Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Ficha de Dante, el enterrador.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Dante, el enterrador.

Mensaje por Dante el Sáb Jul 30, 2011 6:36 am

#Nombre completo: William / Dante Rendfield
#Apodo o nombre como es conocido: Enterrador
#Fecha de nacimiento: 1 Noviembre
#Edad: 28
#Inclinación Sexual: Bisexual
#Grupo: civil
#Rango/oficio: Enterrador.
#Arma identificativa: Una cadena metálica de un metro y medio con sendos pesos con forma de flecha en los extremos.

_______________________________________________



#Descripción física: Lo más característico de este hombre es sin duda su larga melena, que llega hasta por debajo de su cadera y posee un gris claro, algo opaco. El cabello cae salvajemente por su espalda y su cara, siendo un flequillo el que cubre la parte superior de su rostro, usualmente dificultando la vista de sus ojos verdes, de un tono cautivadoramente brillante. Apenas se molesta en peinarlo decentemente cada día, sin embargo tiene algunas pequeñas trenzas diseminadas por el cabello, es particularmente visible una situada en el lado derecho, cayendo usualmente sobre su hombro. Después de esto lo más reseñable sería una vieja cicatriz que surca su cara de izquierda a derecha, en sentido ascendente, perdiéndose entre el flequillo desordenado. No es esta la única cicatriz que marca su cuerpo, posee una alrededor del cuello, otra también visible esta situada en el dedo meñique de la mano izquierda, y guarda también algunas en el torso. Sus uñas son más largas de lo normal y de color negro, terminando así unos dedos finos y largos que se libran por poco de tener una apariencia cadaverica.
Su figura es alta, no especialmente musculosa ni delgada, siempre oculta tras ropa de oscuros colores, favorablemente negro, y que poseen cierto aire anticuado, como del siglo pasado. Bajo la levita que le cubre hasta los pies viste siempre unos pantalones de cuero negro rodeados de más cintas y hebillas de cuero y metal plateado, así como unas botas con algo de grueso tacón del mismo material, que llegan a confundirse con la prenda anteriormente citada.
Su rostro es pálido, casi níveo, como si la luz del sol rehuyese hacer contacto con su piel, su gusto por el color negro solo acentúa este aspecto. Posee también numerosos pendientes de aro negros adornando sus orejas y un anillo de piedra verde en la mano izquierda. Colgando de la ropa lleva una cadena no muy gruesa, más bien fina, de color cobrizo, y pendiendo de ella algunos medallones de estilo victoriano.
Por último en su rostro suele habitar una interminable y amplia sonrisa, a veces perturbadora por su amplitud difícilmente reducible. Suele llevar un sombrero de copa a juego con la ropa del momento.

#Descripción psíquica: Sin lugar a dudas lo primero que hay que decir de este hombre es, que esta loco. Clínicamente hablando.
A raíz de una serie de acontecimientos traumáticos de su infancia, su personalidad se desdoblo. Ya no era solo William, si no también adquirió la personalidad trastocada de su hermano gemelo fallecido, Dante.
Curiosamente es esta personalidad, y no la propia, la que suele regir la mayor parte del tiempo.
Dante es retorcidamente alegre, parece estar siempre de un humor jovial, prácticamente riendo y saltando con una risa cuando menos un tanto espeluznante. Le gusta divertirse y conversar animadamente tanto con los vivos como con los muertos, ya que el esta absolutamente convencido de que es un zombie, lo cual no deja de albergar cierta verdad. Dante suele llevar los ojos ocultos tras el flequillo y sonreír ampliamente mostrando los blancos dientes que se encuentran en la boca, actúa sin inhibiciones, ya que esta muerto no tiene por que controlarse, sin embargo no le gusta la violencia.

William es más serio, suele apartarse el pelo de la cara con más frecuencia y no actúa tan libremente como Dante. No soporta estar mucho rato en compañía de seres vivos, con los años ha logrado soportar el contacto humano, pero aún así lo restringe todo lo posible a sus necesidades. William disfruta más con las conversaciones ciertamente sarcásticas o desinhibidas, pero muy distintas a las amigables y sinceras charlas que es capaz de manejar Dante. William sabe perfectamente que no es un zombie, y esto hace que le tenga más miedo a la muerte que su otra personalidad, no le gusta meterse en peleas si las puede evitar con palabras, ya que al igual que Dante, no le gusta la violencia. Aún así no duda en hacer uso de ella si no le queda más remedio.
Su sonrisa, también amplia, es ahora distinta, más tranquila y usualmente teñida de cierta perversidad.

Ambos conocen de la existencia del otro, y no sientes problema alguno al respecto, se comunican entre ellos dejándose mensajes en un libro de notas. A pesar de su apariencia un tanto espeluznante, ambos son buenas personas, que si bien no se meten en asuntos ajenos a no ser que les pidan ayuda, no pueden negarse realmente una vez que esto sucede. Muestran una familiaridad y respeto bastante propia y personal con los muertos, difícil de entender por los demás y fácilmente clasificable como locura.
_______________________________________________



#Gustos: Ambas personalidades suelen compartir gustos de manera generalizada. Le gustan las cosas bonitas, o al menos su concepto de bonito, esto incluye peluches algo destrozados, flores secas, telarañas, calaveras … el estilo gótico en general, los cementerios, los cuervos pero también las cosas tiernas. Le gustan las galletas de perro con forma de hueso, su libro favorito es Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo. Disfruta disfrazándose, especialmente del sombrerero loco. Su bebida favorita es el té negro con gran cantidad de azúcar.La diversión, los chistes y la risa en definitiva. Elizabeth, un esqueleto femenino que engalana con flores y lazos, e incluso vestidos y le hace compañia.

#Disgustos: Que manejen cosas afiladas delante de el, la sangre de los vivos, el exceso de seriedad. Los colores demasiado chillones. Le molesta especialmente que insinúen que tiene que limpiar su casa.

#Habilidades: Gracias a sus estudios y práctica con los cadáveres conoce muy bien el cuerpo humano, sus debilidades, limites y puntos especialmente dolorosos. Su pulso y su habilidad reconstruyendo cuerpos y cosiendo heridas hasta dejar los cadáveres perfectos para ``el día más importante de su vida ´´ son inmejorables.
#Debilidades: Ralla la histeria cuando alguien blande un arma de filo frente a su persona, no tiene gran resistencia física y realmente la sangre de las personas vivas le causa un pavor mejor llamado fobia, dejándolo paralizado en el sitio.

_______________________________________________



#Historia: Desde el principio sabían que algo raro ocurría con su madre. Era una mujer extraña, de mirada perdida que a veces fijaba su vista en sus propios hijos con ojos de odio atemorizado. Pero no importaba demasiado, tenía a Dante y Dante le tenía a el, su hermano mayor. Su padre resultaba un poco frío a veces, sin embargo nunca los trato mal ni miró con aquel gesto que hacía que los niños se estremeciesen y buscasen el contacto del otro, como si de esa forma pudiesen evitar que aquella mirada los traspasase como un cuchillo.
Vivian en una amplia casa situada en la campiña inglesa, descendientes de algún tipo de Lord de tiempos pasados, la casa vieja y oscurecida por el tiempo ofrecía un aspecto tenebroso que lejos de dar miedo a los pequeños, les resultaba familiar y conocido. Con algunas tierras tras la vivienda en su propiedad, la familia Rendfield se podía permitir una vida bastante desahogada, aún así algo faltaba. Posiblemente el calor materno.

La tensión del hogar llegó a un punto culminante cuando ambos hermanos de idénticos rasgos rondaban los 7 años. Alguna clase de brote psicótico acabo destrozando el raciocinio de aquella mujer y truncando la familia. Según lo que bramaba mientras aporreaba la puerta de la habitación de los pequeños que se escondían bajo la cama, estaba bastante segura de que aquello eran los hijos de algún demonio, ya que su color de pelo no era natural para unos niños, eran demasiado iguales y eso era sin duda algo que ella como madre debía poner fin con sus propias manos.

Mientras tanto William y Dante no entendían que pasaba allí, su padre los había arrastrado hasta ese lugar, les pidió que se escondieran y les dio sendos besos antes de cerrar la puerta ordenándoles que la cerrasen adecuadamente. Su cara de preocupación y aquella sensación de despedida no hizo si no poner más nerviosos a los pequeños, que se abrazaban temblando de miedo protegidos de la locura materna por un cerrojo y una estantería que reuniendo fuerzas entre ambos habían podido mover. Sin embargo esto no duró mucho, el cerrojo cedió y también lo hizo la estantería. Con aquella cara de difícil definición y salpicaduras de sangre, entró en la habitación infantil empapelada de azul con dibujos de gatitos, y pronto los encontró agazapado. Como impulsada por una fuerza superior movió con facilidad la cama dejándolos paralizados por el terror. Traía algo en las manos … ¿Qué era? William no podía recordar bien, pero era alargado, y metálico. Y de un solo tajo cortó el cuello de su querido hermano y le cruzó la cara. Creándole una sensación de horrible escozor. Era frío, y caliente a la vez. Notaba como se le empapaba la cara de líquido pringoso mientras observaba a duras penas como su rostro, el de su hermano ¿O acaso era él mismo? Boqueaba en busca de aire sin lograrlo, derramando aquel liquido vital fluidamente por su garganta. Extendió la mano intentando alcanzarse, alcanzar a su hermano. Dante, William .. No importaba. Viendo su propia mano y percibiendo como algo faltaba. No lo había notado. Había alzado la mano para protegerse … y un dedo faltaba. Un grito se retenía horrorizado en su garganta, sin ser capaz de salir hasta que vio como el cuchillo caía sobre el cuerpo tembloroso de Dante, causándole un espasmo, una última tos, y dejándolo inmóvil para siempre. Entonces pudo gritar, tan alto que hasta se lastimó los oídos. No podía apartar la vista de su hermano quieto, inmóvil, con los ojos perdidos y sin brillo. No podía dejar de mirarlo, ni cuando las manos de su madre rodearon su cuello enredándole un fino hilo cortante. No podía gritar ahora, no sin clavarse más profundamente aquella cosa de su cuello, ni siquiera cuando notó como el frío metal se clavaba en sus entrañas. Todo se volvió blanco, de un pálido neblinoso, irreal. Se moría, lo sabia, no tenía fuerza ni para mantener los ojos abiertos, pero por un momento pudo ver a su padre tambaleándose herido y quitándole a aquel monstruo en que se había terminado convirtiendo su madre de encima. Cerró los ojos y volvió a mirar a su hermano, aquel con quien compartía cara, risas … aquel con quien había compartido todo hasta ese momento, y reuniendo fuerzas fue capaz de volver a tocar su aún cálida piel una última vez.

Cuando despertó estaba en un hospital, no sabía cuanto tiempo había pasado, pero curiosamente su dedo volvía a estar ahí, cosido. Por más que pregunto que pasaba nadie le respondía. Pero el sabía que pasaba. Todos estaban muertos. Le parecía irreal, más que la muerte de sus padres lo que le había afectado era el fallecimiento de su gemelo, era como perder una parte de si mismo, se sentía incompleto. Estaría incompleto para siempre.

A partir de ese momento la vida transcurrió de manera extraña para el. No soportaba estar con la gente, la familia paterna lo acogió, sus únicos parientes vivos, sus abuelos. Estrictos pero amorosos. No sabían que hacer con aquel niño de mirada perdida que se fijaba en la pared durante horas, que se miraba al espejo como buscando alguna reacción que no fuese la propia. Pero tenían una cosa clara. No era normal, no estaba mentalmente sano, pero no hicieron nada para revertirlo. Temían que les arrebatasen al único superviviente de aquella masacre. El hijo de su hijo, su nieto. El tiempo transcurría lentamente, echaba de menos a su hermano, tanto, que de pronto apareció. Su hermano no había muerto, vivía dentro de el, y Dante no le tenía miedo a los abuelos, podía recibir abrazos, ir al colegio e incluso estudiar.Los abuelos quedaron maravillados ante este cambio de comportamiento, llegando a convencerse a ellos mismos de que lo había superado, pero no era así.

Terminó interesándose por el estudio de los cadáveres, convirtiéndose finalmente en aquel que arreglaba los cadáveres para sus funerales y luego se encargaba de enterrarlos , todo esto ante la horrorizada ala de sus abuelos. Pero estos eran ya mayores, y cuando el hombre dejó el mundo e los vivos, su esposa no tardo en seguirlos. Sintió pena, por supuesto, pero realmente lo que más le molestaba era quedarse solo, bueno ``solo ´´ porque tenía a Dante de su lado … ¿o era a William? A veces no estaba seguro de quien era quien, quien el vivo o quien el muerto, quien caminaba movido por sus propias fuerzas y quien era un simple reanimado sacado de la tumba por la voluntad del hermano solitario.

Curiosamente, era el último miembro de los Rendfield, por lo que las propiedades de sus abuelos y padres quedaron a su nombre. Eso era una considerable fortuna … Lo que más le llamó la atención mientras echaba un vistazo a los papeles de las propiedades fue una pequeña casa en una localidad de la lejana Alemania. Con cierta curiosidad miró las fotos que acompañaban a la escritura. Tan vieja, tan oscura … tan alejada de aquel lugar. Vendió algunos de los terrenos y se embarcó hacia allí, Steinburg, solicitando el puesto de enterrador e instalándose en aquella vieja casa a las afueras de todo, tan cercana a su amado cementerio.


_______________________________________________



#Imagen:
Spoiler:
#Canción: ``They're Coming to Take Me Away ´´ por NeuroticFish

avatar
Dante
Enterrador
Enterrador


Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t143-ficha-de-dante-el-enterrador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.