Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

.::Mi mejor droga eres Tú...::.[+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

.::Mi mejor droga eres Tú...::.[+18]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 24, 2013 4:46 am

 {Uno de los tantos roles de Evan y Matt~ Aunque este es muy especial ♥}


[23:01:14 22/12/13] * Evan Von Adler estaba en el bar de siempre, y acababa de salir del baño. Posiblemente Matt se pasaría en una media hora, y él andaba compartiendo un rato con unas ricas fans que insistieron en invitarle a una copa. Al volver se sentó con ellas, dejando que le miraran con ése deseo en el rostro, porque todos allí sabían lo gay que era Evan, incluso ellas... Así que solo se quedaría en eso, deseo. El joven actor siguió bebiendo de su cóctel, conversando tranquilamente acerca de sus futuros proyectos, y miró el teléfono, llamándo a Matt... "¿A quién llamas?" le preguntó una de ellas.- A un... buen amigo. -les contestó. Como no lo cogía, el menor dejó un mensaje de voz. "Quiero verte... Ahora. Espero que no tardes." y retomó la conversación, aflojandose la corbata un poco.


[23:09:15 22/12/13] Matt Christensen : -La llamada de Evan le había llegado casi en el fin de su última reunion. Por lo que no había llegado a contestarla como era debido. Bufó con molestia por eso, pues realmente necesitaba escuchar la voz del menor aquel día. Había sido un día duro… lo había extrañado más de lo que podía imaginar, y se sentía un poco… vulnerable por eso. ¿Era normal sentir esa dependencia por aquel chico? ¿Era normal ese deseo constante por él? No sabía muy bien qué responder a aquellas incógnitas, y es por eso que prefería simplemente pensar en disfrutar a su lado sin culpa ahora que podía. Leyó el mensaje ajeno y se apresuró a terminar con todo lo que debía para dirigirse a su punto de encuentro. Agradecía la velocidad de su auto, y las leyes de tránsito alemanas que no le impedían correr con vehículo por sus carreteras, pues pudo así estar en menos de media hora en aquel sitio. Apenas llegó elevó la vista y buscó a su sexy moreno en la multitud…

[23:14:35 22/12/13] Evan Von Adler : -La conversación transcurría con normalidad, centrándose sobretodoe en Evan, Evan y Evan. Pero había algo que empezaba a incomodarle... Hacía un calor horrible allí dentro. El bar se estaba llenando o esa era su impresión, y con la multitud estaba agobiándose. Habia empezado a sudar cuando les dijo que se iba al baño de nuevo, y se alejó. Ellas dos se miraron con una sonrisilla cómplice, y Evan entró allí, apoyándose donde estaba el grifo, respirando con cierta agitación. No notaba ningún cambio de temperatura, y se miró en el espejo, notando que estaba sudando y una película perlaba su frente... Se lavó la cara, pero fue como si no hubiera hecho nada. Empezó a respirar algo agitado, abanicándose con la mano, y salió de nuevo, quitándose la corbata y desabotonándose la camisa un poco, pues empezaba a pegársele al cuerpo...- Hace calor aquí. -Dijo serio, sentándose con esas chicas, que se rieron por lo bajo, acercándose al actor un poco. "Nosotras no notamos nada..." dijeron como si nada. Evan se abanicó con

[23:14:55 22/12/13] Evan Von Adler : una revista de allí cerca, pero... Tuvo que admitir que aquello no se le pasaba...-

[23:31:02 22/12/13] Matt Christensen : —Siempre le habían incomodado los lugares así de concurridos, por lo que no pudo evitar que una mueca de incomodidad y fastidio se esbozara en su rostro. ¿Cómo haría para encontrarle así? Había demasiadas personas allí, y eso le molestaba para localizarle. —Mierda…. —masculló entre dientes, más al instante sonrió al recordar que para eso se había inventado la tecnología. Sacó de uno de sus bolsillos su móvil, y en menos de dos segundos, llamó al menor mirando a un lado y al otro a ver dónde podría estar. Estaba en el bar, así que tenía que encontrarle como fuera posible…. Le necesitaba… Le necesitaba con locura. —

[23:36:33 22/12/13] Evan Von Adler : -Su respiración se aceleraba por momentos. El calor no se iba, y dios, su pulso empezaba a latir de forma rápida pero sosegada, haciendo que se mareara... Se tocó el pecho y luego las sienes, mojandose los labios pues sentía la boca seca, y tomó la copa, bebiéndosela toda de un trago. Mordió el hielo restante, notando que tenía un sabor inusual, pero se lo tragó igual, mitigando así el calor por apenas unos segundos... El movil vibró y dio un respingo, ignorando ya la charla de esas dos.- ...¿Matt? Matt... -Se levantó, haciendole una señal a las chicas de que volvía a irse, y se metió en los baños.- Matt... Estoy en los baños, no sé que me pasa. -Dijo, notando como le resbalaba el movil de lo acalorado y débil que se sentía. Se pegó contra la pared, y notó una punzada en la entrepierna que le hizo abrir los ojos como platos...Dios santo, ¿Pero qué cojones le pasaba...?

[23:45:34 22/12/13] Matt Christensen : Era algo extraño… pero tenía un mal presentimiento. Una punzada en el medio del pecho que le hacía sentirse un tanto incómodo ante una situación tan simple como aquella. ¿Por qué estaba tan nervioso y necesitado de ver a Evan? Era algo incomprensible si se tenía en cuenta de que hacía muy poco se habían visto. Matt no sabía a ciencia cierta qué demonios le ocurría, sólo sabía que quería encontrar a aquel muchacho entre aquella multitud de una vez. Miró de un lado al otro mientras en su oído se repetía aquel maldito sonido de llamada que comenzaba a desesperarle. —Contestame… contestame… — susurraba ya algo molesto cuando por fin le contestó. —Evan!! ¿Dónde….? ¿Qué? ¿Qué te pasa? … ¡No te muevas, voy a buscarte! —exclamó quizás con demasiada euforia tras escuchar aquella voz asustada y confusa, lo que provocó que varios habitúes del lugar se giraran en su dirección. Poco le importó , y así lo dejó en evidencia cuando corrió raudamente hasta los aseos. Empujó sin querer a algunos hombres que pasaban por allí (...)

[23:46:01 22/12/13] Matt Christensen : y entró atropelladamente, encontrándolo allí en esa posición. ¿Qué demonios había pasado? —¡Evan! —exclamó de nuevo y fue hasta él alzándolo en brazos. — ¿qué te sucede? Estás bien..?? Por favor, no me asustes… —musitaba preocupado y casi desesperado.


[23:51:31 22/12/13] Evan Von Adler : Dios... El calor solo hacía que aumentar hasta volverse insoportable. Tiró de su camisa, pero sus dedos estaban demasiado débiles y apenas si atinaba a desabotonarse un botón más. Intentó alcanzar el grifo pero sentía que a cada movimiento el fuego aumentaba... Y los pantalones rozaban con su entrepierna, haciendole jadear ligeramente, como si estuviera completamente hipersensibilizado. Matt irrumpió en los baños de golpe, y Evan dio gracias que había llegado, porque dios, no podía más. Cuando el ajeno le tomó por los brazos Evan enrojeció inevitablemente, desviando la mirada a un lado.- No lo sé. Sácame de aquí, por favor, solo sácame de aquí, tengo demasiado calor. -Le suplicó, rodeando el cuello ajeno para empezar a caminar despacio, arrastrándole hacia la puerta. Pero era el calor ajeno... Ugh, lo bien que olía, su rostro, sus ojos. Su mirada se desvió hacia el mayor, una mirada de esas que decían "Estoy más caliente que nunca", y ciertamente, el bulto en sus pantalones, así lo confirmaba.



[00:00:04 23/12/13] Matt Christensen : Era más que palpable la preocupación del mayor al entrar en al baño y encontrarlo así. Estaba rojo, transpirado… ¿qué demonios pasaba allí? . Frunció el ceño, y le acarició el rostro, escuchando al instante su pedido. —Claro… te sacaré de aquí y te llevaré al médico si es necesario. —aseguró ayudándole a caminar fuera de allí, pero aquella mirada le hizo detenerse y mirarle fijamente unos segundos antes de que su mirada bajase mucho más allá. Elevó una ceja, cmo no pudiéndose creer. —¿Qué es esto? —preguntó entre divertido y confuso, agarrándole “el paquete” con rudeza, antes de apoyarle contra una de las paredes del aseo, mirándole a los ojos. —¿qué es lo que sientes? Dime… ¿quieres que te lleve a un hospital o deseas… otras “cosas”? —inquirió masajeándole sobre la tela.

[00:06:53 23/12/13] Evan Von Adler : Se puso todavía más rojo cuando Matt le pilló poniendo esa cara, pero no podía evitarlo...- ¿Qué...? -Inquirió intentando por todos los medios disimular... Pero de repente el ajeno le agarró el paquete, arrancándole un gemido descontrolado, y se abrazó al cuerpo ajeno antes de que Matt le apoyara en la pared. Se mordió el labio inferior con fuerza, intentando no... No sabía ni qué mierda hacía, tenía la mente tan nublada...- N-no, no hagas esto... Aquí no... -Intentó decirle, incapaz de disimular lo jodidamente excitado que estaba en ése momento.- No... No lo sé... -Intentaba explicarse, pero sus jadeos hablaban por si solos, a medida que el moreno se aferraba al ajeno, con el pecho subiendo y bajando y los ojos puestos en los ajenos, con un deje suplicante.-



[00:13:13 23/12/13] Matt Christensen : Apenas pudo contener un gruñido gutural al verle así… Era como una imagen sacada de sus sueños húmedos. Unos sueños húmedos completamente protagonizados por Evan desde hacía varias semanas, Por lo que no era extraño que en alguno de ellos hubiese imaginado al menor así de … “vulnerable” frente a él. Por lo que no pudo sino acariciarle pervertidamente, aún allí… en ese sitio tan publico. —Te llevaré a casa... allí veremos que hacer —musitó con voz ronca y varonil debido a la obvia excitación que verlo así le provocó. —Pero antes… —gruñó empotrándole contra aquella pared dándole un buen morreo digno de una película.

[00:18:45 23/12/13] Evan Von Adler : ....-Sus piernas temblaron de la excitación, y cuando el ajeno empezó a acariciarle el erguido miembro, Evan empezó a jadear, intentando que se detuviera.- M-mierda, Matt... Aquí no... Nos verán...-Pero en su fuero interno estaba gritando "Sigue!!!" a viva voz. Entonces las dos muchachas entraron en escena... Apareciendo allí, justo cuando Matt empezó a darle el morreo. No pudo negarse, no era tan frío maldito fuera... Le correspondió con torpeza, sofocando sus jadeos contra sus labios, y le miró a los ojos, deseoso de más, con un hilo de saliva goteandole de los labios.- ... -Las chicas, tan sorprendidas, se cubrieron la boca y salieron de allí pitando... Matt estaba haciendo exactamente lo mismo que ellas tenían planeado.



[00:30:24 23/12/13] Matt Christensen : Ni él mismo se reconocía en ese momento. ¿Desde cuando era tan lanzado? ¿Desde cuándo le gustaba dominar una situación como esa? No sabía qué demonios había ocurrido en su interior, pero aquella actitud por parte del menor había casi “accionado” una parte de sí que ni él mismo conocía. Quería comérselo… oh, si. Deseaba comérselo a besos hasta que el otro le suplicara por más de él… Y así parecía que lo haría cuando él le besó de aquella manera tan apasionada, paseando su lengua por los labios ajenos tras separarse y ver como un hilillo de saliva se deslizaba por éstos. Le mordió el labio inferior, y fue demasiado tarde de su parte que notó la presencia de aquellas jóvenes. —¿Quiénes eran ellas? —gruñó furioso, autoritario, tomándole de la cintura y pegándole a él, a su cuerpo también caliente ya por el otro. —Vámonos… si no haré una locura… —musitó claramente encendido y alzándole en brazos , como si de una princesa se tratase, para llevárselo de allí. Gracias a las salidas de emergencia, no fue ifícil salir

[00:30:56 23/12/13] Matt Christensen : difícil salir de allí sin ser visto. Buscó su auto, y cuando lo hizo , puso al menor en el asiento del copiloto. Le ajustó el cinturón de seguridad y le besó una vez más antes de ser él el que subiese al vehículo, para darle marcha.

[00:37:14 23/12/13] Evan Von Adler : El mordisco en su labio le terminó de endurecer el pene como nunca antes había sentido. Se notaba enfermo, pero una enfermedad que resultaba mareantemente agradable y sensual, sobretodo porque Matt estaba cerca. Ugh...No podía más, su pene dio un tirón que le hizo soltar un gemido, llevándose la mano hacia el paquete para agarrárselo y apretujárselo con fuerza. Cuando empezaron a salir, Evan le contestó al mayor entre jadeos.- Ellas han tomado... Una copa conmigo. Fans. -No podía ser más específico porque el calor no le dejaba, y solo queríadejarse caer en el suelo frío para retorcerse y empezarse a masturbar como un loco o explotaría. Al entrar en el coche se dejó hacer, pero no tardó ni diez segundos en volver a apretarse su hinchada erección.- Tch... Me quema, joder... -Se quejó, lastimero, sin dejar de moverse contra el asiento como una serpiente.



[00:46:04 23/12/13] Matt Christensen : -El menor no era el único que sentía tirones fuertes en su entrepierna, pues Matt estaba que ardía con cada nueva mueca que aquel muchacho le regalaba. Nunca imaginó cuan grande era el poder que aquel moreno causaba en él, pero ahora veía que estaba completamente hipnotizado por él. Tras escucharle decir aquello de sus fans gruñó molesto. —Estas mujeres… querían aprovecharse de ti, y tú no te das cuenta…—le reprendió claramente celoso, y cuando lo vio volver a apretujarse sus bajos, suspriró estirando la mano hacia él. Sin dejar de mirar al frente manejar con maestría, desprendió el cinturón ajeno para luego liberar su erección. Sonrió aún con su mirada fija al frente y comenzó a masturbarle lenta y tortuosamente. —Aguanta… cuando lleguemos a tu casa pienso chupártela hasta dejarte seco…. —le confesó sonrojándose un poco luego por haber admitido eso.




[21:12:10] Evan Von Adler : El menor hacía rato que estaba hiperventilando, como si le presionaran el pecho y le costara gemir y jadear, y se agarró a la ventanilla, completamente ido por la 0dichosa droga que corría por sus venas. Sin embargo cuando Matt empezó a desabrocharle el cinturón, Evan le miró enrojecido y mareado, arqueando la espalda hacia atrás, retorciéndose sobre el asiento sin dejar de jadear en ningún momento, preso de la completa agonía de estar tan y tan caliente...- M-matthew, no... -Agarró el brazo ajeno sin fuerzas, y se inclinó contra su extremidad, escondiendo el rostro en la tela de su abrigo, incapaz de dejar de jadear de forma repetida una vez el mayor empezó a masturbarle tan y tan lento.- Jo...der, Matt... Tengo mucho calor, tengo que desnudarme... -Dijo el moreno, y empezó a desabrocharse los botones de la camisa que faltaban, quedando desnudo de



[21:12:12] Evan Von Adler : cintura para arriba, aferrandose a la puerta mientras se retorcía como un loco, apretandole el brazo al mayor. Y fue entonces cuando el lado "pasivo" de la droga empezó a hacer efecto... Sentía el trasero extraño, todo el cuerpo le palpitaba pero /esa/ zona... Oh dios. Se cubrió la cara, no podía creer que de repente necesitara que le follaran por detrás, eso era.... Era tan imprópio de él que se quedó en silencio, mordiéndose la cara interior de la mejilla.




[21:22:33] Matt Christensen : —¿En qué momento se había dormido y su realidad se había transformado en una de sus fantasías más sucias?...Eso era lo que se preguntaba Matt mientras sus fuertes dedos se deslizaban por la masculinidad ajena. No tenía idea cuando su vergüenza había casi desaparecido dejando aquella parte pervertida que sabía que llevaba dentro pero que había ocultado por tanto tiempo. Aquel muchacho… sus gemidos. ¡Jesús! Le estaban haciendo perder la cordura… Se veía tan sexy, tan condenadamente apetecible, que Matt estuvo tentado más de una vez a detener aquel auto para “comerse” a aquel muchacho lentamente…tan lentamente como su mano acariciaba aquel sexo erguido, húmedo… tan caliente como ambos hombres en ese auto estaban. Ni el aire acondicionado a tope era capaz de apagar aquel fuego que poco a poco sentía les consumía. —Carajo… estás demasiado sexy…—masculló con voz completamente teñida por el deseo y alejó su mano de su miembro, llevándose los dedos a la boca para lamérselo. —Tranquilo… ya estamos cerca… 

[21:22:50] Matt Christensen : —susurró y le miró de reojo, acelerando a tope aquel auto. Una multa abultada no dolería nada en comparación a como dolía otro “bulto” entre sus piernas ahora. Por eso tratando de no ser visto por los policías que patrullaban las zonas, logró llegar hasta aquel departamento. Estacionó su vehículo en las cocheras, y miró a Evan —Ya llegamos… —susurró y lo atrajo de la nuca, posesivamente para besarle y masturbarle un poco más antes de bajar.




[21:35:51] Evan Von Adler : No pensaba decir /nada/. Su sangre era dominante por naturaleza. Era mandón, y él la metía SIEMPRE. Pero ahí estaba él, con el corazón en el puño porque su cuerpo empezaba a querer ponerse a cuatro patas, o esa era la maldita impresión que sentía, como si la gravedad le empujara lo más abajo posible. Su miembro en cambio, seguía apuntando hacia donde no debía, y Matt le acariciaba de una forma que se volvería loco pronto. Se tapó la cara completamente abochornado por que su cuerpo fuera tan jodidamente obvio y no pudiera dejar de gemir como un puto pasivo. Chasqueó la lengua, tomando la mano que le mastrubaba para intentar frenarla, y se encogió, pero el maldito rubio se llevó las manos a la boca y Evan le miró, rojo como nunca, con expresión sufrida y los ojos nublados. Cuando el ajeno detuvo el coche por fin, Evan hizo ademán de levantarse, pero, Matt le atrajo por el cuello de esa forma, besándole y masturbándole. Apenas si pudo responder al beso, se le pisoteaban los pensamientos y no sabía dónde poner



[21:35:53] Evan Von Adler : los brazos, o esa era su impresión, porque se descubrió agarrandole el paquete al mayor con fuerza, jadeándole sobre los labios, deseoso de más.- Esto es... Esto es horrible... -Dijo el moreno, en contraposición a sus actos, pues el calor era verdaderamente terrible si no lo aliviaba pronto. No podía dejar de tocarle la erección al mayor, y se las arregló para que su mano torpe se colara entre los pliegues de la ropa, masturbándole de vuelta... DIos santo, qué grande la tenía.

[21:49:14] Matt Christensen : —El menor podía decir lo que quisiera, pero Matt podía notar cuanta mentira tenían aquellas palabras que expresaba. ¿Horrible? ¿Había dicho que aquello era horrible? ¡Qué gran mentira! Si sus gemidos le estaban taladrando el cerebro, y ni que decir de su intimidad que estaba más que ansiosa por ser ella quien “taladrara” cierta parte del ajeno. Aquel muchacho al cual miró con fascinación apenas se alejó de sus labios, saboreando aquellos jadeos que el otro le regalaba sobre la boca. ¡Demonios! ¿Se podía ser más sexy acaso? Creía que no… que debería ser ilegal. Que deberían condenar a aquel muchacho a jamás salir de casa… de la casa de Matt, pues era él quien lo tendría atrapado en sus brazos en todo momento. —Uhm…. —gimió ronco, ahogado cuando el otro le masturbó de aquella manera que sólo le encendió más y más. —¿Quieres hacerlo aquí en el coche… o tienes fuerzas para llegar a la cama? —le preguntó con cierto tono malicioso y picaro, rozandole el glande con su pulgar de manera algo brusca.



[21:58:47] Evan Von Adler : Evan entreabrió los ojos claros, mirando al ajeno con expresión de no poder más. Se aferró a su cuerpo, intentando llegar a él pero el puto freno de mano le impedía el costoso gesto, y frustrado, apoyó la cabeza contra el sillón, mirando al ajeno con rabia consigo mismo. Dios santo quería tocarle, quería chuparle y quería hacerle de todo pero no tenía fuerzas y literalmente era como estar siendo empujado al suelo todo el puto tiempo. Se pasó la mano por el pecho sudado, tragando saliva, notando los labios secos.- Aquí... -Dijo a esa pregunta, sin saber muy bien lo que decía. Pero su mente trabajaba rápido en cuestiones sexuales (como no), y empezó a dibujar una situación de lo más explícita en la que él estaba... Apoyado contra el volante, y Matt debajo suyo, y no precisamente del modo en el que le había follado con anterioridad. Sus mejillas se incendiaron, y miró a Matt.- E-espera... ¿Hacer el qué...? -Quiso saber, lamiendose los labios para humedecerlos. Pero estaba claro, Matt seguramente pensaba igual

[21:58:49] Evan Von Adler : que él, y eso le llenó de un terrible pánico al dolor, y buscó lo que abría la puerta. La abrió e intentó sailr, pero lo único que logró fue caerse a la acera penosamente, y se arrastró hacia el portal apenas sin fuerzas, con los pantalones a medio bajar(?).




[22:13:39] Matt Christensen : Todo aquello …¿De verdad estaba pasando?. Todo era tan irreal que el empresario no sabía si creer en aquella escena tan …eróticamente perfecta… Evan así… Sonrojado, deseoso de sus toques, de sus besos y caricias. ¡Aquello era casi irreal! Pero aún así, por más sueño que fuera, Matt no dejaría pasar aquella oportunidad. Ya el tiempo le diría si aquello era real o no. Ya se lo diría el alba de la mañana siguiente cuando se despertara solo duro y empalmado, o se despertara con aquel cuerpo juvenil y hermoso entre sus brazos tras una real noche de sexo. — ¿Aquí? —elevó las cejas sorprendido por esa respuesta, pero tampoco es que le parecía demasiado mala. Ya habían tenido intimidad allí, solo que ahora habría un ligerísimo cambio… Bueno, quizás no tan ligero, pero igualmente excitante y perfecto. Sentía que su polla se endurecía aún más con cada imagen que se formaba en su cabeza… Evan cabalgándole con fuerza sobre su miembro, mientras él le observaba, mientras sus manos se agarraban de aquellas prietas nalgas

[22:14:03] Matt Christensen : para ayudarle a subir y bajar con más velocidad. ¡Dios! Aquello le provocó una especie de corriente eléctrica desde la punta de su miembro hasta casi su columna vertebral. Gruñó roncamente y trató de centrarse en su nueva pregunta, cuando le vio “escapar” de aquella manera. —¡Evan! —exclamó y presto se bajó del vehículo para auxiliarlo. Se arrodilló detrás de él, y pegó su entrepierna contra su trasero cuando se inclinó sobre su cuerpo para hablarle al oído— ¿Cambiaste de idea y quieres hacerlo aquí y que todos nos vean? —le dijo con voz lujuriosa al oído, y se rozó a posta contra su trasero, antes de ayudarle a levantarse, aún con el cuerpo pegado al del otro. Matt agradecía a todos los santos que no hubiera nadie por allí en ese momento, pues aquella “fachada” de tipo lujurioso se le caería a pedazos y se sonrojaría hasta las orejas. — Vamos a la cama… te follaré con mucho... “amor”… esta noche. —murmuró levantándole en brazos y llevándoselo tras cerrar las puertas del vehículo, y activando su alarma. 



[22:14:21] Matt Christensen : . No tardó nada en llevarlo al ascensor para poder subir de una vez a la habitación ajena.




[22:24:52] Evan Von Adler : Siguió arrastrándose por el suelo, las yemas de los dedos apenas le alcanzaban para avanzar de lo flojas que las tenía, y sin duda iba a ser una tarea jodidamente complicada ponerse de pie. Además, tenía su erección contra el suelo y era como masturbarse con papel de lija, pero... Masturbarse al fin y al cabo. ¡Joder! ¡Cómo mierda podía pensar así! Se enfadó consigo mismo aunque desistió pronto, estaba más caliente que nunca y el enfado solo hacía que provocarle más y más pensamientos y fantasías muy sucias que era mejor evitar si quería... - A-ah! -Un jadeo se le escapó de repente, interumpiendo todo lo que pensaba y hacía, pues estaba sintiendo la hinchada erección de Matt en su trasero. Evan miró al frente con las mejillas incendiadas, intentando alejarse sin emplear todo el esfuerzo que debería... Porque sentir esa dureza contra esa zona en concreto le supuso un golpe bajo... La entrepierna le dio un tirón y estuvo al borde de correrse. Sí, así de literalmente desesperado estaba. Eso era increíble,



[22:24:54] Evan Von Adler : inconcebible... Pero el susurro de Matt en su oído, el modo en el que le levantó, por Satán. A esas alturas era incapaz de negarlo y tan solo le quedó gemirle cosas ininteligibles al ajeno mientras entraban en el edificio, tapándose la cara con el antebrazo de la vergüenza. Estaba tirando por los suelos, él solito, toda su hombría y su puto título de activo. A la mierda con eso, pensó al entrar en el ascensor. Casi rebienta la caja de mandos de un golpe al marcar el botón del ático, y se apoyó en la pared, medio desnudo, jadeante y de espaldas al ajeno.- ...¿Qué me has hecho? ¿Q-qué mierda me pasa...? -Se preguntaba a si mismo, porque si se giraba seguramente le suplicaría que se la metiera, y eso... Ah, eso sería demasiado para él.




[22:40:33] Matt Christensen : Si la situación hubiera sido otra se le hubiera escapado una risotada al ver la forma tan desesperada en la que el menor intentaba escaparse de ser el pasivo de la relación. Ni que fuera tan malo serlo… a él por lo menos le gustaba…. Bastante. Sentir el miembro ajeno dentro de sí era una experiencia casi idílica, realmente deliciosa; por lo que no entendía toda aquella reacción ajena. Ya hablarían del asunto cuando estuvieran mas tranquilos… o por lo menos menos calientes. Y no solo calientes, si estaban que se prendían fuego! Mucho más cuando él mismo se rozó contra su trasero. Demonios… no había podido incluso evitar moverse contra él, imitando los movimientos de una penetración contra él. Deseaba tanto entrar en él, que no podía controlarse. ¿Y como hacerlo con esos gemidos llenando sus oídos? Ni el mismísimo Dios podría resistirse a ellos… Nadie en nigún lugar podría, por lo que… ¿Por qué tendría que resistirse él? Por supuesto que no lo haría, y así lo hizo saber cuando apenas las puertas del ascensor



[22:40:51] Matt Christensen : se cerraron y él se le pegó al menor por completo. —No aguanto más… quiero follarte Evan… quiero entrar muy hondo dentro de ti… —le gimió ronco y excitado al oído, liberando su propio miembro y comenzando a masturbar a ambas intimidades. Aquellas tan húmedas y necesitadas como estaban ellos dos. Todos aquellos pisos hasta el ático parecían eternos….




[22:51:21] Evan Von Adler : Dios. Lo insoportable se volvió imposible. Insoportable era no poder coexistir con esa excitación desmedida y fuera de control, no aguantar el calor y tener tantas ganas de tener sexo que se habría arrancado la piel por tal de aliviarlas. Pero imposible se tornó todo cuando Matt empezó a rozarse contra su trasero, imitando una follada. Evan tuvo que admitir que aquello se sentía jodidamente atrayente, que su cuerpo temblaba y se aferraba a la pared del ascensor, y sus pulmones no daban abasto con todos los jadeos que dejaba ir, intentando no colapsar... Miró hacia atrás con los ojos nublados, y se encontró con un Matt tan jodidamente sexy... Estaba agarrandole de las caderas, verdaderamente estaba bueno por decir poco, porque lo que encendía Matt en su cuerpo no tenía nombre. Y dios, ahora empezó a masturbarse y a masturbarle, y Evan estaba a nada de perder la cordura. Para el moreno, perder la cordura era una cosa muy concreta... Ceder a los deseos carnales, fueran cuales fueran. Pero era imposible. Estaba



[22:51:23] Evan Von Adler : vendido, todo su cuerpo lo sabía, porque sentía como su entrada se contraía y pulsaba como jamás había hecho antes, producto del maldito afrodisíaco... Hah, a quién quería engañar. Ni el afrodisíaco más potente le hubiera hecho desear ser follado a destajo... Porque todo eso era culpa de Matt. Solo suya. Por ser tan condenadamente sexy, por... todo. Abrió la boca ante el ruego ajeno, tembloroso y sudado, aferrandose a la pared del ascensor, y antes de decir nada apretó el botón de detener el ascensor, que se paró en mitad del trayecto. El calor, la tensión se hicieron palpables, mientras su cuerpo se retorcía ante el ajeno.- ...M-mierda, Matthew... Fóllame ya.




[23:06:19] Matt Christensen : Nunca antes había sentido aquella necesidad de sexo tan latente… tan jodidamente angustiante hasta que ese muchacho llegó a su vida. ¿Cómo es que había logrado liberar su lívido de aquella manera? No tenía idea… pero sinceramente se lo agradecía, pues si todo aquello no hubiera pasado, ahora mismo no estaría así con él… pegado así contra él… con su miembro latente y duro contra aquel delicioso trasero, que no parecía del todo disgustado por recibirle. Y aquello quedó completamente asegurado cuando el menor detuvo de aquella manera abrupta el elevador. Matthew por su parte tan sólo atinó a gruñir ansioso contra su oído, para que notara cuan caliente le había puesto con aquellas palabras. —Si es lo es lo que quieres…. Eso es lo que tendrás…—gimió gutural y mordió su lóbulo, mientras seguía masturbándole. No tardó demasiado en arrodillarse frente a él, y acomodando al menor en la posición correcta, separó aquellas nalgas para , ni lento ni perezoso, acercar su húmeda y caliente lengua al encuentro de su




[23:06:38] Matt Christensen : [i]entrada, la cual empezó a lamer con delicadeza, y sin una pizca mínima de asco…sino más bien lo contrario. —No te dolerá… lo prometo… —aseguró apenas separándose un poco de él, pero regresando al instante a aquel juego sucio y húmedo. Dando círculos sobre aquel orificio sintió como aquellos anillos se dilataban para el, permitiéndole poco después reemplazar aquella lengua por sus dedos ya previamente ensalivados. —Hoy te marcaré como mío… por dentro… —susurró y presionó una de sus falanges dentro de él, profanando aquel lugar aún virgen en el cuerpo ajeno.
[/i]

[23:18:35] Evan Von Adler : Arañó las paredes del ascensor...¡Dios! Qué manera de querer algo que sabía que le iba a doler. Le daban ganas de mover las caderas para provocarle, pero des de cuando él tenía ése comportamiento de putillo barato, ¡Joder! Toda su cabeza daba vueltas pero no por ello cambiaba el hecho de que estaba completamente encendido y deseoso de que Matt le hiciera cosas muy malas allí dentro, entre esas estrechas cuatro paredes... Era inevitable. Sin embargo no esperaba ni mucho menos que mientras le estaba pajeando, Matt se arrodillara y empezara a lamerle la estrecha entrada de esa forma. Evan se pegó a la pared del ascensor de la sorpresa, agarrando la cabeza del ajeno sin éxito, para intentar alejarle, pues la vergüenza le podía, pero en cuanto notó de qué forma reaccionaba su cuerpo lo dejó. Sus piernas estaban temblando, de gelatina, y su pene goteaba tanto que tenía la pared mojada de su preseminal. Era incapaz de aguantarse la respiración, y los jadeos eran cada vez más parecidos a gemidos. Pronto algo más



[23:18:37] Evan Von Adler : grande que esa lengua lasciva intentó penetrar en él, y todo su cuerpo se tensó ante la intrusión, arrancándole un jadeo ronco. Se agarró a la barra que había para sujetarse y apretó los dientes... Dolía un poco, aunque no la cantidad de dolor que esperaba... Era más enorme la necesidad, y eso se hizo notorio porque sus caderas ya se movían solas mientras su trasero apretaba esos dedos, succionándolos involuntariamente.- ... -Hazlo ya. No lo dijo, pero estuvo a punto.




[23:37:29] Matt Christensen : Aquello era demasiado… demasiado excitante. Tanto que no sabía si él mismo podría resistir más aquellos preámbulos que él había creado. LA forma en que el menor reaccionaba ante sus toques era demasiado erótico, tanto que perdería la razón en cualquier momento. Podía percibir su calor, sus temblores involuntarios ante cada una de sus lamidas. Tuvo que sonreír incluso, aún cuando su boca estaba pegada a aquel orificio terrenal, pues los gemidos ajenos sonaban casi como deliciosa música para sus oídos. — Dios Evan… eres precioso… —gruñó roncamente mientras le penetraba acompasadamente, notando aquellas caderas moverse poco después al ritmo que le había marcado. Se relamió los labios y no pudo evitar aquel impulso.. su mano libre se elevó, y terminó por darle una nalgada sonora, más no dolorosa. Se puso en pie, y se pegó a él. —Dime EVan… Lo quieres….¿Quieres mi polla en ti? —le preguntó en tono sucio a su oído, mientras llevaba su pene a la entrada ajena rozandola con su húmedo y caliente glande.

[23:45:52] Evan Von Adler : Intentó no perder la razón, clavando las uñas contra la pared, tan fuerte que llegó a dolerle, pero nada le había preparado para lo jodidamente bien que se sentían esos dos dedos resbaladizos dentro de su cuerpo, dilatándole. Ah, podía sentir su pulso contra esos dedos, las paredes de su entrada contraerse de anticipación, y su mente estaba todavía más ida que su cuerpo, al que ya solo le quedaba correrse en cualquier momento. Estaba demasiado sobreexcitado... Notó cómo el ajeno se levantó, esa nalgada que cruzó su trasero le hizo dar un respingo brusco, dejando ir un gruñido opacado contra la pared, cerrando un ojo por la sensación de quemazón... Dios santo, era la primera vez en su vida que recibía un azote. Y Empezaba a entender porqué gustaban tanto...- Matthew, q-qué cojones haces... -Le preguntó, a ver si podía lograr parecer autoritario... Sin mucho éxito, porque Matt se puso detrás de él y Evan enrojeció, notando como el pulso, la respiración, todo se le aceleraba. El mayor hizo esa pregunta tan sucia



[23:45:54] Evan Von Adler : al tiempo que rozaba su glande caliente contra su entrada, y todo su cuerpo dio una sacudida tremenda de excitación. Dios, estaba a punto de perder la virginidad...- S-sí, maldito seas, sí, por favor, joder...




[00:04:26] Matt Christensen : ¿De dónde había salido aquella vena dominante suya? ¿De dónde había salido ese carácter tan autoritario? ¿Y esa nalgada? ¡¿De donde había salido esa nalgada?! Ni él mismo se reconocía, pero aquello no era cosa nueva… No, para nada. Matthew no era el mismo desde el mismo momento en que aquel joven precioso había llegado a su vida. Y posiblemente… jamás volvería a ser aquel hombre que era antes. Lo agradecía… porque le agradaba más este Matt que Evan había moldeado a su manera, y de la manera más perfecta para él. Sonrió con malicia, y le agarró con fuerza de las caderas, brusco autoritario como antes. —Te castigo… por haberte movido de esa manera tan tentadora… Lo mismo que haces tú conmigo. —le gruñó al oído, rozandose contra él, sintiendo como aquella piel ajena quemaba contra la suya. — Ah~~ Eso es lo más hermoso que he oído nunca… —le jadeó justo antes de que fuera su miembro el que penetrara aquel altar nunca antes profanado por otro hombre. Eso le infló el orgullo, casi tanto como le infló la polla que



[00:04:57] Matt Christensen : polla que palpitó ansiosa por perderse en ese calor que poco a poco le rodeó completamente. Movió sus caderas con fuerza, más sin buscar lastimarle, simplemente buscando penetrarle certeramente hasta que por fin estuvo completamente dentro de él. — Ah… Joder… que caliente estás…. —jadeó y con su mano libre comenzó a masturbarle para borrar cualquier rastro mínimo de dolor ante su intrusión.




[00:18:23 24/12/13] Evan Von Adler : Sus jadeos se pronunciaron más fuertes que antes, porque esos agarrones en las caderas eran jodidamente excitantes, le ponían demasiado, dios mío, no podía correrse sin más ¿O sí? Seguro que Matt podría conseguir eso, porque Matt era... En fin, especial en todos los malditos aspectos. Que le iba a castigar, decía... Toda esa espera, todo el rato que habían pasado juntos sin follar sí que había sido un castigo.- No, yo no... -Empezó a decir, pero perdió el hilo de sus própias palabras porque ése glande hinchado y caliente estaba apuntandole directo a su virgo, y entonces... Una oleada de sensaciones le arrolló por completo. La más puñente era sin duda la sensación de ser tomado, la de ser pasivo, la de ser penetrado, embestido, follado. Era asombroso, era muy diferente a lo imaginado, porque su entrada estaba lo suficientemente dilatada -por Matt y por la droga- como para que no doliera todo lo que debería. Dejó ir un jadeo fuerte, bajando la cabeza, al tiempo que ése miembro entraba dentro suyo, arrasando



[00:18:26 24/12/13] Evan Von Adler : con toda razón y control. Su cuerpo recibió ésa polla sin mayor problema, porque estaba predispuesto a ello y porque se moría de ganas, pero lo que no esperaba era que le gustara tanto, hasta el punto que en cuanto Matt terminó de meterse rozara su próstata solo un instante... Suficiente como para que se corriera, encogiéndose levemente sobre si mismo y dejando ir un par de gemidos bruscos. Su semen manchó la pared del ascensor, pero lejos de aliviarle... Todavía se sintió más caliente después de aquello. Su cuerpo se quedó con unas brasas después del fuego que quemaban más que el fuego mismo, y su miembro estaba perfectamente erecto y goteante, mientras que su entrada sufría leves convulsiones por el orgasmo, pero Evan... Ah, Evan estaba en la glória de la vergüenza, aquel lugar donde jamás pensó estar, pero mierda, se sentía tan, tan bien, que no pudo evitar mover las caderas de nuevo, buscando ése roce contra su próstata.




[00:37:39 24/12/13] Matt Christensen : ¿Existía el cielo? Muchos le habían dicho que no… pero Matt podía dar fe que sí. Que existía, y estaba allí, allí en forma de aquel chico que tenía entre sus brazos, y que oía gemir de placer, como gemía también él en ese momento, completamente ido en aquellas deliciosas sensaciones. Aquello se sentía condenadamente bien, y aunque aquella no era la primera vez que penetraba otro cuerpo, supo que aquel sexo que había tenido hasta ahora con su esposa y otras mujeres, no había sido más que un sexo falso, vacío… completamente frío e indiferente en comparación al que estaba teniendo ahora. Pues de frío… de frío sin dudas no tenía nada. Aquello era lava ardiente que le consumía por completo, y a pesar de que amenazaba con ahogarle, no le importaba una mierda… quería quemarse, morir de placer junto a aquel joven que llegó al éxtasis repentinamente, provocando en el mayor un gemido ronco al ser estrujado por el interior ajeno. —Ah… joder… tan apretado…. —gruñía y tuvo que apoyar una de sus manos en la pared del




[00:38:15 24/12/13] Matt Christensen : ascensor, intentando no correrse junto al otro. Eso sería vergonzoso, en especial pues gracias a los espejos que adornaban aquel cubículo, era capaz de ver el miembro del menor aún erguido y duro entre sus piernas. — Oh.. si… si… muévete así. —Le instó alejándose un poco, más no lo suficiente como para salir de su interior, pero sí como para que el otro pudiese mover sus caderas más y más rápidamente. En especial cuando le agarró de nuevo posesivo y le hizo moverse más rápido contra él, llevando su propia pelvis al encuentro de la otra en fuertes y profundas penetraciones, con las que era capz de tocar aquel punto álgido de placer en el contrario.



[00:48:03 24/12/13] Evan Von Adler : Evan entreabrió los labios, completamente en llamas cuando el mayor dijo que estaba "apretado". Era tan raro oír eso de una boca que no fuera la suya... El hombre a quien hacía unos días se había follado y había marcado como suyo estaba ahora tomándole y aprovechándose de su cuerpo y mente drogados... Y mierda, lo estaba disfrutando. No podía pensar demasiado en su cambio radical en cuanto a postura sexual se refería, porquee le era tan vergonzoso que enrojecía sin poder evitarlo, consumiéndose en una espiral de placer y culpa, algo raro e inusual hasta para él. Pero Matt le incitó a moverse más, y claro que se movió más. Empezó a mover las caderas, subiendo el trasero como si lo hubiera hecho toda su vida, apretando el trasero contra la pélvis ajena, notando como cada pequeño gesto se magnificaba por todo su cuerpo y mente, haciéndole arquear la espalda y apretar los puños con fuerza. pero cuando Matt empezó a follarle en serio, fue su sentencia. Empezó a golpear su próstata una y otra vez, hipersensible al
[00:48:05 24/12/13] Evan Von Adler : placer, y el moreno abrió los ojos como platos, jadeando porque ni en sus mejores sueños habría imaginado que se sentía tan terriblemente bien.- A-ah!, M-mierda Matt...! Q-qué me has hecho...! -Exigió saber, incorporándose para abrazar el cuello ajeno con un brazo. Craso "error". De esa forma pudo ver en un espejo como la polla del rubio desaparecía directamente dentro de su trasero, y su rostro febril no pudo despegar los ojos de la imágen, lasciva, pecaminosa imágen...- ...


[01:07:27 24/12/13] Matt Christensen : Joder… aquello era glorioso. ¡Y no solo glorioso! Aquello era excitante, perfecto… era como tocar el cielo con las manos para volver a caer en picada al mismísimo infierno. Ese calor agobiante, delicioso y excitante era capaz de consumirle por entero, y ciertamente le importaba una mierda aquello. Quería quedarse con él y dejarse consumir por completo… gimiendo su nombre, escuchando el propio de aquellos rojizos ajenos. Bajó sus labios al hombro ajeno cuando aquel muchacho comenzó a moverse a su compás y respiró pesadamente mientras le sentía tan estrechamente sobre su miembro. Ese miembro caliente y erecto que se perdía dentro de las exquisitas carnes ajenas. —Uhmmm… Evan, joder… eres delicioso… me encantas… —gruñía penetrándole una y otra vez, sin pudor, sin miedo como solía tener antes. Disfrutándolo al máximo en especial con aquela voz ajena que llenaba su cabeza. —qué… qué me has hecho tú…. Me tienes hechizado… —admitió y esta vez sus labios no solo acariciaron ese hombro, sino que sus dientes desearon

[01:07:48 24/12/13] Matt Christensen : formar parte de aquel acto, terminando por regalarle una mordida lo suficientemente fuerte como para marcar aquella blanquecina y perfecta piel que tanto le encantaba.. —Uhm… podía comerte… una y .. otra … y otra vez…—gruñó varonil de nuevo, haciendo aquellas pausas sólo para enfatizar las fuertes embestidas que l daba a aquel trasero que parecía perfectamente amoldado para sus caderas que le azotaban dejando oír un erótico sonido cuando sus pieles se chocaban una con la otra. —Evan…. Voy a correrme… muy… muy hondo dentro de ti…—le avisó sintiéndose ahora en el límite de aquel abismo de puro placer. Lamió aquella mordida que le había dado, y le besó con ternura, como si desease curarle. Algo que contrastó enormemente con la brutalidad con la que sus caderas le follaban, pareciendo ahora un animal completamente impulsado por sus instintos. —Oh… Jesús… quiero llenarte de mi semen… —le confesó al oído sintiéndose al borde de la locura…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: .::Mi mejor droga eres Tú...::.[+18]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 28, 2013 7:33 am

[13:22:28] Evan Von Adler : Esa mordida le hizo soltar un gemido bastante sucio y alto, no podía evitarlo... Era como añadir fuego a la hoguera, pues Matt le estaba follando con un ímpetu y una fuerza que jamás creyó que iba a sentir. Se le llenaron los ojos de lágrimas por esa mordida, así de desacostumbrado y sensible era el moreno a esa clase de actos, pero juró no derramar ninguna entre toda la excitación, mente nublada y demás factores que le hacían no pensar racionalmente. Joder, podía sentir la erección ajena meterse dentro suyo de forma tan explícita que resultaba obsceno y sucio, pero se sentía tan y tan bien que el menor apenas si podía contener las ganas de correrse de nuevo. Los gruñidos de Matt eran tan erógenos que tuvo que llevarse la mano a su própia erección para empezarse a masturbar, proque era un egoísta... Ah, un egoísta de Matt, quería sentirle en todo su puto esplendor. Sus piernas temblaron cuando el ajeno le gruñó en el oído esas guarradas, internamente deseaba que el ajeno se corriera porque sentía una insana
[13:22:30] Evan Von Adler : curiosidad y un morbo sucio por saber qué se sentía al ser llenadas las entrañas de semen... Dios, cada pensamiento incendiaba su mente de nuevo, una y otra vez, a cada golpe en su próstata iba bajando su cuerpo, incapaz de mantenerse incorporado, de modo que terminó con todo el antebrazo pegado a la pared, como un puto uke de los de verdad, gimiendo, suplicando que no se detuviera entre jadeos desesperados. Dios, quería que le llevara a la gloria, y Matt estaba a punto de conseguirlo, sobretodo con sus intenciones, pues su sensual voz no pensaba callarselas al parecer. Evan entreabrió los labios, mirandole a través del espejo con expresión de placer sufrido (vamos... que lo estaba disfrutando como nunca), y apenas si pudo decir un "hazlo, porfavor" entre gemidos, arqueando la espalda un instante, notando como su cuerpo empezaba a sacudirse del placer tan intenso... Iba a correrse en nada.


[13:38:09] Matt Christensen : Todo aquel acto se estaba volviendo el más perfecto y delicioso que hubiera sentido en toda su vida. Sentirse así, tan dentro de ese estrecho interior, mientras sus oídos eran llenados por sus gemidos excitados y suplicantes, era la sensación más gloriosa que hubiera sentido antes. Casi tanto como cuando aquel muchacho le tomó por primera vez… Se veía tan hermoso así, todo sonrojado y jadeante, que el mayor no podía controlarse.. quería tomarlo rápido, con fuerza. Perdrse en aquel pecaminoso calor, mientras le escuchaba suplicar. —Uhmmm—jadeó roncamente a su oído, acompasándose a aquellos gemidos sensuales que el menor le regalaba, pegando su pecho amplio, fuerte y protector a aquella menuda espalda, tan delicada y perfecta como todo lo era todo Evan. Cuando el otro comenzó a masturbarse, su mano libre viajó por aquel pecho y pellizcó sus pezones, buscando estimularle aún más (si es que eso era posible). Tomó aquel piercing que adornaba uno de esos rosados botones y tironeó ligeramente de él mientras

[13:39:06] Matt Christensen : mordisqueaba su cuello, gruñendo de puro placer. —Ah… Joder… Evan… eres hermoso… —repetía una y otra vez, taladrando casi aquel delicioso trasero sintiendo como los espasmos previos al coito llenaba el cuerpo de ambos. Bajó su mano entonces, a la entrepierna ajena y le masturbó de manera violenta, completamente errática como se movían ahora sus caderas sintiendo como el orgasmo le llegaba casi como una explosión de puro placer. El fuego del éxtasis recorrió sus extremidades, azotándolas casi como un golpe al tiempo que de la punta húmeda de su miembro ráfagas de aquel blanquecino líquido escapaban y comenzaban a llenar el interior ajeno. No se detuvo, a pesar de que su cuerpo hipersesibilizado así se lo pidió… continuó bombeando contra él procurándole el mismo placer que él había disfrutado, mientras sus pieles se chocaban una contra otra y llenaban aquel cubículos con sonidos viscosos pero realmente eróticos y perfectos….


[13:54:49] Evan Von Adler : Aquello no podía ser sano. Era excesivamente placentero, hacía demasiado calor, estaba tan mareado, tan jodidamente cachondo que se desmayaría en cualquier maldito momento. Matt le follaba como si nunca hubiera sido el pasivo que Evan había visto y viceversa, porque Evan jamás hubiera creído que estaría gimiendo y suplicando para que Matt le follara más y más rápido, golpeando sus entrañas y haciendo que viera las estrellas. Y Matt parecía conocer los puntos exactos de su anatomía donde debía tocarle para que el morbo se redoblara y se volviera loco... Mierda si se iba a volver loco. Matt estaba haciendole aquello que muchos -pero muchos de verdad- habrían deseado, y Evan había rechazado cada oferta de ése tipo por orgullo, y ahora... Ahora quién sabía si iba a poder olvidarse de lo tortuosamente placentero que era hacer aquello. Pero no era momento de planear la venganza todavía, porque empezó a sentir como la polla ajena pulsaba con fuerza, unos espasmos que se dejaron sentir por las paredes de su interior,
[13:54:54] Evan Von Adler : haciendole cerrar los ojos con fuerza, haciendole morder el labio inferior.- Mier... M-mierda, q-qu.... -No sabía lo que era aquello, aunque pronto lo descubrió, jadeando sorprendido por la fuerza en la que el ajeno empezó a taladrarle. De pronto notó su interior arder de forma vertiginosa, como no había sentido antes, y una sensación de humedad resbaladiza y muy caliente se apoderó de su cuerpo mientras Matt seguía embistiéndole. Pero era sin duda lo sensible que era por dentro por lo que sintió la fuerza con la que el ajeno se corría, manchándole, marcándole... No pudo más. Esa mierda le llevó directo al infierno, o al cielo. El orgasmo llegó a él con tanta fuerza que se quedó sin aire, mientras el ajeno le pajeaba de forma ruda y a toda prisa. Su espalda se arqueó hasta pegarse al pecho ajeno, y apenas pudo llevar un brazo tras la cabeza a ajena, agarrando sus rubios cabellos mientras se apoyaba en la pared de delante, preso del más sublime instante de placer, que le recorrió el espinazo por varios
[13:55:02] Evan Von Adler : segundos de puro y llano éxtasis. Su semen manchó la pared, el suelo, pero no importó. Nada importaba ahora, básicamente porque el instante de placer máximo perduraba... O esa era su sensación. La realidad es que tras el orgasmo y tras retener el aire, Evan dejó ir un suspiro largo, y sus piernas flaquearon, cayendo desmayado momentáneamente a los pies del mayor... Había sido demasiado bueno.


[14:08:20 24/12/13] Matt Christensen : ¿Se podía sentir tanto placer? ¿Era posible sentir ese éxtasis tan fuertemente recorrer su cuerpo? No tenía ni idea si aquello era posible, si aquello era normal o no, pero poco importaba ahora que lo estaba sintiendo así… así de real, así de poderoso. Aquel orgasmo le había atravesado por completo, enviándole corrientes eléctricas a cada una de sus extremidades hasta casi su espina dorsal haciéndole gemir de puro placer. Cerró los ojos por un momento mientras su semilla llenaba las entrañas contrarias, casi vaciándose dentro de él. Aquello había sido glorioso… demasiado perfecto, y por eso una sonrisa placentera se esbozó en sus labios ahora resecos de tanto gemir. SE apoyó contra la pared del ascensor, y respiró con pesadez, intentando no caer sobre el menor al cual sintió resbalarse de sus manos. — E…Evan! —exclamó preocupado, sintiendo como su cuerpo entero reaccionaba por el pánico de poder perder a aquel ser hermoso que había poseído segundos antes. Se inclinó sobre él y lo alzó en sus brazos, con una

[14:08:30 24/12/13] Matt Christensen : mueca de real preocupación. —Evan… precioso… ¿Estás bien? Contéstame… —susurró acariciando su rostro y besándole con dulzura en los labios.


[14:15:57 24/12/13] Evan Von Adler : En su mente el orgasmo seguía y seguía, y dios, era glorioso porque no tenía fin... Ah, maldito Matt, maldito fuera. Le había vuelto completamente loco a muchos niveles... Su cuerpo se sacudió ligeramente al ser tomado en brazos, pero todavía no despertaría. Estaba en un mar de inconsciencia, placer, pues esa droga era tan potente que a pesar de haber aliviado el cuerpo, seguía estando intoxicado y el efecto no se le pasaría hasta dentro de unas horas. Ahh... Habís sido el primer polvo como pasivo, y había sido genial... Solo podía pensar en eso y en cómo mierda lidiaría con el descubrimiento de que le gustaba que le dieran por detrás, no solo dar. Bueno, supuso que cuando no estuviera tan drogado maquinaría el modo de ser follado por Matt y seguir siendo el dominante, porque así era él... Aunque nadie debía saber que ahora era versátil, por su reputacion, bla bla bla. Toda esa conversación se acontecía en su cabeza, y su cuerpo aún estaba inconsciente. De los pantalones que había en el suelo asomaron las

[14:16:00 24/12/13] Evan Von Adler : llaves de la casa, Matt solo tendría que presionar el botón del ático y meterle en casa como pudiera...


[14:27:29 24/12/13] Matt Christensen : —¡Evan! —exclamaba aún, completamente preocupado por el menor que no reacionaba a sus llamados. ¿Qué demonios había hecho? ... ¿lo había lastimado? —¡Carajo! ¿En que mierda estaba pensando? Tenía que haberte llevado a un hospital! —se reprendía a sí mismo, gruñendo de puro odio a sí mismo. Si perdía a Evan ahora por una estupidez como esa, no se lo perdonaría jamás…. Jamás. Acostó al chico de nuevo, y como pudo en el suelo y se acomodó las ropas lo suficiente como para poder caminar con él en brazos. Analizó en un microsegundo cual sería la mejor opción: subir al departamento o …regresar al auto y llevarlo a un médico de urgencia. Se vio demasiado tentado por la última posibilidad, y era hubiera finalmente elegido, si sus ojos no hubieran notado lo evidente… Su amante estaba manchado de su semen….que escurría eróticamente de entre sus nalgas. Eso le hizo gruñir incluso de manera inconsciente. —No puedo dejar que te vean así.. —gruñó posesivo, y tras acomodarle, y tomar sus ropas, desactivó el botón de espera

[14:27:58 24/12/13] Matt Christensen : de aquel ascensor. Lo dejó continuar y al llegar al departamento, abrió con la llave ajena que había encontrado en sus pantalones. Dando una patada a la puerta entró, y con otra la cerró antes de recostar al chico en el sofá. —Tranquilo, precioso… estarás bien… —susurró y raudo fue al baño trayendo una toalla y un poco de agua caliente con la cual limpiarle, lenta y delicadamente. — Evan por favor… dime que estás bien… me muero si por mi culpa te pasa algo… —murmuraba con tono más que culpable mientras terminaba d asearle. Al terminar, y si no reaccionaba, lo llevaría al hospital… eso era seguro.


[14:34:40] Evan Von Adler : El menor no sintió apenas nada de todo lo que ocurrió fuera de su mente. Para él fue como una pausa, un momento de abstracción donde pensar un rato tranquilamente y nada más. Claro que empezó a notar algo raro cuando el mayor finalmente entró en la casa y le dejó en el sofá, limpiándole. Ahh.. Se sentía tan y tan bien. El orgasmo ya empezaba a mitigar, no era más que una ilusión residual del orgasmo de verdad, pero era genial igualmente. Poco a poco fue recobrando la consciencia, como si escalara una pared muy alta con una sola mano... Le costaba, sí. Pero no era imposible. Terminó retirciéndose levemente, le agradaba sentir la toalla por su cuerpo, y entreabrió los ojos con una sonrisilla...- Matt, voy a dejarte el culo como un bebedero de patos cuando pueda moverte por haber abusado de mi así. -Y así fue como descubrió que tras tener sexo como pasivo se comportaba como el seme más terrible de todos(?), al revés que cuando tenía sexo como activo.- ...Me duele el culo. -Murmuró con cierto disgusto en la voz

[14:34:42] Evan Von Adler : , aunque la cara de tonto por haber tenido el orgasmo tan brutal no se la quitaba nadie.
[14:43:03] Matt Christensen : Estaba a punto de golpearse contra la pared al ver que el otro no reaccionaba. Era increíble como el placer y la satisfacción habían sido completamente sustituidos por el pánico a perder al menor por su estupidez. — Dios… despierta… —murmuraba en su idioma natal, mientras limpiaba su abdomen, notando como se comenzaba a remover. Separó las piernas ajenas y limpió los restos sobre s miembro justo cuando le oyó hablar. Se quedó estático con los ojos abiertos como platosy se sonrojó ante aquellas palabras posesivas por parte del contrario, muy diferente a cmo se veía antes. —Ah… yo.. ¿Perdón? —balbuceó , mientras sonreía tenuemente. Que dijese eso quería decir que no estaba tan grave ¿verdad? Supuso que no mientras separaba sus nalgas para pasar el paño húmedo por aquel delicado valle. —… Lo siento… pero es tu culpa… me pediste que no me detuviera. Si te duele, es tu culpa por ser tan sexy…. —respondió inclinándose para morderle el labio inferior. —Igualmente… acepto mi castigo, pues no me arrepiento para nada

[14:43:13] Matt Christensen : de haberte follado así… —confesó sonriendo pícaramente.
[14:49:17] Evan Von Adler : El menor miró a Matt fijamente, todavía acalorado, pero sonrió levemente por su balbuceo... Qué hermoso era. Pero bueno, realmente se sentía débil así que no podría ejecutar su amenaza pronto. Sin embargo enrojeció levemente ante esas palabras ajenas...- Esas zorras me drogaron. Así que es tu culpa... -Desvió la mirada, porque realmente no se sentía mal en absoluto por lo que acababan de hacer, y tuvo que admitirlo, no quería que el ajeno se sintiera mal.- ...Ha sido genial. -Le miró y levantó la mano como pudo, tomandole del rostro.- ... Eres toda una caja de sorpresas, sin duda... Y te agradezco que no me hayas llevado al hospital, ya sabes que los famosos y las drogas no somos muy amigos. -Le atrajo por la nuca, mirándole de cerca a los ojos.- ...Sin embargo sigues siendo mío, Matthew... Voy a follarte cuantas veces me de la gana, así que no te emociones. -Sonrió de medio lado, mordiéndole el labio inferior.


¿Fin?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.