Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Björn Aigner

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Björn Aigner

Mensaje por Björn Aigner el Mar Oct 22, 2013 10:06 pm

Nombre completo: Björn Aigner.

Apodo o nombre como es conocido: Stier.


Fecha de nacimiento: 18 de Abril.

Edad: Veinte años.


Inclinación Sexual: Bisexual.


Grupo: Civil.


Rango/oficio: Sin empleo. Actualmente vive de lo poco que tiene ahorrado y busca empleo.

Arma identificativa:

Descripción física: Con sólo un vistazo cualquiera puede darse cuenta de que Björn no pertenece a la casta pura aria. Aunque suaves y de difícil ubicación regional, sus rasgos orientales son evidentes y no pasan desapercibidos, por lo que inmediatamente le clasifican como mestizo o extranjero. Suele estar en tensión, dandole un aire a depredador al acecho o animal apunto de atacar.


Su pelo es negro y lacio, lleva reflejos rojos y un estilo semi despeinado con algunos mechones más largos que otros. Sus ojos son de color castaño claro y suele ir con el ceño fruncido, gesto que arrastra desde niño, por lo que a pesar de su edad ya tiene marcada alguna que otra arruga. Su piel es clara, no tiene problemas para tener un cutis de piel de bebé tras el afeitado y suele depilarse el cuerpo. Tiene una complexión fuerte y se mantiene en forma, por lo que tiene los músculos marcados.

Descripción psíquica: No sólo tiene problemas de ira, también de autoestima. Quiere ser mejor, llegar a ser alguien importante, pero siente que es torpe y tonto como muchas veces le han dicho. En lugar de deprimirse, esos pensamientos alimentan su rabia interior, por lo que le hacen un volcán a punto de erupción. No se necesita mucho para hacerle estallar y que se líe a mamporros. Intenta controlar su mal humor, pero raramente lo consigue, lo que hace que se enfade consigo mismo, así que tampoco es raro verle dando puñetazos contra la pared. Tiene un humor hosco, cínico y puede ser un tanto hiriente algunas veces, lo que no le granjea demasiadas amistades.

Gustos: La cerveza, los chicles de menta, que le halaguen por algo bien hecho y que le aprecien tal y como es.


Disgustos: No saber controlarse, que le tomen por tonto, que le menosprecien, los ruidos irritantes, las personas parlanchinas, que le insulten y que se burlen de él.


Habilidades: Fuerza bruta y reflejos rápidos.


Debilidades: Tiene la cabeza caliente y los puños rápidos, así que muchas veces reacciona sin medir las consecuencias, ni si su rival es o no más fuerte que él. No es de pensamiento rápido, le cuesta mucho desarrollar ideas y procesar datos, así que cuando de inteligencia se trata, esta fuera de juego.

Historia:


«Y porque tu no supiste ponerle un condón al cretino ese con el que saliste, ahora tengo que cargar yo con ese pequeño delincuente que tienes por hijo». Esas palabras fueron pronunciadas por Dieter Aigner cuando Björn tenía diez años y esa fue la forma en la que descubrió que el hombre cuyo apellido portaba, no era su verdadero padre. La discusión que Dieter había mantenido con Yumiko, mujer de ascendencia japonesa y madre de Björn, se produjo después de que a Björn le hubieran expulsado del colegio.

Björn era un niño con un grave problema de ira, producido principalmente por el que más se quejaba de ello. Dieter había estado encima de él desde que podía recordar, menospreciándole y augurándole que nunca llegaría a nada. Nunca le había llamado por su nombre, siempre había sido zopenco, retardado, tarado y si estaba de buen humor, el chico. El ser torpe para el aprendizaje no había mejorado la situación, sólo había conseguido que se sintiera aun más frustrado y había desencadenado en él un humor inestable y ataques de ira. Algunos de sus compañeros habían decidido dejarle en paz, pero otros le provocaban a propósito, por lo que había acumulado un buen numero de sanciones que llevaron a su expulsión.

Pero nada mejoró al saber la verdad sobre Dieter. Ahora Björn sabía que no era su padre, pero eso significaba que el verdadero estaba por ahí, que era otra persona de la que no sabía nada. Preguntarle a su madre no sirvió de nada, ella se cerró en banda y le dijo que había escuchado mal. Pero Björn no era tonto, aprovechó su expulsión para poder investigar entre las cosas de su madre. Encontró algunas cartas y una fotografía en la que salía un grupo de hombres en el centro y un poco apartadas de ellos en otro grupo, unas cuantas mujeres entre las que reconoció a su madre. Björn leyó las cartas y se enteró gracias a ellas que su padre tenía que ser uno de los hombres de la fotografía, que su madre había estado saliendo con él al menos un año y que le había abandonado cuando estaba de cuatro meses para irse con Dieter. Lamentablemente en ninguna de las cartas venía el nombre de su padre. Björn le llevó las cartas a su madre, exigiéndole que le dijera quien era su padre. Lo único que obtuvo fue un bofetón y después tuvo que ver como su madre rompía en pequeños pedazos las cartas.

Björn escondió la fotografía y no volvió a hacerle preguntas a su madre, con la que ahora tenía una relación tensa y distante. Cada vez que tenía un mal día sacaba la fotografía de su escondite y la observaba, imaginando que se reunía con su verdadero padre que era un millonario, se lo llevaba con él y no tenía que volver a aguantar a Dieter, su madre, ni a nadie del colegio. Tenía tan memorizadas cada cara de la fotografía tras casi un año, que cuando salió una noticia en la televisión no tardó en reconocer que el hombre del que hablaban era uno de los de la fotografía. Björn tenía once años, era el año 2005 y la noticia era la muerte de Andersen.

Le costó mucho asimilar que su padre era un mafioso, un criminal, sobre todo con las noticias de la guerra interna que se había desatado, lo que significaba que cada muerte en cualquiera de los bandos, podía significar la muerte de su padre. Su comportamiento en el colegio se volvió aun más inestable con toda aquella presión excesiva para su edad, que por un lado bueno, consiguió asustar lo suficiente a sus compañeros para que le dejaran definitivamente en paz. No así su padrastro, que siguió usándole para descargar sus propias frustraciones.

En el instituto le fue aun peor que en el colegio. Era más fuerte que él, no era capaz de seguir el ritmo de la clase, suspendiendo o aprobando por muy poco. No podía evitar saltar cada vez que alguien le pinchaba, así que no era raro que llegara a casa con marcas de haber tenido una pelea. Simplemente sus puños eran más rápidos que su cerebro y cuando quería darse cuenta ya había terminado la pelea. Era como un toro furioso que sólo necesitaba que le espolearan y por eso mismo se granjeó su apodo.

Cuando terminó el instituto no se molestó en intentar ir a la universidad. Tenía bien claro que su cabezota dura como una piedra no servía para los estudios, así que buscó trabajo. El primero que consiguió fue gracias a su fuerza bruta, en carga y descarga para unos almacenes, trabajo del que le echaron tras dejarle un ojo morado al imbécil de su encargado. Ese fue el primero de una larga lista de trabajos truncados. No en todos le echaron por pegar a alguien, pero ya fuera porque no había trabajo, porque no daba la talla o por su humor difícil de aguantar, fueron prescindiendo de él uno tras otro. Al final se encontró con que tenía veinte años, estaba en el paro y seguía viviendo con su madre y Dieter, que se sentía muy ufano por cada uno de sus fracasos.

Un día no lo aguantó más y el ultimo grano de autocontrol que había conseguido mantener todos estos años se perdió. Por primera vez en su vida atizó a Dieter, y menudo golpe. Mientras Dieter se quejaba y chillaba por el dolor, y su madre trataba de ayudar a su marido sin parar de gritar lo mal hijo que era, Björn fue a su cuarto, hizo las maletas y se largó.

Había visto la luz. Todo el mundo le había asegurado que nunca llegaría a nada, pues iba a demostrar que se equivocaban. Iba a encontrar a su padre, iba a meterse en la mafia e iba a llegar lo más lejos posible. Si no podía ser importante por las buenas, lo sería por las malas.

Sólo tenía unos pequeños problemas para alcanzar su meta.

A. Su temperamento.

B. Si su padre seguía vivo... ¿en cuál de las dos mafias estaba?


Imagen:


Spoiler:

Volver arriba Ir abajo

Re: Björn Aigner

Mensaje por Alcalde Diedrich el Sáb Oct 26, 2013 1:05 am

Te alta pasar por el registro de rango/oficio.


avatar
Alcalde Diedrich
Alcalde de Steinburg
Alcalde de Steinburg

Cargo : Alcaldía
Localización : Taking control of the city

Ver perfil de usuario http://forbiddencity.freeforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.