rascándose ésta con total ligeraza, realmente algo tan enajenado a lo que es su vida diaria le llama peculiarmente la atención. Sin duda alguna, a pesar de ser un ignorante en el ámbito, su ligero interés hacia lo que parecía tan sólo rayitas de colores, paisajitos raros, y esculturas sin sentido; hacía denotar inusitado. Algo intrínseco, pero a su vez tan complicado.
-No se necesita ser un experto en esto como para saberlo, ¿o me equivoco estimado Julius?.-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Invitado el Dom Ago 21, 2011 5:41 am

Y dale con la necedad de solo tutearlo, por lo menos la gente normal le llevaría días hablarle a un recién conocido de una manera mas intima pero para aquel hombre no existían las etiquetas, suspiro se dio por vencido; solo por esa noche pues estaba seguro que su encuentro con él había sido unos de esos encuentros casuales.

Imito al otro introduciendo ambas manos en los bolsillos de su pantalón, se pensó con detenimiento aquellas palabras que salían de su boca, sin duda una respuesta espontanea y sincera, sonrió; por lo menos existía un poco de humano en él. Julius bien que sabía de ese poder de atracción a lo prohibido y desconocido, sentir esa curiosidad era algo que siempre lo alentaba a querer y saber más.

-creo que expresan mas que eso Michael, ese tipo de personas tienen la sensibilidad de captar las cosas mas insignificantes que nosotros con nuestra vida rutinaria y cotidiana no podemos apreciar, para eso se hizo el arte para eso existen los artistas para mostrarnos todas esas pequeñas cosas que pueden convertirse en la mas grande belleza… y tienes razón no hay que ser experto si podemos apreciar la belleza dentro de un cuadro o escultura pero hablar de arte deberíamos tener por lo menos un mínimo conocimiento de ello, no te paree Michael?-

Suspiro y le echo un vistazo a su reloj, apenas era temprano y la noche muy larga –Bueno ya que al parecer estamos llevándonos mejor, que te parece si te invito a una copa?- extendió la invitación de una forma meramente espontanea, ya quedaba en el otro aceptar o no.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Abstracto.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:07 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.