Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Confieso...
Dom Ago 14, 2016 10:18 am por Zarek

» IMPORTANTE!!! Anuncio de Administración
Vie Oct 16, 2015 3:36 pm por Alcalde Diedrich

» Cuenta y besa a quien te toque.
Lun Abr 27, 2015 9:01 pm por Jan Bozkurt

» Publicación de temas fueras del foro
Dom Abr 26, 2015 6:35 am por Bzou

» Mensaje a la administración (Importante)
Jue Abr 02, 2015 10:23 pm por Alcalde Diedrich

» El amo y el lobo [Celda de aislamiento] [Priv. Herman Engels +18]
Lun Feb 09, 2015 12:43 am por Herman Engels

» ¿Nuevo compañero? [Priv. Killer]
Dom Feb 08, 2015 2:54 am por Killer

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Lun Feb 02, 2015 8:50 pm por Invitado

» Karma [priv. Geist]
Dom Feb 01, 2015 11:46 pm por Gô Koyama

» Mihail ``Perro viejo´´-I.D-
Miér Ene 28, 2015 2:56 pm por Mihail Mihaeroff

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el Vie Jun 15, 2012 12:46 pm.
►Pasa el mouse por las imágenes y contáctanos

ALCALDE DIEDRICH
Contact
Herman Engels
Contact
Zennu
Contact
Broker
Contact


HERMANOS

ÉLITES

↑Click↑

Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Vie Ago 02, 2013 9:02 pm

¡Por fin, mierda! ¡Por fin habían escrito el último nombre en las listas! Por más que hubiesen sido dos personas trabajando, ya de por sí les había llevado un par de semanas dar con las personas justas para el plan y otras tantas organizar bien los datos. Deudas, domicilios y pactos varios: de todo habían tenido que buscar entre los jodidos archivos encriptados de los Bullets para elegir a quién condenar bajo las órdenes del líder. Aparte de horas y horas de luchar contra esos caracteres del demonio de los que Dunkle Straße no entendía ni jota literalmente, hasta cobradores y espías habían necesitado para descartar todo detalle que pudiese perjudicar la operación.

En síntesis, ahora que ya le había entregado una de las listas definitivas a Mikael más valía que todo saliese bien porque de tanto recitar los apellidos y mirar las fotos de las futuras víctimas a nada había estado el peligris de aprendérselos como las cifras de pi. Prácticamente dos meses. Un mes, tres semanas y cinco días, para ser exactos, era el tiempo que 3.14 llevaba en el puesto provisorio, y a ese paso, con tanto rato encerrado en la Cúpula, no iba a lograr nunca ser un Jefe de Sección como Gauss manda. Ya bastante se lo había echado en cara el tesorero, que más de una vez le había soltado un ladrido por ser un "hanalfabeto" o lo que mierdas fuese la palabra que había usado. Por suerte el plan estaba yendo bien, porque allí donde Etamn se diese cuenta de que no había cumplido más que con una de las condiciones que le había puesto, adiós al cargo y toda chance de volver a ayudar de arriba.

Necesitaba una mano derecha, joder, ¿pero dónde podía encontrar una si aún no se la había cruzado? Él era una persona de impulsos, ¿será que se le había averiado algo con lo que Mikael había dicho acerca de elegir un segundo al mando, eso de que era como el matrimonio? Claro que no, maldición, si todavía le funcionaba mejor el cerebro que al malnacido del tesorero, que en más de una hoja con la que se había hecho había errado los cálculos.

Como de costumbre desde hacía un mes, sobre eso andaba refunfuñando Diederich por las calles en su tiempo libre cuando lo vio. Ahí, en una pared que había graffiteado hacía poco, en una esquina de su dibujo y prácticamente tapando su firma: un zorro azul, fresco y con un aerosol que reconoció enseguida. Pocos se gastaban en vandalizar su arte y menos aún en profanarlo con un color tan estridente y unos cuantos de los caracteres de los que se quejaba unos minutos atrás, antes de detenerse en seco frente a aquel croquis.

-Ey, ¿qué dice ahí? -preguntó al instante a la primera persona que tuvo a mano, señalando las letras pintadas en la pared- ¿Y a ti qué mierda te importa si estoy ciego cuando de todas formas me lo querrás leer? -respondió de mala manera a la mirada de "¿Que no tienes ojos?" del hombre al que por desgracia se le había ocurrido pasar por allí y lo apuntó con una de sus armas para instarlo a responder.

"Has mejorado mucho", ¿huh? De seguro el civil que había parado no se lo pensó dos veces antes de largarse cuando Dunkle Straße se echó a reír. Pero qué le iba a hacer, si la frase le sonaba conocida. Él tampoco lo dudó un segundo antes de apurar el paso hacia el otro lado. El aerosol no se había secado y llevaba días sin llover, así que esa persona no podía estar lejos, ¿o sí? Blauer Fox.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 04, 2013 2:41 am

Paseando por las calles se encontró a sí mismo con una gran sonrisa al notar un graffiti, un hermoso diseño en una sucia pared cualquiera que en realidad ahora no se veía nada sucia, a la esquina podía notarse una firma que bien recordaba. Rápidamente se hizo de pintura aereosol color azul y pintó su clásico zorro azul deforme sobre aquella maravilla de diseño pero esta vez, acompañado de pequeñas letras que decían “Haz mejorado mucho”


Así fue como comenzó. Con una pequeña lata de aereosol que robó por ahí y una escritura que, en ese momento, no imaginaba que la persona a quien iba dirigida no podría leerla. Fue por eso mismo que se sorprendió al escuchar el alboroto que hacía aquel sujeto que miraba desde una esquina donde estaba sentado. Simplemente ahí sentado en el suelo pues no tenía nada mas que hacer mas que tal vez intentar conseguir un lugar en dónde dormir aunque eso ya lo tenía cubierto pensando en un parque, una banca... no lo veía nada complicado. Blauer de inmediato había reconocido al peligris tanto por su cabello como su rostro y voz. Aprendió a tener buena memoria para ese tipo de cosas pues le ayudaba a hacer buenos negocios.

- Así que todo un altanero pistolero - dijo desde las sombras una vez que el pobre hombre espantado por la actitud de Dunkle huyera. El peliazul rió también y se levantó con todo y lata de aereosol apenas un poco pintados los dedos del mismo color. Se acercó lentamente al peligris con una sonrisa - Jajaj pero si no haz crecido nada - dijo una vez visible para el otro con la obvia intensión de querer molestar pues a decir verdad su altura le ayudaba mucho para hacer ese tipo de bromas.

- Cuanto tiempo... 3.14 Que sorpresa que sigas con vida - Blauer no sabía aquel nombre que le habían puesto al joven que miraba a los ojos con una sonrisa ladina, aún le conocía como 3.14 y seguramente así le diría siempre. No estaba seguro si el otro conocía el de "Raik Lohse" pero no creía suponía un problema.

Realmente fue una muy buena casualidad el que se hayan encontrado en ese momento, justo después de salir de la cárcel cuando se sabe que es feliz por ser libre pero a la vez preocupante de las cosas que uno no se preocupa al estar dentro, como la comida, el techo, vestimenta y demás cosas. Realmente estaba alegre de haberle visto de nuevo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 10, 2013 7:40 am

Y la pintura debía estar más fresca de lo que creía, porque Diederich no llegó a dar ni trece pasos antes de escuchar aquella voz hablarle desde la esquina. Lo habían visto con el arma y, aunque no fuese algo que se molestara en ocultar muy seguido, las palabras del otro lo pusieron en guardia y tensó la mano sobre el revolver mientras dirigía una mirada escrutante a la oscuridad. Apenas si le llevó un instante, igual, reconocerlo cuando vislumbró un reflejo de la luz sobre su pelo y menos aún sonreírse con su típico gesto afilado al identificarlo. Azul, lógico, ¿qué otra maldita tintura podía tener en la cabeza? Cinco o seis años de por medio y aún bastaba con el color artificial de su cabello para reconocer a aquel bastardo.

-¿Fox? ¿Qué esperabas? No con todos tengo tiempo de agarrarme a las patadas -respondió sin moverse a su risa y esperó a que saliese de entre las sombras para guardar el revólver, crispando una mano sobre él antes de soltarlo- Tcht, eso o te has vuelto más alto y pesado -replicó irritado a su comentario tras notar que todavía tenía los dedos pintados y acordarse por un momento, al ver la lata entre sus manos, de todos los graffitis que se había cargado el peliazul- ¿Y para qué me iba a morir? Del que tenía mis dudas eras tú, ahí donde dejaste de arruinar paredes. ¿Qué pasó? ¿Tu droga te atontó por más de la cuenta? -preguntó con sorna echándole un vistazo al traficante, que no había cambiado lo suficiente desde la última vez que se habían visto. 

Ahí seguían la actitud y la expresión pendenciera que tanto lo cabreaban años atrás, cuando no hacían más que insultarse cada vez que se encontraban. Por X o por Y, siempre había una razón para pelearse y esta vez, a juzgar por las obvias ganas de molestar que se traía el otro, no sería la excepción.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 12, 2013 12:15 pm

No era una sorpresa que le reconociera... al menos no para su orgullo pero en el fondo realmente estaba contento de que lo hiciera, en primera porque de lo contrario tal vez hubiese recibido una bala por culpa de sus palabras y en segunda porque así podía hablar con más confianza. - Ey ey... con mis drogas no te metas que están perfectamente controladas y son buenas para la salud... o para mi salud jaja - Comentó de manera rápida mientras se aceraba al otro para mirarlo más de cerca pensando en qué tanto podría haber cambiado desde la última vez que se vieron.

- Y no, ya ves que sigo con vida... resulta que surgieron algunos pequeños inconvenientes y tuve que irme de vacaciones - en ese momento ladeó la cabeza e hizo a un lado la bufanda que traía no enrollada pero sí alrededor del cuello. No es que estuviese orgulloso de aquel tatuaje forzoso obtenido en la prisión pero tampoco iba a esconderlo pues no tenía caso - Me la pasé bien... no hay playa ni postre a la hora de la comida... pero al menos mi trasero sigue siendo virgen - Dijo con calma pese a lo que en la carcel pudo haber pasado... de todas formas Blauer no era un hombre que miraba mucho en el pasado.

- ¿Y tu te divertiste tanto como yo? ... seguro que si, esa arma no parecía una baratija.... ey ey... pero antes, me canso de ver hacia abajo así que vamos a sentarnos y me lo cuentas todo - le miró a los ojos con cara de que no iba a aceptar un "No" como respuesta. Claro no le importaba sentarse en el suelo o en las frias escaleras metálicas que había por ahí o en cualquier otro sitio, lo único que quería era charlar un poco.

En la carcel incluso había días que se acordaba de él, pensaba si la vida de la calle había podido con él pese a su temperamento pues había escuchado tantas historias que cabía esa posibilidad. Era por eso que más se alegraba de ahora verle vivo y por lo mismo, le intrigaba el cómo había sobrevivido todo ese tiempo sabiendo su situación de niño solitario... al menos hasta la parte de su historia que se había quedado. Le gustaba que siempre había mostrado una fuerte actitud pero sabía que muchas veces eso no podía ser suficiente. Y así como incluso desde hace años le preguntaba siempre el cómo sobrevivía cada día, el qué hacía y el cómo se sentía, esta vez no sería la excepción... quería saberlo todo por la misma admiración que sentía hacia él y todos aquellos que luchan en las calles y por que... bueno, era él... el mismo peligris que siempre había gustado "molestar".
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 15, 2013 5:40 am

Perfectamente controladas y buenas para la salud, sí, claro. Había unas cuantas cosas que de las que Diederich no sabía, aunque nunca lo fuese a reconocer, y la adicción a las drogas no era una, por suerte. Nunca le habían interesado ni las pastillas ni las inyecciones ni nada de todo eso, pero sí que había conocido a unos cuantos vagabundos presos de esa mierda de dependencia que causaban. Claro que no era una persona de prejuicios y por él podían hacer lo que quisieran con sus vidas; es lo que hacía él y no le había ido tan mal.

En todo caso, flor de coincidencia la suya, que por poco y le pasaba lo que a Newton con la manzana. No había ni terminado de rodar los ojos ante las palabras del otro con lo apresado que te dejaba la adicción en mente que ya se estaba Fox desenrollándose la bufanda para mostrarle el bonito recuerdo de sus "vacaciones". De más está decir que en cuanto vio el tatuaje 3.14 estuvo tan tentado de gruñir como de alejarse un paso cuando el peliazul se acercó a verlo más de cerca. Sin duda había escuchado unas cuantas cosas de la cárcel, al punto de que, sin haber estado nunca dentro, ya entendía a la perfección que lo mejor era estar fuera. De ahí que se hubiese metido en la mafia tan joven.

-Y bueno, algo positivo tenías que sacar de ello. Agradece que al menos era decente el tatuador -respondió al mostrarle el brazo tatuado tras fruncir un poco el gesto con el comentario sobre la virginidad, de la que prefería no escuchar- Jaj, ¿y cómo me iba a divertir menos que tú? Basta decir que no son baratijas: ninguna de las dos -exclamó palpándose los dos bolsillos del saco con una sonrisa orgullosa en el rostro y resopló al escuchar el segundo chiste seguido acerca de su altura, que no era su culpa si se le herniaba el cuello al mirar abajo si medía metro noventa.


-Bien, tú dame el aerosol y yo te mostraré un buen lugar donde sentarnos -bufó al tiempo que extendía una mano para que le entregara esa peligrosa lata que traía, porque si le iba a mostrar al peliazul uno de los lugares que usaba para descansar prefería mantener lejos suyo cualquier basura con la que pudiese vandalizar lo que él ya vandalizaba. Hacía poco había pintado una pared del balcón desvencijado al que se podía llegar por un callejón de allí a media cuadra y prefería que quedara así, gracias.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 22, 2013 11:29 pm

"Decente tatuador" ... sin duda el tema de los tatuajes era algo que le había llamado la atención y ahora que miraba al hombre, se le había ocurrido una excelente idea. No era el momento de platicarla pero sin duda un día lo haría. Su sonrisa se marcaba en sus labios pensando aquello y al mismo tiempo escuchando - fiuuu.... Ah así que son dos... no pierdes el tiempo eh - colocó las manos en su cintura mirando hacia abajo donde el otro se tocaba los bolsillos.

- Bien, te lo doy pero sepas que en cualquier momento puedo conseguir otro - se encogió de hombros y le entregó aquella lata pues además le convenía aquello de sentarse en un buen lugar y de conocer los sitios por donde el peligris pasaba.

Así pues le siguió mirando alrededor para notar si algo había cambiado entre las calles. Aún había algo de luz en la ciudad y las personas que caminaban parecían ser las mismas, "grises" podrían nombrarse, con miradas vacías y preocupaciones en la cabeza, una que otra persona feliz y hasta niños caminando de la mano con sus madres... eso era en la calle pero, en los callejones, era casi un mundo diferente, desde tramos oscuros desolados hasta los más concurridos por los vendedores ilegales y la prostitución. ¿De qué tipo de lugar sería el que 3.14 tenía pensado ir? ¿Le gustará la parte ruidosa o la parte oscura?... Bueno, eso próximamente Fox lo vería.

- Por cierto... ya que estamos en confianza... ¿Tendrás entre tu gorra algunas galletas o algo de comida? ... prometo pagarte cuando el negocio comience de nuevo - dijo mientras caminaba subiendo la mano hacia la cabeza del otro, recargándose en ella sin mucha delicadeza, sonriendo con entretenimiento ahora mirando hacia el otro de reojo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 05, 2013 5:33 am

Oh, bien y gracias, Euler. Menos mal que llevaban mucho tiempo sin verse, porque la sonrisa de Fox con lo de los tatuajes y sus palabras al entregarle la lata no habían hecho más que darle mala espina. Tanto que había llegado a fruncir el ceño con esa promesa implícita de que pensaba comprarse otro aerosol cuando quisiese y había embocado con facilidad el envase azul en un tacho al otro lado de la calle.

-Tsk, como quieras. Siempre puedo patearte el culo en cuanto encuentre una pared tan arruinada como tu pelo -dijo molesto y sonrió al final, abriendo paso hacia el balcón en el que había graffiteado un gorila unas semanas atrás. Con seguridad se dirigió para ello a un pasaje que se abría a media cuadra de esa esquina y se metió entre las sombras sin verificar que lo siguiese. Unos cuantos pasos adelante y giraría a la derecha por un callejón al tiempo que el peliazul se apoyaba en su cabeza.

-No, y en todo caso la habrías hecho mierda al apoyarte así -le respondió tentado de clavarle un codo entre las costillas para que lo dejase ir y se colgó con agilidad de una escalera de emergencias que bordeaba un edificio para trepar hacia el tercer balcón- De 1 a π, ¿cuánto hambre tienes? -preguntó finalmente cuando llegó a destino y se apartó de los estrechos y oxidados escalones para dejar pasar a Fox.

El lugar era un desorden, con un desgarrado almohadón de sillón apoyado en una esquina del mirador metálico de lo que era el último piso del edificio y unas cuantas latas vacías desperdigadas a lo largo del balcón, pero a Diederich no le llevó ni diez segundos revisarlo con la mirada en busca de algo para comer. No había nada, por lo que si el peliazul llevaba mucho tiempo fuera de la cárcel tendrían que moverse a otro lugar.

Spoiler:
Lo siento. Tal cual le escribí a Wadi, estoy teniendo problemas con mis musas que se tomaron vacaciones y ya llevo dos semanas sin escribir nada que me guste :'3
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 19, 2013 12:10 pm

- ¿Arruinado?!!... ¿Cómo puedes llamar a esta bellaza algo arruinado? -  inconscientemente se pasó la mano por su cabello que a decir le verdad le faltaba un poco de lavado y quizás un retoque de más azul, pero eso ya lo haría después.

Observó el decorado del lugar con una sonrisa, sin duda remarcaba aquellas palabras que le había dibujado antes "Haz mejorado mucho". Lo siguió hasta el balcón siguiéndole de una manera entre emocionada pero a paso tranquilo. - jaja ¿De 1 a Pi? ... ¿Donde 1 es poca hambre y Pi es te comería entero si no me das algo?  - Ríe ante la ironía y el doble sentido de si se refería al número o al propio peligrís que posee de nombre dicho número. Y ya que lo pensaba tal vez la bromita le costaría un bocado de comida "de verdad", pero seguro que valía la pena. El poder molestarle después de tanto tiempo valía por toda la buena comida que pudiese comer esa noche.... y de todas formas, no era como si estuviese completamente hambriento pues era sólo "el antojo".

- Digamos que un 1.4... puedo sobrevivir aún para mañana - su voz se iba disminuyendo sólo un poco en señal de relajación mientras se acomodaba en aquel sillón que para el lugar de donde venía, era todo un lujo. Incluso comenzaba a quitarse los zapatos - Lo que ahora me interesa más es que me cuentes todo - sonríe mostrando los dientes mirando de reojo al otro - Sobre tus armas y sobre el cómo haz podido sobrevivir sin mi todo este tiempo - dice sonriente dándose el lujo de sentirse importante en la vida del otro.... y no es que lo hubiese dicho en broma pese a su sonrisa juguetona sino que de verdad se sentía así.

Spoiler:
No te preocupes, así pasan días.... am.. y disculpa la tardanza, tuve examenes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 23, 2013 5:41 am

Pfff, que premiasen a Pons y Fleischmann, si eso no estaba arruinado. En eso se había quedado pensando y de eso se acordó cuando volvió a ver el pelo azul de Fox, que había subido tras él las escaleras hasta el balcón. Ahora, al parecer, hacía su mejor esfuerzo por interpretar la escala en la que le había preguntado cuánto hambre tenía. Qué va, no se lo podía culpar, cuando había elegido un número irracional como máximo. Pero en fin, eso no quitaba que lo hiciese sonreír con su burda deducción.

-Huh, bien a lo cavernícola lo tuyo, ¿no? -masculló mostrando las puntas afiladas de sus dientes al reír por lo bajo sin cazar ni el más mínimo doble sentido en las palabras del peliazul, que había considerado opciones que a él ni se le habían pasado por la mente al escoger la proporción con sus cifras favoritas como patrón. Al peligris le alcanzaba y sobraba con ver el tiempo que le había llevado analizar su pregunta para mofarse, igual que antes le había bastado su reacción para observarlo de reojo con escepticismo evidente al oírlo defender su tintura.

¿1.4? Eso tendría que servir. Era apenas un 4.5 en la escala del 1 al 10, así que se acomodó sobre la baranda sin prestar atención al inestable temblor del metal bajo su peso o el precipicio de nueve metros que se abría a sus espaldas. Desde allí podía darse el lujo de mirarlo desde arriba, al traficante que se había instalado como en casa en el almohadón del sillón.

-¿Sin ti? Me la has dejado fácil. Menos de lo que preocuparme mientras me unía a la mafia -le replicó mordaz y levantó el rostro bajo la visera, orgulloso, cuando volvió a sacar una de sus armas del bolsillo y se la arrojó con el seguro a Fox- Pasó hace seis años ya, el viejo Adler fue el que me metió en los Bullets y mira si no doy de qué hablar, que ya soy Jefe de Sección -le explicó petulante y desenfundó la otra pistola para mostrársela gustoso al mercader.

-Diederich Dunkle Straße, así me debe tener la policía en la lista, si es que tienen una -se presentó con un dedo en el gatillo y el revólver apuntando al aire sobre su cabeza bailando en una mano para hacer alarde de ella- A tí te habría venido bien, al parecer, ¿cómo mierda terminaste en la cárcel, al final? ¿No te iba bien con tus pastillas azules? -le preguntó inclinado hacia a él y con los ojos amarillos fijos en los suyos, genuinamente interesado en saber qué había metido en prisión al idiota con el que no se había cruzado en años.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 25, 2013 3:31 am

Rió un poco más al ver que no había captado su doble sentido, le hizo recordar aquella famosa frase "Hay cosas que nunca cambian"

- ¿A la mafia? - Hizo un ligero gesto mas que nada de sorpresa mientras miraba el arma en manos del peligris. En primera instancia le hubiese reprochado algo... pero su rostro lo decía todo. Si estaba feliz y orgulloso de estar en la mafia entonces no había por qué decir nada más. - Uff... no me jodas ¿Jefe de Sección? ... jajaj ya se ve que no anduviste perdiendo el tiempo eh? - hizo un silbido de sorpresa y admiración. En el fondo sabía que desde niño tenía el carácter para ser más que un cualquiera "niño de la calle", pero sin duda se le había adelantado mucho de acuerdo a su perspectiva.... jefe de una banda tan famosa y peligrosa como son los bullets ... ah! y no solo una sino dos armas de buen ver - Felicidades pues! 3-14 - aplaude lento pero fuerte desde su lugar, en verdad estaba feliz por él.

- ¿Mh? ... que nombre más largo ¿Qué sucedió con 3.14? - se recargó cómodo en el sillón sin dejar de mirar al otro pese que tuviese que subir la cabeza para hacerlo, una curiosa vista de la que siempre tenía - Aaah, la avaricia... la avaricia es lo que corrompe a los idiotas. Por supuesto que me iba bien con el foxi y hubiese continuado hasta vender el último gramo de Steinburg... pero cuando los idiotas aparecen arrastran con ellos hasta incluso un pequeño zorro azul .. jajaj.... - Rie y le hace un poco de espacio por si también se quiere sentar - En otras palabras, los pendejos del grupo la cagaron con otra droga, la ley nos la hizo de pedo y por suerte llegué a la puta cárcel en lugar de al hospital - le resume de manera elocuente, haciendo una pausa por si algo quería preguntar al respecto.

- Por cierto... si de verdad eres el Jefe ¿Dónde está tu casa de verdad? - No se creía que alguien tan importante viviese en ese lugar pese lo cómodo y la buena vista que tenía - ¿No te gustaría dar refugio a un pobre zorro recién liberado? ..... ahhh y no se si alguna vez te dije pero... Raik, es mi nombre. Raik Lohse - Le dijo de manera directa, sin hacer rodeos de que necesitaba un lugar dónde vivir por lo menos momentáneamente. Que bueno, ya si le decía que no, ese mismo sillón no estaba nada mal para dormir unos días.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 07, 2013 4:57 am

-Seh, tampoco es para tanto. Sigo bajo el mando de Etamn y en periodo de prueba -comentó a regañadientes cuando lo felicitó y frunció el gesto fastidiado al acordarse del líder y de su situación, con la que había estado lidiando por dos meses sin resultados- ¿Con 3.14? Nada, ese es mi nombre y Dunkle Straße mi apellido. Diederich vendría a ser un apodo y qué va, tal vez despiste a alguien -dijo encogiéndose de hombros y guardando el arma con el que se había quedado tras lanzarle una a Fox.

De momento, más que su reacción a su nombre o a la mafia le interesaba saber qué había pasado. Por ello, y sin prestar atención al espacio que le hizo a su lado, cómodo como estaba en la baranda, lo escuchó con atención mientras le narraba su historia, apenas quebrando el silencio con un bufido al oír lo de "pequeño zorro", porque poco de eso veía en la bestia de pelo azul o en los monstruosos bigotes que recordaba en aerosol sobre sus dibujos años atrás.

-Y bueno, no veo cómo la cárcel puede ser mejor que el hospital, pero al carajo con ello. Al menos saliste. ¿Por buena conducta, Fox, o porque terminaste la condena? -inquirió sarcástico y dejó pasar cualquier duda acerca de lo que le había contado, pues poco quería saber de las drogas o cualquiera de esas porquerías. Además, hasta ahí llegaba su interés, no fuera cosa que el otro se creyese más importante de lo que era. Algo así había imaginado desde el momento en que sus graffitis comenzaron a amanecer ilesos y era justamente el mérito que le habría dado lo que lo había disuadido de investigar qué había sucedido con el peliazul.

-En el barrio de la mafia, claro está -le respondió con los ojos en blanco al escucharle preguntar por su casa y lo observó por un momento al escucharle admitir con soltura que no tenía lugar al que ir- Sí, tu nombre lo sabía, aunque no porque me lo hayas dicho. Y no es que me sobre espacio en el colchón para un pequeño zorro mas qué importa -contestó remarcando el término que había usado y callando olímpicamente por qué medios se había hecho con su nombre-, no creo que haya problema si te mantienes lejos de las pare.... Espera.... -se detuvo a mitad de la palabra y lo miró otra vez, tras separar los ojos de él para llevarlos a la Cúpula que asomaba, dorada, entre los edificios que rodeaban el balcón- ¡Tú necesitas un techo y yo una mano derecha! Sabes escribir, por lo que también sabes leer, ¿cierto? -lo interrogó entusiasmado allí donde las ideas que tenía antes de su encuentro resurgieron y esperó impaciente la respuesta, aferrado al hierro del balcón.

Spoiler:
Uops, demora otra vez. Perdona, tuve una recaída literaria y por poco si mi inspiración desaparece por un mes. No lo dije antes, pero espero que te haya ido bien en los exámenes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 15, 2013 11:34 pm

- Ah, es eso - sonrió al escuchar que su nombre siempre sería "3.14" Así fue como lo conoció y así es como se dirigiría a él. Raik se preguntó si en verdad había algún apego emocional con su nuevo apellido ... pero luego se preguntó el por qué se estaba preguntando cosas sin sentido así que dejó el tema atras.

- mmmh ... no te creas.... eso de estar con personas que son mas animales que personas, como que si te hace comportarse bien de vez en vez - Se quedó con la pistola aún mirándola entre sus manos - Pero no lo suficiente jaja, tuve que esperarme a terminar la condena. De toda formas no era mucho y mi negocio seguía incluso mejor que en las calles así que no me pesaba tanto como cualquier podría imaginarse -

Comenzó a escuchar la respuesta del otro asintiendo en cuanto a que imaginaba que estaba su casa en el barrio de los bullets pero en realidad quería que le diera más información que eso. Continuaba pensando hasta que Dunkle pareció haberse acordado de algo. Le miró confuso y luego alzó una ceja ante tan repentina pregunta. - ¿Ehh? ... pues sí que se pero eso ¿Qué tiene que ver con todo? -

Algo, algo sabía que de pequeño el peligris no sabía leer ni escribir pero había supuesto que con el pasar del tiempo había aprendido. ¿Será que aún no? ... además ¿Acaso iba a proponerle ser mano derecha? - .... ¿Estas diciendo lo que creo? ¿Por qué tienes esa cara? - preguntó algo confundido seguido de su pregunta anterior. Escucharía la respuesta antes de comenzar a pensar cosas que tal vez no iban al caso...

Spoiler:
Gracias, la verdad es que tuve otro periodo de examenes pero pues ahi van... Espero a ti te vaya bien en tu concurso de física me parece que es lo que leí por ahi.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 25, 2013 4:48 pm

-Ah, cierto, olvidaba a los drogadictos tras las rejas -acotó mordaz a lo que le contaba el peliazul, sobre los negocios que marchaban mejor en prisión y la forma en la que había tenido que terminar la condena- ¿Seis años te habían dado, entonces? ¿O cinco? -inquirió antes de cambiar de tema, para cerrar las cuentas de cuándo se habían visto por última vez. 

-¿Cómo que qué tiene que ver? ¡Todo tiene que ver! -exclamó excitado por su respuesta, sin entender cómo Fox no unía dos puntos que sin duda formaban una recta- No, ¿te parece? ¡Claro que te digo lo que crees! ¡Tú puedes ser mi mano derecha y así me pagas lo del colchón! -explicó irritado y alzó las cejas con incredulidad ante la obviedad de lo que estaba aclarando, que a él le resultaba más claro que el agua- Ya sabes, la persona en la que se supone que puedo confiar cualquier basura de la mafia, que ayuda con los trámites y todas esas porquerías burocráticas-continuó con tedio, por si el otro no tenía, en realidad, ni la más pálida idea de qué hablaba. 

-Mikael dijo que era como matrimonio, pero supongo que exageraba -masculló finalmente, pues era increíble la cantidad de veces que le había vuelto esa frase a la mente aquel mes- El punto es que así no te joderían por estar en el barrio de la mafia y a mí, con suerte, me darían el puesto de algo más que forma provisional -dijo y lo observó con resolución, dispuesto a acabar con aquel tema de una vez por todas porque, tras dos meses de darle vueltas, ya estaba más que harto de no tener mano derecha- Si no quieres, también puedes escribirme la carta que me pidió Etamn. Tengo que poner por qué quiero ser Jefe de Sección y algún que otro verso más -aclaró a regañadientes al final, considerando por encima otras formas de aprovecharse del peliazul que compensaran la molestia de tenerlo en casa. En el apuro se había olvidado, en realidad, del buen tanto que desconfiaba del traficante.

Spoiler:
¡Feliz navidad! Vuelvo del retiro. Espero que me perdones la ausencia y sigamos roleando. He estado ocupada, en medio de los exámenes y la operación, pero ahora te prometo constancia, si aún andas por ahí~
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Dom Ene 05, 2014 2:32 am

Spoiler:
Disculpa, yo tambien estaba algo ausente, no te preocupes yo seguiré por aqui ^^

- ¿Eh? - Apenas fue lo que dijo mientras escuchaba al peligrís. No porque no comprendiese la situación sino porque le sorprendía que el "pequeño" no fuese como se lo había imaginado, alguien con tanto orgullo que no pediría nada de alguien como Blauer.

- ja.. .jajajaja - Pegó carcajada cuando al fin terminó de hablar. Fox no sabía ni siquiera quién era Mikael, no sabía los detalles del cómo era de verdad estar involucrado en una mafia de tal calibre, eran otras ligas, no tenía ni idea en qué es lo que se podría estar involucrando o el cómo sería la relación entre ellos después de que aceptase... aah porque por supuesto que iba a aceptar. De eso se trata la vida ¿No? Tomar riesgos y aventurarse, además claro, que en las palabras de Dunkle había algo de verdad, él necesitaba un techo y se lo estaba ofreciendo tan fácilmente que no lo podía creer del todo.

- Con que así es esto - continuó después de la carcajada y de dejar pasar todos los pensamientos en su cabeza e irse por el instinto del cual muchas veces acudía - Así que me condicionarás un techo aunque te lo haya pedido tan amablemente~ ... jaja... pero Hey! no soy un gorrón~ (mentira) Aceptaré tu oferta ya que pareces tan necesitado y desesperado de tener una mano derecha - le sonríe ampliamente y le extiende justamente su mano derecha a modo de cerrar trato.

- ... pero - quita la mano rápidamente antes de que el otro pudiese tomarla - No creas que podrás aprovecharte de este Zorro tan fácilmente, haré mi trabajo pero yo soy mi propio jefe, Herr Dunkle Straße - volvió a tenderle la mano con una media sonrisa aparentando ser misterioso y agresivo a la vez.

- Ahora cuéntame más sobre eso del matirmonio... y el ¿Dónde está mi sortija de compromiso? - rió después haya 3.14 estrechado su mano o no - Pero cuéntame mientras me alimentas~ - dice con otra voz, contradiciendo al "Zorro orgulloso" de antes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 17, 2014 6:30 am

Tcht, "tan necesitado y desesperado". Mira si no tendría razón que aún no le había roto la cara tras extenderle la mano al aire por el estúpido amague que había hecho el peliazul. “Yo soy mi propio jefe”, ¿es que siquiera lo había estado escuchando el imbécil aquel? ¡Le acababa de decir que estaría bajo su mando si aceptaba ayudar! Primero el desconcierto, la risa y luego aquella sarta de idioteces. Oh, sí, D.S. había visto la falla en su plan e insultado en silencio a todos los químicos que recordaba en cuanto tuvo que contenerse para no golpearlo.

Aún así, había recapacitado y se había mordido la lengua con irritación al dejar el puño ¿enguantado? abierto con la intención de estrechar el del traficante cuando éste se dignase a dárselo. Después de todo, aunque no lo fuese a reconocer, el drogadicto estaba en lo cierto. Llevaba 62 días buscando mano derecha y si al fin había sentido el chispazo por alguien no se iba a echar atrás, sin importar lo idiota que fuese el elegido. El orgullo tiene más de una cara y en 3.14 se presentaban todas juntas.

-Bien, haz lo que quieras mientras guardes los secretos de los Bullets -fue todo lo que escupió antes de cogerle la mano y sonreír con sorna en respuesta al gesto torcido que lucía el presidiario del aerosol azul- Lo que sí, si te metes en líos no vengas a decirme que tengo responsabilidades legales. Bienvenido a la mafia, Raik Lohse -dijo mostrando sus dientes afilados en la sonrisa burlona y lo soltó tan sólo para oírlo hablar una vez más.

-Ah, claro, porque te pido algo a cambio soy un desalmado y si te ofrezco techo fácil soy un entregado. ¿Ahora también te voy a tener que alimentar? -siseó nuevamente de mal humor y se llevó una mano a la sien- Si quieres una sortija cómpratela tú mismo, Fox, y no jodas demás o me arrepentiré antes de ponerte en blanco -contestó punzante sin intención de dejarse pasar por encima tantas veces seguidas- Como mi mano derecha eres parte de los Bullets, pero no respondes al líder sino a mí, el Jefe de Sección. Puntos a favor: no tienes que vértelas con Etamn. Puntos en contra: Te tocan todos esos símbolos raros que llaman “letras” -sintetizó y se paró porque aquella conversación sino lograría acabar con su corta paciencia. 

-¿Vienes o te quedas? -preguntó al tiempo que se dirigía al extremo opuesto al que habían usado para subir al balcón de emergencia y se metía por una ventana de la que ya había roto en alguna ocasión el vidrio. Si salían por la otra calle, a partir de la escalera que bajaba por dentro del edificio, llegarían más rápido al barrio de la mafia, donde creía tener algo de comida. Siempre que con eso B.F. se callara un rato, Euler sabía cuán capaz era de metérselo por la garganta.

Spoiler:
Fiuuu, qué alivio. Como no te vi entrar ni con esta cuenta ni con la que me respondiste en la búsqueda, pensé que te habías aburrido y que ya no te pasabas por el foro QwQ
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un zorro en la pared [Priv. Blauer Fox]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.