Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Marcus Christensen el Dom Oct 19, 2014 5:23 pm

Habían pasado apenas unos cuantos días desde la última vez que se hubieran visto, y sin embargo, no habían podido evitar querer encontrarse de nuevo lo más pronto posible. Marcus estaba sorprendido, incluso, por su propia necesidad de aquella compañía que resultaba tan especial desde el mismo momento en que le conoció.
Pero era de esperarse, si además no habían dejado de comunicarse a través de múltiples plataformas, como mensajes y mails, en los cuales incluso Marcus aprovechó para enviar fotos de lo que estuviera haciendo en ese momento. Aquello resultaba divertido, espontáneo y una forma de hacerle saber al otro como era su forma de ser.. Si vivirían juntos, lo mejor sería que supiera qué cosas le gustaba hacer y cuales eran las típicas rutinas diarias.
Una de ellas, y la más importante, era como ya había dicho la noche en que se conocieron; la natación. Marcus visitaba religiosamente la universidad de la ciudad en busca de una piscina en buen estado. No es que la del hotel donde se hospedaba no sirviera, pero es que refería entrenar en una que resultase atlética y profesional… además qué, a esas horas del día– 9:45 pm, para ser exactos- , la afluencia de alumnos y profesores disminuía, dejando a Marcus  en completa soledad en aquel sector. Aquello le daba múltiples facilidades, entre ella que si quería podría invitar a alguien que le acompañase a entrenar… lo cual había hecho un par de veces, al traer a Matt consigo. Sin embargo, esta era la primera vez que quien lo acompañaba no era un familiar o un viejo amigo… Esta vez aquello por un momento el psiquiatra lo sintió como una cita.

Y quizás por eso, el nerviosismo se apoderó de él por unos minutos en los que prefirió esperar la llegada del alemán por fuera del agua…

—Uhm… —suspiraba pesadamente, sin saber qué hacer realmente. Quizás sería mejor que entrase en calor… pues al llegar su invitado, apenas tendrían una hora o dos para disfrutar del agua. Enlongó entonces, estirando todos sus músculos antes de acercarse a uno de los altos trampolines de cemento. “ 7 metros” decía aquella plataforma hasta donde accedió y estirando los músculos de sus brazos, se posicionó aún.  Sus pies apenas rozaban el borde de la plataforma mientras sus brazos se movieron como péndulos, estirándose hasta que adoptó la posición que deseaba.  Juntó  sus manos en una perfecta postura, dejando ver la perfección de sus músculos y espalda al estirarse aún más antes de dar un brinco impresionante que dejaría luego paso a un clavado ornamental perfecto.

La superficie del agua, apenas pareció afectada por el impacto de su cuerpo esbelto que se introdujo en ella. Nadó hasta el fondo y se quedó allí un momento, notando que su respiración seguía intacta. Aún tenía mucha capacidad pulmonar, y eso era excelente. Subió a la superficie, y se echó el cabello para atrás con un balanceo de cabeza. — ¿Ludwig? —inquirió al creer ver alguien más en aquel lugar. ¿Acaso el alemán había llegado y no lo había visto antes? 

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Ludwig L. el Dom Oct 19, 2014 6:37 pm

Aquellos días habían sido muy distintos a los anteriores. Muy lejos de su gesto serio/ deprimente que llevaba aquellos días después de quedarse sin su secretario. El psiquiatra lo mantenía muy ocupado, en el buen sentido. Charlaban vía email, e incluso se mandaban fotos de lo que estaban haciendo. El moreno había empezado pero aunque con cierta vergüenza  el había continuado, alguna foto de su despacho, o de sus perros... cosas así. Era incapaz de hacerse un selfie o como lo llamasen.

Y por fortuna quedaron pronto, para ir a nadar a la universidad. Sonaba estupendo para el sin lugar a dudas, se había emocionado bastante cuando hablaron de ello, aunque había intentado mantener la calma y que no se le notase vía mensaje... pero en seguida había ido a hacerse el petate. Toalla, un pequeño neceser con el jabón, las gafas de natación y por supuesto el bañador, uno típico de natación.

Habían quedado a una hora en concreto y bueno, el era alemán, así que era puntual, muy puntual. Más ahora que estaba entusiasmado por verlo de nuevo. Así que cuando llegó a la universidad voló al vestuario y se puso el bañador. Normalmente no le importaba pero se sentía un poco desnudo... sus boxers eran más grandes. Pero bueno, no importaba.

Entró a la piscina en si y lo inundó el olor a cloro. Le gustaba, el ambiente húmedo y caluroso, sumado al olor. Y entonces lo vio. Sonrió de medio lado y observó su preparación en el trampolín. El estaba aún en la zona de entrada, en las duchas, medio escondido. Pero así podía cotillear como el moreno se preparaba y se lanzaba de manera tan espectacular. Era increíble. Se acercó poco a poco mientras el moreno parecía bucear. Tenía mucha capacidad pulmonar para alguien con asma era increible. 

Y cuando Marcus salió el estaba allí, cerca del borde de la piscina.-Si soy yo... he podido ver como te tirabas desde allí arriba, ha sido increíble... ¿Que tal esta el agua? No hay nadie..._ solo el socorrista que no parecía muy preocupado por que se ahogasen. Debía ser que conocía a  Marcus. Se acercó al borde de la piscina y se tiró también de cabeza después de darse una ducha rápida. Nadó hacia Marcus y sonrió un poco, quitándose el flequillo de la cara, aquel que nunca solía notarse por su peinado.-Por cierto... te acuerdas lo que te comenté de las ``fiestas´´? Hay una esta noche.
avatar
Ludwig L.
Comisario Jefe
Comisario Jefe


Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t629-ludwig-leonhardt-ficha

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Marcus Christensen el Lun Oct 20, 2014 1:07 am

Aquella voz conocida llenó sus canales auditivos, e inmediatamente le hizo sonreír entre divertido y emocionado. Era increíble que nuevamente una persona que apenas había conocido le causase esos efectos en su humor, pero así era. Pocos días habían pasado, pero por un momento sintió que habían pasado años desde la última vez que se habían visto. Sentía cierta… necesidad de verlo, de tenerle cerca y poder, como la última noche, hablar de múltiples cosas sin sentir molestia o vergüenza alguna.
—¿Te gustó? —preguntó aún con una amplia sonrisa esbozada en sus bien perfilados labios. No llevaba gafas, por supuesto, por lo que se podía ver un poco más joven de lo que era. Quizás hasta alguno lo confundiera con uno de los estudiantes del último año de la carrera. Movió los brazos  de un lado al otro, manteniéndose a flote mientras observaba al rubio prepararse y finalmente acompañarle. Cuando estuvo a su lado, finalmente continuó — Puedo enseñarte si lo deseas… Los saltos ornamentales suelen ser sencillos con la práctica… —comentó notando que aquel cabello dorado sobre el rostro del alemán le daban también a él un aire más juvenil, menos imponente como cuando lo llevaba hacia atrás. Se le acercó un poco y le tocó el cabello como la primera vez que se vieron — Me encanta como te queda así… deberías usarlo más seguido con el flequillo … te ves mucho más adorable… ya sabes, que de costumbre… —le guiñó un ojo coqueto como normalmente era, y se alejó nadando de nuevo, yendo a uno de los extremos para tomar las gafas que había allí dejado.
—¿Ah, sí? —elevó las cejas, mostrándose notablemente interesado en lo que el otro le informaba. —No pensé que tendría tanta suerte de poder asistir a una tan rápido… —respondió sincero mirándole por sobre el hombro. — Debería llevar algo en especial? ¿O e que los anfitriones de la fiesta nos proveerán de lo “necesario”? —preguntó curioso poniéndose sus gafas y aferrándose a uno de los bordes de la pileta tomando posición para empezar. —  ¿Listo para la carrera, Ludwig?  —sonrió pícaramente. — Quien gana… invitará una cena ¿Vale?

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Ludwig L. el Mar Oct 21, 2014 12:31 am

-Pues claro._Respondió sin asomo de duda. ¿Como no iba a gustarle? Había sido increíble, a cualquiera le hubiese gustado.... además estaban las.. vistas... Lo miró a los ojos y se percató de algo antes de alejarse para meterse al agua..-Pareces más joven sin gafas lo cual me recuerda.. ni siquiera se tu edad ¿No es curioso?_Antes habría jurado que el castaño era mayor que el, ahora ya no estaba tan seguro de ello, así que lo suyo era preguntar tal y como estaba haciendo en aquel momento, ahora que había regresado a su lado.

-¿Hacer eso yo? Imposible... es increíble desde luego, pero desde tan arriba.. seré sincero, me da un poco de respeto._No tenía vértigo, pero tirarse de cabeza perfectamente clavado desde tan alto... ¿Y si se daba contra el fondo? Prefería seguir tirándose a lo largo, era divertido probar a llegar más lejos cada vez. Volvió a sentir la mano en su cabello ahora mojado, como aquel primer día en el que se habían conocido. La diferencia era que ahora no le sorprendía tanto, aunque seguía sin acostumbrarse a esos gestos tan abiertos por parte del moreno.-¿Con flequillo? No se... siempre se me pone así cuando me despeino, en la cama, en la ducha y cosas así... hace algo de cosquillas en la frente no me resulta muy cómodo... Además, un policía no debe ser adorable, ya lo sabes._Además.. si bien no le disgustaba parecerle adorable...bueno, prefería que lo viese de otra forma.

Lo siguió hasta el extremo de la piscina nadando tranquilamente y reposo la espalda contra el borde, mirándolo de reojo hasta sonreir discretamente.-Entonces eres un hombre con suerte, no hace falta que lleves nada, siempre hay ...muchas cosas...a no ser que te guste algo rebuscado... o seas escrupuloso en exceso... se que las limpian, pero cada uno tiene sus costumbres... también hay barra libre...y condones._recordó pensativo.

Su sonrisa se volvió más amplia al escucharlo. Cierto, la carrera, no la había olvidado.[colr=blue]-¿No invita el que pierde? ¿O es que me quieres llevar a una cita?[/color]_Bromeó divertido colocándose mejor las gafas y estirándose para entrar en calor.-Ida y vuelta ¿Vale? A la de tres...Una, dos.... ¡y tres!_Exclamó dando el pistoletazo de salida antes de salir impulsándose por la pared. 

Siendo sinceros al principio de veras que nadó lo mas rápido que pudo, aprovechándose del impulso de la pared, pero tras el primer largo perdió el fuelle. El no era hombre de velocidades sino de resistencia. Además, aunque sabía nadar perfectamente, no lo hacía ni por asomo tan bien como el castaño. Por lo que siguió nadando rápido, pero permitiéndose echar... alguna mirada al trasero de quien nadaba por delante de el. Joder... como fuesen a la fiesta iba a ser embarazoso... si ni siquiera podía dejar de mirarle el culo ahora ¿Como sería luego? ¿Y por que puñetas andaba tan caliente?
avatar
Ludwig L.
Comisario Jefe
Comisario Jefe


Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t629-ludwig-leonhardt-ficha

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Marcus Christensen el Mar Oct 21, 2014 10:30 am

—Pues imagino que eso no es lo único que no sabes de mí… tampoco te he dicho mi apellido, ni tú el tuyo… ¿sabes? —comentó dejando en evidencia que había muchas cosas de las cuales charlar aún, y por las cuales quizás pudieran pasar muchas más horas juntos hasta revelarlas y conocerlas. Sonrió encantado ante eso. — ¿Cuánto me darías….? — usó su voz más sensual y sugerente al utilizar ese juego de palabras ante la pregunta de su edad, pero terminó riendo bajo. —Uhm… pues no soy tan joven, soy todo un adulto… así que no debes preocuparte por tu reputación o algo… —le guiña un ojo, bromista—tengo treinta años, ¿y tú?
Suspiró un poco decepcionado porque no quisiese aprender a hacer lo que él, pero no lo culpó. La altura y la velocidad no eran cosas para muchos. Era bueno que el otro respetase ambas cuestiones… pues cuando se perdía el respeto es cuando venían los problemas, y en este caso accidentes. —Uhm… pues qué lástima, me gusta cómo te queda…. Se te ve muy bien. —dijo sinceramente, mirando al rubio un momento pensando que debería verse muy bien incluso recién levantado. No muchos hombres eran así de atractivos, por lo que incluso en esas situaciones debería verse precioso. Se relamió los labios imperceptiblemente, aún mirándolo ante eso.
—No soy tan exquisito… —rió un tanto ante lo que le contaba, negando divertido. —Es que me gusta saber que tienen juguetes surtidos… o al menos juguetes. No me gustaría ir, y encontrarme con que no tengo nada con lo que jugar… —puso un leve puchero, y afiló su mirada, mostrándose más pícaro y pervertido de lo que creerían que era. —Siempre se puede usar mi corbata… pero no es la idea. Eso lo prefiero en un sexo vainilla… no en una fiesta así… —confiesa bajito y en complicidad, esperando que el guardavidas no los oyese, eso era sólo un juego entre los dos, nadie más podía enterarse.
—Ufffff, esperaba no te dieses cuenta de eso… —hizo un gesto de falsa aflicción mirándole de reojo mientras se acomodaba para impulsarse como era debido. — Yo quería una excusa para invitarte a cenar, y que no pensaras que era un acosador, Ludwig… —se mordió el labio inferior, preparándose e impulsándose con fuerza ante la cuenta de tres. Por supuesto, su cuerpo más acostumbrado a ese tipo de deporte, no le costó ni un poco el ponerse a la cabeza de la carrera. Incluso se atrevió a nadar en un estilo mariposa, pensando en darle tiempo al otro para acercarse en estilo libre. Más cuando llegó al otro extremo de la piscina, y tras dar una voltereta bajo el agua para volver a impulsarse contra el lateral de ésta, él también cambió a este estilo el cual le dio la victoria, irremediablemente. — ah… Espero que el próximo viernes no tengas nada que hacer, porque serás todo mío… ¿vale? — le advirtió apoyándose con ambos brazos en el borde de la piscina, antes de salir de ella impulsándose con éstos. Al estar fuera, y aún de espaldas al agua, se acomodó el traje de baño despegándolo un poco de su piel, pues por lo movimientos se le había ´´ajustado´´ más de la cuenta en su trasero. — Creo que por hoy deberíamos salir ya… porque no quiero que nos cansemos… antes de tiempo ¿verdad?— le guiñó de nuevo un ojo, y se inclinó hacia él estirando el brazo para ayudarlo a salir.

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Ludwig L. el Mar Oct 21, 2014 2:45 pm

-Ah es cierto... ¿Que fallo no?_Sonrió un poco, sin prisas realmente. Normalmente lo primero que sabía de una persona era el nombre, y luego el resto. Aquella era una nueva forma de conocer a alguien, algo bastante nuevo y no estaba mal, de hecho le gustaba no tener la posibilidad de buscarlo por internet...Además,¿Que importaba el apellido? Marcus era Marcus... y ya esta.-Eh..._Su rostro se coloreó de carmín al escuchar su pregunta, por aquel tono empleado además. ¿Cuanto le daría? Tragó saliva pesadamente sin responder, disimulando la reacción que había tenido o al menos intentándolo, por lo que sonrió ligeramente.-30... entonces eres dos años mayor que yo, tengo 28._Era gracioso aquello de ser el joven de los dos, por lo que sonrió de manera un tanto pícara.

-¿En serio?_Se tocó un mechón húmedo, pensativo. Si tanto le gustaba quizás... podría llevarlo así algún día cuando saliese con el... solo quizás(?)

Sonrió divertido y después se mordió un poco el labio ante sus palabras. Si... bueno si no tenía con que jugar el podría jugar con el... es lo que pensó. Aunque por supuesto no lo dijo, aunque si lo miró con esa intención aunque su boca dijese otra cosa en vez de eso.-Si te aburres podemos irnos, pero te aseguro que habrá juguetes._Le aseguró tranquilamente.-Con la corbata... eso es sexy._Murmuró deseando que el agua se llevase su repentino acaloramiento.-Bueno entonces...finjamos que no me he dado cuenta._Bromeó pensando que un acosador como Marcus realmente no sería muy preocupante ni malo.

En cuanto empezaron a nadar quedó claro quien era superior de ellos dos, pero no le importó lo más mínimo. Incluso habría parado para mirarlo pero habría sido muy descarado.-¿Eh?_Jadeó suavemente recuperando el aliento mientras su cerebro procesaba aquello de todo suyo y sonreía divertido.-Bueno has ganado justamente, así que..._Aceptó contento. Eso definitivamente era una cita ¿No?-Además, puedo tomarme la revancha cuando te lleve a correr una noche de estas._Le sonrió coqueto. Aquello también sería una cita.

Se apoyó en el borde de la piscina, mirando como el otro salía del agua de aquella forma que marcó deliciosamente sus músculos ¿Lo estaba provocando? Podría haber salido por la escalerilla pero no...Allí delante de sus mismas narices...Se mordió el labio comiéndoselo con la mirada mientras el castaño se recolocaba el bañador.-¿En serio?_Su voz salió un poco grave, por lo que tuvo que aclararse la garganta antes de volver a hablar.-¿Por que? te encanta nadar... ¿Tanto planeas .. ejercitarte luego?_Lo tomó de la mano y se pensó el volver a tirarlo al agua... pero seguro que el socorrista les echaría la bronca así que simplemente se impulsó gracias a su ayuda y la de su brazo libre, saliendo fácilmente pero quedando peligrosamente pegado al castaño, con sus cuerpos rozándose y aún sin soltarlo.-¿Entonces vamos a la ducha?_Susurró mirándolo a los ojos sin ganas de separarse aunque debían hacerlo.
avatar
Ludwig L.
Comisario Jefe
Comisario Jefe


Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t629-ludwig-leonhardt-ficha

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Marcus Christensen el Mar Oct 21, 2014 4:07 pm

Por supuesto, le complació notar el cambio en la expresión ajena ante su juego pícaro de palabras. ¿Y cómo no? ¿A quién no le gustaba ser el motivo por la que un hombre se quedase sin palabras? Claramente a él le encantaba, por lo que su sonrisa se amplió notablemente. Las mujeres no eran las únicas que resultaban así de coquetas y seductoras, Marcus era un buen ejemplo de un hombre que le gustaba el juego del coqueteo y la seducción, a pesar que el receptor de ésta fuera un hombre y no una mujer, como se esperaría “naturalmente”.

—Vaya… parece que tengo un imán para los hombres jóvenes… —suspiró un poco recordando que hasta ahora siempre, de una forma u otra, terminaba relacionándose con hombres jóvenes… considerablemente jóvenes. Aún recordaba los diez años de diferencia que tenía con Lucius, aquel joven por el cual había decidido trasladarse a aquella ciudad primeramente. Lo que vino después, era algo que ni él mismo esperaba. — Y yo que creía que al menos una vez no quedaría como un pervertido~ —bromeó, asintiendo luego a la pregunta ajena.

Claro que le gustaba como llevaba el cabello así. En realidad le gustaba de las dos formas, aunque suponía que de esa manera pocas personas lo verían… era bueno sentir cierta, exclusividad con ese hombre. Quizás un pensamiento un poco infantil de su parte, más no le importaba en lo más mínimo en realidad.
—Mnmm… no, no tenemos por qué irnos por eso. Sé que puedo divertirme contigo, ¿verdad? —Por supuesto había captado aquella mirada del alemán, la cual dijo lo que ambos pensaban. A ninguno de los dos les molestaría ‘’jugar’’ con el otro de aquella manera. Aunque sí el psiquiatra tenía la leve curiosidad de saber si con él, aquel hombre se animaría a dejar de observar y avanzar aún un poco más allá. Eso sí que sería muy divertido, pero especialmente complaciente para los dos. Eso seguro. — Buh… pero no me gusta mucho correr, no sirvo para eso. Matt siempre se ha quejado de lo flojo que soy para ese tipo de actividad física. —murmuró pensativo, sopesando en que obviamente se dejaría ganar aún cuando fuera bueno y resistente en ese tipo de actividad.

Una nueva cita con el alemán no le molestaba para nada, además le encantaba la idea de que el otro eligiese el lugar a donde podrían ir a cenar. Después de todo el otro conocía esa ciudad, y él no… siempre era mucho mejor.

—La verdad es que… si, pienso hacer mucho ejercicio esta noche. Por lo que no quiero cansarme antes de tiempo —sonrió pervertido, mirando al contrario. —Es que quizás esta noche me gustaría no ser el dominante… —confesó, pensando que llevaba meses en encuentros donde era su dominancia la que prevalecía. Estaba un poco cansado de eso. —Creo que dejaré que al hombre con quien me enrolle elija qué quiere que hagamos… —fue sincero, pues con e rubio no tenía porqué esconderse tras una máscara de rectitud y buenas costumbres. Eso le gustaba.

Entonces lo ayudó a salir y sus cuerpo se rozaron. Su piel se erizó por un momento en el cual no se movió, quedando bien pegado al rubio, rozando sus pechos un poco. Elevó el rostro para verle a los ojos. — Uhm… —se relamió un poco los labios, humedeciéndolos cuando inesperadamente los sintió completamente secos, antes de asentir. — Claro... vamos… —musitó y se giró tras soltarlo, más no se alejó para hacer eso, haciendo que su cuerpo se rozara contra el macizo rubio antes de caminar hacia los vestidores, esperándolo.

Atrevido como era, al llegar al lugar, y sabiendo que estaban solos, se detuvo y mirando por un segundo por sobre su hombro al rubio, se deshizo de su bañador, para entrar en una de las duchas y bañarse como era debido. Es decir, como dios lo trajo al mundo.

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Ludwig L. el Mar Oct 21, 2014 5:02 pm

-¿Hombres jóvenes? Solo me llevas dos años, no es nada Marcus, no estas quedando como un pervertido, no por eso al menos._Comentó un poco bromista, queriendo que dejase de pensar en aquellos otros, al menos mientras estuviese con el. Sabía que lo que lo había hecho suspirar el otro día era algún lío sentimental así que... quizás así lo mantendría animado. Era solo por eso no por que estuviese celoso ni nada así... que va(?)

-Claro.. si, si eso te sirve al menos._Esperaba que si desde luego.-No me molesta jugar con ventaja, en absoluto._Igual se consideraba hacer trampas, pero que más daba si la recompensa era una cita con el castaño. Sonrió un poco ante la imagend e ambos hermanos corriendo y teniendo..charlas de hermanos, parecía que se llevaba muy bien con su familia, eso era bastante adorable a sus ojos, algo muy bueno sin lugar a dudas. A el le gustaría llevarse así de bien con toda su familia, pero ya lo había dejado por imposible.

Alzó una ceja mirando con una mezcla entre curioso y sorprendido al castaño.-Yo pensaba que... Olvidalo._¿Solía ser el dominante? No se lo esperaba... ya imaginó que igual le gustaría rotar, no sabría decir a ciencia exacta por que le dio esa impresión. Pero pensaba que principalmente sería el pasivo. Así era como se... se lo había imaginado. Volvió a aclararse la garganta al pensar de nuevo en aquellas imágenes que había sido capaz de formar solo con su normalmente no tan prolífica imaginación.

Sintió el impulso de inclinarse y besarlo ahora que estaban tan cerca, y que además el mayor se había humedecido los labios. Por suerte o por desgracia Marcus se giró impidiendo esto pero regalándole un roce altamente provocador que le hizo jadear ahogadamente. ¿Como iba a soportar aquella noche viéndolo...desnudo, atado, gimiendo...lleno de...[/color]_Se revolvió el pelo para borrar aquella imagen antes de que lo que se formaba entre sus piernas fuese demasiado evidente, y se apresuró a seguirlo hasta los vestuarios.-Venga ya..._Ahora si que se le escapó un farfullo en un alemán bajo pero fácilmente entendible en aquel silencio del vestuario, a solas, cuando el moreno se quitó el bañador de aquella forma, a sabiendas de que el estaba mirando.-Eso ha rozado la crueldad... y lo sabes._Musitó quitándose también el suyo. A aquel juego podían jugar ambos...y si Marcus tenía un culo perfecto, pues el venía bien equipado, además ahora estaba... digamos que no estaba precisamente flácida, aunque tampoco estuviese aún dura como una piedra. Cogió el jabón, uno con un toque a manzana, y fue con el a las duchas, metiéndose en una frente a la del contrario. Francamente, no eran las duchas más privadas del mundo, las puertas además de pequeñas eran prácticamente transparentes... ¿Habría sido el tiempo o un decorador pervertido?. Sonrió levemente y se giró para encender el agua.-Hum... los mandos no tienen color, ¿Cual es la caliente y cual la fria?_Por que necesitaba de esta última con urgencia.
avatar
Ludwig L.
Comisario Jefe
Comisario Jefe


Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t629-ludwig-leonhardt-ficha

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma que precede a la tormenta [Priv. Ludwig]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.