Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

That Man

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Vie Jul 22, 2011 2:01 am

- No puedo.-


Susurré en una confesion desesperada, devorando sus labios, atravesando su boca con mi lengua, bsucando la suya. Mis manos recorrieron sus gluteos y su torso bello, desabrocharon su pantalón, desabrocharon mi camisa, a neustro paso hacia su habitacion, las prendas ibanc ayendo como pétalos de un gran pimpollo, algo que gestaba una esencia maravillosa entre indolentes y carnosas vestiduras.

-Tenemos toda la noche....-

Cuando algo blando tocó la espalda de mi amante logré desnudarlo al completo, logré mordisquear sus labios y su cuello mientras mis ropas bajas se caian al suelo. Nuestras pieles se encontraron calientes bajo su lecho, con la necesidad imperiosa de dejar marcas por todos lados.

Mis labios devoraron su entrepierna cuando la tuve al alcance, amasando sus gluteos, devorando con lascivia su glande y jalando de la bolsa de sus testiculos, descendiendo en un descuido salvaje hacia su ano.
Me giré en la cama para seguir succionando su pene, pero semirecostado para que él pudiera gozar de la misma manera con mi virilidad, en un 69 perfecto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Vie Jul 22, 2011 2:31 am

Y en un beso intenso su amante le callo la boca, se llevo sus desesperados miedos, su estúpida agonía, lo acogió entre esos brazos firmes y fuertes, lo envolvió en esa locura que era su cuerpo, sus labios; se derritió como lava de un volcán que estallo furioso soltando toda la torrente esencia de su ser.

El deseo era todo lo que le embargaba en ese momento pero en la lejanía de su cerebro había una voz atada que le susurraba un “ten cuidado” “él no es todo lo que piensas y anhelas” el vapor de la pasión nublo aquella voz.

Sus cuerpos se enroscaron cual vil serpiente, se volvieron un mapa que el uno recorría del otro con manos ávidas, dedos calientes, boca húmeda; se reconocieron después de un indeterminable tiempo y como si Annen siempre hubiese sabido sus puntos erógenos, los exploro haciéndolo gemir sin darse cuenta de la hora en que adoptaron esa agradable posición, sus labios albergaron la flácida erección que se puso rígida de inmediato ante el contacto de su lengua maestra que buscaba querer drenarlo desde el principio, bajo el prepucio, lamió su periné, succiono sus gónadas que se tensaron y formaron dos grandes rocas, su pulgar jugueteo contra el glande y volvió a engullirlo siempre dejando un instante aquella tarea de felación cuando el pelirrojo le arrancaba uno que ot5ro gemido exagerado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Vie Jul 22, 2011 2:57 am

Chupé su pene hasta que las venas sobresalieron cargadas de sangre, y amasijé su blanda carne de alrededor hasta que mis dedos quedaron marcados. Podia sentir mi ereccion a punto de estallar en su boca pero no iba a permitirlo, no aún. La noche era larga y yo ahora mismo necesitaba hacerle el amor hasta que nuestras fieras estuviesen mas calmadas para compartir mimos y juegos sexuales sin devorarse.

Acabé el 69 por el bien de los dos, y volví a sus labios, a rodear su cintura con uno de mis brazos mientras buscaba su calor y su cariñosa lengua.
Mi ereccion se frotaba sobre su ano húmeda, presionando con el falo, esperando a dar la punta con el hoyo y así fue, peus me adentré en él en todo el ancho que se pudo, hasta que mis testiculos presionaron contra sus nalgas fibrosas.
Gemí creo yo, su nombre cuando estuve completamente en él, siendo ambos uno, sintiendo que podia ceder a su esplendor, porque entre sus brazos encontraria mi paz.

-Julius....-


Susurré besando su frente y abrazandolo mientras acomodaba mis caderas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 12:59 am

Aquellas manos le hicieron plegarse en laberintos interminables de abandono, mutuamente se exploraron con generosidad terna bajo esa intimidad y alientos renovados, algo en su corazón comenzaba a cambiar y caía en la locura de saberse prontamente atrapado por algo mas que solo el cuerpo de su compañero.

Sus labios perdieron la habilidad de poder hablar, ahora solo quedaba la dulce voz a coro de gemidos, sus piernas se soltaron gustosas a la manipulación de aquellas manos que queman su cuerpo calmo y entregado, su espalda al momento tensa, pierde esa rigidez en cuanto se acostumbra a su grandiosidad a esa piel errante que se amolda a su caverna amorosa que arropa con su piel interna, con sus paredes suaves y extenuantes, que aclama esa piel hirviente, esa extensión delirante.

Sin memoria alguna Annen esta demasiado cerca, a su lado, a un costado, encima, ansioso, entregado, amoroso, cariñoso, salvaje, pasional; puede sentirlo en la oscuridad de la noche, de la estancia, de su misma intimidad.

Sus brazos corren desbocados a su piel marcándola, arañándola; dejando esa huella impresa en la tersura de su blancura. Lleva su mano al rostro de su amante, la desliza suavemente hacia la nuca y con el pulgar acaricia el lóbulo de su oreja, sube y entierra los dedos en esa melena roja y salvaje para despejar su rostro perfecto, inmaculado, se entierra, se aferra y sin pensarlo imita a su igual, gimiendo casi llorante de placer ese nombre que no es su nombre.

Sus cuerpos son uno, el complemento exacto del otro, en el acto sexual no solo hay deseo mutuo, hay necesidad de explorar los corazones y calentar el alma.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 1:24 am

En aquella posicion lo penetré, estocandolo hasta la locura, conviviendo con el sonido de nuestras carnes al chocar y mi miembro deslizandose lubricado en su interior.

Alcé la cabeza enloquecido para lamer y besar aquellos dedos que pasaron por mi rostro, y apoyé mi frente en la suya para cerrar un momento mis parpados y tratar de respirar con menos agitacion, de esa manera no me cansaria tan pronto.

Me detuve unos instantes para para sentarme sobre mis rodillas en la cama y atraer a Julius con ademanes de mis suaves manos, besando sus brazos y sus manos, besando su hombro. Recorrí con mis dedos el tatuaje de su espalda y abracé su torso, esperando que quisiera enterrar su hermoso trasero en mi ereccion y así mis manos podrian pasar de su pecho a su pene y testículos, que estaba deseando sacudirselos un rato mientras lo retenia entre mis brazos.


No se si ya casi estábamos, pero acabar en aquella posicion nos mantendria lejos de la somnolencia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 2:03 am

El disco se termino de reproducir en la lejanía de la sala y los gemidos de ambos ocuparon el coro de la voz de Diana krall, un torrente pasional se apodero de su existencia, las bocas se beben esos alientos que saben a vino y a gloria, que rozan los labios, que ponen la piel chinita, que dejan sin voz a sus dueños.

Lo sintió desesperado por abarcar todo su cuerpo con besos y caricias con todo su ser, dejo que lo quisiera que lo amara que lo poseyera todo a su manera, dejaba que lo sometiera a como quisiera, siempre con un movimiento de caderas sensual obligándolo a ir todavía mas adentro para que llegase a ese punto clave que lo haría caer a ese circulo vicioso que es el climax, sus ojos buscaron los suyos, quería leer en ellos lo que el cuerpo de annen le decía con su calor, lo que sus manos le decían con sus caricias, lo que sus labios le decían con sus besos, lo que su corazón callaba y se limitaba a no decir.

El cambio de posición fue calmado sin desesperación de no tenerlo cerca por que sabia que al final de la travesía estaba él, esperándolo para abrigarlo entre sus brazos, se sentó sobre el regazo de su amado enrollando sus largas y bien tonificadas piernas en la cintura, alzo el trasero y volvió a empalarse despacio, sufriendo con ese mortificante descenso que el mismo termino con un sentón que lo hizo gemir con locura al sentirlo tan profundo tan dentro que su glande toco su punto de deseo. Se abrazo a su cuerpo dejándose laxo, tirando el cuello hacia atrás para que la boca, labios y lengua de Annen se lo comieran vivo, dejaran esa huella que lo marcara esa noche pero que al día siguiente solo las vería en sus recuerdos mas húmedos.

Annen y julius no estaban teniendo sexo, hacían el sexo pero también el amor en una mezcla apenas recién descubierta por sus cuerpos sudorosos y casi temblorosos por la venida de un orgasmo no anunciado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 2:19 am

Acaricié su espalda y besé su cuello, practicamente comiendome su cuello. Sus labios retorcí con mis dientes y la fibrosidad de su piel yo llené de moretones.
Amasijé sus glúteos mientras descendian y subian por mi ereccion, sintiendo la presion tortuosa pero exuberante de su peso sobre mis testículos.

Mis brazos tomaron su cadera y ayudé a que las subidas y bajadas fueran mas pronunciadas, mientras mis caderas que aún tenian mucho calcio se movian casi circulares bajo sus piernas.

Abrí los ojos para ver su entrega y su desbocada pasion, su espíritu salvaje y tan asustado por la soledad. Mi querido Julius, mi triste y torpe Julius, era tan adorable y tan bueno que hasta me hacia enojar.
No era inválido, no era un deshauciado, no era un deficiente ni una víctima de la crueldad. Sólo era un hombre que lo tenia todo menos el amor. Qué clase de desafío eras entonces para mi?....Me esperaba la gran manzana roja de la tentacion en su pecho, la prueba de que yo aún podia sentir, que no estaba tan lejos de una vida normal como anhelaba.

Cuando la sangre cubriera mis manos y pintara una linea roja en mis ojos, yo podria acudir a cualquier hora y en cualquier momento a sus brazos, porque estaria esperandome. Cuando sintiera que habia llegado demasiado lejos con mi propia bestia, él sería quizas el único que me mirara con compasion.

Y porqué Julius? Qué te lleva a darle una oportunidad a alguien como yo? Creería este plebeyo de la pulcritud que yo era un triste hombre que necesitaba apelacion?. Tengo tanta rabia, pero trato de exhalarla cuando su trasero devora mi sexo, trato de sacarla en mordidas a su delicioso hombro, en lamidas a sus labios y lóbulo.


Queria conocer quien era yo. Entonces lo conocería. Atrapé sus muñecas por sobre su cabeza y de nuevo lo eché a la cama, imprimiendo entre sus piernas un ritmo mas fuerte, mas salvaje, que implicara que mi sexo saliera y entrara de su sensible ano con fuerza y desenfreno.
En mis labios se torció la sonrisa de la perversion pero mis ojos seguramente no expresaban nada. Cada vez que la felicidad hacechaba mi corazon tenia que salir yo a destruir cualquier atisbo de perturbacion de mi estado.

- Carpe Diem...-

Le susurré volteandolo en la cama, para que quedara boca abajo y yo pudiera someterlo mejor, moviendome en circulos y más y más adentro por su recto, con intensidad, con furia, con tanta ira reprimida que creia me iba a saltar por la boca.

Por momentos el dragon en su espalda me miraba, hasta creo que se movia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 3:37 am

Las caricias suaves, los besos cariñosos pasaron a segundo termino ahora pareciera como si él quisiera comérselo, sus dientes lastimaron sus labios dejándolos dolientes, hinchados y al rojo vivo, en la dermis solamente sintió un ardor que lo enloqueció y ahí abajo el placer inmenso e intenso que jamás vivió.

Su primer orgasmo llego dejándole el cuerpo débil y tembloroso así como la mente ida y abotagada, enfrascada en esa jaula del nirvana. Sus ojos se encontraron en la breve cercanía, complices, destellantes pero en esos ojos de azul cobalto no había nada mas que un inmenso vacio y a lo lejos un ser infame, chiquito que se hacia mas grande con el paso de los segundos ahí estaba de nuevo ese desconocido Annen que había salido a la luz en su ultimo encuentro lo sabia por la forma tan salvaje en que se lo follaba por esa intensidad en sus movimientos, en esa cadencia de sus manos que lo devoraban todo a su paso como la lava de un volcán como las llamas de un fuego que quiere incendiar todo y no dejar ni siquiera las cenizas de su cuerpo.

Sintió miedo y placer, el sentirse imposibilitado para tocarlo lo excitaba pero la fiereza de sus embestidas lastimaron de a poco su cuerpo, en su rostro se mostraba el dolor que le embargaba pero el pincel de la satisfacción hizo de las suyas pintando en sus facciones la plenitud de aquel sexo salvaje por que ahora ya no hacían el amor simplemente llevaban a cabo esa danza sexual de dos desconocidos que solamente buscan el placer de una noche.

Aun asi su cuerpo no se negó a disfrutar de las brutales estocadas que recibía y mas por que al entrar tan de repente y con brusquedad estaban llevándolo a alcanzar un segundo orgasmo que no pensó que tendría si no dentro de una hora mas. Hizo el ademan de inclinarse y zafarse para llevar su cuerpo y sus brazos hacia el cuello del contrario pero ese hombre encima suyo se lo impidió cambiando de inmediato nuevamente las posiciones, ahí estaba tendido con el culo al aire sosteniéndose asi mismo con las rodillas y las muñecas amoratadas sobre el cabezal, después de mucho tiempo de haber pronunciado con dulzura y deseo su nombre ahora su voz sonó con una frase celebre del poeta Horacio.

Estaba diciéndole en el trasfondo de esas palabras que no debía poner su absoluta confianza en él?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 3:50 am

Me vine en su interior no sé en que momento, probablemente cuando mi juicio estaba nublado, cuando la sangre se agolpaba detrás de cad avaso capilar, ahciendo que mis brazos comenzaran a contradecir ordenes, porque sentia que si no me ponia rígido alguien me golpearía de costado, como cuando mi rostro miraba fijamente la television basura para evitar voltear hacia lo que no queria desencadenar, reteniendo bajo la garganta mi demonio.

Acaricié su espalda y lo solté poco a poco, saliendome de él con cuidado, separando sus nalgas para comprobar que en verdad le habia lastimado.
No me sentí mejor que cuando lo pensé. Deberia de sentirme aliviado, o relajado, como si hubiese vomitado, pero esa sensasion sanadora nunca llegó.
Solo senti culpa y un poco de desprecio a mi mismo, solo sentí algo asi como la suciedad emanando de mi piel y de mi aliento, traté de voltearlo para besar sus hombros y su pecho, turbulento mi tacto, sintiendo que mis musculos se contraían y que debia parpadear demasiadas veces para darme cuenta de que estaba en el presente.
Me recosté a su lado pasando mis manos por su piel herida, acariciando sus muñecas laceradas y besandolas.

- Lo siento. Te hice daño...-

Susurré en la mas absurda de las redundancias, porque no necesitaba afirmarlo para que fuera real. Mi mano se manchó con su semilla y ante mi rostro culpable y con remordimiento no pude evitar lamermela, y de haber sido un animal estaria gimiendo entre las lamidas.
Traté de incluirlo en un abrazo, pero no estaba seguro de si este nervioso e improvisado gesto ayudaría a que Julius no se enfadara conmigo. Que estupido, era lo que estaba buscando en un principio, y ahora temía esa reacción de él.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 5:16 am

Su cuerpo perlado por las gotas del sudor cayo por fin tendido y rendido cual largo era sobre la cama, su respiración era errática y desbocada pero fue calmándose de a poco, las marcas rojas en su piel se lucían orgullosas de dejar manos, labios, uñas de su antiguo dueño, algunas se confundían con la tinta de su dragón otras estaban junto a la garra que se posaba sobre su omoplato izquierdo.

Se sentía cansado, agotado como si el hombre a su lado le hubiese robado la energía con aquella follada descomunal que admitía que a pesar del dolor la había disfrutado, cerro los ojos cuando esas manos grandes volvieron a tocar su piel era como si siempre lo quemaran con ese deseo reprimido por años, sentía que él era la pieza faltante en su vida, sintió lo caliente del liquido que rodo por la parte interna de sus muslos, de seguro había sangre mezclada con semen, y no fue totalmente consciente que realmente dolía cuando las palabras del pelirrojo lo confirmaron.

Con la mente turbada pensó que Annen debía sufrir de algún tipo de trastorno de la personalidad por que había vuelto a ser la persona cortes, amable y educada que conocía, era como si algo o alguien se apoderara de su alma, su ternura y compasión lo confirmaban. Le observo como calmadamente cubría de besos sus heridas como si con eso pudiera quitar el dolor que ellas le provocaban también pudo ver y no con horror o asco como esa lengua roja degustaba esa extraña mezcla de rojo y blanco.

-Descuida, no eras tú- se vio así mismo dando una perfecta y estúpida respuesta para excusar su salvajismo de unos segundos y muy a pesar de lo que hubiese querido, acepto descansar entre sus brazos fuertes y maduros por que no tenia fuerza de pelear ni refutarle el hecho que ahora le era evidente, había un demonio dentro del psiquiatra, uno que amenazaba con querer salir para apoderarse de las acciones de su propio dueño.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 5:36 am

Me perdonó el arrebato, a pesar de que su voz se oía lejana. Aúna si no me abandonó y trato de seder al abrazo.
Lentamente me acomodé en su pecho, para besarlo con cuidado y acariciar sus perfectos pezones, su delicada cadera, atrayendo una sabana a cubrirnos las piernas. Con abrumadora fascinacion comprobaba como a pesar de todo, él seguia allí conmigo y su cuerpo cedía al cariño que yo podia emitir.

Me di cuenta lo frio que me sentia cuando sus manos no estaban sobre mi rostro y sobre mi cuerpo, asi que busqué sus hermosos dedos para besarlos y que quisieran tocar mi rostro, abriendo los ojos para quedarme mriando al horizonte. Un poco de liberadora verdad no haría mal a nadie.

-Generalmente tomo un fármaco para ésto. Pero estaba pasandola tan bien, estaba tan a gusto...por un momento me olvidé de mis problemas...-

Confesé besando con suavidad su firme pecho, dibujando figuras incomprensibles entre sus pectorales.

-...No volverá a suceder. Pero si ya no deseas... ... lo entenderé.-

Articulé porque en verdad era algo complejo y muy extenso de explicar. Asi que daba rodeos al tema mientras trataba de encontrar la posicion que a Julius le resultara mas cómoda para descansar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 7:29 am

Aspiro el aroma de su cuerpo, sintió el calor de su sexo, la tibieza de sus besos; percibió la ternura de sus caricias, el aliento de su boca. Pensó que tenia un corazón desierto y como todo un animal de monte, Annen añoraba su refugio, su hogar y él quería darle eso y mucho más.

Era demasiado tarde para echar cuenta atrás, quiso ser prudente y no haberse caído inmediatamente antes las telarañas que le pinto su cuerpo, su forma de ser, sus ojos, su boca, sus manos, su piel pero sobre todo esa fachada de caballero andante de flamante armadura que era lo que mas le atraía así mismo también lo culto y correcto, él era todo lo que quería y anhelaba, si mi querido lector, Julius se ha enamorado cosa que siempre le sucede con demasiada facilidad.

Estaba como ausente divagando en la profundidad de sus sentimientos pero aun así sus oídos escuchaban cada una de las palabras que emitía, sus ojos se enfocaron confusos en su rostro sereno y un poco avergonzado, fue entonces que todas las piezas encajaron, el extraño vacio y brillo en su mirada, aquella sonrisa distorsionada, el repentino cambio de actitud. Dejo que llevara sus manos a esa piel tersa, propicio suaves círculos en su mejilla con el pulgar –Yo.. Estas enfermo?- musito con la sorpresa y la confusión en su voz, se inclino para depositar por completo su peso sobre él, descanso su cabeza en el pecho de su amante y rodeo el torso con sus brazos –lo siento… por preguntar pero, por que no me dijiste?- si, pregunta idiota, levanto el rostro para mirarlo –pensaste que me asustarías? eres tonto y me sorprende que lo seas por qué por lo general eres demasiado inteligente incluso para mi- sonrió –fue tu otro yo el que salió a pasear hace un instante, no es cierto?- beso sus ojos –lo vi aquí- delineo las ojeras violáceas con su pulgar-tus ojos son la puerta a tu alma, si, ese cliché se aplica perfectamente a ti… no me importa que tan enfermos estés quiero estar contigo y no voy a huir por que al fin te he encontrado, a ti, mi alma gemela-

De repente la sinceridad de sus palabras, sobrepasaron a su razón, Annen no tenia una simple enfermedad, sospechaba que era algo tan grave que lo hacían tener que tomarse una medicación controlada por hora por que de no hacerlo con exactitud el monstruo dentro de él saldría para lastimar a ambos pero él lo ayudaría y le recordaría de vez en cuando que tendría que tomar sus astillas antes de…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 7:55 am

Que hiciera esa afirmacion casi despectiva sobre mi persona, ciertamente me produjo un vacío, almenos por un instante.
Lo miré no sin cierta retiencia a creer, mientras sus labios se posaban sobre mis parpados con tanto cariño que hasta yo tuve mis dudas.
Sus brazos se apegaron a mi torso y su aliento se deslizó por mi piel, mientras sus pulgares hacían caricias a mis pozos.

Sonreí luego, girando mi cuerpo y mi rostro para mirar el techo de la habitacion, llevando una mano a acariciar tenue pero insistente la piel de mi amante.

- No eres un hombre que se asuste con facilidad o si?.-

Pregunté pues era médico, un medico con miedo, es una contradiccion de la naturaleza.
-Normalmente no llego a éste nivel en mis relaciones, es lógico que no lo supieras, no es algo que guste compartir. Verás Julius, no tuve una buena infancia, creo que de hecho, nada bueno tuve en mi infancia...-
Comenté, tomando una de sus manos para jugar con sus dedos.

-No siempre necesité fármacos. Pero supongo que estando tanto tiempo solo, uno olvida como controlar sus fantasmas.
La otra noche dejé salir todo lo que me atormentaba estando contigo, y por lo visto estas sano y salvo...creo que tu compañia ha hecho cosas positivas en mi.-

Le dije esta vez sonriendole y mirando a sus orbes dispares.

-Sigo creyendo que tienes los ojos mas hermosos del mundo.-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 10:00 pm

-Si estuviese asustado hace mucho tiempo que te hubiese sacado de mi vida limitándome solamente a verte en el hospital como un empleado más… No hui la primera vez y tampoco voy hacerlo ahora, pero me desconcierta no saber la gravedad de tu enfermedad-

Le hablo sincero y preocupado, agradeció que él tuviera ese pequeño instante de arrebato, significaba que le tenia confianza, primera base.

-No te preocupes hay muchas cosas que no nos gusta decir o que otros sepan sobre nosotros, son como pequeños tesoros que guardamos en lo mas profundo de nosotros, son nuestros miedos que nos impiden ser sinceros, yo tengo muchos y solo los descubrirás si tienes intenciones de conocerme mas íntimamente de lo que ya lo hiciste-

Movió sus dedos al compas de los otros y su pierna se enredo entre sus muslos calientes rozando la hombría flácida pero sin ninguna intensión de provocarlo o reanudar ese deseo sexual, estaba cómodo sin contar con el hecho de que era un momento agradable y la conversación entablada fluía como sus sentimientos por él, bastaba ser idiota y enamoradizo para no asustarse con la palabra muerte que conlleva a múltiples interpretaciones.

-supongo que debo sentirme aliviado por todavía estar entre tus brazos con la piel caliente y la sangre aun corriendo por mis venas- hizo un chiste de muy mal gusto para la ocasión en que el hombre sumamente reservado con su vida personal estaba abriéndole su corazón, se dio cuenta de ello por lo que segundos después se disculpo.

-sigo creyendo que tienes unos gustos raros y extraños- se acomodo casi en posición fetal a su lado –hace mucho que no dejaba que nadie se quedara a mi lado después del sexo, sabes que eres el primero?- hundió su rostro entre la base de su cuello y su mandíbula –y quiero que así continué- susurro en su oído para besar su mejilla –se que voy demasiado rápido y n o pretendo atarte ni agobiarte, solo quiero que sepas que siempre que me necesites estaré aquí para ti-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Dom Jul 24, 2011 1:14 am

Que teniamos tesoros ocultos en el corazón eso no lo rebatía, pero que fueran cosas de las que uno estaria orgulloso, eso era discutible.
Su cercania se entrelazó con la mía y pese a los roces desnudos, lo sexual no afloró, sólo una intimidad maravillosa en la que este que era mi compañero afirmaba que estaria aqui siempre para mi.

-Yo estaré para tí...siempre que lo necesites Julius. Cuando quieras tenerme cerca y cuando pretendas alejarme...yo seré tu sombra, tu doppelganger...tu compañero, aún cuando tengamos que tomar caminos distintos. Quiero agradecerte este gran momento que me has regalado... y agradecerte que hayas aceptado parte de mi corazón...-

Casi repetí sus palabras pero es que tambien necesitaba decirlas mientras acariciaba su rostro, obviando el chiste grotesco de hace un rato.

Pasé un brazo por su cintura y de nuevo traté de acomodarme sobre su cuerpo, besando sus labios y su joven nariz, sus mejillas, uniendo su cuerpo escultural en una tersa caricia. Se que quiso ocultarse en mi cuerpo unos instantes pero entre nosotros no teniamos proqué ocultarnos, eramos libres de demostrar nustra pasiony nuestro amor.
- Te duele mucho?.-
Pregunté susurrante, acariciando una de sus nalgas con dulzura.

- Quieres que nos demos un baño?...tal vez pueda darte una segunda sesion mas tranquila y unos masajes después..-

Propuse con una sonrisa, peinando con mis nudillos algunos de los cabellos que caian sobre su rostro. Sus ojos en verdad eran tan místicos como extraños, pero sentia que en su anormalidad yo encontraba mi lugar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 12:22 am

Los sentimientos a veces son un juramento tan inestable como la propia luna que crece y mengua, los sentimientos mismos pueden cambiar, Julius aceptaba todo lo que en esos momentos Annen le daba y le ofrecía a manos llenas, si después el destino de sus vidas cambiaba lo aceptaría, él simplemente viviría ese día a día y disfrutaría esos momentos que harían un poco mas entretenida su ya aburrida vida.

-lo aceptaría todo por completo si tú me lo dieras y dejaras que lo quisiera- se refería a su corazón -creo que estamos viviendo un momento agradable e inolvidable, me la paso muy bien contigo tienes ese no se qué que me hace sentirme plenamente satisfecho, en paz y en confianza-

Miro esos ojos, sus ojos insondables y descubrió que le hablaba con la verdad, ambos rodaron nuevamente sobre la cama envueltos sobre sus cuerpos y pieles, dejo que lo besara y cerro sus ojos sintiendo la profundidad de su delicadeza y cariño, de nuevo le tomaba el rostro entre las manos –un poco- susurro en la cercanía de sus labios –pero estaré bien y mas con tus cuidados doctor… nada me gustaría mas que tomar un baño caliente y mientras lo hacemos recibir una dosis de sexo mas calmada, me tienta la idea de tus manos sobre mi cuerpo- ronroneo echándole los brazos sobre el cuello acercando su boca para comer y beber de sus rojos labios.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 1:23 am

Sus labios llegaron a mi de nuevo y yo rodeé su cintura con mis manos, tocando la piel de su espalda, que por más superficial e invisible al tacto que fuera es etatuaje, podia sentirlo alli. Odiaba los tatuajes, la piel mancillada o amrcada burdamente pero...para qué expresarlo?, la belleza de mi trigueño opacaba ese pequeño tramo de musculatura que atentaba contra el buen gusto.

-Ho...asi que te has vuelto muy mimoso...-


Le susurré jalando suavemente de su labio mientras lo dejaba en la cama y trataba de levantarme, palmeando su trasero y caminando hasta el baño. Mi cabello era demasiado fino y fragil como para enredarse, pero no significaba que no se hiciera motas cuando me revolcaba en la cama. Mientras lo reacomodaba, buscaba las toallas en el baño, con confianza y abria los grifos para que el agua fluyera y se templara.

- Puedes venir hasta aqui o tengo que traerte con mimos , "princesa".-

Dije desde mi posicion, sonriendo de manera pícara.

- Ich gebe dir viel Liebe, Prinzessin.-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 5:08 am

-Mmm.. te juzgo culpable, me sobre dosificas y ahora siempre querré mas-

Se sintió frio y vacio al alejar sus cuerpos, contemplo su perfecta y desnuda anatomía que se movía como un lince por la habitación con esa gracia propia de un elegante cazador, el sexo había dejado revuelto su largo pelo rojizo pensó que así estaba mucho más atractivo y además parecía más joven, con esa imagen en su mente cerró por un instante sus ojos y suspiro la pesadez de la realidad, cuanto duraría ese amorío?

-Que? pretende el príncipe venir a rescatar a la princesa aunque ella no parezca tan frágil?- sus labios se movieron en una perfecta curvatura que mostró la perfectura de su dentadura y gateo casi con obscenidad por la cama hasta que sus pies descalzos tocaron la frialdad del suelo –me gustan los placeres sencillos, tan sencillos que están a la vista de todos pero al alcance de pocos- camino hasta él.

-me temo que estoy hundiéndome en el mar de la dependencia, ahora mismo se me ha olvidado respirar así que debes darme ventilación de salvamento o de lo contrario podría morir-

Enredo sus brazos por debajo de los suyos y lo beso apasionado presionando sus labios con su lengua pidiendo paso con urgencia, cuando Annen le permitió la entrada y los abrió, Julius tomo su boca, explorando cada rincón de su húmeda e inigualable cavidad oral -Es hora de la ducha- se aparto de él con provocación mirándolo por encima de su hombro antes de perderse entre las losetas del baño...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 5:18 am

Su sinuosa figura se metió bajo la ducha luego de robarme el aliento con ese beso que removió hasta la flora intestinal de mi cuerpo, despertando mis mas bajos instintos al verle caminar hacia el agua.
El liquido se deslizó por su piel y la llenó de un brillo exepcional, haciendo evidentes mis marcas por sobre su musculatura.

Lo seguí seducido por sus movimientos y abracé por la espalda, lamiendo y besando con suavidad su cuello, abriendo de nuevo mis grandes labios para atrapar la fibrosidad de su piel, llevando mis manos por su vientre y por sus genitales, amasandolos, refregandolos como al resto de sus extremidades.
Abri sus nalgas para que todo en su interior saliera y descendi para acariciar y lavar sus piernas, bsucandolo de frente para lavar nuestros pectorales y para acariciar su cintura mientras mi boca lo buscaba nuevamente.
Comenzaba a ponerme duro de sólo tocarlo.

-...porqué un dragon?...-

Susurré acariciando sus pezones, uniendo nustros penes para masajearlos con una sola mano.

- Y porqué en tu hermosa espalda?...-


No pretendia cortar el momento, pero me intrigaba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 6:07 am

Los músculos de su cuerpo se relajaron bajo el manto del agua tibia que salía de la regadera, una expresión de auténtico placer se dibujaba en su rostro al sentir esos labios sobre su cuello, estiro los brazos para acariciar la melena de fuego y se recargo sobre su fuerte pectoral, su boca se abrió emitiendo un sonido que se confundió con el sonido de la ducha.

Noto como dedos de electricidad recorrían su cuerpo, lavándolo de una manera tan gentil que su miembro palpito ferozmente entre sus manos y su cuerpo, sintió de nuevo ese latigazo de excitación mientras lo besaba.

-… Es una historia muy larga… por que quieres saberlo ahora?- murmuro apenas por lo excitado que estaba, arrugo el entrecejo, sabia que tenia que hablar así que las palabras comenzaron a fluir libremente.

-El dragón es una especie de dios guardián, que posee ciertas cualidades entre las que se destaca su gran poder espiritual, representa también el ciclo de la vida y la muerte, al mismo tiempo que el nacimiento y la renovación… no siempre fui una persona moral y creo que no soy ni la mita de lo que piensas… un día tuve un accidente, una bala casi me roba la vida, aquí- tomo la mano de Annen y la llevo hacia la pequeña cicatriz por debajo de su ombligo –volví a nacer así que lo escogí por su significado y por que la cultura oriental me atrae… esta allí por que siempre me cuidara las espaldas, entiendes?-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 6:32 am

Sonreí travieso porque notaba su molestia. Si yo era de hablar cuando estaba en la intimidad, pero mi querido Julius era tan pasional que no podia con su propia calentura.

-Entendido...-

Dije devorando sus labios, continuando con la masturbacion mientras nos lavabamos bajo el agua.Mi curiosidad habia sido saciada de momento y ahora debia darle a mi querido amante lo que le habia prometido.
-Ve acostumbrandote...suelo hablar mucho en la intimidad....-

Le susurré apoyando su firme espalda contra los azulejos resplandecientes y alzando una de sus piernas para recargarla en mi brazo, mi miembro comenzó a deslizarse por su ano, lentamente como simultaneamente insistente.
Mis labios descansaron en su boca y mis ojos lo observaron profundos, en esa mezcla de ser mistico y minusvalido que expresaba su mirada.

-No te exasperes...ni me escupas fuego...-

Susurré mordiendole el cuello y comenzando a moverme, pero en vez de entrar y salir pronunciadamente, comencé a hacer movimientos circulares con la cadera.
-Así te gusta?...-

Le susurré al oido, entreabriendo los labios porque su rugoso recto me estaba llevando al cielo de los traseros. Nada deseaba más que otorgarle placer...del sano.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 7:00 am

-ve acostumbrándote, algún día hare que te calles esta insultante boca mientras me follas- le imito las palabras mientras lo besaba con calma –pero estoy considerando que me gusta que hables, tu voz es tan seductora que realmente me pone muy caliente-

Sus miradas se conectaron mudamente calladas mientras que sus cuerpos disfrutaban en silencio del placer sexual del momento, sus labios se abrieron con sensualidad cuando comenzó aquel jugueteo que lo desquicio por completo, él era muy malo para la espera pero eso no impidió que disfrutara, se rio en cuanto le escucho volver hablar con esas palabras tan sabias.

-En tan poco tiempo me conoces tan bien- gimió mordiéndose los labios no pudo evitar cerrar los ojos al sentir esa oleada que lo consumía lentamente, le dejo expuesto su cuello y jadeo aun mas, le gustaba, le encantaba, le fascinaban los labios de Annen sobre esa parte tan sensible de su anatomía, siempre que su pareja quisiera callarlo y desarmarlo solamente tenia que depositar su boca en esa zona de su cuerpo y conseguiría ponerlo tan dócil como un gatito.

Julius restregaba ansioso sus caderas contra las suyas, dejó de besarlo un momento y lo miró, con los ojos enturbiados de deseo. Sentía mucho calor, como si su interior estuviese en llamas, extendiendo por su cuerpo una deliciosa y placentera sensación mientras su cálido aliento se derramaba sobre la piel de su cuello –mas que eso... estas volviéndome loco- murmuro, tembloroso se acerco y le tomo el rostro entre las manos mirándolo con esos sus ojos defectuoso y tan hermosos a la par, se fundió con su boca en una forma amorosa -anda ya, llévame al cielo y hazme flotar en la nube orgasmica.. Aaah Annen-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 5:52 pm

Me moví en su itnerior, deslizandome por su recto, apuñalandolo con mi espada carnosa hasta que mi sensible glande tuvo contacto con aquello que apretaba su próstata. El placer inundaba la ducha como nuestros gemidos y las palmadas de mis piernas contra su trasero se hacian rítmicas y cada vez mas intensas.

Nuestros labios se buscaban y jadeaban de vez en cuando, y todos mis musculos se tensaban para mantener aquel voluminoso cuerpo en equilibrio.
No iba a negar que su estrechez me era deliciosa, pero ha...costaba llevar un ritmo salvaje, estando tan cargado de sentimiento y compromiso.

Lamí todo su cuello, cual vampiro, todo lo que se me permitiese morder, soltandolo para voltearlo en la ducha y penetrarlo de espaldas, masturbandolo con celeridad mientras imprimía un ritmo mas veloz, no tan intenso, pero si veloz, Dios parecia que ibamos a quemarnos de la friccion.

Lamí sus hombros y apoyé mi cabeza en él, sintiendo el desgaste de mis caderas contra sus morados glúteos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 9:57 pm

Las gotas de agua corren libres por ambas pieles, bocas que beben alientos mezclados con ese liquido sexual que se ha vuelto el H2O y una habitación que se llena de jadeos y de palabras a medio articular, esa es la imagen pintada a las 12:00hrs que marca el reloj de la casa de Julius.

Sus cuerpos se mezclaban en esa danza pasional, un gemido se atragantó en su garganta cuando estuvo del todo dentro de él, empezó a moverse suavemente al principio, sólo para ir aumentando el ritmo cada vez más, su cuerpo se deshacía entre sus manos.

Annen era tan salvaje y cuidadoso a la vez, adoraba ese pequeño detalle en él, y ahí lo tenia de nuevo pegado a su cuello como un amante frio que deseaba tomar de su sangre, sentir sus labios sobre su piel despertaban cada una de sus terminaciones nerviosas, que enviaban descargas de deseo por su cuerpo, ascendiendo y lamiendo como mil leguas de fuego sobre un hielo que se derretía por el calor del momento.

Su mano se cierra entono a su dureza mientras que la suya sigue poseyéndolo con total frenesí. La sensación de entrega era total, su cuerpo estaba rendido, abandonado al placer, dispuesto a dejarse hacer por él cualquier cosa y sintiendo ser suyo por completo, mientras que su extensión se hundía en su carne, hasta lo más profundo de su ser acercándolo al clímax.

Un estremecimiento de intenso placer le recorrió mientras los espasmos del orgasmo lo tomaban y se derramaba sobre la mano de su amante el cual volvió a abrazarlo de manera muy cariñosa y apoyó la cabeza sobre su hombro sintiendo todo su peso, no cabía duda que ambos estaban exhaustos, lo abrazo a como pudo y también busco con necesidad sus labios, jadeaba presuroso cuando los encontró.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Invitado el Mar Jul 26, 2011 2:11 am

Se vino en mi mano durante la culminacion del acto, volteandose para abarzar mi cuello y buscar desesperado mis labios.
Abrí los mios para recibir su lengua y su cariño, derramandome en él tan profundamente que la esencia resbalaba en mif alo y en su interior.

Lo acaricié mientras se diluían las oleadas del orgasmo, poco a poco relajandonos y gozando del placer de la satisfaccion sexual.
Lami nuevamente su cuello hasta su oreja y descendí por su torso, lamiendo tambien su miembro para ayudar al agua a limpiarlo, dandole un suave mordisco a sus testiculos, chupeteando su glande y ya dejandolo en paz.

Lo rodeé por la cintura y cerré los grifos, dedicandole unos besos más y una amplia sonrisa.

-Será mejor que pienses otras actividades...porque bien podria estar haciendotelo toda la noche.-

Susurré despeinando su corto cabello ceniza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: That Man

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:10 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.