Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

El último contrato

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El último contrato

Mensaje por Invitado el Jue Ago 08, 2013 11:00 am

Todo lo que pudo haber pensado, lo que pudo haber planeado, lo que pudo haber soportado e incluso llorado. Todo eso no había servido para absolutamente nada. El intento de ser amable o el de manipular a cualquier preso que se dejase, a conseguir una especie de guardaespaldas, los intentos de sobrevivir... todo intento era algo que una persona tan débil como lo era Shura Pietrovich simplemente no podía llevar con éxito. No importa cuan inteligente, cuan orgulloso o cuan fuerte pudieses ser afuera.... una vez pisando aquel suelo entre rejas, no importaba absolutamente nada... solo eres un hombre, un perro, un animal... un blanco facil para más de uno.

Shura fue un hombre más de aquellos que entran a la prisión por una situación "injusta" dependiendo el punto de vista en que se esté viendo. Shura se decía era un hombre corrupto pese a su fanatismo por la justicia... no... fue ese mismo fanatismo el que le hizo actuar de forma ilegal para hacer cumplir su propia ley, para meter a prisión a todo aquel que según él había violado alguna ley. Fue una cucharada de su propia medicina, de eso era seguro.... pero esa cosa llamada karma no perdona, devuelve todo lo que haces con mayor intensidad y las cosas malas... pueden llegar a provocarte la muerte.

Cuantos golpes no habrá recibido aquel fiscal pelilargo. Su físico, tan delgado y femenino al igual que su rostro no podían hacer mas que empeorar su situación dentro de las rejas. Cuantas violaciones no habrá sufrido aquel fiscal ojiazul, cuantos maltratos, cuantas cosas indescentes le obligaron a hacer. Shura sabía que ese lugar era un infierno y no estaba equivocado. Sabía que no tenía la suficiente fuerza para enfrentar a nadie y que solo un plan podía salvarlo... que un carácter fuerte y decidido podría conseguir que le dejasen en paz.... lo único que no sabía era cuál era su propio límite.

La mirada seria, la mirada decidida, la mirada pensante e inteligente... poco a poco fue desvaneciéndose. Unos ojos como aquellos no eran rival para un par de golpes, una violiación grupal o siquiera otra fuerte mirada de algún otro preso desquiciado. Aquellos ojos comenzaron a llenarse de lágrimas y las lágrimas nublaron por completo lo que alguna vez había pensado o planeado. Su cuerpo moreteado y sangrante se arrinconaba en la esquina de su celda, sus manos huesudas, su rostro demacrado y su cabello completamente enmarañado... el fiscal simplemente se aterraba por salir de aquella esquina. No quería comer pues sabía que le esperaban en el comedor, no quería dormir porque su nuevo compañero de celda estaba esperando a que Shura cerrara los ojos para hacerle daño, tenía ya cuantas marcas que simplemente aparecían cada mañana.... Shura Pietrovich, simplemente no quería vivir más.

Un contrato con la muerte, justamente esa era la solución. Si lograba quitarse la vida ya no tendría que vigilar cada esquina a la que iba, ya no tenía que obedecer órdenes absurdas de cualquiera, no tendría que lamer el piso que se le dijera, no tendría que soportar miembros masculinos en cada uno de sus orificios, no tendría que seguir soportando el putrefacto olor de su propio ser... no tendría que seguir viviendo ese infierno.

En su desesperación el peligris había olvidado por completo aquella tarjeta, su boleto de salida a ese lugar o por lo menos eso se había dicho hace un tiempo. La tarjeta perteneciente a la Organización V que se decía te sacaban del infierno a cambio de amarrarte y utilizarte como un perro. En estas ocasiones pudo haber sido una buen idea pero su mente estaba ya tan desesperada, tan enferma, tan sucia y llena de angustia que aquella oportunidad se había esfumado desde hace ya mucho tiempo atras.

Así, el fiscal buscó algo realmente sencillo, tomó la cualquier piedra de buen tamaño, corrió a su esquina de su celda y ahí, en el lugar donde parecía el rincón más seguro de todo el lugar, sonrió de forma torcida y tragó la piedra... o mejor dicho, la colocó en su garganta esperando que no pudiese salir por nada del mundo. Tenía otras piedras por si el primer intento fallaba pero por fortuna, aquella piedra se atoró la traquea como había sido planeado y de forma silenciosa, el fiscal murió en la esquina de su propia celda.

Su cuerpo fue removido dos días después cuando los guardias al fin habían notado el cuerpo muerto. Tan poco importante era aquel hombre que nadie lo extrañó, nadie lo recordó y nadie lo buscó. Shura Pietrovich fue simplemente un ejemplo más de lo podrido que era esa ciudad, de la corrupción que se exhibía en todo sucio rincón, de la crueldad que se podía vivir en Steinburg.... Shura Pietrovich fue sólo un hombre más que había caído en la famosa "Forbidden City".

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.