Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Cartas a un desconocido

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cartas a un desconocido

Mensaje por Soushi Saitou el Jue Jul 31, 2014 4:14 am

Aprovechando su día libre como camarero en el Blue Door, el muchacho se dirigió a la pequeña cabaña destartalada que había encontrado unos años atrás al interior del extenso bosque de Lüneburger Heide.

Se trataba de una pequeña y destartalada cabaña que en algún tiempo había servido  como casa de descanso para algúna pareja adinerada, pero debido a la crisis económica se encontraba abandonada en el momento en que el muchacho se apropió de ella.

En un principio con cautela, pero finalmente con toda confianza, aquel castaño se fue apoderando poco a poco del lugar hasta convertirlo en su base de operaciones.

Como todo buen asesino, necesitaba un lugar tranquilo  dónde  poder desplegar la información recabada, estudiarla, analizarla, e idear un plan para ejecutar a su siguiente víctima.

Dejando su mochila sobre el raído sofá, comenzó a verificar que todo estuviera en su lugar; revisó  las ventanas, la puerta rasera, y todas las trampas que había colocado en el lugar; afortunadamente, todo estaba en su lugar. Tenía que asegurarse que nadie metiera sus narices en donde no debían.

Una vez satisfecho con su trabajo se dirigió a la habitación que alguna vez fue la sala, su actual despacho, y comenzó a revisra los papeles que habían ahí desperdigados a lo largo y ancho de las paredes: fotos, mapas, diagramas y descripciones... todos apuntando a sus antiguas y futuras víctimas.

Llevaba varias semanas investigando un nuevo caso; al parecer se trataba de un policía que había abusado de madre que vivía en uno de los edificios más antiguos del barrio bajo de la ciudad. Aún no se confirmaban los rumores, pero según lo que había estado investigando, ese mismo policía tenía antecedentes de violación, lavado de dinero y tráfico de drógas. Toda una fichita.

El problema es que ese policía era uno de los más influyentes de la ciudad; según la cadena de mando estaba tres niveles por debajo del jéfe de policías, por lo que tener acceso a su historial y al resto de su información privada sería una misión casi imposible.

Por lo que había ideado un nuevo plan, aunque no totalmente de su agrado.

Se decía que en la prosión existía un hombre al que llamaban "el camaleón"; era el hombre más influyente del lugar y tenía contactos en todo el mundo, pero lo más importante era que al parecer a Danah Kosovo no le importaban los bandos. Se podía decir que era neutral.

Y era aquí donde él entraba en juego; tendría que hacerse de su confianza primero para, más adelante, poder tener acceso completo a esas redes de contactos que poseía el reo y, quizás con el tiempo, poder encontrar a personas iguales a él que quicieran hacer justicia.

Con la determinación marcada en su rostro, tomó una hoja de papel y un bolígrafo, y anotó unas simples líneas en el papel.

"Me he enterado de tus azañas y me gustaría conocer algunos detalles, ¿tienes un tiempo para escribir?

Soushi Saitou"

Colocó la hoja dentro de un sobre, anotó la dirección de la prisión y cerró el sobre.

Solo esperaba que aquel camaleón mordiera el anzuelo.
avatar
Soushi Saitou
Camarero Blue Door
Camarero Blue Door


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.