Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Ahora la ves, ahora no la ves (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ahora la ves, ahora no la ves (Privado)

Mensaje por Cher el Jue Ene 23, 2014 10:43 pm

¿Cuánto se tarda en realizar un buen timo? Depende del caso, este en concreto, un mes. Vigilancia del hotel para aprenderse los turnos, conseguir la ropa adecuada y hacerle los arreglos necesarios, y finalmente, con su disfraz de botones, colocarse delante de la puerta y esperar al primer incauto. Sólo había dos cosas del plan que le fastidiaban, el estar a dos grados bajo cero y que había tenido que quitarse el esmalte de uñas. Se sentía desnudo sin él, era como quitarle sombrero de copa a un mago, la nariz roja a un payaso o la bata blanca a un medico.

Pero si pescaba algo gordo iba a merecer la pena, como por ejemplo una maleta de la marca Henk, como la que estaba viendo en ese mismo momento. Un caprichito de unos 24.000 euros, el dueño estaba forrado fijo. Probablemente dentro llevase ropa de grandes diseñadores, un portátil carísimo y alguna cosilla más. Si la conseguía, se iba a permitir unas pequeñas vacaciones, unas que durasen hasta que hiciera más calor o hasta que se aburriera, lo que llegase primero.

Tenía poco tiempo, aunque eso lo hacía aun más emocionante. Decían que podías hacerte adicto a la adrenalina, que una vez la probabas no podías renunciar a ella. Alpinismo, carreras de coches, paracaidismo... los deportes de riesgo eran la forma natural por la que aquellos adictos a la adrenalina obtenían su dosis. ¿Cher era adicto a la adrenalina? Era posible, nunca se lo había planteado, pero indudablemente, esos latidos desbocados de su corazón y la sensación eléctrica que recorría su cuerpo era una de las cosas que le gustaba de su oficio. En esos momentos se sentía más vivo que nunca.

Se acercó actuando con la complacencia con la que había visto actuar a los vagos que, en ese momento debían de estar terminando de fumarse el cigarrillo de costumbre. Probablemente, alguno de ellos perdiera el trabajo tras su golpe, pero sería culpa de ellos por su falta de profesionalidad. Él tenía la conciencia tranquila.

Conseguir que le cediera la maleta fue más fácil de lo que pensaba. El hombre estaba tan acostumbrado a pasar del pequeño trabajador que no le dio más que un pequeño vistazo y una corta amenaza para asegurarse de que tenía cuidado con su maleta. Claro que iba a tener cuidado con ella, cualquier arañazo bajaría su valor y quería sacar el máximo precio por ella. En cuanto puso su mano sobre la maleta empezó la hora de la verdad. Los latidos de su corazón ensordecían sus oídos, mientras se desviaba lentamente lejos del hotel. Si hubiese corrido nada más echarle el guante, no habría tenido ni una sola oportunidad. Se habrían dado cuenta de lo que hacía, y alguien que va sin peso siempre es más rápido que el que huye cargado.

Hasta que no dobló la esquina, no se permitió correr y sólo lo hizo hasta entrar en el callejón que ya tenía localizado. Tenía estratégicamente colocado un contenedor que le permitiría saltar por encima de la valla en caso de que le siguieran. Eso significaría que tendría que dejar la maleta, pero era de la filosofía de «vive hoy, roba mañana». Eso si, mientras esperaba para asegurarse que no tenía perseguidores, abrió la maleta y empezó a hurgar en busca de cosas de valor que cupieran en sus bolsillos. Así se aseguraba de no irse completamente de vacío.

Cher
Ladrón / Timador
Ladrón / Timador

Cargo : Ladrón y timador.
Localización : Por aquí y por allá. El dinero se mueve y yo también.

Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t1074-cher-dalaras

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahora la ves, ahora no la ves (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Feb 02, 2014 11:27 pm

Cubierto de papeles en la Cúpula, Dunkle Straße nunca se hubiese enterado de lo que pasaba en aquel callejón si el Tesorero no lo hubiese mandado a “tomarse un respiro” unos días atrás. Qué lo parió, ya era la novena vez en una semana que le pedía el muy desgraciado que se fuese a la mierda con esos modales fríos y desdeñosos que le daban ganas de romperle la cara. El asunto ya tenía al peligris insultando en números complejos y para evitar armar un desastre que pudiese acabar con sus posibilidades de ascender a Jefe de Sección es que se le ocurrió desahogarse caminando por Steinburg o, más bien, los techos de Steingurg.

Así fue que encontró, tras un viejo letrero oxidado de vaya-uno-a-saber-qué, en la cima de un edificio que hacía esquina con la calle del hotel, una vieja deducción que había empezado cuatro meses atrás. No tenía más que mirarla para acordarse del exacto momento en que se le había ocurrido trazar cada uno de aquellos símbolos en marcador indeleble, que intentaban darle el respaldo matemático que nadie había encontrado a las Ecuaciones de Navier-Stokes, uno de los Siete Problemas del Milenio. Por desgracia, también recordaba por qué la había dejado por la mitad, aunque no por eso  

En todo caso, después de haber vuelto un par de veces a aquel lugar y terminar siempre arrojando con fastidio el rotulador a la otra punta de la terraza, Diederich acabó por tomarle el gusto a sentarse en cierto punto de la cornisa y maldecir en silencio al “Clay Mathematics Institute”, del que no podía ni deletrear el nombre. Por él, bien podían irse a calcular el factorial de setenta y siete antes de plantear otro enigma sin solución para que otros lo resuelvan por ellos. Fue desde ese punto que divisó aquel día a cierto mozo de equipaje que le llamó la atención.

¿Que no lo había visto ya un par de veces? El pelo negro azulado del chico le sonaba de algo y no tardó en entender de qué, cuando vio que se desviaba tras hacerse con las maletas de un hombre de negocios. En varias ocasiones lo había visto merodeando por esa calle, que desembocaba en la Plaza Real a pocos metros de la lujosa entrada del Hotel Kempelnest. Claro que no llevaba esas ropas, y fue eso lo que hizo que lo siguiese con interés en la mirada hasta que dobló por la esquina del edificio en el que 3.14 se encontraba y se metió por un callejón, al otro lado de la construcción.

Un timador que preparaba con anticipación su crimen y se molestaba en encontrar hasta la ropa correcta. Eso debía valer la pena, ¿cierto? Lo mismo que el equipaje con el que se había hecho, porque no le hubiese puesto el ojo encima sino hubiese evaluado antes cuánto valía. Sino, ¿para qué carajos habría dedicado tanto tiempo a planificar el timo? Incluso tenía pensado qué hacer en caso de que lo descubrieran, notó el mafioso cuando se movió por la terraza para echarle un vistazo al lugar en el que el ladrón había abierto la valija.

-Ey, si piensas escapar, la puerta de servicios de ese local te será más útil -comentó como quien no quiere la cosa señalando un portón roñoso desde el techo antes de dejarse caer en un pequeño balcón de aluminio que había sobre el lateral del callejón- Vuelca el contedor, haz algo de ruido con la reja, y métete allí. Ese bar no abre hasta la noche, y el encargado siempre olvida cerrar con llave -explicó y echó sin disimulo alguno una mirada al botín del maleante- ¿En cuánto estimas que vendes eso?

Spoiler:
Perdón, perdón, perdón. Sé que dije que te respondería diez días atrás, pero en casa cambiamos de servicio de Internet y estuve una semana golpeándome la cabeza contra la pared a falta de rol

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Ahora la ves, ahora no la ves (Privado)

Mensaje por Cher el Lun Feb 10, 2014 9:26 pm

En cualquier juego de estrategia es importante anticiparse al enemigo, estudiar sus posibles movimientos y trazar un plan de contingencia. Claro que... en un juego hay reglas y los movimientos están limitados, y en la vida real no. Cher se había preparado para ser sorprendido por la entrada del callejón, no por el lateral del edificio. Imprevisto no calculado, igual a metedura de pata.


Se apartó un mechón de la cara, que le caía rebelde por la falta de pinzas, para analizar la anomalía que había aparecido en su estructurado plan. Los timadores y los actores tenían muchas cosas en común, pero lo realmente importante para llegar a ser grandes, era la capacidad de improvisación. Si no sabías reaccionar ante un cambio repentino del guión, estabas perdido.


—¿Qué te hace pensar que necesito escapar? —preguntó con una media sonrisa dibujada en la cara— ¿O que voy a vender esta maleta? No esta bien pensar tan mal de la gente ¿no has pensado que podía estar buscando pruebas de su infidelidad para su mujer?


Extrajo dos relojes de la maleta, guardándoselos en el bolsillo con descaro. No iba a disimular, porque estaba seguro de que no se iba a tragar su mentira. Los movimientos, la forma de expresarse y el descaro le dejaban claro que delante de él tenía a otro miembro del no tan selecto gremio de los ladrones. El calibre era lo que no podía adivinar a simple vista.


—Si no se han dado cuenta ya, no creo que lo hagan pronto, así que creo que no, no necesito ninguna salida de emergencia —aseguró sacando una pinzas del bolsillo de sus pantalones, para asegurar el pelo fuera de su cara, guardando la falsa chaqueta de botones en la maleta antes de cerrarla—. Sólo la maleta vale unos 24.000. Lo que sacaré por ella dependerá de como este el mercado y lo bien que se me de negociar. Minimo sacaré por ella 10.000, por menos de eso no la vendo.


La sonrisa ladeada se transformó poco a poco en una completa y felina. Un evidente desafió a que la pieza de rompecabezas que tenía delante diera muestras de a que puzzle pertenecía. Los dos eran jugadores, los dos sabían a que estaba jugando Cher, ahora tocaba saber a que jugaba él y cuales eran sus intenciones.


Spoiler:
Tú has tardado, yo he tardado, la culpa se anula (?) XD no te preocupes, yo estoy con problemas intermitentes de Internet y soy paciente, así que asumamos las dos que podemos tardar en contestar y ser contestadas, y seamos happy

Cher
Ladrón / Timador
Ladrón / Timador

Cargo : Ladrón y timador.
Localización : Por aquí y por allá. El dinero se mueve y yo también.

Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com/t1074-cher-dalaras

Volver arriba Ir abajo

Re: Ahora la ves, ahora no la ves (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:08 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.