Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Cuando el rio suena... (Privado)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Ago 04, 2011 7:10 am

Lunes, inicio de semana y habían pasado dos desde la noche en que lo invito, permitió que alguien mas entrara en su departamento, que compartiera su cama, su cuerpo, sus horas, la noche, el día; hasta que de nuevo todo regreso a la rutina.

No sabia a ciencia cierta que es lo que realmente eran él y Answichtzen, amantes o simplemente compañeros de cama ocasional, aunque supuso que lo primero, se lo y había dicho y demostrado de todas las maneras posibles pero aun seguía reticente y teniendo dudas. La mañana paso con tranquilidad, se encontraba en el ascensor cuando las voces indiscretas de unas enfermeras llegaron a sus oídos “has escuchado? el Dr. Dunkel y el Dr. Froski tienen una relación o algo parecido” decía una de ellas “¿Cómo? Pero como lo sabes?!” murmuro la segunda algo escandalizada y ansiosa de saber el chisme de la semana “pero que lenta eres! Aun no lo sabes? El Dr. Froski recibe todos los días y desde la semana pasada un ramo de rosas amarillas, inclusive peluches y bombones y alguien de muy buena fuente me ha dicho que son de parte del Dr. Dunkel, creo que esos dos hacen una li…”

Fue todo cuanto pudo escuchar y procesar pues el timbre sonó en el segundo piso y el par de enfermeras cacatúas salieron aun en la “chachara” y julius se quedo sorprendido y dolido con el corazón queriéndosele salir por la garganta. Cuando ese hombre le había mandado tan siquiera una solitaria orquídea? Por que las malditas rosas eran feas y no les iban! a la mierda se habían ido sus buenos momentos y ese maldito buen fin de semana con sus palabras, si, por que dicen que a las palabras se las lleva el viento y eso habían pasado con las palabras de esa boca mentirosa.

Pero ¿por que le afectaba? Simple, los sentimientos por él habían llegado a un punto del cual ya no había retorno “no me gustan las relaciones convencionales” le había dicho y aunque en un principio asi lo pensaba, luego convino que se arrepentía de habérselo manifestado, Si de verdad no quería una relación exclusiva, ¿por qué se aferraba a ese concepto? ¿Tan coartado se sentía por esa regla no escrita que exige exclusividad a las parejas?

Estaba sumergido en sus pensamientos cuando se encontró con el hombre de los rumores, lo miro seriamente por escasos 15 segundos y apretó los dientes haciendo con ello que la línea de su mandíbula se marcara levemente.

-Buenos días Dr. Dunkel- saludo de una modo frio, cortes y distante mientras pasaba a su lado sin siquiera mirarlo, estaba que reventaba pero no iba a ventilar una relación que era secreta, no en su área de trabajo donde tenia que dar una imagen respetuosa, en cuanto entro en su oficina se desplomo en su asiento de “don señor director omnipotente”. Medio día y la cabeza comenzaba a martillarle, maldita sea! La pinche migraña tenia que llegar en un mal momento, tomo un sinfín de pastillas pero ninguna le ayudo, sintió nauseas y corrió al baño vomitando el escaso expreso de esa mañana… Era un mal día, un piche y putisimo mal día!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Ago 04, 2011 5:04 pm

Finalmente mis esperanzas con Froski estaban muy lejos y mi fantasia mas ensanchada que la via láctea. Mis acciones escandalosas habian provocado todo tipo de rumores entre las hermosas pero indiscretas enfermeras y el personal, pero yo mantenia mi cara de poker para todo.


Sin embargo, Errrgo, sabia que tarde o temprano esas malas lenguas envenenarian la poco pensante cabeza de mi querido novio. Este ser completamente hermoso cuya estupidez aveces me hacia dar ganas de reventar su hueso temporal contra la pared, para luego llenarlo de besos y llenarlo de mi ser hasta el cansancio.
Eran emociones complicadas, pero nos estabamos conociendo, era normal, no?.

Cuando pasaba por los pasillos noté que su figura sinuosa caminaba hacia mi, sin embargo, poco a poco se transformó en un ser tenso y hostil, sus ojos brillaban de ira contenida y sus dientes estaban tan apretados que podia ver las venas en la fibrosidad de su cuello.
Puse la cara dura por si se venia un puñetazo (Dios...como un Deja Vu de otras relaciones), pero el golpe no vino si no mas bien, un serio y agrio saludo de voz turbada.


Lo vi encerrarse en su oficina y me senti un poquitín culpable, no mucho, lo superó la curiosidad y fui hasta su consultorio, golpeando suavemente la puerta para apresurarme a pasar, invadiendo su espacio. Una vez dentro, me transformaba en más que su empleado.

- Julius.... esta todo bien?.-


Mi pregunta quedó en la retórica cuando lo vi abrazando al inodoro.

-Estas intimando con el excusado?...-
Bromeé .

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Vie Ago 05, 2011 6:30 am

Y ahí estaba ese mal hombre, a ese que quería estampar contra la pared y pegarle unos buenos puñetazos pero en esos momentos se sentía como una mierda toda vomitada y es que literalmente así estaba, la cabeza le daba vueltas pero se puso de pie aflojándose la corbata color vino, sentía que se asfixiaba. Lavo sus dientes con el dendrítico y en todo ese ritual le ignoro por completo, ¿por que tenia que llegar en el momento en que estaba tan enojado que podría decir cualquier cosa que lo lastimara y le lastimara a él mismo? en definitiva Annen todavía no lo conocía lo suficiente como para saber que en una situación como aquella era mejor dejarlo solo que estar allí.

-¿Que desea Dr. Dunkel?, ahora no estoy precisamente en condiciones de atender alguna de sus quejas… el director de este hospital también tiene derecho a enfermarse asi que le pediré por favor que se retire y regrese mañana- murmuro sin siquiera darle la cara, se había quitado el saco y la camisa y se ponía un traje de reserva que tenia en la oficina para cualquier incidente, tan cabreado estaba que el maldito nudo no le salía.

Peleo un poco mas con la tela hasta que logro hacer un perfecto nudo una vez que se lo propuso aunque quedo un poco apretado que lastimaba un poco su cuello, podía escuchar todavía en su cabeza la voz nítida y femenina que había anunciado el rumor y se miro al espejo contemplando su imagen y detrás de ella apareció ese rostro maduro y varonil que lo enloquecía ¿Por qué demonios era tan guapo? Se giro para encararlo.

-¿pero es que usted no ha entendido lo que le he dicho? Hágame el jodido favor de salir de mi oficina, ahora- remarco la ultima palabra hablando serio y autoritario al igual que con rencor pero con una voz serena que contenía todo su enojo, Julius no era de esos que perdía los estribos con facilidad, siempre prefería hablar y aclarar las cosas antes que una discusión pero ese asunto era complicado y arrastraba su peculiar vida personal y ese fuego que ardía en sus entrañas llamado celos lo estaba consumiendo por dentro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Vie Ago 05, 2011 6:45 am

Abri los ojos sorprendido, realmente. Hice la cabeza hacia atrás en un primer momento porque la situacion me habia causado una gran estupefaccion.
Su reaccion física me parecia desmedida, era como un volcan escupiendo lava, a punto de estallar, iracundo, temperamental, con ese semblante temible y esa autoridad que hizo que mis vellos se erizaran.

Pero mis orbes se afilaron agudas y profundas cuando volvió a hecharme, a mi, hecharme casi a patadas literales con su tono, como si yo no fuera nadie, nada, ante sus tiernos ojos. Como fue que de repente pasé a ser el ser amado que se refugiaba en sus brazos a un cretino con el que solo se acostaba y al que no queria cerca en un aparente momento de debilidad.
Nadie podria describir jamás la ira que sentí en ese momento cabalgar por mi pecho hasta mi mandibula, leyendo el desprecio en su mirada, arrugando los labios y torciendolos en una enferma sonrisa. Maldito crio estúpido...me decepcionas...

- Todo sea por las apariencias.-

Dije forzando una sonrisa cortés y llendome de su consultorio, cerrando con fuerza la puerta detrás mio.
Qué pasaba ahora? Celoso por la atencion a Froski?...es que era él quien queria mantener la relacion en secreto, no podia ser tan insensato como para ponerse asi por aquello. Queria una relacion volatil y no convencional, o no era lo que me habia dicho en un principio.
Maldita sea la hora en que abri mi corazon para ese hombre imperfecto y rigido...dios, tenia un leve dolor de cabeza así que decidí ir a mi despacho y sentarme. Escuchar a mis pacientes me ayudaria en la jornada diaria, aunque no pudiera sacar de mis ojos aquella imagen de Julius desmoronandose. La culpa amenazaba mi ego, culpa por tener un fetiche con los hombres de pelo largo, culpa por ser tan arrogante...

Pero ese no era Julius, era el Director...ya no sabia qué creer.




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Vie Ago 05, 2011 8:07 am

Apretó ambas manos en un puño y tan fuertemente que la sangre dejo de recorrer sus venas y sus nudillos se tornaron blancos, que impotente y estúpido se sintió al escuchar esa frase que llevaba toda la razón pero es que él no podía ser débil, no podía perder esa imagen respetable y de fortaleza que manejaba en el hospital, tenia principios y siempre había separado su vida privada de la laboral y esta vez no iba a ser la excepción, tal vez llegaría a casa y lo primero que haría era hablarle a su celular o en su defecto a su departamento.

Cuando le vio salir, cuanto hubiese querido decirle que se quedara, que le explicara él mismo que es lo que estaba pasando y la verdad de esos rumores, el corazón le dolía; tanto así que parecía que caminaba con pies propias y se le saldría por la boca dejando atrás su vivienda en su bronceado pecho, sus ojos se quedaron clavados en su espalda y lo ultimo que recordó fue su figura formidable perdiéndose tras la puerta de cristal de granito blanco, esa sonrisa tan poco agraciada que le dejo ver lo decepcionado que estaba de él.

El reflejo de la luz lastimo sus defectuosos ojos y ahí seguía la incesante cefalea ¿Cómo trabajar en esas condiciones? A pesar de su mal estado de animo se sentó tras su escritorio a ejercer cabalmente sus obligaciones y responsabilidades que su puesto conllevaba, tomo un par de aspirinas mas y el dolor pareció ceder para cuando dieron las dos de la tarde y era hora de ir a comer decidió que lo mejor era pasarse por su oficina.

Toco un par de veces antes de esperar pacientemente a que alguien abriera la puerta del consultorio C6 de Psiquiatría y valla sorpresa que se llevo…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Vie Ago 05, 2011 10:36 pm

Una sorpresa muy banal dado que era casi un 100% seguro que yo atenderia a los dudosos golpes en la puerta.
Habia intentado dilucidar los fantasmas en la mente mientras clasificaba recetas pero la figura del otro lado del cristal habia estado cagandome el dia dentro de mi mente.
Abri la puerta, en efecto, miré a los ojos al Director y luego incliné la cabeza para ver si iba acompañado.

Quería hablar, más no podia en aquel momento. Julius tan a rajatabla llevaba sin mezclar las cuestiones intimidad y trabajo, que quizas ni siquiera una situacion así era oportuna. Ya me habia cansado de todas formas, de esta situacion y además el víper del mundo oscuro me habia sonado, eso queria decir que debia abandoanr todo cuanto antes para ir a hacer uno de esos trabajos de factura dudosa. Si me tardaba la cabeza rodaria por mi escritorio.

- Director, justo estaba de salida.-

Dije aunque realmente no me salió una sonrisa del alma.

-El víper me indica que tengo trabajo que hacer, con permiso y buenas noches.-

Dije cortés, calzando el abrigo en mi brazo y cerrando la puerta con llave detrás mio, practicamenté huí de la charla hacia la salida del hospital. Tal vez lo llamara en cuanto terminara y me presentara en su casa. Debia pensar bien qué llevar, debia ser liviano por si acababa volando sobre mi cabeza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 06, 2011 7:16 pm

Annen tan cortes y frio, fue como un glaciar que golpeo su lastimado ego, él estaba allí para hablar para aclarar las cosas, le había ido a buscar por que ya no aguantaba la incertidumbre de saberse engañado quería una explicación y al contrario de todo lo que pudo suponer, el psiquiatra se fue de ahí dejándolo con el corazón mas roto que nunca y con palabras de protocolo que el mismo uso.

Sus ojos se perdieron junto con su figura, miro su reloj de muñeca y fue cuando supo que la tarde se había hecho noche ¿Cuál era ese asunto urgente? Para que preguntar si bien que sabia que esa urgencia por irse tal vez seria un mensaje del “otro” jah! Que irónica y completamente desquiciada y por supuesto trillada le sonaba aquella frasecilla pero ¿Por qué enojarse? ¿Acaso no quería una relación poco convencional donde no hubiese ataduras de ninguna clase?

Por que tenia que convencerse así mismo que todo estaría bien cuando todo era una perfecta mierda! Fue y se refugio en su oficina, todo el mundo del turno matutino se había ido, solo quedaban los doctores y enfermeras de guardia que velaban la estabilidad de los pacientes de la terapia intensiva; no tenia ganas de llegar a su casa y encontrarse nuevamente solo, no quería llegar a una cama que estaría fría por que le recordarían las noches y los días que estuvo envuelto en un perfecto confort de brazos, piernas, manos, labios y piel caliente.

El teléfono estaba en su mano y en la pantalla brillaba la tenue lucecita que parpadeaba el nombre y el numero de aquel hombre, los celos le consumían el alma de solo pensarlo teniendo sexo con otro que no fuera él y él no podía imaginarse haciendo el amor con alguien que no fuera Annen ¿Por qué siempre cometía el mismo error de involucrarse tan rápidamente una y mil veces más?. Contemplo por octava vez el teléfono celular y después en un arranque de ira lo estrello contra la pared, no iba o no quería hablarle el muy cabron? Pues que se joda! Aunque el afectado resultara él.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 06, 2011 8:24 pm

La jornada se me hizo eterna. Peor cuando tuve que volver hasta mi casa a bañarme y a sacarme los excedentes de sangre y demases olores extraños.
Julius no habia pasado por casa ni habia llamado, asi que ni bien me di una enjuagada rápida, me tragué mi orgullo y subí al auto, comenzando a llamarlo.
El telefono fuera de servicio me desconcertó, a la vez que comenzó a preocuparme. Qué habrá hecho? Qué estaria haciendo?.

Pasé por su casa pero su auto no estaba allí y entonces solo me quedó la opcion de volver hasta el hospital y buscarlo, pese a que ya estabamos en horas de la madrugada. Habia sido un dia pesado y angustiosamente desconcertante.

Aparqué y divisé inmediatamente el auto de Julius allí, asi que entré rapido al hospital y me dirigí a su oficina.
Podia verlo del otro lado de la puerta, allí medio destartalado sobre su silla. Golpeé suavemente y esperé muy pacientemente.

- Podemos hablar?.-


Pregunté del otro lado de la puerta, sereno y prudente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 4:54 am

Ya no recordaba la cuenta de los cigarros consumidos, él siempre haba guardado ese vicio como su pequeño “secreto” y nunca se había permitido fumar estando en el trabajo pero la ocasión lo ameritaba, entre sus dedos largos y frios se colaba un vaso cuyo contenido se consumía de a poco a medida que sus labios se pegaban a el y el transcurso de las horas en el reloj.

Esa voz serena y que tanto había anhelado escuchar esa tarde tras el auricular de su teléfono móvil, llamo a la puerta de una forma tan familiar que ya no interesaba el lugar en el que se encontraban, en esos momentos ya no era Julius Eisenberg el director del hospital ahora era Julius Eisenberg el hombre.

Su aspecto era desaliñado, se había quitado el saco y la corbata, desabrochándose los dos primeros botones de la camisa; su bata lucia tan pulcra en el perchero.

-Adelante- hablo con una voz casi pastosa, el alcohol se le había subido un poco pero no tanto como para no procesar con adecuada cabalidad lo que a continuación pasaría. Y se quedo allí aun sentado de un deplorable estado en su silla de “Sr. Director” escucho sus calmados pasos y percibió el aroma de su colonia, cerro los ojos imaginando su imagen recién salida de la ducha.

se giro con los ojos turbios de múltiples sensaciones que el color ambiguo de ellos se tornaron oscuros -Que desilusión, pensé que traerías un ramos de rosas amarillas o me enviarías osos de peluches o ya se, chocolates…- sonrió sin sonreír –oh! pero eso solamente lo guardas para alguien en especial, no es cierto- le soltó directo con todo el sarcasmo que tenia y dejando verle el motivo de su comportamiento y de su enojo.

La verdad es que ese tipo de cosas no le interesaban por que para él bastaba mas una mirada o una caricia para demostrar los sentimientos, la estimación, el aprecio, el amor.

-Y bien que es lo que tienes que decirme Annen?-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 5:23 am

Iba a abrir la conversacion, pero lo que escuché me dejó en un primer momento sin palabras. Julius celoso.
Ese habia sido el Ki de la cuestion todo el tiempo y yo montandome una película en la cabeza. Flores, chocolates, ahora lo entendia todo y vino ami tan rápidamente la explicacion que solo pude dibujar una leve sonrisa.

Lo inste a que pasaramos a su despacho y una vez ali, cerré la puerta detrás mio, girando la llave que mi inteligente novio habia dejado puesta por error, un impecable y tontuelo error.

-Asi que son celos...-

Balbuceé escondiendo la llave en uno de mis bolsillos internos y avanzando hacia él, atrapando su figura por la cintura y aalanzandome cual depredador sexual.
-Tengo algo que decirte sí, antes de que me golpees.-

Articulé acorralándolo contra el escritorio.

-...te amo... y si querias que todos supieran lo nuestro no me habria molestado en desviar las sospechas a Froski...-
Susurré devorando a la fuerza sus labios.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 6:16 am

Esa sonrisa de autosuficiencia no le gusto para nada sentía que estaba burlándose de él, aun asi sus ojos seguían clavados como dagas sobre su cuerpo esperando aquella explicación.

Bufo en cuanto dijo las palabras -¿quieres que te de un premio por haber adivinado mis sentimientos?- replico completamente molesto, Annen no estaba dándole lo que quería simplemente se había limitado a llevarlo a la intimidad del no tan pequeño pero cerrado despacho, le vio acercarse felinamente como un puma acechando a su presa, por dios! El maldito era tan condenadamente sexy cuando adoptaba esa pose de macho alfa.

Fue acorralado por su cuerpo firme y sus fuertes brazos, su boca rozaba sus labios hasta que le robo un beso demandante y posesivo, él no le respondió aunque ganas no le faltaron, la confesión lo lleno de sorpresa y emoción pero eso no disolvía su enojo –de verdad piensas que soy tan estúpido para creer algo como eso? Por favor dame un poco de crédito! No me vengas con esa patética excusa- se aparto con firmeza y sin violencia –como puedes decirme verdades a medias? Como puedes decir que me amas, cuando estando conmigo cortejaste a otro!! Dime como puedo creer en lo que me dices?!-

Por muy enamorado que su corazón estuviese, la razón no se le nublaba, su mente no le permitía engañarse con promesas y declaraciones vacías que carecían de sentido para él en esos momentos.

-… es la justificación mas tonta que me han dado, nuestra relación no tiene nada que ver con tus amoríos con Froski por que esta claro que te interesa… desviar la atención?- se rio con ironia y sarcasmo –pensaste que con un beso y esa palabra hermosa que conlleva mucho significado seria todo lo que necesitarías para que te creyera? Me desilusionas…-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 6:37 am

Alcé un dedo en el aire y lo llevé lentamente a mis propios labios, con los ojos fijos en él, indicandole que guardara silencio con la mas iracunda y retorcida de las amabilidades. Sus palabras blasfemaban contra algo tan puro e inocente como Froski y yo me resistñia a admitir que esta situacion nos habia desbordado.

-No se atreva usted, Julius , a insultar el buen nombre del amor y de la confianza, fregando con el piso mis sentimientos y evocand a Froski que nada sabe de esto mas que mis regalos, que por cierto estan entre su basura.-

Dijo casi susurrante, conteniendo un sentimiento oscuro y latente. Me alejé unos pasos hacia atrás y lo miré al completo.
-Si yo amara a Froski como lo amo a usted, no seriamos nada nosotros mas que jefe y empleado. Froski no me registra Froski solo es el ideal de hombre que alguien como yo espera alcanzar, pero es eso, Señor Julius. Aún no me conoce lo suficiente como para comprender todas mis acciones. Aun no conoce lo suficiente de mi como para llamar a mi sentimentalismo una estupidez.-
Me giré tranquilamente para abrir la puerta, ya que mis planes no resultaron como deseaba, y sentia una sensasion tan apremiante en el pecho que realmente se me habia ido el romanticismo.

- Tarde 20 años en decir estas palabras a otra persona que no fuera mi perdido amor, ese al que Froski evoca con su semblante, mas no con su esencia.
No se preocupe, con usted, se ha ido la ultima vez que yo le diga "te amo" a alguien. Realmente espero no volver a decirlas, y espero que entienda que si por flores y chocolates usted se convierte en una tormenta autodestructiva y terriblemente hiriente ... tal vez no seamos el uno para el otro.
Con permiso.-



Dije abriendo la puerta y abandonando el despacho para destransformar mi rostro en la peor cara de trasero que el hospital haya visto alguna vez. Necesitaba un trago, necesitaba mis pastillas. Vaya momento en el que se me ocurrió volcar mi emotividad, justo cuando mi amante o ex-amante estaba teniendo un brote de celos. Tanta era mi frusracion que me volteé por si aún estaba detras mio o en camino y le grité.

- Eres un maldito inseguro, Julius, eso te va a matar algun dia.-


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 7:38 am

Tal vez sus palabras hirientes le lastimaron pero las suyas hicieron una gran herida en su alma y corazón, su voz y aquella frase retumbaban una y otra vez en su mente “froski solo es el ideal de hombre que alguien como yo desea alcanzar”.

Eso… eso donde lo dejaba a él? Se sintió utilizado siendo simplemente alguien con el quien llenar esos vacios o momentos de aburrición en su vida ¿como podía Annen llevarlo al cielo y bajarlo de un putamadrazo al mismo tiempo? Se preguntaba mientras que las palabras salían desbordantes de su boca, ahí estaba de nuevo esa seriedad al hablarle y llamarle de usted, eso dolió mas que aquella frase.

Sentía que se ahogaba en un vaso apenas casi lleno de agua, todo lo que él decía tendían a malinterpretarlo, el pelirrojo le demostraba que no era la excepción. Julius no había querido sobajar sus sentimientos a un grado de no valer nada, al contrario había guardado la declaración de amor como un verdadero tesoro, lo inverosímil había sido las razones dadas de su desliz con su colega.

Se acerco pero el otro le rehuyó dándole la espalda –por que tenias que decirme que me amabas en un momento tan difícil como este- hablo a sus espaldas con una voz afectada, su cuerpo se puso rígido ante la confesión y cayo en la cruel conclusión que en efecto no conocía nada de la vida del hombre al que amaba.

-nunca fue mi intención que pensaras que no tomo en serio tus sentimientos, los valoro y los agradezdco, ahora voy a decirte las palabras que todo este tiempo he callado... te amo Annen... No te vayas por favor- murmuro suplicante, todo su enojo se habia ido –quédate, vamos a mi casa y hazme el amor…- se quedo parado a unos cuantos centímetros de distancia -… Answichtzen- la soledad y el vacio lo inundo al saberse abandonado y al recordar que una relación que jamás comenzó, termino por su poca madura actitud.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 6:25 pm

Detuve mi caminar cuando aquel corazón galopante me dijo que me amaba, destrozando su orgullo para suplicarme con tristeza que no mefuera.
Me giré para verle allí, humillado por mi enorme capacidad de siempre conseguir lo que deseaba y pase mi mano por la mandibula de Julius, mirandolo seriamente.

- Temo que hice mal las cosas.-


Dije besando sus labios fugazmente y abandonando el hospital. Sin mirár atrás, abordé mi auto y me fui de allí.
Seria una noche muy larga pero necesitaba un poco de verdadera paz, despeus de todo lo que habiamos vivido. Era más que evidente que Julius expresaba algo en sus ojos por mi, que nadie más igualaría. Era el amor genuino y total, entregado. Yo lo amaba. Me habia enamorado de él sin una explicaicon logica nir azón, era todo y cuanto decian los poetas. Uno no puede planificar de quiene namorarse, comoy cuando, simplemente pasa.


Apagué mi movil y mi viper y pasé la noche en mi casa, buscando con desesperacion entre libros y legajos lo que necesitaba.

A la mañana siguiente, bien temprano, hice unos llamados telefónicos aqui y allá, poniendo en amrcha los servicios de la ciudad desde bien temprano.

Una docena de rosas rojas, una docena de rosas amarillas, una docena de orquídeas blancas, una docena de margaritas y una docena de fresias desfilaron desde un elegante camión hasta la casa de Julius. Yo les di las llaves del apartamento de mi amante por si éste no estaba o se negaba a abrir la puerta.

Un kilo de bombones de chocolate al ron repartidos en cajas con forma de corazón rojo aterciopelado, llegaron en cuatro canastas a su apartamento.
La juguetería local depositó en la puerta un oso panda de 1 metro de altura y para culminar el endeudamiento de mi tarjeta Nº 1 , 15 kilos de Wiscat balanceado para una mejor salud alimenticia de Bruni.
Spoiler:
Spoiler:

Luego de asegurarme de que todo eso habia llegado a la casa de mi amante, me digné a aparecer en su propiedad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 9:40 pm

Tembló como un niño asustado cuando esa mano regalo una caricia a su rostro, poso la suya sobre la otra y cerró los ojos ante sus palabras y lo vio retirarse con solemnidad. Bien ahora ya no había marcha atrás se sintió como si le faltara el aire para respirar por aquella opresión en su pecho, el nudo en su garganta… eran las ganas de llorar lo que le asfixiaba.

Se marcho a su casa recibiéndolo como bien sabia la soledad y bruni que maulló y rozo su lomo contra sus piernas; Julius se agacho para tomarlo en brazos, el minino se dejo querer como sabiendo que su amo necesitaba a quien dar amor en esos momentos.

Dejo a su gato sobre la cama y tomo una ducha rápida para meterse entre las sabanas con la bola de pelos que aun seguía esperando, no era aquel hombre que lo llenaba en todos los sentidos pero por lo menos el pequeño cuerpecito daba calor a su corazón. La mañana llego silenciosa y aromática, su entrecejo se arrugo él era extremadamente limpio y por eso sabia que no abría malos olores en su departamento pero no solía usar aromatizante ambiental, se levanto poniéndose los lentes de armazón y quedo sorprendido en cuanto la estancia estuvo lleno de todas esas plantas naturales y hermosas, ese absurdo oso y las canastas de chocolate asi como un enorme saco de alimento, bruni maulló aparentemente feliz pero él se sintió contrariado, él no era Froski y aunque se sintió halagado algo en su interior le molestaba.

De entre tantas flores ninguna tenia un significado tan conmovedor como las orquídeas que eran preciosas y delicadas, las rosas no le gustaban en lo absoluto pero las valoro al igual que todo lo que se encontraba en su sala incluido el hombre al que amaba, no dijo nada solamente dirigió su mirada con intensidad mientras caminaba en su dirección cuando llego hasta él le acuno el rostro con su mano izquierda y llevo sus labios a su oído.

-Gracias pero no tenias que hacerlo, con solo presentarte aquí te habría perdonado cualquier cosa- lo abrazo y refugio su rostro entre su cuello aspirando su olor, era un secreto casi un ritual, le gustaba aspirar su aroma natural –pero no soy él, me diste los mismo regalos que a él- no pronuncio nombre alguno pero supuso que annen sabría a lo que se refería, aun asi supo que echo todo a perder pero tenia que decirlo, dejarlo claro por que asi era Julius, directo y sin rodeos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 10:40 pm

Lo recibí entre mis brazos, aunque frustrado por el hecho de que ni las flores ni los chocolates, nisiquiera el oso de 400 dolares fue realmente suficiente para hacerle entender que si era por obsequios yo le daría la Luna. El único que parecio sentirse especial fue Bruni quien revoloteaba sensualmente entorno al balanceado.

Busqué sus labios y los besé con intensidad, acariciando su espalda en suaves roces y sus gluteos, sin intencion sexual, depositando mis manos en sus caderas.

-Dios Mio Julius. Que sabrás tu sobre lo que le di a "él". No sabes nada porque te dejas llevar por los chismes de las mujeres y de los aburridos.
Tu no eres "él", pero eso no importa meine leibe, yo estoy enamorado de tí, no de "él" a quien llamaremos Voldemort.-

Susurré sacando uns papelillos de mi bolsillo derecho.

- Solo para que comprendas. A Voldemort le envié un ramo de rosas amarillas, amarillo es el color de la admiracion y del respeto profesional, de la solemnidad y de la total devocion hacia un talento. Le envié brownies porque es lo que compartimos en el café que visitamos para entablar una amistad, no bombones ni chocolates, un brownie, es un pequeño pastel. Le envié un peluche para demostrarle que soy un tierno hombre dulce sin malas intenciones y que no tiene que temerme por ser psiquiatra, porque como sabrás, la gente tiene un mal juicio de los psiquiatras, por eso no tenemos amigos.
Nada más lejos de la cortesia profesional, porque él solo desea ser mi amigo siempre y cuando me mantenga a 5 kilometros de distancia suya.

Vi en él un rostro del pasado, como te dije, un rostro al que yo apreciaba mucho y es por eso que es el ideal de hombre que mantenia hasta ayer. Piensalo Julius, es joven, Rubio, cari-lindo, profesional y serio, Y yo soy un casanova de sangre pura, no podia evitar mandarle algo extravagante para captar su atencion.

Pero de la misma manera en la que yo no planeaba conocerte, no planeé enamorarme de ti. Siento que eres la prueba viviente de que uno no puede tener un ideal de hombre o del amor a prueba de la vida. Eres tu con quien quiero tener algo serio, tener un hogar estable y formar una familia si se diera la oportunidad.

Soy un casanova, un picaflor, un desvocado, culpable si, soy culpable de ello. Es mi defecto Julius pero...es que el resto de mi no compensa eso?...No es suficiente para ti?.

Si realmente vamos a ir en serio tendrás que aceptar aqui y ahora lo que soy, y yo prometo aceptar aqui y ahora lo que eres. Si no, nuestra despedida deberia ser ésta, por más dolorosa que sea.-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 11:37 pm

Le tomo el rostro entre las manos y acepto gustoso sus labios, sus bocas se perdieron en el mar de la entrega mutua, sus lenguas como siempre reconocieron el sabor del otro.

Era cierto, él no tenia ni puta idea sobre la relación ya fuese de amistad, galantería, afair, coqueteo, de colegas, de conocidos, de amigos; no sabia absolutamente nada pero sentirse casi igualado a Froski le había puesto de los nervios, tal vez no hubiesen sido los mismos regalos pero si similares y eso era algo que a Julius le disgustaba, era soberbio y vanidoso pero podría controlar esos defectos si Annen no fuera tan estúpido como para cometer esos mismo errores.

Sonrió ante el pseudónimo por el cual llamarían a Froski, le resulto tan infantil pero aun así le causo gracia pero la sonrisa no duro mucho en su rostro al escuchar los motivos de sus regalos, si aquel rubio al que su pareja tenia en tan alta estima fura su tipo quizás él habría hecho lo mismo pero con la simple diferencia de una soltería que ahora no poseía.

-Es un hecho que no se nada de tu vida ni de tus amores pasados, pero no pensé que existiera esa clase de amor al que todavía recuerdas, solamente una vez me he enamorado pero no duro mucho tiempo por que Johan murió al mes de conocernos y ni siquiera sé si realmente lo amaba, no senti gran sufrimiento.. pero tú eres diferente, me haces sentir cosas que jamás creí que sucedieran por ejemplo esta cólera de celos si fuese otro juro que ni siquiera me hubiese importado pero tú…-

No sabia realmente que hacer ni que responder, Annen ahora estaba abriéndole su corazón, dejaba esa puerta abierta para que él entrara y no desperdiciaría la oportunidad por que sabia que si no la aprovechaba nunca volvería a tenerla fácil, le confesaba que a pesar de que lo amara él seguiría siendo a como realmente es, que tenia debilidades y podía entenderlas pero no asimilarlas con facilidad; recargo su frente contra su pecho y sus manos por instinto buscaron a las suyas para entrelazar sus dedos.

-Me siento plenamente halagado por tus pensamientos hacia mi, me hacen sentirme feliz y tranquilo pero soy una persona apasionada y posesiva cuando me enamoro, quisiera tenerte solo para mi y que tus ojos no miraran a nadie mas que no fuese a mi, solamente a mi- murmuro casi con desesperación –pero también se que no puedo ser egoísta y que algún dia podras hartarte de mi y de mi forma de ser, Answichtzen debes entender que yo te acepto tal y como eres aun con tus miedos, tus demonios pero no me pidas que te vea tontear con otro por que eso es algo que no permito, dicen que ojos que no ven corazón que no siente… solo espero que lo entiendas-

Prácticamente ese hombre orgulloso estaba dejando por lo suelos a esos prejuicios y por supuesto a su orgullo, aceptaba que si bien el pelirrojo no le seria completamente fiel por lo menos que hiciera lo que quisiera en lugares donde él no lo viera ni donde pudiese enterarse…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2011 2:18 am

-Julius..-

Suspiré cansado, acariciando su cintura y espalda, casi bailando un lento con él. Juntando mi frente con a suya.

- Quien habló de infidelidad...yo sólo hablaba de coqueteo. Peor no te preocupes, mientras tus orejas no se dejen llevar por malas lenguas, estarás seguro de ti mismo y de mi.-

Susurré besando sus labios con hambre y por consiguiente su cuello, estrechandolo con fuerza contra mi cuerpo.

- Te prometo que a ti y solo a ti mi corazón mirará con amor y deseo.-

Susurré alzando la cabeza para mriar alrededor nuestro. Rodeados de todo aquello que yo consideraba romántico pero Julius, insuficiente. Tendria que sacar otra tarjeta por las dudas.

- Vamos a casa a desayunar, tomémonos el día entero... vamos a hacer el amor hasta el cansancio y a cursilerear.-
Le propuse tomando su rostro entre mis manos, y con mis pulgares acariciando sus pequeños ojos maltrechos bajo los gruesos lentes.

- Ich Liebe Dich, Julius Eisenberg....A ti y a nadie más.-



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2011 4:09 am

Julius en el fondo sabia que había hecho mal en dejarse llevar por las habladurías y no dejar que le dieran una explicación lógica antes de molestarse y evitar toda la situación que surgió a raíz de aquellos rumores, a veces solía tomar actitudes tan infantiles que no parecía el hombre maduro de 33 años que era.

-coqueteo es igual al ser infiel incluso cuando miras con deseo a alguien mas, se que soy un extremista e inseguro, discúlpame prometo moderar esa parte de mi personalidad y carácter-

Era increíble que un ser humano exitoso como lo era ese medico director del hospital mas importante de la ciudad tuviera esa pequeña imperfección en un cuerpo bien cincelado y de actitud recta, había esa brecha en su mente que jamás cerraría con nada ni por que su amante le dijera todos los te amos en todos los diferentes idiomas habidos y por haber, la inseguridad en el ámbito de las relaciones amorosas era como una sombra que siempre lo acompañaría hasta el fin de sus tiempos.

Se entrego devoto entre sus brazos como si él fuese una especie de dios a quien debiera adorar, ese dios debió leerle el pensamiento por que sus palabras alegraron no solo su corazón si no lograron opacar un poco aquella sombra que desde la adolescencia le seguía.

-lo siento hoy no puedo desentender mis obligaciones, tengo una cita muy importante con un inversionista que desea apoyar con recursos monetarios al hospital- cerro los ojos para evitar esa mirada de decepción que Annen le echaría -pero te prometo que cenare contigo, he prometido la comida al inversionista, perdón-

Paso sus brazos por debajo de las axilas de su pareja para estrecharlo en un abrazo amoroso -Ich liebe dich viel mehr, Answichtzen Dunkel Feuer- con esa declaración lo beso de lleno en sus tibios labios.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2011 4:26 am

Suspiré decepcionado por que no pudieramos siquiera desayunar juntos. Pero Julius era al trabajo lo que yo era a la seduccion, asi que asentí besand sus tiernos labios y correspondiendo a su dulce abrazo.
-Deja de llamarme por mi nombre completo, mi amor, llamame Annen a secas...Solo dicen asi mi nombre cuando me van a disparar..o..abofetear...-

Le comenté, soltandolo suavemente y alzando a Bruni en el acto, peus aún no estrenaba su bolsa de balanceado.
-Entonces desayunaremos Bruni y yo. Haré unos llamados al hospital y trabajaré un poco en mi consultorio privado. Podemos vernos almenos en el desayuno?-

Pregunte almenos un poco esperanzado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2011 4:56 am

-No sabia que te molestaba que te llamaran por tu nombre de pila, a mi me gusta mas por que se que tal vez sea el único que te llama de esa manera pero de una forma cariñosa- murmuro algo contrariado por el comentario de hace unos segundos –y quien querría matarte a ti? Por que supongo que no me lo haz dicho todo- entrecerró los ojos como tentando su reacción pero al contrario de lo que pudiese suponer Annen se escapo tan fácilmente usando de escudo a su gato que parecía muy feliz estando entre sus brazos.

-Esta mas que claro que cuando tú estas, eres el preferido ayer apenas solo me miraba a mi pero ahora... que gato tan mas inteligente, creo que de tal amo tal mascota-

Lo beso sonriente, esa mañana le resultaba curiosamente espectacular, observo alrededor –sabias que las rosas no son de mi agrado?-murmuro mientras caminaba para ir rumbo a un arreglo de orquídeas que estaba en un rincón –pero ellas, si que me gustan- tomo una de esas delicadas flores.

-El origen de las orquídeas se remonta a una leyenda de la mitología griega, en la cual Orchis, hijo de una ninfa y un sátiro, durante las festividades en honor del dios Baco, bebió en exceso y, en estado de ebriedad, cometió un pecado imperdonable: hizo el amor a un sacerdotisa. Esa acción le valió el castigo de los dioses y la muerte… Llenos de dolor, sus padres suplicaron a los dioses que le devolvieran la vida a su hijo; éstos accedieron a condición de que Orchis en su vida futura proporcionara satisfacción a los hombres.

Así fue como Orchis terminó transformado en orquídea y por lo tanto, los antiguos griegos le atribuían a las orquídeas los poderes eróticos del difunto Orchis y se las comían-


Se llevo un pétalo a la boca –quieres desayunar o no?- sus ojos le miraban con intensidad y deseo, sonrió por que en el trasfondo de sus palabras habían muchos significados que si Annen era el hombre inteligente que el creía, entendería lo que había querido decir.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2011 8:23 pm

Escucharlo relatara quella historia mientras observaba las orquideas, era lo que mas me aseguraba que iba estar a su lado por mucho tiempo, sus labios, su voz, su mirada, me di cuenta que amaba escucharlo, como un niño a una historia, como mi madre a mi adolescencia.
Cual depredador fui tras él, enlazando su cintura y agachandome un poco para alzarlo con mis brazos, trabandolos para no dejarlo caer y devorar sus labios.
Lo depositñe en la mesa posponiendo el desayuno de Bruni para tomar el mio, devorando sus labios y su lengua cual ambrosia.

-Si...tomaré mi leche...-

Susurré deshaciendome de su ropa para besar y suciconar cada centimetro de piel.

-LLámame como desees...inventa un apodo para la intimidad...meine leibe.-


Me deshice de su pantalón para llevar mis dedos allí abajo ya humedos, proque lo necesitaba desesperadamente y yo iba a tomarlo con fuerza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Mar Ago 09, 2011 3:30 am

Sus ojos están allí mirándole de una forma fija, apasionada, deseosa, necesitada, suplicante y amorosa pero detrás de esos irises esta el tormento y la inseguridad que su corazón aun aguarda, se dijo así mismo que viviría cada momento no pensando ya en lo que Annen haría al instante siguiente de su partida, lo aceptaba tal cual era y no le importaba si tenia que compartirlo con alguien más, podría decirse que estaba formulando una especie de enfermizo amor necesitado.

En cuanto lo cargo aprisionándolo con su cuerpo, su piel y sus músculos, todo él se enrosco como una víbora queriendo asfixiar a su presa, cuando lo beso aun seguía con la vista clavada en sus ojos atrayentes, volvieron a besarse apremiante mientras tiraba de su ropa para tumbarlo en el centro de la mesa.

Al igual que él, julius tironeo de sus prendas para dejar toda piel expuesta, acariciaba su cuerpo desnudo, maravillado por la suavidad de su piel y la sensual tensión de los músculos que había debajo. Le besaba con pasión y susurraba a su oído las palabras exactas, que le hacían enloquecer, su amante parecía conocer muy bien sus puntos más sensibles, claro después de unos meses de enrollarse en la cama seria el colmo si no supiera como desgranizarlo con el solo roce de sus labios y el solo tacto de sus dedos en su apretado ano, acariciando y besando sus pezones hasta que se endurecían por completo.

-y por que no llamarte solo por tu nombre?- movió sus caderas hacia abajo en un acto instintivo, enterrándose los dedos en lo profundo de su esfínter haciéndolo gemir por que sus uñas arañaron su próstata.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Ago 10, 2011 2:42 am

Alcé la cabeza hacia arriba y poco a poco me desprendí de él, recuperando la cordura de momento, pese al deseo que sentia por él.
Le di la espalda y abroché mi cremallera, acomodando mi cabelloy buscando la bolsa de alimento para Bruni.
Debia sacrificar ese momento, ene se instante.


- Llegarás tarde a la comida con tu importante cita.-

Le remarqué, no con celos, si no, como accion prudente.

-Pero será mejor que esta noche no tengas ocupaciones, tengo algo que hablar contigo, muy seriamente.-
Le dije sirviendole comida al gato, mientras suspiraba para que me bajara la calentura y esperaba que Julius cumpliera con sus responsabilidades.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Ago 10, 2011 9:22 am

Que había pasado que todo el ambiente romántico y de aparente reconciliación se había perdido? la excitación sexual parecía haber desaparecido asi como el humor de aquel hombre que se decía ser su pareja.

El desconcierto en sus facciones fue evidente pero no dijo nada, callo las palabras de recriminación que querían salir, era tan difícil poder entenderlo. Su calentura no fue bajada y ni siquiera lo empalmado que estaba, solo le miro serio y contrariado ¿acaso ya no lo llenaba en la cama? Fue otro golpe bajo que silenciosamente, Annen el hombre de su vida, le había dado…

Contemplo la escena que se pintaba ante su incrédula mirada, ¿prefería a su gato que a él? Maldita sea! Sus músculos se pusieron rígidos y por un momento se quedo parado en medio de la estancia como el idiota que ahora parecía ser. Vaya excusa, si él había aceptado que lo despojara de la ropa es por que pretendía hacer el amor y evidentemente tenia algo de tiempo pero ya no valía la pena, era mejor callar lo que pensaba y sentía.

-… lo mejor será que reserves una mesa en karso´s iré directo hacia allí después de que salga del hospital- murmuro en tono frio para después marcharse a la ducha donde se metió bajo el agua fría, todavía seguía empalmado cuando salió de ella y cuando se vistió pero puso la mente en blanco para no ir con un comprometedor bulto entre sus piernas, mientras se veía al espejo y arreglaba su corbata con un rostro calmado.

-por favor cierras la puerta con llave cuando te marches y no dejes que bruni coma demasiado, es un gato delicado y sufre de indigestión con frecuencia, ademas suele vomitar por los rincones-

Tomo sus llaves y salió de allí sin siquiera despedirse de su amante, necesitaba aclararse la cabeza antes de que fueran las diez de la noche…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el rio suena... (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:07 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.