Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Señor D.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Señor D.

Mensaje por Phillip Dietzel el Lun Ene 06, 2014 2:44 am

#Nombre completo: Phillip Dietzel
#Apodo o nombre como es conocido: Señor D.
#Fecha de nacimiento: 3 de marzo
#Edad: 29 años
#Inclinación Sexual: homosexual
#Grupo: Dog
#Rango/oficio: Abogado privado (trabaja para The Bullets exclusivamente)
#Arma identificativa: Desert Eagle 357 Magnum 50AE
Alcance de 300 metros y velocidad de proyectil de 450m/s

Spoiler:

_______________________________________________

#Descripción física: Phillip se esfuerza por pasar desapercibido allá donde vaya, luciendo como un oficinista más de cualquier ciudad del mundo. Su constitución física es delgada y ligeramente tonificada, de ángulos puntiagudos y cintura estrecha, en un cuerpo de metro ochenta de altura. Tiene el cabello corto y lacio, color azabache, con raya al lado y flequillo cubriendo parcialmente su ojo derecho. Se caracteriza por unos rasgos finos, casi afeminados, pero en la dulzura de su rostro se encuentran un par de glaciales ojos grises y alargados que le dan más aire de dureza y seriedad. Lleva gafas la mayor parte del tiempo, excepto cuando se relaja, pues sufre de miopía. A simple vista, es un hombre normal... Sin embargo, bajo sus trajes hechos a medida se encuentra un cuerpo totalmente tatuado; un diseño tribal en negro cubre la mayor parte de su piel, a excepción de cabeza, manos y pies. Hace años que carga con ello y nadie más que él, y algún que otro compañero de cama, saben de su existencia. Se esfuerza mucho en ocultarlo pues para él es una marca con una enorme carga emocional por los recuerdos que le trae.

#Descripción psíquica: Phillip es un hombre solitario, distante y al que nunca se le ha visto hablar con alguien que no sea estrictamente de trabajo o asuntos de la mafia. De por sí es alguien que diferencia a los demás por el grado de confianza que les procesa, pero cuando se trata de temas más íntimos, es una persona completamente cerrada en sí misma; no habla de su pasado ni de su vida privada a nadie, ni siquiera a aquellos con los que más interactúa diariamente. Es bastante escrupuloso, le gusta que las cosas estén bien hechas y se tomen en serio, además de ser ordenado y limpio hasta casi la obsesión. Es alguien a quien la vida le ha dado más palos de los que pudiera soportar, ha tenido que hacerse a sí mismo desde bien pequeño por lo que se ha convertido en un hombre fuerte y con una gran resistencia emocional y mental.

En la intimidad, aún queda algo del chico curioso y travieso que era de más pequeño, solo que lo esconde porque es la parte que él considera más débil de sí mismo. Evalúa mucho a las personas en su cabeza, esperando encontrar algún día a aquella que le traiga algo de paz a su interior, pero no se atreverá a dar un paso sin estar totalmente seguro de que no van a hacerle daño. Es de los que dice "no", aunque a veces desee decir que "sí". Leal a quien quiere serlo, tanto si es por aprecio como negocios, nunca mordería a la mano que le alimenta la mente o el bolsillo. Aún así, no es persona avariciosa, prefiere disfrutar de pequeños placeres que solo se ha podido permitir desde que tiene un empleo seguro.

Nunca ha sido dependiente de nadie, pero en el caso que apareciera alguien importante para él que le sanara las heridas del pasado, haría lo que fuera posible y estuviera en sus manos por no perderlo jamás.

_______________________________________________

#Gustos y disgustos: Le gusta mucho el jazz, incluso aprendió a tocar el piano unos años atrás. Ponerse metas y trabajar para alcanzarlas, mantener la mente ocupada como sea porque el aburrimiento hace que piense demasiado. Le gusta la Historia, el senderismo y pasarse horas con el telescopio mirando al cielo. No muestra interés alguno por el sexo, de hecho pasa largas temporadas sin practicarlo y a veces parece que lo deteste, pero cuando encuentra a alguien en quien sabe que puede confiar, le gusta ser dominado, de ese modo es capaz de dejar la mente en blanco. Lo que más detesta por encima de todo es la violencia infantil, es lo único que consigue hacerle mostrar alguna emoción real.

#Habilidades: Tiene muy buena labia y es un abogado excelente, muy estudioso en cada caso que lleva para conseguir ganarlo. Tiene muy buena puntería con el arma, además de una memoria que nunca le falla.

#Debilidades: Padece algo en que los médicos no han conseguido ponerse de acuerdo. Phillip tiende a desmayarse de repente, no habitualmente, pero cuando algo hace 'click' en su cabeza, pierde el conocimiento durante mínimo media hora. Los psicólogos alegan que es debido a un trauma del pasado, y cada vez que hay un desencadenante que intenta despertar ese recuerdo, se produce un bloqueo en su mente. Los médicos, que padece una leve narcolepsia. Por ello, toma dos tipos de medicación, distintas pero compatibles, que consiguen mantener más control sobre esos desfallecimientos. Además, es miope.

_______________________________________________

#Historia: Nació un invierno en Steinburg. Su madre era una cocainómana incapaz de recordar quién podría ser el padre de Phillip. El primer recuerdo de niño es estar sentado en el suelo, jugando con la caja vacía de unos cereales, mientras su madre se clavaba la jeringuilla en el brazo y de fondo se escuchaba a una pareja haciendo el amor. Jamás tuvo una infancia normal; iba al colegio como los demás, pero los niños le rechazaban por la madre que tenía, y porque todos los días llevaba la misma ropa al colegio, muchas veces sucia o apestando. Sin embargo, la escuela le gustaba... porque era mil veces mejor que estar en su casa. Su madre solía traer a muchos tipos a casa, les ofrecía sexo a cambio de unos gramos de coca, y siempre obligaba a Phillip a mirar. Porque a ellos les gustaba. Y a los 8 años les empezó a gustar más, era un niño muy guapo. Primero solo le tocaban; con el tiempo, empezaron a ir más y más lejos, hasta que Phillip ya no era más un niño inocente a la edad de 11 años.

Sin amigos, ni inocencia, ni siquiera una mascota con la que poder evadirse de la realidad... Phillip no tenía nada. Bueno, sí tenía algo, una madre que con el tiempo se hundió tanto en la drogadicción que ya no era capaz de salir de casa y mucho menos de atender a un hombre, así que empezó a mandar a su hijo a por sus dosis cada semana. Phillip tenía que cuidar de su madre y de sí mismo sin un sueldo en casa que les alimentara, el único dinero que le daba su madre de la pensión por desempleo estaba destinado a las drogas y pobre de él que lo desperdiciara en otras cosas. El tiempo, el hambre y la necesidad fueron los encargados de que aquel niño perdiera incluso el orgullo y la dignidad. Con tan solo 12 años, empezó a hacer la calle. Ya había tenido sexo con hombres, y aunque seguía resultándole asqueroso y acababa llorando después de cada cliente, no faltó ni un solo día en ocupar su sitio en el muro. Nunca fue sencillo, era imposible que a alguien pudiera gustarle aquello. La mayor parte de ellos le trataba como un muñeco, y era extraño el día que no volviera a casa con heridas o moratones. También para aquel entonces, empezó a sufrir desmayos a menudo, algo que dificultaba mucho el valerse por sí mismo.

Los chicos de la calle le enseñaron más de lo que había aprendido hasta ahora en la escuela, por lo que durante una época dejó sus estudios y se centró en conseguir dinero para seguir adelante viviendo. Le enseñaron a defenderse, a valerse por sí mismo, a no confiar en nadie... ni siquiera entre ellos mismos. Pues cualquiera de aquellos chicos vendería a su abuela con tal de salir de las calles o dormir caliente sin sexo de por medio. Pero ni siquiera ellos eran amigos suyos, todos escondían demasiado de sí mismo para sentirse cómodo, y cuantos más fueran más solo llegaba a sentirse. Consiguió poder prever cuándo estaba a punto de sufrir un desmayo -la vista se nublaba y el cuerpo se empezaba a volver lento y pesado-, así era capaz de ponerse a salvo siempre y cuando no estuviera con un cliente. Pasaba tanto tiempo fuera de casa, que se enteró varios días después que su madre había muerto. Al parecer los vecinos habían llamado por el hedor.

Phillip tenía 16 años y era totalmente huérfano. Iba endureciéndose por fuera, aunque por dentro siguiera siendo igual de débil como un niño de su edad o menor, así que cada vez que un cliente le marcaba, o le hacía sentirse más sucio de lo que ya de por sí era aquella profesión, Phillip se hacía un tatuaje. Una línea para ocultar una cicatriz, otra para cubrir ese odioso lametón, más para borrar mordiscos que solo estaban en su mente... Se decía que la aguja le hacía hacerse más fuerte, pero no dejaban de ser uno tras otro recordatorios de sus peores experiencias que él disfrazaba con intrínsecos diseños tribales.

Pronto, todo empezó a cambiar. En el grupo de putos por el que se movía, apareció alguien nuevo. Dieter era algo mayor que ellos, pero no dejaba de ser otro oscuro Peter Pan que se movía por las peores calles de la ciudad. Las lenguas decían que alguien importante se lo había quedado, manteniéndole a cambio de sexo exclusivo y que este aceptó, saliendo de las calles para tener lo que algunos llamaban suerte y otros, desgracia. Por alguna razón, Dieter se fijó en el escuálido chico de ojos grises y empezó a interesarse por él. Su relación fue más bien la de dos hermanos, ya que Dieter tenía dueño, pero tenerle de hermano mayor fue lo más cercano a sentimiento familiar que hubiera podido tener nunca. No le importaba el ambiente en el que se movía, los rumores que hablaban de él o que su comportamiento fuera extraño. Siempre vestía, peinaba y olía bien, tenía más educación que muchos otros chicos de la calle que hubiera conocido, y trataba con una absolutamente creíble -pero fingida- amabilidad a la gente que Phillip empezó a idolatrarle y seguirle como un perro a su dueño.

Dieter le metió en el mundo de la mafia. Su "dueño", al que Phillip jamás conoció, parecía ser un alto cargo mafioso del clan de The Bullets y mandaba a varios encargos a su protegido en la ciudad. Dieter hacía que Phillip le acompañara siempre, le enseñaba cómo moverse y hablar en ese mundo, cómo leer a las personas, y lo más importante, a cerrar la boca y escuchar alrededor. Le enseñó a disparar y le regaló su primer arma. Sin darse cuenta, había salido de la calle y estaba empezando a comportarse como un matón, aunque seguía siendo poco creíble en ese rostro afeminado. Dieter fue quien le empujó a volver a estudiar. Lo hacía siempre que tenía ratos libres, resultándole un enorme relajante que le alejaba de los desmayos, por lo que consiguió sacarse los estudios básicos. Necesitando más, buscó un camino que seguir y se decantó por la abogacía, una carrera que costaba dinero... Sin desear volver a las calles, aceptó un puesto en el clan y los encargos subieron de nivel, viéndose en una situación peliaguda y peligrosa en más de una ocasión, pero dándole el dinero necesario para seguir.

La luz duró muy poco. Dieter y él, junto a otros miembros, se vieron sorprendidos por la policía mientras intentaban robar en una sucursal bancaria. Phillip ya era muy desconfiado para ese entonces, pero jamás había probado el dolor de la traición hasta que Dieter le miró a los ojos y todo acabó. Terminaron encerrándole en la cárcel a la edad de 24 años por intento de robo y le cayeron 3 años en la prisión de Steinburg. Su "hermano mayor", aquel en quien tanto había confiado, no era más que un policía infiltrado con una buena historia que venderles a unos chicos de la calle. Phillip jamás supo la verdad completa, nadie le explicó quién era Dieter realmente ni qué es lo que había estado haciendo con Phillip... pero de algún modo, aunque solo fuera por creer en algo, sintió que Dieter tenía algo que ver con que los celadores y guardas de la cárcel parecieran alejarle de los peligros o los posibles ataques violentos de los otros presos hacia él. Obviamente, con su cara fina recibió más de una vez, pero no fue tan duro sabiendo que Dieter había procurado que lo sufriera lo menos posible. ¿Cómo supo que fue él? Era imposible saberlo, pero su instinto se lo aseguraba, vio y vivió mucho en esa cárcel para no sospechar que alguien le estaba protegiendo y que, por la ayuda que recibía, tenía que ser policía. Y solo conocía uno. El por qué Dieter lo hizo no podía saberlo, y dudaba que llegara a saberlo jamás, pero Phillip se aferró a la idea de que por una vez alguien se estaba preocupando por su bienestar.

Aprovechó la tortura de estar encarcelado para avanzar con sus estudios y terminar la carrera de derecho que había dejado a medias al ser detenido. Para aquel entonces su cuerpo ya estaba totalmente tatuado, así que no tenía muchas esperanzas de poder llegar a ser un abogado digno de la corte. Fue cuando tomó la decisión de ofrecer sus servicios al mismo clan que le había estado dando dinero por robar y delinquir en las calles. Allí en la cárcel había muchos de sus miembros, así que no fue difícil encontrar a uno que incluso era abogado. De nuevo se sintió alumno en la vida, absorbiendo cual esponja de aquel hombre con infinita experiencia, que le enseñó los mejores trucos y cómo debía comportarse para, no solo no ser descubierto, sino ser uno de los mejores. Durante su estancia en la cárcel estaban medianamente enterados de la guerra que se estaba librando en las calles por el poder absoluto, pero poco podían hacer desde allí. Se dedicó a estudiar la actualidad día a día para al salir no sentirse desubicado.

Salió de la cárcel con 27 años y un empleo: llevar los casos de los miembros de The Bullets. Con el tiempo fue subiendo de nivel, consiguiendo más dinero, comprándose una casa en la zona residencial, y ganando respeto. Los cambios en el clan que precedieron a esa época no le afectaron en absoluto, tenía la reputación suficiente ya para seguir manteniendo su posición entre los Bullets que, con el tiempo y bromeando por su carácter serio y distante, acabaron por llamarle Señor D.

_______________________________________________

#Imagen:

Spoiler:




Volver arriba Ir abajo

Re: Señor D.

Mensaje por Alcalde Diedrich el Lun Ene 06, 2014 2:59 am

FICHA ACEPTADA, diviértete


avatar
Alcalde Diedrich
Alcalde de Steinburg
Alcalde de Steinburg

Cargo : Alcaldía
Localización : Taking control of the city

Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.