Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Nathaniel Rosenzweig el Mar Ene 27, 2015 5:33 pm

Una mirada de odio inundó los ojos de Nathaniel, sus ojos azules miraron sin parpadear a un Ballet de casi dos metros. Era un titán enorme que en un pasado portaba dos escopetas recortadas. En una misión se le escapó cuando vio que un gran número de sus compañeros fueron masacrados por la silenciosa danza de las espadas. Pero ahora no podría escapar, no tendría la mínima oportunidad, porque en dos minutos estaría muerto.

Andaba por el patio distraído. Nathaniel no le quitaba ojo, pero no era el momento para atacar. Un par de guardias daban vueltas vigilando, calculaba que en unos quince minutos habría un cambio de turno, lo que dejaría el patio sin seguridad durante cinco minutos, le sobraba tiempo de esos cinco minutos para matar al gigante Bullet.

Los quince minutos ya habían pasado. Caminó tranquilo hacia el Bullet. Cuando estuvo a su espalda le llamó con cuidado con unos toques en el omóplato. Cuando se giró tardó a penas una décima de segundo en reconocer a Nathaniel, aquel que hubiera acabado con su vida un par de años atrás. 

El titán alzó el brazo y dirigió un golpe a Nathaniel. Este con espléndida rapidez y reflejos lo paró. Dio un golpe seco en el codo del titán teniendo el brazo rígido, haciendo que su brazo se partiera con un horrible sonido. El titán gritó de agonía. Nathaniel aprovechó para saltar y con un golpe seco con la palma de la mano que dirigió a su cuello desplazó la nuez del Bullet. Este cayó al suelo con un sonido típico de alguien que se atraganta con un trozo de comida. El enorme cuerpo del enemigo se retorció por el suelo durante un minuto antes de quedarse quieto. Sus ojos abiertos. Su mirada muerta perdida en el horizonte.

Miró el reloj del patio. -Dos minutos y veintitrés segundos...pierdo facultades- suspiró cuando alguien cubrió su cabeza con una bolsa y ató sus muñecas con unas bridas. Eras guardias y lo dirigieron a la sala de aislamientos.

Nathaniel ahora conocería verdaderamente al nuevo alcaide. Al herr Engels.


Última edición por Nathaniel Rosenzweig el Mar Ene 27, 2015 8:09 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Herman Engels el Mar Ene 27, 2015 7:04 pm

En realidad esperaba que tardase un poco más aquella llamada. Realmente aquel tal Nathaniel no tenía muchas luces. No había otra explicación, al menos para el Alcaide, de que aquel tipo insistiese en cargarse uno a uno a los bullets de la prisión...A pesar de que se lo había advertido. Al final lo confinaría en solitario durante unos cuantos meses a ver que pasaba.

Pero de momento...

Se levantó de su mesa nada más colgar el teléfono que lo conectaba con la sala de guardias y se deslizó los dedos por el pelo antes de acomodarse la ropa y coger su fusta. Bueno... ``su´´ no era suya, la había encontrado en el despacho. Francamente no habría imaginado que al alcaide Rosenthal se fuese ese tipo de cosas con el jefe de celadores Kazikli. Le ponía un poco caliente. Claro que ahora tendría su oportunidad de desfogarse y experimentar con aquel nuevo objeto. La guardó en el bolsillo interior de su chaqueta y salió a paso tranquilo con su maletín especial para ocasiones como esta, hacia el lugar al que lo habían llevado, la celda de aislamiento. 

Había dado órdenes específicas de que simplemente lo dejasen con las bridas y el saco en la cabeza, sabía que no era de asustarse fácil pero, sería más divertido así. Divertido para el por supuesto. Los guardias le indicaron que celda era y el a su vez les indicó que podían irse y ya de paso ir averiguando por el bien de todos, quienes eran los que habían tenido la brillante idea de comenzar a irse antes de que los de la guardia siguiente llegasen, porque parecía que llevaban haciéndolo un tiempo. 

Entró tranquilo y con paso suave a la oscura habitación, apenas una luz lejana en el techo iluminaba el lugar gris. Una cama en una esquina, un vater y un lavamanos... lo justo y necesario. Así como un enganche en el techo y una cadena -reciente adquisición por su parte- que pronto agarró sin siquiera lanzar más de una mirada a aquel blade desobediente. La colocó a la altura adecuada y atrajo al menor, soltándole las bridas rápidamente para atárselas con unas esposas más de su gusto y estas a su vez, a engancharlas a la cadena que hizo que tuviese que levantarlas por encima de la cabeza, sí, o sí.

Colocó el maletín en la cama y lo abrió con parsimonia, sacando unas tijeras que hizo sonar mientras se aproximaba a el y después usó para dejarlo desnudo lentamente. No fue hasta que terminó con aquello y guardó la tijera que se decidió a hablar.-Quizás deberíamos poner tu nombre en la puerta de una de estas celdas, ya que pareces decidido a convertirla en tu nueva casa...

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Nathaniel Rosenzweig el Mar Ene 27, 2015 7:21 pm

Sintió un agobio increíble con ese saco de patatas en la cabeza, con esa pálida luz que se colaba entre las rendijas de la bolsa, pero, el no poder ver nada le ponía más nervioso.

Oyó cómo se abría la puerta. Sólo había una persona, ya que no se escuchaban más pasos, y sabía que no había nadie parado. Oyó el tintineo de unas cadenas y a alguien de una fuerza admirable moverle como si fuera un títere, cortarle las bridas, esposarle y encadenarle a una cadena que caía del techo a una velocidad de vértigo.

Esa posición era incómoda, sus dos brazos subía a ambos lados de la cabeza, era una posición que agotaba a cualquiera.

De repente oyó el sonido de unas tijeras, no intentó retroceder, sino que se quedó impasible, un poco nervioso por el hecho de no poder ver. De repente sintió como su ropa caía poco a poco, cortadas con esas tijeras.

Lo desnudó por completo, no se lo podía creer, la única tela que tenía era sobre la cabeza, y era aquello que el impedía ver quién era quien le hacía eso.

-Herr Engels...no me jodas que te gusta ver a jovencitos con la polla al aire- dijo en tono burlón, sin temer lo más mínimo. Sabía como era su voz, la memorizó. Aunque en esa posición debería guardar un mínimo de respeto estaba más rebelde de lo normal. El lobo encadenados saca siempre sus colmillos.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Herman Engels el Mar Ene 27, 2015 8:01 pm

Una sonrisa se afianzó en sus labios al verlo desnudo. Aquello debería ser molesto e incluso quizás humillante. Después de todo hasta que no habló no podía saber quien era. Aunque desde luego podría ser aún peor para el menor.. en vez de el podrían ser un montón de bullets...¿Lo había pensado el moreno?

-Hum.._Lo rodeó y cuando estuvo situado a su espalda golpeó con el pie  en la cara interna de uno de los pies ajenos, haciendo que abriese más las piernas. Sacó la fusta y deslizó sus ojos por las cicatrices contrarias. Parece que se habían divertido antes ya con el.-No solo verlos._Aclaró antes de darle un azote en el trasero con la fusta y volver a separarse para mirar en su maletín de ``juguetes´´ cogiendo ideas para luego. Sonrió de medio lado y sacó un bote de grajeas aparentemente del cual sacó una rellena de un líquido ambarino. Jugó con ella entre sus dedos antes de humedecerlos ligeramente con un lubricante y tranquilamente se colocó tras el, separándole las nalgas e introduciendo la grajea dentro de el sin más contemplaciones, bien profundo para que no pudiese expulsarla. Sacó los dedos tras jugar ligeramente dentro de el. Estaba muy prieto. Mucho...-Parece que no has usado esto mucho... o nada._Lo nalgueó fuerte y sacó un pañuelo de su bolsillo para limpiarse la mano de lubricante antes de volver a coger la fusta y ponerse frente a el. Ya era cuestión de tiempo.. aunque aún tardaría sus buenos minutos en hacer efecto. Acarició con la punta de cuero el falo de su victima y le dio un leve golpecito antes de seguir subiendo por su pecho, donde volvió a golpear más fuerte, dejando una línea roja antes de quitarle el saco con aquello. Vaya, era más útil y divertido de lo que había pensado.-Te dije que te convenía aceptar el trato... Pero tu no eres un cobarde ¿Verdad?_Sonrió suavemente, acariciándole la barbilla con la fusta casi con delicadeza incluso antes de mover rápidamente aquel instrumento y golpearle en el interior del muslo para que abriese las piernas.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Nathaniel Rosenzweig el Mar Ene 27, 2015 8:22 pm

Sintió un golpe en su pie, que hizo que perdiese el equilibrio y se abriese de piernas. Lo que sintió después fue un dolor rápido e intenso en una de sus nalgas, que después comenzó a escocer, pero no gritó, ni hizo ningún sonido que aclarase que le había dolido. -Bastardo...- maldijo entre dientes, claramente enfadado y humillado.

Notó enseguida que la presencia del Alcaide a su espalda se había desplazado. Oyó el sonido de un cierre de lo que parecía ser un maletín, escuchó como se abría y como buscaba algo. Parecía algo de cristal, por como sonaba cuando un frasco chocaba contra otro. Después se percató de como se abría lo que parecía ser un bote de gel y el sonido húmedo mientras se lo untaba en los dedos. Eso le hizo estar alerta. No sabía lo que era, ni para lo que lo quería. Como tenía la cabeza tapada por esa bolsa sólo se podía guiar por su oído.

Lo que sintió después jamás lo había sentido. Sintió una sensación rarísima y dolorosa en su trasero. Le metía algo hasta lo más hondo de su culo. Se retorció bastante. Sentía como si le arrancasen la virilidad. -¿¡QUÉ COÑO HACES, HIJO DE PUTA?!- gritó, mientras el alcaide jugaba en su interior. Se sumó a la humillación un azote con la mano fuertemente propinado en las nalgas. Se sentía como una puta.

Se encogió ligeramente cuando recibió el golpe en su miembro, pero como antes no emitió sonido de dolor, no quería darle esa satisfacción. Después sintió el azote más intenso desde que había comenzado, era en el pecho, un horrible escozor invadió su cuerpo, y notó como un poco de sangre recorría su pecho hacia abajo.

-Claro que no lo so...- cayó de inmediato cuando sintió el azote en el muslo, el cual hizo que abriera las piernas aún más que la vez anterior. 

Enseguida sintió algo extraño. Era como si una especie de calor inundase su cuerpo. -Ahhh...- jadeó, era una sensación rara. Pero por el momento no era tan intensa.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Herman Engels el Mar Ene 27, 2015 8:58 pm

-Creo que ahora mismo tienes una idea bastante clara de lo que hago ¿No?_Era evidente vamos... por muy heterosexual que fuese debería saber a lo que se exponía ingresando en la cárcel, y más siendo esta la de Steinburg. Quizás debería haberle vuelto a golpear por llamarle hijo de puta, pero estaba decidido a ser clemente teniendo en cuenta que le había dolido bastante.

En cuanto le quitó el saco pudo ver su cara, se veía dolorido eso seguro. Aunque no gritase. Le parecía bastante adorable aquel intento de parecer firme, pero no le estaba saliendo del todo bien. Escuchó aquel jadeo y sonrió perverso.-Lo comienzas a notar ¿verdad?_Se inclinó y lamió lentamente la línea que había dejado en su pecho, limpiándole la sangre de aquella forma y relamiéndose delante de el.-Pensé que estabas dispuesto a cualquier cosa...que harías... cualquier cosa que te pidiese..._Volvió a nalguearlo esta vez en el glúteo contrario, dirigiéndose de nuevo hacia su maletín y cogiendo el lubricante y un par de balas vibradoras.-Era lo que te propuse o esto... ¿Habrías accedido? Me da curiosidad..._Echó directamente la crema lubricante sobre la entrada ajena y después comenzó a introducir lenta y firmemente los juguetes, diseñados principalmente para estimular más que dilatar la zona. De eso ya se encargaría después.. si acaso. Miró por un momento los pequeños controles colgando y los encendió haciendo que vibrasen dentro de el.

-Es una buena vista no te voy a mentir... espero que sea un castigo apropiado, quizás ahora te lo pienses un par de veces antes de seguir tu instinto animal._Volvió a golpearle en el trasero, esta vez con la fusta un par de veces, más suave que antes pero aún así dejando una X roja en su trasero blanco.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Nathaniel Rosenzweig el Miér Ene 28, 2015 2:54 pm

Parpadeó unas cuantas veces, acostumbrándose a la luz tras tanto tiempo con el saco en la cabeza. La cabeza le daba vueltas, se le había sumado la desorientación, el dolor y la droga, lo que hacía una mezcla bastante dañina para él.

-Cla-claro que no hubiera accedido, somos hombres...- aunque le gustaran los hombres no lo reconocería, su forma de pensar era anticuada por el entorno en el que se había criado. Notó como el calor se iba haciendo más potente, como se estaba poniendo cachondo por culpa de esa droga artificial. Su miembro se empalmó por completo, siendo hasta doloroso. Además necesitaba sexo, una necesidad casi primaria. Esa droga no la había visto en la vida, pero estaba sacando todo ese lado primario que mantenía oculto por su posición tradicionalista.

Tiró de la cadena con casi agonía cuando sintió que su ano se volvía a abrir, recibiendo esos dos aparatos que llenaron parcialmente su interior. La sorpresa se la llevó cuando comenzaron a vibrar. Negó con la cabeza violentamente, empezando a gemir inconscientemente mientras algo de saliva perlaba la comisura de sus labios, además de un enrojecimiento de las mejillas.

Ese extraño placer se vio interrumpido unos minutos por el nuevo azote en X sobre su trasero de piel pálida y blanca como la nieve.

Miró con odio al alcaide. Era más alto e imponente que él, y más en esa posición, pero a Nathaniel eso le daba igual. Era un ser extremadamente difícil de doblegar, aunque no imposible.

-Eres un hijo de puta sádico- Nathaniel también era sádico, pero no de esa forma, prefería ver la sangre y el dolor en un combate, no es una tortura sexual.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Herman Engels el Miér Ene 28, 2015 3:22 pm

-Entonces ya no es cualquier cosa.. deberías elegir mejor tus palabras...._Le acarició ligeramente la cabeza como si fuese una mascota.-Si no ya ves lo que pasa._Aún así había notado cierto titubeo, o no terminaba de salir del armario o es que la droga estaba afectando también su forma de hablar. Ya lo descubriría después.

Se le escapó una ligera risa al contemplar aquella mirada de odio tan poco convincente y lo agarró de la barbilla.-¿En serio? No me había dado cuenta._Le hizo girar el rostro hacia su maleta abierta, llena de objetos difícilmente distinguibles entre sí por la distancia y la luz, pero que dejaba imaginar claramente que tipo de objetos habría dentro.-Se que ahora mismo me odias...pero ya se te pasará... Tendremos mucho tiempo para conocernos._Evidentemente eso no era si no una pulla más para que se pusiese nervioso pensando en que le haría. Aún así.. bueno... iba a hacer que se sintiese muy bien, quizás se le pasaba(?)

Acarició su mejilla sonrojada y lamió la saliva que se deslizaba por su comisura. Había estado escuchando aquellos pequeños gemidos que escapaban de su boca gracias a lo que había puesto en su trasero... y podía aumentar la apuesta. Dejó por un momento la fusta de vuelta al interior de su chaqueta y bajo la mano acariciando el torso blanquecino y marcado por los azotes de antes, entreteniéndose eso sí en pellizcar y estimular sus pezones antes de seguir su camino bajando hasta el miembro contrario para masturbarlo.-¿Nunca te ha masturbado otro hombre?_Preguntó rodeando su erección con los dedos antes de comenzar a moverlos sobre su superficie, lentamente en principio, arriba y abajo, aunque al cabo de unos instantes esa velocidad cambió haciéndose más intensa mientras el alcaide se colocaba a un costado suyo, para masajearle el trasero y pegarle su propio bulto aún dentro del pantalón contra la cadera, haciéndole notar lo que le esperaba más adelante mientras ahora le procuraba solo placer para robarle las fuerzas.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Nathaniel Rosenzweig el Miér Ene 28, 2015 5:02 pm

Apretó la mandíbula de pura rabia. Si le pensaba hacer su mascota este mordería. Sin duda sería difícil de doblegar, y el alcaide se llevaría alguna que otra cicatriz. -¿Qué quieres de mi?- preguntó con una rabia digna de un lobo apresado.

Miró la maleta llena de esos extraños objetos, ya había probado dos (esas cápsulas y los vibradores) y no quería probar más. Se sentía más humillado que en toda su vida.

Apartó el rostro cuando sintió su lengua caliente recogiendo la saliva que emanaba de la comisura de sus labios. -¡Aparta!- dijo furioso, pero estaba débil, muy débil. Se mordió un labio con fuerza cuando sintió que lo masturbaba para no gemir, pero no le fue muy eficaz. Su pecho subía y bajaba en una respiración acelerada y excitada. Sentía como el bulto en los pantalones del alcaide se clavaba entre sus nalgas, sólo mostrando tímidamente lo que de verdad escondía.

-Nu-nunca...- la excitación y el dolor hacían que la fuerza lo abandonase, ya no se resistía tan arduamente como al principio, ahora simplemente dejaba que pasase, siempre y cuando se limitase a hacerle una paja, cuando fuese más allá volvería a mostrar los dientes.

La verdad es que era hábil con la mano, y sabía moverla es los mejores puntos de placer de su miembro, eso lo disfrutaba, aunque tendría que disimularlo, y sobretodo negarlo. Dirigía alguna que otra mirada de odio al alcaide, pero cada vez menos frecuentes.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Herman Engels el Miér Ene 28, 2015 5:45 pm

-Quería que obedecieses, pero parece que eres incapaz de eso._Lo que quería ahora era simplemente... disfrutar de aquello.-No me voy a apartar._Le respondió con voz calmada, continuando con sus toques al cuerpo contrario. El otro podía no entenderlo así, pero para ser el, estaba siendo francamente considerado, con los otros no lo era tanto. Bueno, quizás es que le diese algo de pena por ser virgen.

Disfrutaba en silencio de como la respiración del menor se aceleraba con sus movimientos, de como los jadeos querían escapar de su boca aunque este mordiese sus labios.-Reconoce que no es tan malo... Puedes dejarte oír. Esto esta insonorizado..._Aunque suponía que quien no querría que lo escuchase sería el mismo. Pero no tenía mucho caso teniendo en cuenta que el podía verlo, verlo temblar y agitarse. Era un poco voyeur francamente.

-¿Nunca? Entonces seré gentil, eres afortunado._Susurró sobre su oído lamiendo su contorno lentamente después para colocarse a su espalda donde le era más fácil masturbarlo a la vez que masajeaba sus testículos y lamía su nuca. Le gustaba como sabía su...inquietud, por mucho que lo mirase con cara de ir a arrancarle la yugular en cuanto se despistase. Eso no iba a pasar, el no se despistaba.-¿Como se siente tu trasero?_Con lo que le había metido ya debería habersele pasado casi todo el dolor si no todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Nathaniel Rosenzweig el Miér Ene 28, 2015 6:21 pm

La sensación de dominio por parte del alcaide, el que era sin duda un hombre atractivo. Los vibradores haciendo su trabajo en el trasero. Los tocamientos. Las lamidas en el cuerpo de Nathaniel. Todo esto estaba haciendo que el orgasmo se fuera acercando rápidamente.

-Ahh...ahggg..mmmggg- no pudo evitar gemir, arqueando su espalda, retorciéndose sobre las cadenas. Las esposas le empezaban a hacer heridas en sus muñecas, pero el placer superaba al dolor, así que no se quejó de esa situación.

-Al-alcaide...p-por favor...- apretó los dientes, haciendo que las venas de su cuello se tensasen y marcasen exageradamente. Las lamidas sobre su nuca fueron un punto que le gustó bastante. No se podía creer que eso le empezara a poner cachondo. ¿Por qué? Eran dos hombres, él no aceptaba eso, pero estaba disfrutando más que nunca. ¿Tal vez fuera un sádico al que le gustaba que le tratasen con dureza?

-Mu-mucho mejor...mghhhghhh aghhh- no pudo evitar gemir, casi en gritos. Esa situación le avergonzaba. Estaba cayendo en sus redes, lo estaba disfrutando tal y como el herr Engels predijo. Y eso le avergonzaba. No podía acallar sus gemidos, no ahora.

-E-estoy a punto de correrme...- le dijo, con su voz cortada entre gemidos, encogiéndose todo lo que podía.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Herman Engels el Jue Ene 29, 2015 12:58 am

Notó el roce cuando se movió, el cuerpo de Nathaniel pegándose al suyo, presionando su erecta y cubierta intimidad a aquel trasero vibrante y bien colocado.-Por favor ¿Qué?_Quiso saber trazando unos círculos sobre el glande contrario, lenta y tortuosamente para amplificar la sensación de placer en el cuerpo ajeno mientras el se regodeaba en los gemidos que estaba consiguiendo sacar de el.

Su sonrisa se afiló al escucharle decir aquello. ¿Así que estaba a punto de correrse?-Puedes hacerlo, te lo permito._Esta vez sería bueno, pero tenía planes para aquel chico... Aumentó el ritmo de su mano y el masaje a sus testículos se hizo más osado y placentero mientras pegaba su excitación a sus nalgas sin hacer de momento ningún gesto de írselo a meter después dentro...aunque lo iba a hacer, tarde o temprano.-Correte...Pero ¿Sabes? No será suficiente...seguirás con ganas de más._Era la magia de aquello que le había dado, correrse le robaría parte de sus fuerzas pero no recobraría la compostura, seguiría jadeando y gimoteando, era cuestión de tiempo que desease algo más que una paja. Desearía más...y solo estaba Herman para complacerlo ¿Sería acaso Nathaniel capaz de tragarse su orgullo momentaneamente para rogarle por lo que el sabía y podía darle? ¿O intentaría conformarse con un dolor de huevos digno de un campeonato? Bueno, realmente no importaba mucho cual de las dos opciones tomase, Herman se lo iba a hacer con el, sin embargo aún no tenía muy claro en que orden haría las cosas...quizás aprovechase a verlo masturbarse... o le obligase a dilatarse a si mismo ante su atenta mirada....aquello estaría más que bien.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Nathaniel Rosenzweig el Vie Ene 30, 2015 4:47 pm

Negó con fuerza con la cabeza. No quería correrse, eso significaría que le había gustado todo eso que el alcaide le había hecho, y por nada del mundo lo quería admitir. Sintió como el clímax le invadía, como hacía que su cuerpo se retorcieses, agarrándose de esas cadenas que le retenían. No pudo más, se corrió, expulsando una gran cantidad de semen sobre el suelo, pecho y mano del alcaide. 

Empezó a jadear, pero se sintió raro cuando notó que su erección no bajaba, y se seguía sintiendo cachondo. Un poco más débil sí, pero con ganas de más. Eso hacía que una sensación que nunca antes había experimentado le embargase, y, a la vez se sintiera cansado y deseoso.

Un hilo de saliva recorría la comisura de sus labios. Una mirada perdida. Unas mejillas algo rojas.

Apretó con fuerza la mandíbula, cerrando los ojos. Pero no pudo evadirse de la enorme presencia del alcaide tras de él, dominándolo por completo. Claro que ha sido necesario que emplease cadenas, fustas y drogas para conseguir reducirlo aunque sólo fuera un mínimo.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Herman Engels el Lun Feb 09, 2015 12:43 am

Podía negar todo lo que quisiera pero era evidente que no podía resistirse a lo que su cuerpo sentía, era esclavo ahora mismo de sus necesidades. Y había que reconocerlo, Herman era muy bueno en el arte de complacer aunque fuese para beneficio propio. Y el lo sabía, por eso sonrió para si mismo cuando sintió la humedad pringosa del reo sobre sus manos.

Se separó ligeramente luego de unos instantes y se limpió la mano en un pañuelo, quitando el maletín de la cama con toda la parsimonia del mundo, como si no tuviese una pulsante erección dentro de los pantalones y se volvió a acercar a el en silencio, esta vez para soltar sus manos del enganche superior que las mantenía elevadas. Lo agarró de la cintura y lo llevó a la cama, por supuesto sin soltarle las esposas. Le gustaban las esposas eran algo morboso para el.-Al final te ha gustado.._Sonrió ladino sentándose en el borde de la cama mirándolo .-Pero sigues duro...no es suficiente ¿verdad?_Alargó la mano y le limpió con el pulgar el hilo de saliva que le caía por la comisura de la barbilla antes de separarle las piernas y sacarle las dos balas vibradoras que llevaba dentro. Habían hecho un buen trabajo pero era virgen, por lo que no era suficiente.-Apuesto a que ahora se siente solitario ahí abajo... _Su propio pene pulsó en respuesta, deseoso de profanar el interior ajeno con su generosa envergadura y hacerlo gritar hasta volverse a correr de nuevo. Pero aún podía jugar un poco más antes de eso.

Se abrió el pantalón y sacó su erección, masturbándola lentamente dejando que lo viese y tomase buena nota de lo que se le iba a clavar dentro.-Tócate...métete los dedos, o lo haré yo... y seguro que prefieres hacerlo tu mismo ¿Me equivoco?_Bueno...no sabía si lo preferiría o no, y le daba igual. El quería mirar, era bastante voyeur tenía que reconocerlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.